,

Alimentos Funcionales, esos alimentos que le dan un beneficio extra a tu salud

El tema de los alimentos funcionales es muy interesante, ya que todos los alimentos son funcionales (tienen una función en nuestro organismo) en algún nivel fisiológico; sin embargo con el tiempo se han descubierto algunos que en especial tienen un efecto benéfico muy potente hacia nuestra salud, por lo que ahora se recomienda consumirlos para prevenir algunas enfermedades comunes.

Todo comenzó en 1753 cuando Lind sugirió que a los marineros les daba escorbuto (una enfermedad terrible que mató a miles de marineros en el mundo) debido a la falta de “algo” que no estaban consumiendo en los barcos. Nadie lo tomó en serio hasta 40 años después en los que se descubrió que dicha enfermedad se debía a la deficiencia de vitamina C, y que el sólo consumir lima (muy rica en vitamina C) durante los viajes prevenía por completo la enfermedad. A partir de ese descubrimiento se descubrió el papel del calcio, selenio, fibra, y otros nutrimentos en la prevención y/o tratamiento de enfermedades comunes como el cáncer, la osteoporosis y diverticulosis.

Cada año aumenta la evidencia científica de otro alimento y su beneficio específico a la salud, sin embargo debemos de tener cuidado ya que se ha abusado de dicha información y se ofrecen suplementos que exceden las dosis recomendadas y que en vez de tener efecto protector o curativo tienen efectos nocivos a nuestra salud.

Te presento algunos alimentos básicos que tienen ese “extra” que puede ayudarnos a prevenir ciertas enfermedades u obesidad:

Berries.- Las más consumidas son las fresas, arándanos azules, arándanos rojos, zarzamoras y cerezas. Contienen una gran cantidad de fitoquímicos como las antocianinas, que pueden suprimir la proliferación del cáncer, especialmente el de colon, al ayudar en la supresión de los niveles de insulina en suero.

Momordica charantia (melón amargo).- Se utiliza tradicionalmente para el tratamiento de la diabetes y sus complicaciones ya que se ha demostrado en roedores su capacidad para reducir la hiperglucemia (azúcar alta en sangre) y la adiposidad (grasa corporal). Existen estudios para comprobar sus efectos en humanos y han llegado a la conclusión reciente que el jugo de melón amargo es efectivo en la terapia complementaria para reducir la adipogénesis (producción de grasas) en humanos.

Brócoli y crucíferas (coliflor, coles de brucelas, etc.).- Tienen elevadas cantidades de vitamina C, fibra soluble, glucosinolatos y de índoles, que son sustancias que inhiben el crecimiento de células humanas de algunos tipos de cáncer. Lo ideal es consumirlo crudo y con limón, pero si vas a cocinarlo hazlo al vapor cuidando no sobre cocerlo para mantener dichos beneficios (que queden de color verde bandera y crujientes).

Soya.- Es una leguminosa cultivada para aprovechar su alto contenido de proteínas y el aceite que se puede extraer de sus semillas. El gran prestigio de la soya está en gran medida relacionado con su aprovechamiento como una fuente alternativa de proteína en países con altos índices de pobreza, ya que es la única fuente de proteínas de origen no animal cuya calidad puede equipararse a la proteína animal como la que da la carne. De hecho, si la soya se usa como fuente única de proteínas en la alimentación, puede cubrir las necesidades de todos los aminoácidos indispensables tanto en niños como en adultos. En nuestro país la soya inició su apogeo hace aproximadamente cuarenta años, alrededor de los años setenta, cuando se usó para enriquecer varios productos –entre ellos la tortilla- con el objeto de mejorar su contenido de proteína. En nuestros días se usa en una amplia y versátil variedad de productos como lo son yogures, leche, quesos, jugos, carne y embutidos. Entre los beneficios que se le atribuyen están: disminución de la resistencia a la insulina (por lo que podría ser parte del tratamiento de la obesidad y la diabetes), compensación de la actividad de los estrógenos (por lo que compensan un poco la falta de esta hormona en mujeres menopáusicas), reducción de la pérdida de hueso y mejoran su calidad (por lo que benefician a las mujeres posmenopáusicas), disminución del colesterol en sangre (por lo que pueden ayudar a personas con riesgo de enfermedad cardiovascular), entre otras.

Amaranto.- Consiste de 6 a 9% de aceite, que es mayor a lo que contienen otros cereales. En un estudio se observó que el consumo de 18ml de aceite de amaranto al día tiene efectos benéficos para Enfermedad Cardiovascular e hipertensión al disminuir el colesterol total, los triglicéridos, y el colesterol LDL por su alto contenido de omega 3. También funciona como antioxidante natural capaz de proteger a las membranas celulares de daño, previniendo diferentes enfermedades como el cáncer.

Toronja y cítricos.– Es una fruta cítrica tropical cuyo cultivo comenzó recientemente. La toronja y los cítricos como la naranja son fuentes ricas en compuestos bioactivos como carotenos, flavonoides, vitamina C, ácido fólico, fibra soluble, potasio y otras sustancias que tienen efectos benéficos en la prevención del cáncer de mama y de colon. Existen estudios que han incorporado la toronja a la dieta de sujetos obesos y han observado la disminución significativa de peso corporal así como la disminución en la resistencia a la insulina. Por lo anterior incluye una suprema de toronja como parte de tu desayuno!!!

Cebolla.- Es un bulbo bienal de estación fría que contiene una variedad de compuestos bioactivos como disulfuro propil alílico, isotiocianatos cromo, vitamina C y numerosos flavonoides como la quercetina y la quercitrina que se han asociado generalmente con una disminución del riesgo de algunos cánceres y otras enfermedades crónicas. Puedes consumirla cruda o cocida…

.- Es una bebida echa por remojo de hojas procesadas, brotes o ramas del arbusto del té, Camellia sinesis, en agua caliente. Los tipos básicos de té, en orden de menor a mayor fermentación son de color blanco, verde, oolong y negro. El té es una fuente natural de las metilxantinas como la cafeína y la teobromina, algunos flavonoides, catequinas y polifenoles antioxidantes, por lo tanto tiene efectos supresores en ciertos tumores, principalmente intestinales, así como efectos en la disminución de la grasa abdominal cuando se acompaña de una dieta variada y saludable.

Cúrcuma.- Es una especie común en platillos del sur de Asia, así como algunas mostazas Su ingrediente activo, la curcumina en polifenoles, puede afectar a prácticamente todas las etapas de la carcinogénesis celular (formación del cáncer), incluyendo proliferación, crecimiento, supervivencia, angiogénesis y la metástasis. Esto quiere decir que al parecer la cúrcuma ayuda a destruir las células cancerosas cuando están en exceso.

Chía.- Su origen está en América Central, donde su semilla era rostizada y molida para producir “pinole”. Era incorporada en varios alimentos prehispánicos, principalmente para la obtención de energía, por lo que se le llamaba “alimento de corredores”. Su cultivo terminó con la civilización Azteca, sin embargo volvió a introducirse en las últimas décadas. Su semilla es alta en ácidos grasos Omega – 3, 6 y 9 y fibra, por lo que tiene efecto funcional, especialmente para mujeres y personas con VIH positivo, prevención y tratamiento de enfermedad cardiovascular, diabetes y cáncer, entre otras.

Nopal.- Ha sido utilizado en la medicina tradicional desde épocas antiguas. Los tallos poseen componentes con actividades biológicas importantes: antiinflamatorias, antioxidantes, antiulcerogénicas, etc. Estudios han añadido nopal a otros alimentos para darles mayor valor nutricional, observando que no pierden su efecto y si ayudan en la disminución de enfermedades crónicas.

Recuerda que lo más importante es incluir estos alimentos junto con una dieta variada y completa, ¡ya que ningún alimento es MÁGICO!

Espera el mes siguiente el artículo acerca de aquellos alimentos a los que se han añadido distintas sustancias bioactivas para hacerlos funcionales y tener un efecto benéfico en nuestra salud. ¡NO TE LO PIERDAS!


Esther Schiffman

Nutrióloga, especialista en obesidad y síndrome metabólico, apasionada por promover la comida mexicana como parte fundamental de una alimentación saludable así como en lograr un cambio verdadero y a largo a plazo en las personas mediante el logro de pequeñas metas, con dietas deliciosas, con todos los alimentos, con la práctica de ejercicio regular y sin cambios radicales que a la larga no puedan mantener o que pongan en riesgo su salud.

Tel. Consultorio – 55966646
Twitter – @nutestherschiff
Email – nut.estherschiffman@gmail.com



0 replies

Comenta

Únete a los comentarios
Deja tu opinión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *