web
analytics
¿Y qué dice Eddy?

El 10% de la población no sabe que padece glaucoma

El glaucoma es una enfermedad del ojo que le roba la visión de manera gradual. Por lo general no presenta síntomas y sin el tratamiento apropiado puede resultar en la pérdida de la visión de manera repentina.

La buena noticia es que con exámenes oftalmológicos periódicos, la detección temprana y el tratamiento puede preservarse la vista.

Para poder entender el glaucoma, primero debemos entender cómo funciona el ojo:

La cubierta rígida de color blanco que tenemos en el ojo se llama esclera y sirve para proteger el ojo. Además el ojo tiene una membrana clara y delicada llamada conjuntiva que cubre la esclera.

En la parte anterior del ojo se encuentra la córnea, que es la parte transparente que permite que entre la luz. El iris es la parte de color del ojo que se contrae y se expande para que la pupila deje entrar la cantidad adecuada de luz. Esta luz se dirige hacia el cristalino, que a su vez enfoca la luz sobre la retina. Las fibras nerviosas de la retina llevan la luz y las imágenes al cerebro por medio del nervio óptico.

¿Qué pasa en un ojo sano?

La parte anterior del ojo está llena de un líquido transparente llamado fluido intraocular o humor acuoso, éste sale del ojo por medio de la pupila para luego ser absorbido hacia el torrente sanguíneo. Si el drenaje es adecuado, la presión del ojo se mantiene a un nivel normal. La producción, el flujo y el drenaje de este fluido es un proceso activo y continuo necesario para la salud del ojo. La presión interna del ojo (presión intraocular) depende de la cantidad de fluido que se encuentre dentro del mismo.

¿Qué pasa en el ojo con glaucoma?

En la mayoría de los tipos de glaucoma, el sistema de drenaje del ojo se tapa y el fluido intraocular no puede drenar. Al acumularse, causa un aumento de presión en el interior del ojo. La presión del fluido daña las fibras nerviosas que son muy sensibles y empiezan a morir.

Al ocurrir esto, el disco óptico comienza a hacerse hueco rechazando las fibras del nervio óptico, el cual adopta la forma de copa o curva. Si la presión se mantiene muy alta por demasiado tiempo se puede dañar el nervio óptico, resultando en pérdida de la visión. En la forma más común del glaucoma, la acumulación de la presión del fluido ocurre lentamente; generalmente no hay síntomas molestos o dolorosos.

En las variedades menos frecuentes de glaucoma los síntomas pueden ser más severos, e incluye los siguientes:

  • Visión borrosa
  • Dolor de ojos y de cabeza
  • Aparición de halos color arcoiris alrededor de las luces brillantes
  • Pérdida repentina de la visión

El glaucoma puede afectar a las personas de todas las edades, desde los bebés hasta los adultos mayores. Las personas con mayor riesgo para el glaucoma son los mayores de 60 años, los familiares de personas con glaucoma, los diabéticos y las personas hipertensión ocular.

Por lo general, el glaucoma se puede controlar con medicamentos o cirugía.

Administrador

Administrador de EddyWarman.tv.

Contacto: webmaster@eddywarman.com

Comenta

Click aquí para comentar

Escucha

¿Y qué dice Eddy?

Columnistas

Ale Diener
INformando con Ale Diener
Alicia Rábago
Edúcalos
Antonio Carlos Martínez
Entre amigos
Arturo Villegas
Negocios y vida positivos
Beatriz Peña
Transformación
Blanca Almeida
Cosas de la Vida
Dra. Gabriela Frías
Ciencia, Salud y Belleza
Esther Schiffman
Nutrición Personalizada
Julius Hernández
Fantavisión
Rony Jerusalmi
Tendencias del Consumidor
Salo Grabinsky
Del Verbo Emprender
Sandra Fernández
Botellas, historias y placeres
Tere Chacón
Más de Los 4

Lo publicado