,

4. Comercialización

Las empresas familiares en épocas críticas: Serie – Comercialización.

salograbinskyUno de los factores básicos en la operación de cualquier negocio lucrativo es la compra, manufactura , distribución y venta de productos o servicios para los que existe una demanda interesante. Del éxito de ese ciclo depende que el negocio crezca y deje utilidades a sus dueños. Este planteamiento, junto con el manejo adecuado de los fondos necesarios para operar sanamente un consorcio, son la columna vertebral del sistema capitalista. Negocios que no dejan van irremisiblemente a la ruina y regímenes con otro tipo de ideología ahora ya francamente en pocos países, tratan de inyectar fondos, subsidiar o manejar los negocios como oficinas de gobierno y causan males como la falta de producción, desabasto y, finalmente, el cierre de estas entidades con el desempleo y desencanto sociales que todos vemos. Quiéranlo o no, los negocios familiares y de todo tipo viven para vender y cobrar sus productos y cumplir con su ciclo básico.

En las últimas décadas un fenómeno casi desconocido irrumpió en el mundo, que es el de los mercados y fronteras abiertas, reduciendo el proteccionismo y otras medidas oficiales para beneficio de pocos y con corruptelas de permisos de importación discrecionales, altos aranceles y contrabando.

Si a este fenómeno irreversible, a menos que el señor Trump lo cancele y cause una guerra comercial, le aunamos las maravillas del manejo en línea de transacciones externas, pedidos, compras, transferencias y la MODERNIZACIÓN de las comunicaciones y los puertos del comercio exterior cada vez más eficientes. Nuestra forma de comercializar lo que vendemos es radicalmente diferente al pasado.

Cualquier visita a un comercio, pequeño o cadena en el país, demuestra la globalización que tenemos. Hay una enorme variedad de dónde escoger, a precios menores y nosotros los consumidores estamos ya acostumbrados (y mal educados) a adquirir por impulso y no tanto necesidad. Es cierto que somos un pueblo consumista pero quienes nos proveen son miles de negocios familiares de todo tipo.

El diferenciarse de la competencia e introducir al mercado nuevas versiones es ya la norma. Lo hacen a la perfección empresas electrónicas, de consumo masivo y se apoyan con campañas de promoción y publicidad más efectivas. El crecimiento de las redes sociales, los mensajes electrónicos, los “infomerciales “ y todo tipo de tecnologías es imparable y un tanto peligroso.

Las empresas familiares y sus dirigentes tienen la obligación de valorar constantemente su matriz producto mercado, analizar a la competencia tanto del país como externa y explorar nuevas oportunidades para mantenerse sanos. La obsolescencia de productos estrella se acelera y después tenemos que sacrificar inventarios por no medir las consecuencias de los cambios.

El mundo cambió y un proyecto continuo de desarrollo de operaciones, mercados y productos atractivos, basados en costos reales nos permitirá avanzar.

Dos predicciones: La comercialización se va a complicar más y la guerra entre empresas y países competidores, con el fantasma del proteccionismo del pasado son reales. Por lo tanto, las empresas deben reorganizar sus estructuras para tomar decisiones más rápidas y monitorear los cambios.


Salo Grabinsky

gzsalo@gmail.com
Tel. oficina: 55 5294 8407
delverboemprender.com.mx



0 replies

Comenta

Únete a los comentarios
Deja tu opinión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *