¡El aborto químico banaliza al máximo la vida humana!

INformando con Ale DienerUn aborto pareciera que solamente se produce en una plancha, en un lugar en donde se conoce como clínica abortiva, en donde se acuesta una mujer y se le aspira.

Pero resulta que no es así. Resulta que mucho más se aborta a través de anticonceptivos abortivos o abortos químicos.

Hoy vamos a hablar sobre los anticonceptivos abortivos.

Producen un aborto químico al actuar después de la implantación del embrión, cuando ya se conoce el embarazo por las pruebas de detección; es sólo para embarazos tempranos, y se presentan como la gran alternativa al aborto quirúrgico.

Sirven para eliminar farmacológicamente al hijo no deseado, como la aspirina elimina una molestia como la jaqueca, evitándose la intervención quirúrgica, la hospitalización y la anestesia. Es un aborto “cómodo”, ya que basta con tomarse unas píldoras y el resultado es como una menstruación.

Es barato y podrá estar a cargo de instituciones públicas, ya que se trata de comprimidos; es limpio, al no requerir una sangrienta intervención quirúrgica; es privado, al no trascender y no distinguirse de un aborto espontaneo.

En consecuencia, se puede producir la banalización del aborto a nivel casero, que es lo que ya se está produciendo, destruyendo al embrión y perdiendo la conciencia del hecho, ya que no impresiona, no es una carnicería y no se desarrollan sentimentalismos al ser aparentemente otra menstruación… aunque en realidad se está eliminando al embrión tirando de la cadena.

Su uso evita el tener que enfrentarse a los médicos por su masiva negación al aborto, siendo comprensible que no quieran mancharse las manos con sangre inocente. Hoy día los centros de exterminio prenatal, más allá de clínicas abortivas, lo que hacen es esto: un aborto.

En el Distrito Federal, hoy la Ciudad de México, se permite abortar antes de las 12 semanas. En lugar de hacer un aborto o una intervención quirúrgica, se les dan estás pastillas, que también las chicas pueden comprar en el mostrador, es decir, directamente en la farmacia, sin ningún tipo de receta médica.

El aborto químico puede ser mucho más traumático para el cuerpo y la mente de la mujer, ya que debe tomar la decisión de matar a su hijo en pocas semanas, con gran presión y pánico, lo que afectará gravemente al psiquismo de la mujer. Además, tiene que ser ingerida por la mujer, lo que incrementa el sentimiento de culpa, ya que hacerlo directamente es un acto más culpabilizador que el aborto quirúrgico que lo hace otra persona.

Por otra parte, el aborto químico es mucho más lento, ya que después de ingerir las tabletas pasan varios días hasta que se produce una larga, pesada y dolorosa hemorragia, cuyo significado es algo desagradable y doloroso: el corresponder con la eliminación del hijo.

Familia, hay que tomar cartas en el asunto, informar y formarse para no tomar decisiones erróneas.


Alejandra Diener

Facebook – Alejandra Diener
Twitter – @AleDiener
Sitio web – www.informandoyformando.org



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *