,

¡Un año más! ¿Un año menos?

dragabrielafriasEl año que terminó, dije en el 2016, ha sido un año fuerte….. pero no sabía lo que venía para el ¡2017!

El 2017 para muchos ha sido el año quizá mas intenso y doloroso de sus vidas: “el año del sismo” ¡El 2º año de un 19 de septiembre! Qué fuerte! Hemos llorado, sufrido, perdido cosas, casas, amigos, hijos, hermanos, quizá hasta ilusiones. ¡Hemos perdido mexicanos! Lo cual es suficiente para seguir de luto, no olvidar y continuar solidarios, tanto los ejemplares millennials como los no milennials.

Por otro lado, los dedicados a la estadística nos avisan que los humanos cada vez vivimos más años y eso obliga a replantearnos nuestra manera de estar en el mundo.

¿Dónde vamos a vivir? En las grandes ciudades, en las áreas suburbanas, en el campo. ¿Cómo vamos a vivir? Solos, con la familia, en una casa de retiro, con una bola de amigos y amigas. ¿Cómo nos vamos a sostener económicamente? Don el dinero de nuestra jubilación, con un fondo que planeamos desde 25 años antes, con lo que amable y difícilmente nos otorguen nuestros hijos, con lo que obtengamos de la venta de dulces, cigarros, u otros, vendiendo nuestras propiedades o de nuestras rentas. ¿Cómo vamos a permanecer en buen estado de salud? Sin ir al médico y sin tener que invertir en medicamentos.

“El curioso caso de Benjamin Button” es una película que cuenta la historia de un hombre que nace con el cuerpo de una persona de 80 años y que, a medida que pasan los años, va rejuveneciendo. Pasa de viejo a maduro, joven, adolescente y fallece siendo un bebé. Lo cierto es que, dado el aumento de la esperanza de vida, vamos a tener que mantenernos a los 70 o más años no con el cuerpo de un chaval pero sí con una mente abierta y deseosa de aprender, tal y como sucede en la juventud.

La información que proporcionan algunos médicos es escalofriante. Vivir 100 años será posible, según James Vaupel, director del Instituto Max Planck de Investigación Demográfica de Alemania y uno de los grandes expertos en esta disciplina. De hecho, desde la segunda mitad del siglo XIX se ha constatado que el promedio de la esperanza de vida aumenta tres meses por cada año que transcurre. Vivir mucho tiempo obliga a gestionar nuestras vidas de un modo radicalmente distinto de como se ha venido haciendo. Una persona con 50 años, por ejemplo, más allá de la edad legal de jubilación, es probable que deba trabajar, si es que la salud se lo permite. ¡Eso significa que a los 50 años lleva todavía menos tiempo trabajando del que le queda por delante!

Todos los estudios sobre “empleabilidad juvenil” que se están realizando ponen de manifiesto una aptitud fundamental en el mundo laboral: la capacidad de aprender a aprender. En inglés se llama learnability, la facultad de seguir formándose, experimentando, de actualizar habilidades y competencias; de, por ejemplo, dirigir los conocimientos y aptitudes hacia el mundo digital y la tecnología.

Conducir la vida profesional supondrá cada vez más un aprendizaje continuo. A muchos les da pereza mantener esta actitud en la edad madura. Ya han pasado por las aulas, ya se hizo la formación profesional o se acudió a la universidad algunos cursaron posgrados. Y se preguntan: ¿cuándo acabará esto?

Formación significa hoy en día algo distinto a lo que era antaño. Es una nueva perspectiva que obliga, a cualquier edad, a seguir alertas, informados y reteniendo datos.

Los abuelos necesitamos aprender computación, whatsapp, jugar scrabble en el iPad, comprar por internet: libros o juguetes para los nietos, pedir un servicio de taxi y ver la ruta por donde viene… y así sucesivamente. Habrá que recuperar la curiosidad y las ganas locas de saber que se tienen durante la adolescencia. A Benjamin Button, hubo de sucederle en la ficción: a medida que su cuerpo rejuvenecía, su afán y energía por saber también se revitalizaban, sólo que iba en sentido contrario.

El asunto no es vivir muchos años. Es hacerlo queriendo seguir aprendiendo, experimentando con curiosidad, para interpretar mejor y para descubrir cómo llevar los conocimientos adquiridos al nuevo entorno económico, tecnológico o global, tener buenos lazos familiares, es indispensable y tener amigos nuevos nos enriquecen, desarrollando nuevos esquemas de tolerancia y admiración para los otros.

Es verdad que entre los humanos, la energía física mengua al envejecer pero las neuronas tienen ciclos reproductivos muy largos y las personas maduras debemos entrenarnos en mantenerlas vivas y despiertas si no padecemos ninguna enfermedad incapacitante. Esto se puede lograr estudiando, leyendo, participar en grupos de lectura/escritura, sea en la Universidad de la Tercera Edad o con nuestros amigos, hacer cosas interesantes: leer el periódico, ver películas en compañía para analizarlas, bailar, lo que es además un excelente ejercicio.

Algunas empresas y organizaciones se están dando cuenta de este hecho. “Retired Brains”, por ejemplo, es una organización que ofrece servicios de asesoría y consultoría por parte de personas jubiladas y que gozan de excelente salud física y mental, además de una valiosa experiencia. Eso demuestra que, incluso tras la revolución tecnológica, muchos de los criterios aprendidos en la era analógica son perfectamente válidos. De hecho, la tecnología modifica el cómo hacemos las cosas pero no altera sustancialmente los productos y los servicios, es decir, lo que entregamos. Hace unos años, un directivo de una importante entidad financiera de nuestro país me reconoció en privado que, a menudo, recurrían a sus propios directores de oficina prejubilados y les solicitaban ayudar en análisis de riesgos y carteras a los más jóvenes que carecían de la experiencia necesaria. La vida laboral va a ser muy larga. Pero debemos hacer que sea bella, que no se convierta en una condena. Para conseguirlo debemos tener en cuenta algunos elementos básicos. Lo primero, no sobreestimar los cambios tecnológicos son más sencillos de lo que parece. Hay que acercarse a la tecnología sin miedo y, sobre todo, sin pereza. Pensemos que una persona madura puede aportar mucho más a la tecnología porque conoce el modelo previo, haber nacido en la era del papel carbón, nos hace admiradores del “copy- paste” mientras que muchos nativos digitales solamente tienen la experiencia actual.

Las oportunidades están naciendo para todos, para jóvenes y mayores y sobre todo en este país.

Felicito a todos los que lean esto, eso quiere decir que son amigos de Eddy Warman y de Tere Chacón.

Deseo que esto nos ayude a reflexionar en: el ahorro, la salud, el planear la vejez y la muerte. Y les deseo todo lo mejor para el 2018.

¡FELIZ AÑO!


Dra. Gabriela Frías A.

Dermatóloga Certificada
gabifriasdermatologa@gmail.com



,

Los 8 comportamientos más valorados en el mundo profesional

Se ha comprobado que al conocer una persona sólo tenemos 10 segundos para crear una primera impresión sobre ésta, pero como bien sabemos esa primera impresión no tiene segundas oportunidades y mucho dependerá de los que proyectemos para definir en muchos casos hasta nuestro futuro personal o profesional.

El cerebro humano tiende a juzgar y este mecanismo hace que difícilmente conozcamos a una persona sin evaluar o interpretar su comportamiento.

Sin embargo, creemos que cuando juzgamos, lo hacemos al conversar con la persona.

Diversos estudios revelan que en realidad nos llevamos una impresión en aspectos no tan evidentes como los gestos, expresiones o lenguaje corporal que nos dan una completa idea de la persona en nuestras mentes.

Recientemente llevamos a cabo un estudio con ejecutivos de nivel directivo y superior, para conocer cuáles son los comportamientos inconscientes que más tienen peso al revelar la personalidad de una persona en el mundo laboral.

1. Contacto visual

9 de cada 10 ejecutivos coincide que el contacto visual es un factor clave de la persona y que a través del contacto visual pueden determinar muchas cosas.

Una persona que mantiene el 100% del tiempo contacto visual es interpretada como agresiva, cuando por el contrario una persona que tiene muy poco contacto visual se considera desinteresada o apenada.

La mayoría de ejecutivos menciona que manteniendo contacto visual aproximadamente 60% de una conversación genera interés, confianza y una relación amistosa.

La clave para el contacto visual es mantener un buen balance.

2. Saludo de mano

Más del 80% de los ejecutivos asocia un saludo de manos “suave” con falta de confianza.

Científicamente se ha comprobado que a pesar de que la forma de saludo tiene varios factores que influencian en domo lo hacemos, sí se puede identificar más de la persona por la manera en que saluda.

Un apretón de manos firme se interpreta como una persona más extrovertida y segura.

3. Cómo se tratan a los meseros y recepcionistas

Entre las características más importantes, los ejecutivos valúan en tercer lugar como se tratan a las demás personas.

No por nada, una de las estrategias de entrevistas de trabajo más comunes a niveles directivos es hacerlo en un restaurante para conocer más a fondo como interactuamos con los demás.

Claramente las acciones revelan más de la persona, como qué tan respetuosos, indiferentes o despectivos nos comportamos con los demás y que mejor que en un entorno de una comida, en donde podemos comportarnos de manera extraordinaria con nuestros acompañantes, mientras enfrente de ellos también demostramos como somos con los demás.

4. Que tan seguido revisamos nuestro teléfono

De acuerdo al 67% de los ejecutivos, es frustrante estar teniendo una conversación con alguien mientras saca y revisa su teléfono.

Es interpretado como una falta de respeto, atención y hasta de liderazgo, mientras no sea una emergencia.

Es mucho más conveniente dejar el teléfono fuera de la vista para aumentar la calidad y cantidad de interacciones cara a cara que pudiéramos tener.

5. Hábitos repetitivos y de nervios

Hay ciertas características que automáticamente son interpretadas como un símbolo de nerviosismo como tocarse la cara, las uñas o partes del cuerpo, y más allá del nerviosismo es leído como una falta de control de la persona a nivel profesional.

No quiere decir que los grandes líderes no se pongan nerviosos, la gran diferencia es el manejo de éstos.

Típicamente, cuando los nervios nos controlan, nuestra mente se enfoca a eso, en lugar de estar en la conversación termínanos proyectando una falta de interés, aunque no sea así en realidad.

6. Puntualidad

Definitivamente algo que habla de nosotros es la puntualidad y una persona que llega tarde, generalmente proyecta falta de respecto, así como un desinterés.

Al contrario de estas percepciones, muchos consideran que el no ser tan puntual también genera una percepción de una persona muy solicitada y hasta relajada en ocasiones.

Es importante no tomar tan enserio la falta de puntualidad por un minuto de retraso – investiguemos antes la falta de puntualidad en lugar de llegar a conclusiones.
<di

7. Tiempo en que tardamos para hacer preguntas

Un indicador clave a nivel profesional es el tiempo en el que la persona pasa el tiempo hablando de el/ella misma.

Es una manera de proyectar la personalidad, ya quien no deja hablar o interactuar al otro, tiende a absorber demasiado a los demás.

Las personas que sólo hacen preguntas son generalmente calladas, humildes y generosas.

Se debe buscar un buen balance de las conversaciones que tengamos a nivel profesional, no importando si el interlocutor tenga un grado más alto o bajo que nosotros.

8. Nuestra letra

Hay muchos estereotipos que relacionan nuestro tipo de letra con la personalidad, desde que tan fuerte apoyamos la pluma, hasta las características de nuestra forma de escribir.

Para muchos la letra dice que tan perfeccionistas, ordenados, seguros o no podríamos ser.

Mucho no está comprobado científicamente, sin embargo, puede ser buena idea utilizar la computadora para alguna nota o mensaje para ir por un camino neutral.

En realidad, nuestras pequeños comportamientos marcan la diferencia y más si es una impresión que puede ser decisiva en nuestras vidas, por lo que nunca está demás que generemos una impresión no sólo de manera consiente, sino contemplando todos los detalles y estos ochos definitivamente serán decisivos en nuestras carreras profesionales.

 


Rony Jerusalmi

Facebook: Goldfarb Consultants México
Twitter: @goldfarbMX
Sitio web: www.goldfarb.com.mx



,

Diez razones por las que vale la pena decir lo que uno siente

Decir lo que uno piensa es fácil, pero decir lo que uno siente requiere dar un paso más allá. Es validar el derecho que tenemos a expresar nuestros sentimientos, es encontrar el tono, el momento y la forma adecuada, es descubrir porque es importante decir lo que quiero decir, es recordar que lo cortés no quita lo valiente, a la larga es desnudarse un poco.

Y si tienes dudas de porque es bueno decir lo que sientes aquí te van 10 buenas razones para empezar a hacerlo:

1. Porque lo que no se dice o enferma o se actúa.

2. Porque no decir lo que sientes no te hace más fuerte, al contrario te quita libertad, y te debilita interiormente. Pedir lo que uno necesita, decirle a los demás lo que siente, lo que quiere y lo que no, no es señal de debilidad sino de fortaleza y amor propio.

3. Porque las buenas relaciones se fortalecen y acercan cuando uno dice lo que siente.

4. Porque los demás no son adivinos como para saber lo que tú necesitas y quieres. Tenemos que aprender a pedir lo que necesitamos, sin sentir que por pedirlo los demás están obligados a dárnoslo. Es nuestra decisión quedarnos o irnos si lo que pedimos no nos lo pueden dar y es nuestra obligación revisar si lo que estamos pidiendo viene más de un berrinche que de una necesidad real.

5. A veces creemos que no decir lo que sentimos va a evitar que las personas se vayan de nuestra vida. Si alguien realmente nos quiere y le decimos lo que sentimos, con respeto, va a estar ahí así expresemos nuestros sentimientos abiertamente.

Además hablar a tiempo nos protege de estallar, de lastimar y de llevar a nuestras relaciones a un punto de no retorno . Hablar protege la relación, callar la desprotege.

6 . Porque es una forma de detox. ¿Para qué quieres personas en tú vida a las que no les puedes decir lo que sientes? y ¿Para qué quieres rumiar sentimientos como una vaca en 8 estómagos? He conocido personas, que por ejemplo, están saliendo con alguien por un tiempo y tienen dudas de hacia dónde va la relación, de los sentimientos, o no se sienten a gusto y prefieren callárselo por miedo a que la otra persona se vaya. Mi pregunta es: ¿si se va por decirle lo que siento realmente quiero tener a esa persona en mi vida? ¿o cuánto tiempo voy a permanecer en una situación que dista de ser lo que realmente quiero para mi?

7. Porque la vida es muy corta como para darse el lujo de esperar a decir lo que sientes para cuando ya sea muy tarde.

8. Porque si estas seguro de ti mismo porque le tendrías miedo a decir lo que sientes.
Aunque es importante ser empático, preocuparse en exceso por lo que piensen los demás impide poder expresarnos. Más importante que lo que piensen los demás, es lo que piensas tú de ti mismo.

9. Porque no hay nada más rico que compartir la vida con gente honesta y directa . Estar al lado de personas honestas nos genera seguridad. Personas que no le tienen miedo a decirnos que nos aman, que nos necesitan, pero también que son capaces de expresarnos cuando les molesta algo de nosotros. Así mismo debemos estar dispuestos a escuchar porque eso nos permite crecer como personas y tener relaciones más cercanas y profundas.

10. Porque aún no se ha acabado el año y todavía es tiempo de decirle a alguien que lo quieres o que te lastimó o incluso pedirle perdón por algo que hiciste o dijiste. Porque vale la pena caminar por la vida sin rencores, sin el peso de emociones contenidas y con la seguridad de ser aceptado como uno es.

 

Beatriz Peña Pacheco

Email – beatriz@transformatemx.com
Facebook – Transfórmate
Twitter – TransformateMX



,

Ceguera parental

aliciarabagoEste término es muy claro. Habla de algo que no se ve (o no se quiere ver) y, evidentemente, de quien no lo quiere ver. Sin embargo, aunque nos parezca increíble de creer, cada vez más nos encontramos con padres con Ceguera Parental; aquellos padres que NO quieren darse cuenta que algo está pasando con sus hijos y que, si se dan cuenta, por supuesto que les cuesta mucho trabajo reconocerlo.

Son padres que escuchan historias que no pueden ni imaginar pero que, en momentos, se rehúsan a creer que sus hijos podrían estar viviendo alguna de esas historias, padres que piensan que sus hijos les cuentan todo y que solo los hijos de los demás son capaces de meterse en problemas. Éste es el primer error, no podemos confiar en que no suceda, hoy hay que prevenir, hay que hablar, hay que pensar, hay que adelantarnos para que, por lo menos, nuestros hijos escuchen lo que pensamos.

Me encuentro con padres, como aquellos de todas las generaciones, deseando que sus hijos sean felices, deseando que esos niños el día de mañana sean personas honestas, trabajadoras y buenas personas. Nuestro problema radica es que hemos perdido un poco la brújula; por un lado escuchamos que hay que tener buena comunicación con nuestros hijos, entenderlos, no dañarlos, preparar su autoestima, alimentarlos bien, darles la mayor cantidad de oportunidades que sea posible para que puedan lograr sus sueños y tengan un mejor futuro. Todo esto está perfecto y creo que todos estamos en la misma línea; el problema radica en que es tanto nuestro deseo por ser esos padres que resuelven, que están en todo momento, que quieren que sus hijos no sufran ningún descalabro, que les estamos evitando aprender.

Es necesario que, como padres, comprendamos que resolverles la vida a nuestros hijos no les ayuda, que muchas veces de los fracasos se aprende mucho más que de los éxitos y que la vida requiere de enfrentar también el dolor.

Tenemos que quitarnos esa venda que en ocasiones nos pone el cariño y el amor que tenemos por nuestros hijos. Esta venda les impide a ellos crecer y a nosotros ofrecerles las herramientas que necesitan para afrontar las dificultades de la vida; son vendas que nos impiden ser objetivos y descubrir que hay situaciones o conductas de nuestros hijos que a lo mejor no son favorables para ellos pero que, si no nos la quitamos, no podemos ayudar.

Tratar de ser objetivos pensando en nuestros hijos es una gran forma de descubrir en qué podemos ayudar. La objetividad nos ayudará a que todo ese amor que sentimos se traduzca en acciones reales.

¡Abramos los ojos!


Pedagoga Alicia Rábago

Maestría en Orientación Familiar, Master en Psicología Infantil y en Inteligencia Emocional y Educación
Blog: Edúcalos con Alicia Rábago
Twitter: @AliciaRabago
Mail: educalosparaquelosdemas@gmail.com



,

El “mobbing” en el mundo laboral es real ¡Contrarréstalo!

INformando con Ale DienerHoy les voy a platicar sobre el “mobbing”.

Heinz Leymann, doctor en Psicología del trabajo y profesor de la Universidad de Estocolmo, fue el primero en definir este término durante un Congreso sobre higiene y seguridad en el trabajo en el año de 1990.
Dijo: Es una situación en la que una persona ejerce violencia extrema de forma sistemática y recurrente, y durante un tiempo prologado, sobre otra persona o personas en el lugar de trabajo, con la finalidad de destruir las redes de comunicación de la víctima o víctimas, destruir su reputación, perturbar el ejercicio de sus labores y lograr que acaben abandonando el lugar de trabajo.

Esto es una realidad. El mobbing existe, es el acoso laboral, el hostigamiento constante.

Una publicación en 1976, relacionada con el mobbing en el mundo laboral, ya hacía una referencia al trabajador hostigado. Brodsky lo escribe en 1976. Por primera vez estudiaron casos de mobbing. Sin embargo, no estaba directamente interesado en analizar estos casos, ya que fueron presentados conjuntamente con accidentes laborales, estrés psicológico y agotamiento físico producidos por horarios excesivos y tareas monótonas.

Este libro se centró en la dureza de la vida del trabajador de base y su situación, problemas que hoy se abordan desde la investigación sobre estrés, debido a su compromiso socio-médico y a una insuficiente distinción entre situaciones laborales estresantes. El libro, escrito bajo la influencia del clima socio-político de finales de los 60 y principios de los 70, apenas tuvo influencia.

Hoy es un tema muy recurrente que está como campo de cultivo porque, aunque no hay sitio estándar, sí que se aprecia –en los estudios realizados– que aparece con más frecuencia en empresas grandes con más de 50 empleados, y muy especialmente en universidades y hospitales. La razón de que se produzca en centros de enseñanza superior, podría ser porque, para acceder a puestos de responsabilidad y poder, el proceso está sometido a votación personal.

El mobbing puede ser encontrado en cinco apartados:

  1. Limitar la comunicación.
  2. Limitar el contacto social.
  3. Desprestigiar su persona frente a sus compañeros.
  4. Desprestigiar y desacreditar su capacidad profesional y laboral.
  5. Comprometer la salud.

Las consecuencias de esta situación no sólo afectan al individuo, sino la tendencia al aislamiento que experimenta la falta de comunicación y la conflictividad.

Vamos a evitar el mobbing laboral, no se puede dar esto en pleno siglo XXI.

¡El mundo se está deshumanizando!


Alejandra Diener

Facebook – Alejandra Diener
Twitter – @AleDiener
Sitio web – www.informandoyformando.org



,

Cómo crear empresas felices

El concepto de felicidad en las organizaciones no está restringido a una visión parcial de que los empleados estén contentos; o que les paguen por arriba del promedio de su industria; o incluso que cuenten con una infraestructura tipo Google, donde haya en lugar de sala de juntas una alberca de pelotas, o en vez de escaleras una resbaladilla.

Es mucho más que eso, una organización feliz es aquella donde hay un clima organizacional que propicie el alto desempeño y la máxima productividad a través de la satisfacción, plenitud y realización del personal, de sus clientes y proveedores, y de la comunidad.

Ciertamente al interior de las empresas, un ingrediente fundamental son los liderazgos, que deben recuperar e involucrar al factor humano, haciéndolo partícipe en decisiones; empoderándolos al darles la responsabilidad, pero también la autoridad, más que simplemente delegarle trabajo, demostrándole que confiamos en su persona; ocupándose permanentemente de su sano equilibrio trabajo-vida familiar; conociéndolos profundamente para conocer sueños, ilusiones, esperanzas, miedos, dudas, temores… y a partir de esto ser un verdadero líder que provoque resultados para la organización, pero también para la vida de sus colaboradores.

Debe existir en estos líderes un verdadero acompañamiento con sus colaboradores, una mentoría y un coaching, que siempre será importante para obtener de ambas partes lo mejor en resultados; tener una retroalimentación permanente, guiándolo por las diferentes etapas de la empresa, evitando que se sienta perdido, olvidado o incluso no valorado. Y por supuesto crear climas de trabajo colaborativos, donde más que imperar la competencia, se viva la colaboración, haciendo equipos de trabajo totalmente alineados.

En estos trabajos es vital conocer las fortalezas de nuestro personal, para poder crear ese entorno donde el colaborador sienta que hace algo “para lo que nació” y que lo hace “mejor que nadie en la empresa”. Así la persona se sentirá útil y logrará muchos momentos de “flow” o de gran desempeño y máximo disfrute.

Implantar mejores prácticas que muchas veces se obvian o simplemente no hay tiempo para instalarlas, como lo son: planes de carrera que son valiosos para la retención, sobre todo de los famosos milennials, y que le dan la posibilidad al personal de conocer que esperar de la compañía en su crecimiento y desarrollo; también cuantas veces la capacitación y entrenamiento es de los rubros castigados en los recortes presupuestales y es un arma para motivar al personal y por supuesto hacer que desempeñen mejor su trabajo.

Los planes de sucesión también son instrumentos para los que nunca se tiene tiempo, y un poco por un estúpido temor de que, al dar toda la información de tu puesto, lo puedes perder; no se hace sino cuando la oportunidad toque tu puerta, tengas que dejarla ir, porque no tienes a quién dejar porque nunca lo preparaste.

Las empresas felices salen en su horario establecido, al aprovechar la tecnología para hacer altamente productivo su tiempo, maximizan así su recurso más valioso al minimizar recapturas o reprocesos; incluso estas empresas no tienen miedo de innovar en la gestión del personal usando el teletrabajo o el home office; así como crear políticas no basadas en horarios sino en resultados; y desde luego que si también desarrollan ambientes donde se cuida la ergonomía y entonces mobiliario, colores, olores, luminosidad y otros factores son cuidados para crear esos entornos de máxima productividad.

Y por último no solo es el énfasis de la productividad y el resultado financiero, sino que debe acompañarse de una cultura donde todos entiendan cómo colaboran para dejar un mejor lugar en el planeta, tanto por el mismo producto o servicio que se ofrece, cómo también el trabajo social y voluntario que se haga, inspirando el valor del servir a los que menos tienen, logrando un fin trascendental.

Estos son algunos de los varios elementos para crear una empresa feliz. Te invito a que sigas esta columna para que conozcas como seguir instalando estos climas de bienestar, realización, plenitud, que logre al final productividad, desempeño y rentabilidad en tu organización.


Arturo Villegas

Happiness developer
Speaker internacional
Especialista en aumentar la productividad organizacional a través de la felicidad
hola@arturovillegas.com.mx
www.arturovillegas.com.mx
Youtube: arturovillegasmx
+52 (55) 12 04 08 61 ext. 101



,

La Violencia en nuestro entorno

aliciarabagoÚltimamente, las imágenes que hemos estado viendo en la televisión o en el internet no son muy alentadoras, Muestran muchos desastres naturales que son impactantes y que no nos gustaría vivir pero si a eso le sumamos escenas en donde hay tiroteos, ataques y gritos, es violencia y más violencia y esto no nos ayuda.

Debemos tomar en cuenta que la televisión y el internet son de los factores que más influyen en nuestra formación y, dependiendo del tiempo que se invierta en ellos, podrá hacernos variar desde nuestro lenguaje hasta nuestro comportamiento, sobre todo en edades muy tempranas.

Datos nos revelan que los niños pasan al menos cuatro horas frente a una pantalla (televisión, computadora, gadget) y cada vez desde más pequeñitos. En ocasiones no somos capaces de controlar todo lo que nuestros hijos ven, incluso aunque ellos no lo busquen.

Se dice que por cada 30 minutos de transmisión pueden aparecer hasta 23 escenas violentas que ya nuestro cerebro no alcanza a percibir y lo que va sucediendo es que vamos perdiendo la sensibilidad y las comenzamos a verlo como algo común.

“La agresión es un rasgo que se desarrolla en conjunto con el sistema nervioso a través del tiempo a partir de la infancia. Los patrones de conducta se solidifican y el sistema nervioso se prepara para seguir los patrones de comportamiento en la edad adulta cuando se convierten cada vez más en instructores de la personalidad”, subraya Alia-Klein, investigadora principal de un estudio realizado por la Escuela de Medicina Icahn en el Monte Sinaí.

Hablando de niños y adolescentes los efectos de la violencia pueden ser:

  • Identificación con ciertos tipos de personajes que, por alguna justificación, se comportan de manera agresiva o violenta.
  • Imitar la violencia que observan.
  • Gradualmente, aceptar la violencia como una forma de resolver un problema.
  • Perder sensibilidad ante esas escenas, tornándose inmunes al dolor.

El impacto de recibir toda esa violencia puede reflejarse en la conducta del niño o del joven inmediatamente o más tarde en su desarrollo.

¿Cómo podemos ayudar?

  • Prestando mayor atención a lo que ven.
  • Evitando que vean, películas, series, videojuegos que están catalogados como violentos.
  • Desaprobar la violencia en cualquier momento, señalando que es no es la mejor manera de resolver los problemas.
  • Establecer tiempos y límites para estar al frente de una pantalla.
  • Enfatizar que aunque en las películas haya escenas violentas en donde los actores siguen como si no pasará nada, eso es peligroso.

“Violencia genera violencia”


Pedagoga Alicia Rábago

Maestría en Orientación Familiar, Master en Psicología Infantil y en Inteligencia Emocional y Educación
Blog: Edúcalos con Alicia Rábago
Twitter: @AliciaRabago
Mail: educalosparaquelosdemas@gmail.com



,

Granos enteros o germinados, con gluten o libres de gluten… ¿Cuáles elegir?

Me preocupa que cada vez más personas deciden dejar los carbohidratos para bajar de peso o deciden llevar una dieta sin gluten para solucionar todos sus problemas de salud, cuando la realidad es que los carbohidratos son y deben de ser una parte fundamental de la dieta diaria al brindarnos energía, fibra y distintas vitaminas del complejo B, así como minerales esenciales para que nuestro cuerpo funcione al 100%; y el gluten, es un tipo de proteína presente en granos como el trigo, la cebada y el centeno, que únicamente tendría que eliminarse de la dieta de personas con enfermedad celiaca o con sensibilidad a esta proteína. Esto ha sido reconocido por distintos especialistas como el Dr. Leffler, director de investigación clínica en el Centro de Enfermedad Celiaca del Centro Médico Beth Israel en Boston y muchos otros prestigiosos investigadores y maestros de la Universidad de Harvard, quienes han alertado que estas prácticas son realizadas por personas cuyo malestar es ligero, que podría deberse a muchas otras cosas y que además de gastar más en productos de moda, pueden estar poniendose en riesgo de deficiencias importantes que podrían afectar su salud1. Las personas con enfermedad celiaca no toleran ni 50 mg de gluten, por lo que inclusive unas migajas de pan podrían provocarles serios problemas y un gran daño al intestino, así es que si tienes dudas de que tu malestar pueda deberse al gluten, la recomendación es hacer una biopsia de tus intestinos, aunque lo más seguro es que no tengas la enfermedad y podría deberse a sensibilidad al gluten, en la que no hay daño al intestino y deberías confirmar el diagnóstico con tu médico antes de tomar cualquier decisión. En caso de sí tener sensibilidad al gluten o celiaquía, puedes optar por cereales sin gluten como el arroz, maíz, tapioca, amaranto, papa y camote, así como estar muy al pendiente de estar bien con tus niveles de vitaminas del complejo B.

CON GLUTEN

  • Trigo (pasta, sémola, seitán)
  • Cebada
  • Centeno
  • Avena
  • Triticale

SIN GLUTEN

  • Arroz
  • Quinoa
  • Maíz
  • Amaranto
  • Papa
  • Camote
  • Tapioca

Si eres de l@s que quiere disfrutar los carbohidratos y deseas integrarlos en tu dieta sin remordimientos, ya sean con o sin gluten, es importante elegir aquellos que son más saludables como los de grano entero y los granos germinados, así como dejar aquellos que no lo son tanto para ocasiones especiales o de vez en cuando (como el pan blanco, productos elaborados con harinas refinadas, postres, pastas, galletas, etc.). Para eso, busca en la etiqueta (en la lista pequeña de ingredientes), que las palabras “entero” o “whole” aparezcan dentro de los primeros dos lugares, ya que los ingredientes se ordenan de mayor a menor cantidad en el producto elegido. Elegir granos enteros quiere decir que contienen las tres partes del grano, incluyendo el salvado, el germen y el endospermo (los granos refinados sólo contienen el endospermo y por ello no contienen fibra). En el caso de los germinados, son sencillamente los mismos granos enteros pero que al dejarlos en un ambiente húmedo y con cierta temperatura comienzan a brotar o germinar, por lo que contienen todos los nutrimentos del grano entero e inclusive en ocasiones todavía más (gracias a que al germinar, nutrimentos como el zinc, magnesio, hierro, proteína, folatos, etc. se vuelven más aprovechables por nuestro organismo, es decir, más biodisponibles). Lo importante con ellos es que al estar en un ambiente húmedo, pueden crecer bacterias, por lo que siempre hay que lavarlos y desinfectarlos muy bien e inclusive cocinarlos para evitar infecciones. Ya sabiedo esto, no se trata de que ahora compres todos los productos que están hechos con granos germinados, ya que en ocasiones vienen en pequeñas cantidades, así es que te recomiendo siempre leer bien las etiquetas y cuando encuentres un buen germinado o lo prepares en casa, incluirlo sólo una vez al día, por otros nutrimentos en mayores cantidades que te brindan los granos enteros sin germinar.

No dudes en contactarme para cualquier duda

1 – https://www.health.harvard.edu/blog/going-gluten-free-just-because-heres-what-you-need-to-know-201302205916


Esther Schiffman

Nutrióloga, especialista en obesidad y síndrome metabólico, apasionada por promover la comida mexicana como parte fundamental de una alimentación saludable así como en lograr un cambio verdadero y a largo a plazo en las personas mediante el logro de pequeñas metas, con dietas deliciosas, con todos los alimentos, con la práctica de ejercicio regular y sin cambios radicales que a la larga no puedan mantener o que pongan en riesgo su salud.

Tel. Consultorio – 55966646
Twitter – @nutestherschiff
Email – nut.estherschiffman@gmail.com



,

Wolfweinstein, Spacey City y otros lugares tenebrosos

El tsunami que arrasa la industria de Hollywood en estos momentos, cuya propagación, trayecto y ruptura somos incapaces de medir adecuadamente, es sin duda un hecho histórico que conmociona a la sociedad occidental y se constituye como un parteaguas en el pensamiento popular. Estamos viviendo un momento social clave, aunque no podamos identificarlo como tal.

El movimiento comenzó mucho tiempo despúes del inicio de las actividades que provocaron su surgimiento. Desde que la humanidad tiene uso de razón, los personajes poderosos han utilizado su poder, relativo y general, para proporcionarse placer a sus anchas sin que los plebeyos que les rodean pudiesen mover un dedo para denunciarles.

En Hollywood, el comportamiento de los reyes locales es perfectamente comprensible, aunque no justificable, por el solo hecho de que existen, a la par, miríadas de seres menores y desconocidos que hacen sus pininos en el mundillo artístico y que anhelan la fama y el estrellato. No pocas son las historias de las starlets (o aspirantes a starlets), que harían cualquier cosa, sí, cualquier cosa, con tal de tener una oportunidad de que su nombre y figura titilen con brillantez en el firmamento del espectáculo.

El problema comienza cuando los tiempos cambian, y con ello la óptica social. Lo que antes se veía como una situación común y corriente, ante la que había que callar bajo pena de ser desterrado para siempre del Olimpo, ahora es un comportamiento denunciable, sujeto a penalización legal y social.

Juzgar al rey H. Weinstein por sus abusos con las actrices que han levantado la voz, no es el objetivo de este artículo. Pero habría que preguntarse algo muy justo: ¿cuántas -y cuales- de todas estas actrices (que obviamente son más que las contabilizadas) llegaron con la firme idea de hacer “cualquier cosa”, inclusive darle placer sexual a un cerdo con poder? ¿Cuántas de ellas (y de ellos, porque debe haber también muchos ellos) realmente salieron de dichos encuentros oscuros en el ambulante Castillo de Wolfweinstein con la firme convicción de que esta práctica no sólo NO era un “abuso” del rey, sino una estrategia -de las ahora víctimas- que les permitía obtener oportunidades que de otra forma no podrían haber conseguido? Sí, estoy seguro que el “cerdo Harvey” forzó a muchas de ellas a situaciones en las que no tuvieron otra opción que dejarse someter. Eso es, sin discusión, una actitud reprobable.

Pero tomemos en cuenta que no podemos tener la certeza de los valores éticos y morales de cada individuo: el sexo es moneda corriente en el mundo del espectáculo. Sin juzgar la moralidad del asunto, ya que de juzgar, caeríamos en la insensatez de la cacería de brujas, tan emocionante en la dinámica de las redes sociales. Sin intentar despojar la “cerdez” de Weinstein, quien más que un tipo “enfermo” ha sido un “enfermo de poder”, como lo fue Nerón, Calígula, Helogábalo, Hitler, Durazo, Salinas de Gortari y tantos personajes que han pasado por los tronos de la historia universal. Así que, el hecho de reconocer que muchas de ellas, tal vez no contentas con el resultado de su “estrategia”, ahora se suman a la voz denunciante que se transforma en ejecutora. Maldito cerdo, no me diste lo que quería, ahora contribuyo a tu hundimiento total. Bastante justo (fair enough).

El Castillo de Wolfweinstein, que ahora se encuentra en ruinas y lleno de telarañas, es circundado por los condados de Rattnertown, Tobacktown, CK Town y varios pueblillos como Hoffmanville, Seagalville, Travoltownie y muchos más, de cuyos nombres no quiero acordarme: se me escapan por sus pequeñas extensiones y bajo impacto mediático. Hasta el momento. De última hora: parece que la Takei Space Station también ha resultado afectada por el tsunami.

Esa misma ruta, pasando por la tierra que alguna vez fue el floreciente Polanski State, muy cerca de Allentown, nos lleva a Spacey City, la maravillosa ciudad no tan moderna pero sí modernista, cuyo portavoz y responsable de su brinco a la fama es el actor Anthony Rapp (actualmente en el reparto de Star Trek: Discovery), quien a los 14 años hacía sus pininos en el medio y estaba tan vulnerable y deseoso que Kevin Spacey aprovechó para hacerle proposiciones indecorosas y -tal vez- conseguir su objetivo. De ahí la reciente sharknami ha llevado a la ruina la carrera del que una vez fue un celebrado actor, quien dio vida los memorables personajes en The Usual Suspects y Se7en, sin dejar de mencionar al icónico Frank Underwood de la (ahora) malograda serie House of Cards.

Spacey City se ha convertido en un pueblo fantasma que ni siquiera tiene atractivo turístico. Sus glorias pasadas quedan grabadas para la posteridad en soporte digital. Así como Jacksonville y su parque temático Neverland (al cual sólo falta que se pretenda juzgar y condenar a posteriori), igual que al glamoroso pueblo de Mooretown, que saltó a la fama hace unos años por un video de su fundación en 1982.

Éste último es un caso aparte. Llega un momento en que la línea entre el abuso sexual y el juego inocente picaresco se hace muy borrosa, y resulta tan amoral el condenarlo sin haber estado ahí, como la apariencia del acto mismo. Muchos vemos en el video de Demi Moore y Philip Tanzini un hermoso momento en que una chica de 19 años le obsequia un primer beso francés a un chiquillo quinceañero que seguramente el día de hoy, a sus 50 años, no anda por ahí violando ancianas indefensas. A muchos, afectados por el calentamiento global que se propaga por el internet, les hierve la sangre y gritan “pedófila” a una chica de hace 35 años, quien en ese tiempo ni siquiera había cumplido la mayoría de edad.

Indignarse por cualquier suceso sin el contexto adecuado, y pretender lapidar a sus protagonistas por el placer de ser héroes sociales, comienza a dejar de ser un acto de justicia y se convierte en la amenaza de transformar a la sociedad en un estado de barbarie e intolerancia. Igual que en Salem.

Del tenebroso castillo de Wolfweinstein y la libertina urbe de Spacey City, a la pacífica y ensoñadora Mooretown hay una gran diferencia. Pero también dicen que juzgar a los hombres y no a las mujeres, es sexista. La verdad, es que en plena efervescencia millenial, ponerse a atacar o defender tal o cual postura son puras discusiones bizantinas.

ADVERTENCIA: En este boletín histórico no se pretende justificar a los abusadores. Pero la historia tiene un particular modo de acomodar las piezas de manera que los héroes y villanos quedan indeleblemente establecidos en sus páginas. Lo complicado reside a la hora de intentar separar al artista, como persona, de su obra; y más aún, de las verdaderas motivaciones de los supuestos criminales y sus supuestas víctimas. Mejor dejemos que la ley, como debe ser y con sus propios métodos, imparta la ciega justicia que sea apropiada. Que no necesita tantos fiscales.

Ahora que, lo verdaderamente grandioso y espectacular, va a ser cuando estalle la burbuja del calentamiento global y el que caiga sea el Planet Trump. Pero dudo que eso ocurra, por lo menos en el futuro inmediato.

,

El trabajo Home office nos puede humanizar de nuevo

INformando con Ale Diener¿Te ha sucedido que vas caminando por los pasillos de donde trabajas y miras a las pantallas de tus compañeros y lo único que ves son videos, redes sociales, están chateando?, ¿qué es lo que pasa?, ¿da rendimientos tu empresa?, ¿da rendimientos la empresa donde trabajas?

Hoy vamos a hablar sobre el Home office. ¿Las empresas, saben ustedes que pueden mejorar el rendimiento de sus empleados utilizando este término, este nuevo concepto?

Home office como estrategia, pues con este esquema reducen sus tiempos de traslado, permitiéndoles estar comunicados en cualquier lugar con acceso a Internet. El término Home office se ha vuelto cada vez más común en nuestros días; y aunque su traducción literal se refiere básicamente a la posibilidad de trabajar en casa, en realidad, el concepto incluye un tema más amplio: la oportunidad de trabajar en cualquier lugar distinto al escritorio de la empresa, y que se traduciría como tele-trabajo, que es un término menos común, porque tristemente en México parece que el que trabaja es el que está sentado calentando el asiento, el que está presente en cuerpo y alma, aunque en realidad nada más está en cuerpo y no en alma.

Actualmente convergen todos los elementos para que las personas puedan realizar trabajo remoto y ser muchísimo más eficientes. Estos elementos son: acceso a Internet, elementos de seguridad que permiten tener acceso a la red de la empresa de manera remota sin riesgos de intrusión externa, comunicaciones de voz móviles por ejemplo las laptops y el equipo móvil, aplicaciones de colaboración y de videoconferencia de bajo costo y a veces hasta gratis, y altos tiempos de traslado en horas pico que obligan a aprovechar esos tiempos muertos. Y el más importante de todos: ¿está dispuesta la empresa culturalmente para aceptar el Home office?

En México les cuesta mucho trabajo, por esa cultura en la que creemos y, repito: que estar sentado en un asiento quiere decir que estás trabajando. Los cambios son drásticos, pero esto ayudaría a la conciliación trabajo y familia, ser mucho más eficientes, a ser personas que entregan resultados.

Obviamente, para que el Home office funcione se deben seguir las siguientes recomendaciones: 1) que vamos a iniciar con empleados responsables, 2) establecer un programa de administración por objetivos, 3) cultura de seguimiento por parte de los mandos superiores, 4) compromiso del empleado de estar localizable en horarios acordados, y esto es bien importante, no se vale desaparecer; y 5) proporcionar como mínimo las siguientes herramientas tecnológicas: una laptop, acceso a Internet, comunicación de voz, correo electrónico, herramienta de comunicación y acceso remoto a aplicaciones de la empresa.

No permitan quedarse en el pasado, hablen con sus jefes, hablen con la empresa; y esto yo creo que va a ser la diferencia en el mundo, porque nos estamos deshumanizando, el Home office nos va a humanizar de nuevo, y de eso estoy totalmente segura. ¿No se acuerdan que antes no nos querían dar ni computadoras ni Internet porque fuéramos a perder el tiempo?

Bueno, los dejo con esta reflexión.


Alejandra Diener

Facebook – Alejandra Diener
Twitter – @AleDiener
Sitio web – www.informandoyformando.org