,

La estructura de la familia se ha vuelto más compleja

INformando con Ale DienerEn pleno siglo XXI, una característica importante de las sociedades democráticas es la complejidad cada vez mayor de sus estructuras o tipos de familia. En el pasado histórico reciente, el patrón cultural más frecuente fueron las familias encabezadas por parejas casadas en primera nupcias, quienes se hacían cargo de sus hijos comunes en hogares solos, lo que se llama “familias nucleares”, o que residían con otros parientes, éstas son las “familias ampliadas”.

Sin embargo, en la actualidad observamos, en especial a partir de los 60 y 70 del siglo pasado, la disminución constante de su preeminencia demográfica, junto al desarrollo cada vez mayor de otros arreglos sociales. Justamente la semana pasada hablamos de que hay menos personas interesadas en casarse; no es la mayoría, pero la tendencia va hacia ahí.

¿Qué está sucediendo? ¿Por qué la gente está cambiando de parecer? ¿El mundo está más caro? Las parejas que cohabitan en unión libre puede ser que también se deba al encarecimiento de la vida.

Las familias en las cuales los padres se han divorciado, separado, o bien, se han casado en dos o más ocasiones, es otro tipo de familia. Familias con hijos provenientes de matrimonios o cohabitaciones previas, con mamás o papás sin pareja, y con hijos menores de edad. Parejas que no tienen hijos y no planean tenerlos, los llamados “dinks” (Double Income No Kids), así como otras situaciones más.

En la mayor parte de dichas sociedades, la estructura de familia más común sigue siendo la conformada por parejas casadas en primeras nupcias y con hijos comunes; pero en algunas ya no lo es, en especial, por el crecimiento de familias encabezadas por parejas que viven en unión libre.

En cualquier caso, los cambios son de tal magnitud que las consecuencias resultan por demás significativas. No podemos hacernos de la vista gorda y vuelvo a reiterar: las nuevas formas de vivir del ser humano, los nuevos tipos de familia, son una realidad. Debemos ser asistenciales en las políticas públicas, en la igualdad de derechos, en asistir a todas estas personas que no han sabido continuar con lo que da mayor bienestar a la sociedad.


Alejandra Diener

Facebook – Alejandra Diener
Twitter – @AleDiener
Sitio web – www.informandoyformando.org



,

Hogares familiares son mayoritarios en México; avanzan unipersonales

INformando con Ale DienerEn México y en el mundo la familia es la institución cultural más importante para la población, porque destaca en una gran cantidad de temas relevantes de su vida personal y social. Fernando Pliego Carrasco analiza tres situaciones específicas de los hogares: características del lugar donde vive, actividades que se desarrollan en él, y las percepciones sobre la familia.

El hogar no sólo es un espacio físico, incluye lo social donde un conjunto de personas comparten actividades importantes de la vida diaria. Lo usual en las oficinas gubernamentales de distintos países encargadas de levantar los censos de población es destacar la importancia de compartir un gasto común en dichas actividades diarias, pero también utilizan otros criterios.

Hay varios esquemas para clasificar los hogares; en este caso se utilizan sólo tres: hogares familiares (donde habitan personas que tienen un vínculo de parentesco), hogares de co-residentes (donde habitan personas sin parentesco entre sí) y hogares unipersonales (donde viven personas solas).

El lugar destacado que ocupan los hogares de tipo familiar en México ha variado poco en el periodo de 2000 a 2010, pues bajó de 93% a 89%. Sin embargo, es conveniente señalar que aunque los hogares unipersonales son significativamente menores en cantidad, crecieron casi la mitad en el lapso analizado, al pasar de un 6.4% a un 9.4%.

Es una dinámica de cambio en los hogares que muestra la presencia cada vez mayor de procesos culturales diferentes a los de tipo familiar. La gente no se está casando, la gente se está quedando sola

¿Por qué? ¿Cuesta mucho vivir? ¿Cuesta mucho mantener una familia? Se los dejo a reflexión.


Alejandra Diener

Facebook – Alejandra Diener
Twitter – @AleDiener
Sitio web – www.informandoyformando.org



,

Hablemos de familias, no sólo de la familia

INformando con Ale DienerLa familia ha cambiado mucho con los años, sobretodo en la actualidad se habla de tipos de familia, ya no de la familia.

Hablemos sobre la solidaridad y la autocrítica en las familias. Basándome en los estudios de Fernando Pliego Carrasco, podemos darnos cuenta que, en primer lugar, hay una convicción: el tema que se debe de abordar es el compromiso de solidaridad en favor de cualquier tipo de familia en condiciones de vulnerabilidad.

No podemos hacer menos, no podemos descartar a una familia que ha sido desmembrada por situaciones ajenas a nosotros. Debemos ser solidarios. Solidaridad con las familias que se encuentran en situaciones de pobreza, de violencia, de desempleo, enfermedades y muchas otras desventajas.

Al respecto también, la solidaridad hacia las familias encabezadas por las mamás solas, pues con más frecuencia carecen de los recursos suficientes para cuidar y proteger a sus hijos. No obstante, también debe incluir todo tipo de familias en situación de vulnerabilidad. Son los casos, por ejemplo, de familias que cuentan con la presencia del papá y de la mamá pero hacen frente a problemas cotidianos para lograr el bienestar de sus hijos. Asimismo, debe incluir esta solidaridad a las familias que han pasado procesos de reconstitución pero encuentran obstáculos considerables para brindarles oportunidades de crecimiento a los hijos.

Esto es muy importante de tomarlo en cuenta, ya que durante décadas hubo quienes descartaban a quienes vivían en familias de divorciados, personas que volvían a casarse, niños que eran criados sólo por el padre o la madre o por padres adoptivos, ahí es donde la solidaridad debe tomar partida.

En estos casos hay que ser asistenciales y preventivos para que no suceda, pero una vez que ya pasó no podemos tapar el sol con un dedo. Debemos abordarlo, ser asistenciales, ser solidarios en cualquier situación familiar, una solidaridad que debe expresarse en el apoyo y promoción de programas públicos y privados, efectivos y eficientes orientados hacia la atención de sus necesidades y derechos fundamentales.


Alejandra Diener

Facebook – Alejandra Diener
Twitter – @AleDiener
Sitio web – www.informandoyformando.org