,

La industria del consumo ante la volatilidad de la época

INformando con Ale DienerActualmente, en esta época del consumo superfluo y de la distorsión de la familia, nos estamos enfrentando como sociedad a cambios drásticos que por lo general sirven de reacomodo cuando existen crisis o hay cambios de era. El posmodernismo está dejando su paso a la digitalización y con esto al ser humano se le ha hecho común vivir un individualismo lastimoso que sus resultados han empezado a notarse.

La industria a su vez se ha tenido que readaptar a las nuevas realidades y estudiar los mercados para reinventarse y no desaparecer. No obstante, considero que la reflexión de los industriales, está siendo pragmática y no tanto con visión de largo plazo, sino con miras a futuros cercanos. Es decir, las empresas han sentido la necesidad de cambiar su consumidor target puesto que dan por hecho que la familia como la conocemos, se transformará para siempre y no así, que este cisma (como le llamo yo), es de carácter volátil y transitorio.

Según datos de la OCDE (Organización de Cooperación y Desarrollo Económico) en los 34 países que constituyen esta organización, la estructura familiar que menos representa a las distintas estructuras familiares, está conformada por padre o madre solteros (5 y 10 por ciento de los hogares). Por el contrario, el hogar unipersonal formado por una sola persona, es considerable, ya que representa un 40 por ciento aproximadamente. Sin embargo, México es la excepción ya que tenemos menos del 10 por ciento de hogares unipersonales viviendo en nuestro país. Es decir, los mexicanos seguimos formando hogares con familias nucleares (papá, mamá e hijos), compuestas (nuclear con otros parientes) o mixtas (nuclear con otras personas no parientes) y en su minoría solteros.

En este sentido, a lo largo de todos estos países, la tendencia general de contraer matrimonio en primeras nupcias se ha visto marcada por un incremento en la edad de las personas que deciden casarse. Por ejemplo, a principios de los años 90 el promedio era de 25.3 años en las mujeres y 27.8 años de edad en los hombres. Para el 2014 esta tendencia en las mujeres aumentó en casi cinco años, siendo que ahora se casan en promedio a los 30.0 años y los varones en promedio a los 32.6 años, lo que implica que haya más hogares unipersonales y un retraso considerable en la fecundidad (Países OCDE año 1960: 3.2 hijos por mujer, año 2015: 1.9 hijos por mujer), con sus excepciones como México (año 1960: 6.8 hijos por mujer, 2015: 2.2 hijos por mujer) pero la tendencia en la fecundidad es a la baja.

Los llamados Ingenieros Sociales del occidente, ante el afán de lograr igualdad de derechos para todas las minorías, han estado redefiniendo el matrimonio y la familia, catalogándola hasta en once tipos de estructuras familiares. Lo que entre otras situaciones ha provocado que la mujer participe más en el mercado laboral, postergue su maternidad, los adultos en gran parte no quieren contraer compromisos y por ello el incremento de los hogares unipersonales.

Hecho que posiblemente de manera transitoria, a la industria del consumo le convenga, pero no así a largo plazo ya que si no invertimos en la familia, que de acuerdo con la Declaración de los Derechos Humanos, estipulados en la Carta de las Naciones Unidas, “es el elemento natural y fundamental de la sociedad y tiene derecho a la protección de la sociedad y del Estado”, la situación económica poco a poco se verá afectada y hasta la industria notará graves estragos.

El empoderamiento económico de la mujer es un buen negocio. Las empresas se benefician enormemente al aumentar las oportunidades en cargos de liderazgo para las mujeres, algo que ha demostrado aumentar la eficacia organizacional. Se estima que las compañías donde tres o más mujeres ejercen funciones ejecutivas superiores registran un desempeño más alto en todos los aspectos de la eficacia organizacional (Mckinsey.com).

Sin embargo, un aumento en hogares unipersonales y de mujeres trabajando, puede suponer que los factores de la producción se encarezcan; la tierra, el trabajo y el capital y todo a su vez cuesta más porque no existe una comunidad apoyándose como sucede en el caso de los matrimonios. Al respecto, podemos notar nuevamente en la base de datos de familia de la OCDE, que la tendencia del empleo para las mamás que están casadas en su mayoría tienen trabajo remunerado y si tienen educación superior, es aún más retribuido. Compiten con sus parejas y esto hace escasear el empleo y encarecerse la vida, a su vez delegar el cuidado y crianza de los hijos a terceros que nunca ejercen el maternaje como una madre puede.

No obstante, cabe señalar que las crisis han hecho que estos números decrezcan, sin embargo, muchos de los países de la misma OECD han visto el empleo en madres solteras decrecer, después de la crisis económica de 2008. Lo que puede sonar lógico, pero es de notar que las más afectadas son las madres solteras, puesto que en ellas el impacto es mayor y el desempleo se incrementa cuando están solas.

Las madres de familia casadas tienen una probabilidad de 67.7por ciento más de ser empleadas cuando su pareja está empleada, en comparación con el 50.3 por ciento de las mujeres que tienen una pareja desempleada, no obstante, en México la tendencia es inversa. Las madres solteras tienen 30 veces más probabilidad de estar trabajando que las que están casadas. Lo que puede deberse a las costumbres y a la falta de apoyo asistencial para este tipo de estructura familiar, viéndose obligadas las madres solteras a trabajar. No así con las casadas pero que no trabajan ya que posiblemente haya mayor estabilidad en el hogar, puesto que si el varón provee lo económico, la mujer provee el bienestar interno de la familia.

El 40 por ciento de las familias en México siguen siendo constituidas por madre, padre e hijos, las reconstituidas solamente representan el 11 por ciento, las uniones del mismo sexo solamente representan el 0.6 por ciento quienes gastan el 30 por ciento de sus ingresos en actividades de esparcimiento (Instituto de Investigaciones Sociales), y la familia nuclear gasta principalmente en alimentos y bebidas no alcohólicas (80 por ciento de su ingreso anual ENGASTO 2014) y en última instancia destina su ingreso al esparcimiento y otros bienes y servicios.

A la industria del consumo le sigue conviniendo producir bienes y servicios destinados para la familia nuclear, ya que si se piensa en negocio, el negocio está en el largo plazo y no en tendencias volátiles que tienen claros indicios de no prevalecer. Los cambios actuales son naturales, pero son reajustes de la época y lo que ha funcionado durante siglos no tiene por qué no seguir funcionando; a menos que lo destruyamos y así equivaldría como darnos un balazo en el pie.


Alejandra Diener

Facebook – Alejandra Diener
Twitter – @AleDiener
Sitio web – www.informandoyformando.org



,

Uso de células embrionarias convierte a la persona en un medio

INformando con Ale DienerEn una ocasión me decían: la batalla en contra del aborto está casi ganada.

La batalla contra el aborto pareciera que se gana, gracias a la tecnología que avanza, gracias al ultrasonido que nos muestra que hay un ser humano en el vientre de la madre; sin embargo, nos está rebasando por otro lado.

Ya he hablado en otra ocasión de estos temas, pero ahora lo vuelvo a mencionar. Es importante que tomemos conciencia de que, por un lado, si todos estamos fijados en un tema en específico, por el otro, nos está rebasando, y está aprovechando nuestra distracción en lo que es evidente, ante algo que es totalmente sigiloso: La investigación con células troncales.

¿Cuáles son los problemas?

Se denomina células troncales a las células inmaduras, que no están diferenciadas, capaces de generar muchos tipos de células a los diferentes tejidos del organismo adulto. Son las células comúnmente conocidas como “células madre”. Se obtienen de diferentes lugares y se cultivan para investigar o para tratar ciertas enfermedades. Hay varios tipos de células troncales: adultas, de sangres de cordón umbilical, placentarias, fetales, IPS y embrionarias.

Hay resultados terapéuticos interesantes para ciertas enfermedades con el uso de estas células; sin embargo, el empleo de unas de ellas, las células troncales embrionarias humanas, es inmoral, porque se obtienen destruyendo embriones humanos.

Es ahí donde nos está rebasando, nos está rebasando por la derecha, y nosotros estamos mirando a la izquierda, porque se están utilizando embriones humanos para fines terapéuticos, lo que quiere decir que tienen fines para curar; se está usando personas, humanos, como medios para salvar a otros. Y recordemos que el ser humano nunca puede ser utilizado como medio, sino que el ser humano siempre es un fin en sí mismo.

En el momento que el hombre ha comenzado a usar al hombre como medio, en ese momento está reduciendo, antropológicamente, como objeto al ser humano.

Hay tres tipos de células troncales: totipotentes, pluripotentes y multipotentes. Estos tres tipos podría parecer que solamente deberían interesar a los médicos, pero no podemos vivir en la actualidad de esta manera. No solamente para los médicos esta información: todos debemos estar informados y formados para saber lo que implican algunas técnicas, que podría estar viviendo nuestra familia, para tomar decisiones éticas.


Alejandra Diener

Facebook – Alejandra Diener
Twitter – @AleDiener
Sitio web – www.informandoyformando.org



,

Tres ingredientes para un gran propósito de año nuevo

INformando con Ale DienerEstamos cerca de comenzar la primer semana laboral del 2018. Una semana que todo el mundo, o por lo menos la mayoría, empieza con empeño, con ganas de mejorar, con el entusiasmo de cumplir los propósitos de año nuevo.

Sin embargo, según encuestas realizadas en diferentes medios, cuatro de cada cinco personas no los cumple. ¡Nadie cumple sus propósitos de año nuevo! ¡Qué pena y qué tristeza! Estos datos nos dejan pensar que en realidad las personas no nos preparamos desde adentro para ser mejores. Así de crudo y así de real. Por ello, aun estando a tiempo, me dispuse a redactar este artículo con el firme propósito de ayudar a que se cumplan nuestras resoluciones para este año que apenas comienza y evitar lamentarnos cuando demos cuenta de que el año se volvió a ir.

Será sencillo y conciso, me basaré en tres ingredientes básicos que debemos de realizar para poder llevar a cabo nuestros propósitos de año nuevo:

1) PREPARACIÓN. No podemos proponernos algo sin prepararnos con anticipación, es decir, no podemos querer lograr algo de dientes para afuera. Tenemos que hacerlo con anticipación, con organización. Lo mejor es escribirlo en papel, tenerlo en un lugar visible y leerlo a diario, tenerlo como meta, como un anhelo que lograr. Si lo hacemos con tiempo, lo estaremos meditando y nos haremos a la idea de que aquel propósito lo queremos alcanzar, la razón por la cual lo queremos y lo que nos llevará al segundo ingrediente, saber si será factible.

2) REALIZABLE. Una vez que nos preparamos, lo meditamos y pensamos lo que queremos lograr descubriremos si ese propósito que queremos lograr para el nuevo año será cumplible, si es real. Es importantísimo proponernos algo que sí se pueda llevar a cabo. No podemos inventarnos cosas que solamente quedarán en eso, inventos. Y para ello es muy deseable ser honestos con uno mismo y tener los pies en la tierra para lograrlo. Al momento de determinar si lo que queremos lograr será un propósito cumplible, tenemos que hacer un programa que nos ayude a alcanzarlo. Porque haberlo meditado y aceptado que es realizable no es suficiente, ahora tenemos que tener un proyecto, lo que nos lleva al tercer ingrediente.

3) PLAN DE ACCIÓN. Tener visión es un don que todo ser humano tiene, algunos con mayor precisión que otros, pero todos tenemos la capacidad de proyectar a futuro, de poder imaginarnos cómo alcanzar metas, y lograr propósitos con la visión de mejorar.

Para facilitarnos este don, para poder lograr tener una visión más atinada, es preciso hacer un plan de acción. Así como en la preparación, es recomendable que escribamos lo que queremos proponernos, el plan se debe igualmente de redactar para poder tenerlo claro, comprenderlo y llevarlo a cabo. Si lo tenemos en un lugar que cada mañana frecuentemos, como el vestidor, el baño, nuestro desayunador, en la cocina, o en la oficina lo tendremos frente a nosotros y sabremos en qué etapa nos encontramos.

En este plan de acción hay que poner el tiempo que pensamos tardarnos, los pasos que hay que ir logrando y cuándo debe cada uno de estos pasos lograrse. Un plan tal cual, con temporización, y así sabremos si estamos logrando o no nuestro propósito de año nuevo. Estos tres pasos, en resumen son una buena herramienta para no caer en la estadística de los que no cumplen sus resoluciones del nuevo año, pero lo más difícil viene ahora, así es, no está en redactar, preparar y planear, sino que está en aceptar.

En aceptarnos a nosotros mismos. Porque no podemos proponernos algo como ser “mejor persona” “bajar de peso” “ser menos enojona” “ser más cariñoso” etcétera, si no nos conocemos y aceptamos. Pero mucho ojo, hay que aceptarnos con HUMILDAD. Ya que todos conocemos gente que dice: “Así soy, y así que me acepten” esto claramente es un acto de soberbia que rompe con toda humildad deseable.

En este sentido, aceptarnos ya es un acto heroico ya que es difícil, pero es importante que nuestros propósitos sean interiores, que no se queden en el plano exterior. No debemos pensar solamente en lo físico; dejar de fumar, de tomar refresco, de beber alcohol, tener una dieta que me ayude a bajar X kilos, etcétera. Propósitos que no están mal, pero se quedan en lo superficial, lo que queremos es interiorizarnos y subir de peldaños en nuestra perfectibilidad. ¿Qué? ¿Qué?

Sí, somos personas humanas, ontológicamente valiosas y como tal imperfectas, que dentro de la libertad que tenemos debemos querer alcanzar la perfección.

No podemos permanecer en la comodidad, no debemos de ser reactivos sino proactivos, es decir, debemos de anticiparnos a los hechos y no esperar a que las cosas salgan mal para comenzar a actuar. Por ello, aceptarnos con humildad de primer instancia es muy bueno, luego proponernos cambiar de actitud ante lo que sabemos que no es correcto tener en nuestro interior y por último emplear los tres ingredientes para lograr llevar a cabo nuestro propósito de año nuevo que lo que debe de buscar es lograr un verdadero cambio en nuestro interior y de ahí por añadidura, nuestro exterior mejorará.

Se los aseguro que así es como se logran los propósitos, ahora lo difícil es sentarse a meditar y a preparar, para lo que necesitamos el ingrediente por antonomasia, requerimos de un impulso espiritual.

No podemos solos lograr todo lo que anhelamos, si no tenemos a Dios en nuestra vida, si no le pedimos ayuda para alcanzar nuestras metas y ser mejores, créanme que sin El por más que nosotros queramos no podremos. Les deseo de todo corazón que sus propósitos se lleven a cabo este 2018 y que no olviden lo importante que es tener una vida espiritual. No podemos negar que por esencia somos cuerpo y espíritu, y así como al cuerpo lo nutrimos con comida, al espíritu lo debemos de alimentar con lo sobrenatural.

Espero estos consejos les sirvan y mientras yo pueda, mi propósito es seguir Informando y Formando para no quedarnos atrás y ver hacia delante.


Alejandra Diener

Facebook – Alejandra Diener
Twitter – @AleDiener
Sitio web – www.informandoyformando.org



,

¿Sensualidad y Afectividad?: El amor es algo más que un beso…

INformando con Ale DienerOye ¿y qué tal besa, eh? –Bueno, pues besa bien-.

Y esta pregunta se hacía muchas de mis amigas cuando éramos jóvenes, adolescentes, post adolescentes, en la que se preguntaban si el novio besaba bien o no.

Vamos a hablar un poquito sobre la afectividad y el amor afectivo. Porque es necesario establecer una distinción clara entre la sensualidad y la afectividad.

Es importante que nos demos cuenta que hay una impresión cuando vemos a alguien que nos gusta físicamente, y esta impresión está acompañada de emociones.

Aunque la impresión puede ser producida por el objeto y sea esto sensorial, es decir, de sentimientos, la emoción puede dirigirse hacia valores solamente inmateriales.

Un contacto directo entre el hombre y la mujer, como sería el beso, provoca siempre una impresión que puede ir acompañada de emoción.

Cuando ésta sólo tiene por objeto los valores sexuales del cuerpo, es decir, a lo que el cuerpo pida, considerado como objeto posible de placer, se trata de una manifestación de sensualidad.

Ahí está la diferencia.

Con todo esto, no es necesario, porque tales valores pueden estar ligeramente dedicados al otro sexo, en este caso el objeto de la emoción será para la mujer el valor de la masculinidad y para el hombre el de la feminidad. La primera puede asociarse a la impresión de fuerza, la segunda al encanto; ambas vinculadas a la totalidad de la persona del otro sexo y no únicamente a su cuerpo.

Ahora bien, habría que llamar afectividad a esta sensibilidad que no es excitabilidad ante los valores sexuales de la persona de sexo diferente tomada en su conjunto, ante la feminidad o la masculinidad. Entonces, ¿cómo besa, besa bien? no tiene nada que ver con que bese bien o no bese bien.

Si esa persona se toma desde una perspectiva emocional, en donde se va a involucrar la afectividad, en donde se ve en esa persona un proyecto de vida, entonces siempre va a besar bien.

Pero, si solamente lo vemos como un objeto de placer, lo más probable es que bese bien la primera, la segunda, tal vez la tercera, pero la cuarta vez ya no va a besar bien.

El amor es más allá que un beso…


Alejandra Diener

Facebook – Alejandra Diener
Twitter – @AleDiener
Sitio web – www.informandoyformando.org



,

El “mobbing” en el mundo laboral es real ¡Contrarréstalo!

INformando con Ale DienerHoy les voy a platicar sobre el “mobbing”.

Heinz Leymann, doctor en Psicología del trabajo y profesor de la Universidad de Estocolmo, fue el primero en definir este término durante un Congreso sobre higiene y seguridad en el trabajo en el año de 1990.
Dijo: Es una situación en la que una persona ejerce violencia extrema de forma sistemática y recurrente, y durante un tiempo prologado, sobre otra persona o personas en el lugar de trabajo, con la finalidad de destruir las redes de comunicación de la víctima o víctimas, destruir su reputación, perturbar el ejercicio de sus labores y lograr que acaben abandonando el lugar de trabajo.

Esto es una realidad. El mobbing existe, es el acoso laboral, el hostigamiento constante.

Una publicación en 1976, relacionada con el mobbing en el mundo laboral, ya hacía una referencia al trabajador hostigado. Brodsky lo escribe en 1976. Por primera vez estudiaron casos de mobbing. Sin embargo, no estaba directamente interesado en analizar estos casos, ya que fueron presentados conjuntamente con accidentes laborales, estrés psicológico y agotamiento físico producidos por horarios excesivos y tareas monótonas.

Este libro se centró en la dureza de la vida del trabajador de base y su situación, problemas que hoy se abordan desde la investigación sobre estrés, debido a su compromiso socio-médico y a una insuficiente distinción entre situaciones laborales estresantes. El libro, escrito bajo la influencia del clima socio-político de finales de los 60 y principios de los 70, apenas tuvo influencia.

Hoy es un tema muy recurrente que está como campo de cultivo porque, aunque no hay sitio estándar, sí que se aprecia –en los estudios realizados– que aparece con más frecuencia en empresas grandes con más de 50 empleados, y muy especialmente en universidades y hospitales. La razón de que se produzca en centros de enseñanza superior, podría ser porque, para acceder a puestos de responsabilidad y poder, el proceso está sometido a votación personal.

El mobbing puede ser encontrado en cinco apartados:

  1. Limitar la comunicación.
  2. Limitar el contacto social.
  3. Desprestigiar su persona frente a sus compañeros.
  4. Desprestigiar y desacreditar su capacidad profesional y laboral.
  5. Comprometer la salud.

Las consecuencias de esta situación no sólo afectan al individuo, sino la tendencia al aislamiento que experimenta la falta de comunicación y la conflictividad.

Vamos a evitar el mobbing laboral, no se puede dar esto en pleno siglo XXI.

¡El mundo se está deshumanizando!


Alejandra Diener

Facebook – Alejandra Diener
Twitter – @AleDiener
Sitio web – www.informandoyformando.org



,

El trabajo Home office nos puede humanizar de nuevo

INformando con Ale Diener¿Te ha sucedido que vas caminando por los pasillos de donde trabajas y miras a las pantallas de tus compañeros y lo único que ves son videos, redes sociales, están chateando?, ¿qué es lo que pasa?, ¿da rendimientos tu empresa?, ¿da rendimientos la empresa donde trabajas?

Hoy vamos a hablar sobre el Home office. ¿Las empresas, saben ustedes que pueden mejorar el rendimiento de sus empleados utilizando este término, este nuevo concepto?

Home office como estrategia, pues con este esquema reducen sus tiempos de traslado, permitiéndoles estar comunicados en cualquier lugar con acceso a Internet. El término Home office se ha vuelto cada vez más común en nuestros días; y aunque su traducción literal se refiere básicamente a la posibilidad de trabajar en casa, en realidad, el concepto incluye un tema más amplio: la oportunidad de trabajar en cualquier lugar distinto al escritorio de la empresa, y que se traduciría como tele-trabajo, que es un término menos común, porque tristemente en México parece que el que trabaja es el que está sentado calentando el asiento, el que está presente en cuerpo y alma, aunque en realidad nada más está en cuerpo y no en alma.

Actualmente convergen todos los elementos para que las personas puedan realizar trabajo remoto y ser muchísimo más eficientes. Estos elementos son: acceso a Internet, elementos de seguridad que permiten tener acceso a la red de la empresa de manera remota sin riesgos de intrusión externa, comunicaciones de voz móviles por ejemplo las laptops y el equipo móvil, aplicaciones de colaboración y de videoconferencia de bajo costo y a veces hasta gratis, y altos tiempos de traslado en horas pico que obligan a aprovechar esos tiempos muertos. Y el más importante de todos: ¿está dispuesta la empresa culturalmente para aceptar el Home office?

En México les cuesta mucho trabajo, por esa cultura en la que creemos y, repito: que estar sentado en un asiento quiere decir que estás trabajando. Los cambios son drásticos, pero esto ayudaría a la conciliación trabajo y familia, ser mucho más eficientes, a ser personas que entregan resultados.

Obviamente, para que el Home office funcione se deben seguir las siguientes recomendaciones: 1) que vamos a iniciar con empleados responsables, 2) establecer un programa de administración por objetivos, 3) cultura de seguimiento por parte de los mandos superiores, 4) compromiso del empleado de estar localizable en horarios acordados, y esto es bien importante, no se vale desaparecer; y 5) proporcionar como mínimo las siguientes herramientas tecnológicas: una laptop, acceso a Internet, comunicación de voz, correo electrónico, herramienta de comunicación y acceso remoto a aplicaciones de la empresa.

No permitan quedarse en el pasado, hablen con sus jefes, hablen con la empresa; y esto yo creo que va a ser la diferencia en el mundo, porque nos estamos deshumanizando, el Home office nos va a humanizar de nuevo, y de eso estoy totalmente segura. ¿No se acuerdan que antes no nos querían dar ni computadoras ni Internet porque fuéramos a perder el tiempo?

Bueno, los dejo con esta reflexión.


Alejandra Diener

Facebook – Alejandra Diener
Twitter – @AleDiener
Sitio web – www.informandoyformando.org



,

Bebés nacidos por cesárea tienen mayor riesgo de asma y alergias

INformando con Ale DienerEl avance de la Medicina es tan estrepitoso, que a los que nos interesa estar actualizados nos cuesta trabajo.

Hoy vamos a platicar sobre la maternidad, en específico sobre la cesárea.

Resulta que entre el 30 y el 35 por ciento de la población padece actualmente algún tipo de alergia en algún momento de sus vidas y esto lo dice la Organización Mundial de la Salud. Pero ¿qué se está correlacionando?, ¿a qué se dice que se debe esta alergia? Resulta que hay un término que se llama la microbiota intestinal, la cual puede tener un papel clave en esto.

Cuando una persona nace por cesárea, no nace por el conducto vaginal y durante el parto el bebé que debe atravesar este parto vaginal, que es un parto fisiológico de la madre, en ese pasaje se va impregnando de una gran cantidad y variedad de microorganismos beneficiosos que comenzarán a colonizar su piel, mucosas y aparato digestivo.

Esos microbios tienen un rol fundamental puesto que se encargan de comenzar la puesta a punto del sistema inmunitario del niño que al nacer es, de alguna manera, ingenuo y no sabe distinguir entre las sustancias inocuas y patógenas, es decir, las sustancias que son buenas y las que son para enfermar.

Las bacterias también son buenas, no todas son malas. En el caso de los pequeños que nacen por cesárea, esa colonización beneficiosa se ve alterada. De alguna manera, el sistema inmunitario de estos niños empieza con el pie izquierdo (si se puede decir) y diversos estudios señalan que esa puesta a punto “defectuosa” de sus defensas les confieren un mayor riesgo de desarrollar enfermedades autoinmunes, como alergias y asma.

Entonces, hay una experta que se ha dado a la tarea de ver cómo ayuda a estos niños que nacen por operación de cesárea en lugar de un parto fisiológico.

Ha hecho lo siguiente:

Para restaurar la microbiota intestinal en bebés que nacen por cesárea, los expone al fluido vaginal de sus madres. Para ello, coloca una especie de trapo en la vagina de la madre cuando se pone de parto, y una vez nace el niño mediante esta intervención quirúrgica, le unta la cara con los fluidos vaginales de la madre. Con esto, parece ser que está disminuyendo el riesgo de estos bebés que nacen por cesárea a tener enfermedades autoinmunes. Parece ser que es la solución, todavía no se sabe, pero para esto es para lo que sirve la ciencia.


Alejandra Diener

Facebook – Alejandra Diener
Twitter – @AleDiener
Sitio web – www.informandoyformando.org



,

El matrimonio se ha deteriorado, desvirtuado y devaluado

INformando con Ale DienerHoy vamos a platicar un poco sobre la historia… La historia de la mujer, del matrimonio, de la familia, un poco de la historia de la sociedad.

Hace una década decían que el matrimonio era la cárcel del amor, que sometía a la mujer, que la sometía a quedarse en casa, cargada y en el rincón como escopeta. Alguna vez lo mencionó un político mexicano refiriéndose a la mujer, a lo que deberíamos hacer las mujeres.

Años después, podemos darnos cuenta de que lo que se suponía era una prisión para el amor se ha venido deteriorando, el matrimonio se ha desvirtuado y se ha devaluado.

Las mujeres antes se quedaban todo el tiempo en casa, es una realidad. La Segunda Guerra Mundial ayudó a que la mujer se diera cuenta de que podía hacer la diferencia en la calle, salió a trabajar. Ellas eran las que fabricaban las balas mientras los hombres luchaban en la guerra; ellas ayudaban a los heridos; ellas eran las enfermeras; ellas se dieron cuenta que también era divertido estar afuera, y después se dieron cuenta que también podían ganar dinero.

Pero, bueno, la historia ya se cuenta sola, y nosotras estamos ya viviendo en el siglo XXI, en donde “para qué me caso”, “si ya puedo vivir con mi novio o con mi novia”, “¿para qué tanto rollo?”, si ya está el divorcio exprés en todo México.

Le hemos dado al traste al matrimonio, a esta institución insustituible, socialmente valiosa, que sostiene a la familia. Hemos degradado tanto al matrimonio, que ahora cualquier cosa se puede llamar matrimonio, y pobre aquel que diga lo contrario, porque lo descalifican socialmente; y lo más triste de todo, es que se supone que con lo anterior hemos alcanzado la modernidad. Somos supuestamente evolucionados, somos supuestamente libres, la mujer se siente poderosa; pero en realidad somos las mujeres las que hemos abandonado el hogar, por encontrar el éxito y el reconocimiento social.

Debido a todo esto y más, leyes que van en contra de nuestra naturaleza, como el asesinato de niños por nacer con la legalización del aborto, o la legitimación de uniones de personas del mismo sexo, como si fueran matrimonios, y la oportunidad de éstos para adoptar niños, que tienen derecho a ser cuidados por padre y madre, tienen sentido.

Es obvio que si nosotros mismos: los matrimonios, los jóvenes, las mujeres y los católicos en particular, pintan sus vidas de colores porque quieren encajar, pertenecer y parecer actuales y tolerantes, cualquier forma de vida, de estilo y tendencia deberá de ser aceptada.

Resulta que ahora los raros son aquellos casados que protegen la vida y que creen en el matrimonio para siempre. Hay tal ataque ideológico en contra de los niños y de la mujer, con falsos derechos y leyes inventadas, que no se nos haga raro que se desmoronen las sociedades occidentales, en especial, dado que nos hemos dejado encandilar por la sensualidad y la vanidad, pero sobre todo por la soberbia de querer someter a la Creación, que nos fue prestada para administrar y no para aniquilar.


Alejandra Diener

Facebook – Alejandra Diener
Twitter – @AleDiener
Sitio web – www.informandoyformando.org



,

¿Hay otra opción al castigo?

INformando con Ale Diener¿Si no debo castigar, entonces cómo voy a educar? ¿Si no es deseable pegar, entonces cómo voy a hacer ver a mi hijo que hizo mal? ¿Si mi hijo no entiende lo que quiero de él cómo le hago para comunicarme? E infinidad de preguntas que estoy segura se hacen constantemente ante la educación de sus hijos. Para ello basándome en varios expertos en pedagogía, psicología y experiencia personal como madre que soy, hablaré esta vez de las alternativas para el castigo.

En este sentido mencionaré siete alternativas para los castigos que explicaré a detalle:

1. Señalar que se puede ser útil.– Cuando nuestros niños comienzan a tocar todo lo que tienen enfrente, por lo general amenazamos, nos desesperamos y gritamos, porque pensamos que van a romper algo o a desordenarlo. En lugar de hacer eso, hay que enseñarles que pueden ser útiles ayudando a elegir, por ejemplo en el mercado hay que pedirle que escoja algunas frutas. Esto lo hará sentirse necesitado y aparte ayudará a que se sienta seguro de sí mismo. Sabrá que es capaz de escoger y que papá o mamá les reconocen su capacidad.

2. En zonas de peligro expresar con desaprobación enérgica sin atentar en contra del carácter del niño. – Un clásico ejemplo podría ser nuevamente en el mercado cuando andan tocando todo lo que tienen al alcance, y también lo que no está tan a la mano que incluso puede ser peligroso y es cuando gritamos con histeria:¡Eres un imbécil/animal/burro/tonto te vas a cortar/quemar/pegar/caer! Degradando su carácter y haciéndolo menos, reduciéndolo al grado de quitarle la autoestima que le marcará posteriormente. En este caso, lo más adecuado y más inteligente, sería no humillarlo y tomarlo de la mano explicándole lo que le puede pasar si sigue en el lugar donde se encuentra. Los niños son niños, no tontos y comprenden todo lo que les decimos, tanto que si les ponemos etiquetas se las compran y así actuarán. No se vale insultar, por más desesperados que estemos.

3. Comunicarnos para hacerles saber lo que queremos de ellos.– Suponer que nuestros hijos saben lo que suponemos que esperamos de ellos es un gran error. Así como los padres que trabajan todo el día, y llegan a casa agotados y malhumorados “suponiendo” que sus hijos saben que gracias a su trabajo viven tan bien pero están siempre tan enojados, es un error. Si comunicáramos que trabajamos para nuestro bien y que si no lo hacemos no tendríamos tal o cual cosa, los niños créanme, serían más tranquilos y comprenderían la ausencia paternal. De la misma forma hay que hablar con ellos para pedirles que ayuden a poner la mesa, recoger la ropa, explicarles qué hacer y para qué servirá es un gran consejo que les aseguro funcionará para que participen positivamente en el hogar.

4. Dile cómo cumplir de forma satisfactoria. – La imitación es lo primero que el ser humano adopta para aprender a desempeñarse en el mundo. Si explicamos y mostramos con ejemplos cómo queremos las cosas y las hacemos con ellos las primeras veces, estoy segura que lo harán posteriormente de manera exitosa

5. Ilusión de alternativas.– Ofrécele opciones para que logres lo que quieres y tu hijo piense que logró lo que quiso. Es decir, cuando no quieren comer, a pesar de que es la hora de los alimentos, en lugar de decir que “no volverá a ver la tv en un mes, jugar con su peluche preferido, nunca volverá a comer dulces, etcétera proponle que elija entre sus dos platos favoritos. Este acto le dará la opción de escoger y comerá, pero sobre todo su autoestima subirá y se sabrá inteligente y con la habilidad de tomar decisiones. Esto hazlo te encantarán los resultados.

6. Tomar acción ante la indiferencia. – Puede ser que el punto a
anterior no te funcione y tu hijo continúe negándose a comer, entonces actúa y le dices que tú has elegido uno de los platos que estará frente a él en lo que tú te alimentas y si al terminar no ha comido, no almorzará hasta la siguiente hora de los alimentos. Y cúmplelo, te aseguro que no volverá a hacerlo, nada más no le des de comer vísceras o hígado que no creo que te funcione este consejo.

7. Déjalo que experimente las consecuencias de sus errores.– Continuando con el ejemplo de la comida, en el caso de que no haya querido comer por un simple berrinche sabiendo que no está enfermo ni nada grave, sino simplemente decir que “no”, entonces en verdad te digo que no coma hasta la cena. Te aseguro que no morirá, y lo que sí sucederá es que se dará cuenta que contigo no se juega y que las consecuencias se ganan.

Estos consejos espero te sean de utilidad y que los comiences a aplicar en tu vida según las circunstancias que estés viviendo. Recuerda que cada persona es única e irrepetible y estos son ejemplos generalizados que podrás imponer según cada caso particular.

 


Alejandra Diener

Facebook – Alejandra Diener
Twitter – @AleDiener
Sitio web – www.informandoyformando.org



,

¿Qué pasa cuando un hijo no tiene un buen rendimiento académico?

INformando con Ale Diener¿Qué pasa cuando un hijo no tiene un buen rendimiento académico, que los estudios de plano no le interesan?

Resulta que la orientación hacia los compañeros vuelve irrelevantes los estudios.

Hablando nuevamente del vínculo, es importante mencionar que si los hijos están vinculados a sus amigos, no les interesa el estudio. Para los jóvenes que están orientados a sus iguales, los temas académicos carecen de total importancia. La historia, la cultura, las contradicciones de la sociedad o las maravillas de la naturaleza, carecen de interés para ellos.
¿Qué tiene que ver la Química con estar con sus amigos? ¿En qué ayuda la Biología hacer que las cosas funcionen con los compañeros? ¿De qué sirven las matemáticas, la literatura, los estudios sociales?

Hay una letra de una famosa canción de finales de los años 50 que capta perfectamente lo que estoy explicando. Dice: “No sé mucho de Historia, no sé mucho de Biología, pero sé que te amo”.

Esto es muy importante que tomemos en cuenta, para que sepamos que si nuestros hijos de plano no están tomando en serio los estudios, es que en realidad no están vinculados a nosotros.
Los jóvenes no valoran los estudios en sí, es preciso alcanzar cierta madurez para darse cuenta de que la educación abre las mentes y las puertas y que puede humanizar y civilizar. Lo que los estudiantes deberían hacer es valorar a quienes valoran la educación. Al menos de esta manera seguirán nuestras pistas, hasta madurar lo suficiente para llegar a sus propias conclusiones.

Los alumnos orientados a sus iguales piensan que los amigos son lo que más importa, y que el estar juntos es todo lo que cuenta. Razonar contra el instinto de alguien, incluso si es un instinto tergiversado, es imposible. Por eso, es importante buscar que la orientación sea hacia los padres, no hacia los compañeros, porque eso despoja a los estudiantes también de sus maestros.

Los jóvenes inmaduros dependen de la vinculación para aprender. Cuando menos curioso, integrado y adaptado sea el joven, tanto más será cierta esa frase.

Resulta que los jóvenes orientados a los adultos consideran a éstos como el punto cardinal sobre el cual orientarse y encontrar direcciones. Van a ser leales al maestro y no al grupo de iguales y lo considerarán como un modelo, una autoridad, una fuente de inspiración.

Cuando los jóvenes se vinculan a un maestro, éste tiene el poder natural de dirigir el comportamiento del joven, emular en buenas intenciones e inculcar valores sociales. Como maestro, uno se da cuenta perfectamente: los alumnos que se vinculan a uno mismo, son esos alumnos que se vinculan a sus padres, que saben que su punto cardinal está en su hogar; pero aquellos que de plano ni siquiera hacen caso al maestro, es que son hijos desvinculados y que han buscado a sus iguales.

 


Alejandra Diener

Facebook – Alejandra Diener
Twitter – @AleDiener
Sitio web – www.informandoyformando.org