,

Alimentos Funcionales, esos alimentos que le dan un beneficio extra a tu salud – Segunda Parte

Como lo platicábamos el mes anterior, los alimentos funcionales van más allá de nuestras necesidades y nos aportan algún beneficio extra que puede disminuir riesgos de enfermedades y/o promover nuestra salud óptima. Mencionamos algunos alimentos que son funcionales por naturaleza y que es importante incluir en nuestra alimentación, como las moras, la cebolla, el nopal, el brócoli y la chía, ente otras; sin embargo en esta ocasión quiero escribir acerca de aquellas sustancias que cada vez más se añaden a diferentes alimentos para convertirlos en alimentos funcionales.

Estas sustancias, cada vez están en más y más alimentos y las principales son:

Probióticos.- Son microrganismos vivos que cuando están en cantidades adecuadas dan un beneficio en la salud de la persona que los consume, al mejorar su digestión y protegerlo de enfermedades gastrointestinales. Generalmente se agregan a productos lácteos como leche, yogurt y bebidas fermentadas. Los probióticos más comunes son Lactobacilos y Bifidobacteria y lo que hacen es pasar intactos a través del tracto gastrointestinal (resistiendo el efecto del ácido y la bilis) hasta llegar al intestino donde se convierten en nuestra línea de defensa en contra de patógenos al estimular la producción de nuestra flora intestinal (microbios benéficos). También estimulan la producción de lactato y acetato que crean un ambiente ácido que disminuye la actividad de los microrganismos patógenos (dañinos) y finalmente mejoran la digestión de la persona al facilitar la absorción y metabolismo de minerales.

Estanoles vegetales.- Estas sustancias tienen una estructura similar al colesterol LDL (el colesterol que cuando está en exceso tapa las arterias y aumenta el riesgo de enfermedad cardiovascular) por lo que al entrar en nuestro organismo ocupan su lugar y el colesterol LDL no puede ser absorbido. Estos estanoles vegetales se encuentran naturalmente en algunos vegetales, sin embargo están en tan pequeñas cantidades que su efecto es mínimo. Es por ello que a algunas margarinas (cuya leyenda es que ayudan a bajar el colesterol) y yogurts se les han añadido estanoles vegetales para tener un efecto benéfico en la salud de nuestro corazón.

Fibra.- La fibra es esa parte de los carbohidratos que nuestro organismo no puede digerir, por lo que nos ayuda a tener un buen volumen en las heces (mejora la digestión), da saciedad y se ha comprobado que disminuye el riesgo cardiovascular, el cáncer y la obesidad. Igual que los estanoles vegetales, la fibra está en los alimentos (como cáscaras de la fruta, y granos enteros), pero es difícil lograr las cantidades diarias que nuestro organismo necesita, por lo que la industria actualmente añade fibra (generalmente inulina y sus derivados) en distintos productos lácteos y helados y/o mantiene la cáscara del grano en los diferentes productos, como pan de grano, arroz integral, etc.

Es importante que, cuando aumentemos nuestro consumo de fibra, ¡¡¡debemos incrementar nuestro consumo de agua!!!

PUFA´s.- Si alguna vez has escuchado algo acerca de ellas, su nombre largo y complicado es el de ácidos grasos poliinsaturados, es decir, omega 3 y omega 6. Cada vez existen más productos a los que se adicionan, debido a su efecto benéfico en la prevención y tratamiento de enfermedades comunes como la diabetes, la obesidad y la aterosclerosis, así como del cáncer, el Alzheimer, el infarto al miocardio, las arritmias y la hipertensión. Con la edad, las membranas de nuestras células en todo el cuerpo comienzan a tener exceso de calcio, lo cual al final afecta más que nada al corazón. Cada vez existen más estudios que han demostrado que al aumentar el consumo de alimentos ricos o adicionados con PUFA´s se mejora el metabolismo del calcio cardiaco, protegiéndonos de su exceso y de arritmia fatal. El mayor efecto se ha visto con aquellos ácidos grasos omega-3 como el alfa linolénico (ALA).

A pesar de la gran cantidad de alimentos enriquecidos en dichos ácidos grasos disponibles en el mercado, el conocimiento de los efectos originados por el consumo regular de estos alimentos supone aún un reto en la mayoría de los casos. Entre los alimentos ricos en estas sustancias son los aceites vegetales, sin embargo la mayoría son ricos en omega 6. Aquellos ricos en omega-3 (ALA) son los siguientes:

  • El aceite de linaza es considerado como la fuente más rica de ALA (57% de los ácidos grasos totales).
  • Los aceites de canola y soya, así como el germen de trigo y las nueces contienen entre un 7% y un 13% de ALA.
  • Algunos autores consideran a las verduras como una buena fuente de ALA (por ejemplo, espinaca, lechuga), aunque su contenido graso es bastante bajo.
  • La carne de origen animal, particularmente la de rumiantes, y los productos lácteos también proporcionan ALA. Sin embargo, las técnicas agrícolas modernas han originado un descenso en el contenido de ácidos grasos omega-3 de la carne (especialmente cordero y ternera) debido al uso casi generalizado de concentrados de cereales ricos en ácidos grasos omega-6 para alimentar al ganado. Por esto hay que preferir carne de animales GRASS FED.
Recuerda que lo más importante es incluir estos alimentos con sustancias bioactivas junto con una dieta variada y completa, ¡¡¡ya que ningún alimento es MÁGICO!!!

Esther Schiffman

Nutrióloga, especialista en obesidad y síndrome metabólico, apasionada por promover la comida mexicana como parte fundamental de una alimentación saludable así como en lograr un cambio verdadero y a largo a plazo en las personas mediante el logro de pequeñas metas, con dietas deliciosas, con todos los alimentos, con la práctica de ejercicio regular y sin cambios radicales que a la larga no puedan mantener o que pongan en riesgo su salud.

Tel. Consultorio – 55966646
Twitter – @nutestherschiff
Email – nut.estherschiffman@gmail.com



0 replies

Comenta

Únete a los comentarios
Deja tu opinión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *