Bipolaridad

Catherine Zeta Jones, Jim Carrey, Britney Spears y Selena Gómez son personalidades que no sólo comparten la fama, sino también un trastorno mental: la bipolaridad.

Cifras de especialistas calculan que el 2% de la población mundial padece bipolaridad. En México se calculan que hay más de 2 millones de personas con esta enfermedad mental. Lamentablemente el 90% de los casos recaen porque abandonan el tratamiento o no se lo toman como deben.

Las enfermedades mentales no tienen cura sino sólo son tratables con el fin de tener una mejor calidad de vida.

En los últimos años se ha dado a conocer con mayor frecuencia la bipolaridad, pero este padecimiento ya se conocía como trastorno maniaco-depresivo o psicosis maniaco-depresiva. Es un desorden caracterizado por cambios extremos de ánimo, energía y habilidad para funcionar. Si no es atendida a tiempo puede lastimar las relaciones interpersonales y causar bajo desempeño laboral y escolar.

Los dos extremos de la enfermedad son la manía y la depresión. Estos estados de ánimo fluctúan en la personas de forma cíclica e inconsistente. Se puede presentar cualquier edad, pero con mayor frecuencia en personas de 20 a 40 años.

En Estados Unidos se calcula que el 2.5% de su población es bipolar y se convierte en la tercera causa de internación y la quinta en consulta externa.

No se sabe aún cuáles son las causas del trastorno bipolar. Se piensa que es la deficiencia del carbonato de litio, que es una sustancia neurotransmisora que no se distribuye adecuadamente a través de los nervios en el cerebro.

Cualquier persona puede padecerla.

Famosos que se sabe que sufrieron

Abraham Lincoln, Beethoven, Van Gohgh, Marilyn Monroe, Allan Poe, Hermann Hesse. Quienes tuvieron que reconocerlo fue Liza Minelli, Robbie Willians, Axl Rose, Ben Stiller y Jean-Claude Van Damme.

Características generales

  • Cambio de humor drástico sin motivo aparente.
  • Irregularidad y asimetría de sus conductas.
  • Aumento de cansancio progresivamente.
  • Le cuesta trabajo mantener relaciones profundas y durante mucho tiempo.
  • Cambia rápidamente su postura de sus proyectos y afectos.
  • Tienen una excitación inicial baja y una resonancia de corta duración.
  • Tienden a destruir lo que construyeron años atrás: vínculos afectivos, desarrollos profesionales o laborales.
  • Creen que nadie los comprende y que no los pueden ayudar.
  • Pierden la concentración fácilmente.
  • Tienen gran curiosidad por lo todo y conocer cosas nuevas.
  • Tienden a aumentar su creatividad.
  • Suelen tener conductas torpes, inadecuadas o desacertadas.
0 replies

Comenta

Únete a los comentarios
Deja tu opinión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *