,

El abuso en el mundo profesional, ¿lo entienden igual los hombres que las mujeres?

A finales del año pasado, muchos de nosotros escuchamos escándalo tras escándalo de abuso contra mujeres en el mundo del entretenimiento de Estados Unidos, noticia que empezó a tomar mucha fuerza por todo el mundo.

Las voces de millones de mujeres se levantaron contra algo que no es nuevo y está notándose muy claramente en acciones como la llevada a cabo en la última entrega de los Golden Globes o los Globos de Oro, el galardón más prestigiado para programas de televisión en Estados Unidos, en dónde la mayoría de actores y actrices fueron vestidos de negro, apoyando el movimiento #MeToo ó #YoTambién.

Se escucharon discursos muy poderosos de personalidades como Oprah Winfrey que habló de racismo y acoso sexual, y de la esperanza de un mundo en el cual ninguna mujer o niña tenga que decir #MeToo ó #YoTambién en vista de que “Un nuevo día está en el horizonte” y podemos cambiar la realidad de la desigualdad, abuso y conductas inapropiadas hacia las mujeres.

El efecto que causo la caída del poder en más de 50 casos

La chispa inicial, se dio el pasado mes de octubre, después de conocer el escándalo de Harvey Weinstein, poderoso productor en Hollywood que fue acusado de violación y abuso por parte de múltiples mujeres.

Al parecer este tipo de comportamiento era tolerado durante décadas en el mundo del entretenimiento, sin embargo, lo que inició con una sola demanda, logró hacer que muchas mujeres se unieran a esta denuncia.

El impacto fue tan grande, que más de 50 hombres de alto perfil en industrias como el entretenimiento y los medios, además de la política, fueran despedidos o forzados a renunciar derivado de las acusaciones contra ellos, desde comentarios inapropiados en la oficina, hasta actos como la violación.

Hay muchos casos más en donde aún no se ha aceptado o aclarado las acusaciones, pero las listas son grandes, incluyendo personal de las cadenas televisivas estadounidenses, directores, actores, conductores, bailarines, hasta figuras políticas incluyendo jueces, senadores y asambleístas.

El abuso a las mujeres en la oficina era tan común que durante décadas fue callado y es un tema sumamente importante que apenas se empieza a abordar abiertamente.

Hay poca conciencia, especialmente por parte de los hombres

Es claro que los hombres no han llegado a percibir tanto como las mujeres la falla de las compañías y el sistema legal para ofrecer las protecciones adecuadas en cuanto a abuso sexual y conductas no permitidas en el mundo laboral.

En un estudio reciente llevado a cabo en diferentes países, se reveló que 75% de las personas está de acuerdo que la mala conducta y abusos hacia las mujeres son un problema, cifra que nos dice que hay una cierta conciencia del problema.

Sin embargo, hay que hacer notar que mientras más de 8 de cada 10 mujeres sostienen esta afirmación, sólo el 63% de los hombres está de acuerdo.

La oportunidad es grande para concientizar más acerca del tema del abuso en nuestra cultura, ya que a pesar de que siempre ha existido, a partir de sucesos como las acusaciones de Harvey Weinstein y conjuntados con realidades en la actualidad como la mayor conciencia de la equidad de la mujer, su empoderamiento y el megáfono que las redes sociales tienen, ayudarán a que se avance aún más.

Más cerca de lo que pensamos

Muchos pensaríamos que es un tema ajeno y lejano a nosotros, sin embargo, cifras revelan que 40% de los hombres afirma tener una amiga o familiar cercana que ha sufrido algún tipo de abuso o conducta inapropiada en la oficina.

En el caso de las mujeres, más de un tercio (37%), personalmente afirmó que ha experimentado diversas situaciones de esta índole en la oficina y más de la mitad tiene una amiga o familiar cercana en esa posición.

La impunidad sigue reinando en el abuso

Por otro lado, algo que no ha avanzado como se espera, son las consecuencias que tienen los abusos, en donde claramente y sobre todo para las mujeres las consecuencias no son lo severas que deben de ser.

A la pregunta directa si las consecuencias del abuso son suficientemente severas, sólo 27% de las personas considera que sí.

En este rubro hay una desigualdad de opinión por género muy marcada, ya 8 de cada 10 mujeres dice que no son suficientes, contra menos de la mitad de los hombres que lo considera así.

Las mujeres están convencidas que las compañías y los entornos tienen que hacer más para crear lugares seguros

En cuanto a la posición de las compañías al respecto, para el 75% de las personas, se trabaja y hace más para proteger a la compañía, por ejemplo, en temas legales y de prevenir demandas, mientras sólo una 25% considera que se hace y se trabaja más para proteger a las víctimas del abuso.

De igual manera, es claro para 8 de cada 10 mujeres que la prioridad es la compañía, cuando sólo alrededor del 60% de los hombres afirma esto.

Se debe también de reconocer que hay un claro conflicto de interés, ya que cualquier denuncia de abuso en las compañías, se genera al departamento de recurso humanos, que a su vez protege los intereses de la compañía y se cuida de no tener acusaciones legales hacia ésta.

Si la conciencia y la actuación en el tema del abuso y conductas inapropiadas en la oficina cambia, está por verse, pero el riesgo de las compañías y marcas que no respondan apropiadamente en el futuro puede ser alto, especialmente en las épocas que vivimos y en las que están por venir.

¿No será tiempo de poner un alto?…

 


Rony Jerusalmi

Facebook: Goldfarb Consultants México
Twitter: @goldfarbMX
Sitio web: www.goldfarb.com.mx



0 replies

Comenta

Únete a los comentarios
Deja tu opinión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *