, ,

Sentirse rechazado o ignorado afecta al autoestima: crisis de pertenencia con Alicia Rábago

Conoce más de este tema con Alicia Rábago. Ten un mejor manejo de tus hijos ante este tema importante para el desarrollo de su salud mental en el dia a dia.

 

,

Cómo elegir un juguete y no equivocarse

aliciarabago¿Qué juguete puedo comprar?

Existen ciertos criterios a la hora de tomar la decisión de que juguete podemos regalarle a ese pequeño/a de la casa:

Gusto del niño: sin duda la variable más importante a la hora de la elección de un juguete, que “al niño le guste”, es indispensable que pensemos en esta variable, que aunque suena muy lógica, nos dejamos llevar por lo que a nosotros nos gusta o nos hubiera gustado tener. Posiblemente el niño tenga un gusto diferente y nos parezca que el juguete que el eligió no es el más bonito, pero si a él le gusta hay que respetar sus gustos.

La edad: un factor muy importante a considerar, la mayoría de juguetes de marca seria y reconocida tienen en su empaque o caja la edad a la que va dirigido el juguete y esto influirá para que el niño que recibe el juguete se interese en él porque cuenta con las características propias que a su edad le llamarían la atención.

La seguridad: necesario considerar que el juguete este ensamblado de forma segura que no pierda partes que pudieran ser peligrosas a la hora de manipularlo, todas las compañías de juguetes con un prestigio tienen estándares de seguridad que son aprobados antes de que el juguete salga al mercado.

Colores y música: evidentemente que el juguete elegido sea de gran colorido o que tenga música hace que a los niños les llame mucho la atención

Siempre es importante recordar que el juguete tiene como objetivo la recreación, pero no por eso no puede llenar otras funciones como la de aprendizaje, desarrollo, formación, estimulación de las diferentes áreas de desarrollo.

A través del juguete es que los niños exploran descubren, aprenden e interactúan con múltiples objetos y problemas que forman una parte importante de su adecuado desarrollo.

El juego es la actividad más importante durante los primeros años de vida y los juguetes en la actualidad además de ser bonitos, divertidos logran en los niños diferentes habilidades.
El juego/juguete es la fuente de aprendizaje ya que estimula la acción, la reflexión y la expresión, ya que les capacita para ir poco a poco estructurando comprendiendo y aprendiendo del mundo exterior.

Indudablemente los juguetes son maravillosos y entrar a una juguetería siempre será un momento agradable, si es posible, ve con tú hijo, sobrino, primo, o aquel niño al que quieras regarle un juguete y descubre ¿que es lo que le gusta y porque?

Definitivamente si queremos regalar un juguete debemos tomar las anteriores consideraciones de está forma será mucho más gratificante ver como lo aprovecha, lo disfruta y se divierte!

 

Pedagoga Alicia Rábago

Maestría en Orientación Familiar, Master en Psicología Infantil y en Inteligencia Emocional y Educación
@AliciaRabago
educalosparaquelosdemas@gmail.com



,

¿Qué realmente es importante darle a un niño?

aliciarabagoEstamos tan inmersos en el correr de la vida que a veces olvidamos lo importante. Como padres de esta generación se nos exigen tantas cosas que nos perdemos en detalles y se nos olvida que hay cosas mucho más trascendentes.

¿Qué realmente es importante darle a un niño?

Cada etapa tiene sus necesidades, es decir, la forma en que requerimos del cuidado y amor de los padres cambia año tras año.

Y cuando nos damos cuenta que ese niñito que hoy camina hace poco era un bebé de brazos, nos entristecemos al ver que paso muy veloz. No debemos olvidar que los años de la infancia marcarán toda nuestra vida así que no descuidemos estos momentos.

En la parte temprana de la niñez se forma la confianza, es por eso que los cuidados de los padres y las atenciones para cubrir las necesidades principales del niño son lo más importante, ya que esto le generará confianza al pequeño. Si durante esta fase los padres son poco cercanos y constantes se puede generar desconfianza y temor excesivo y una vez siendo adultos se convierten en personas con las que es difícil establecer contacto porque son desconfiados, vulnerables e indefensos.

Un par de años mas tarde, a los 2 o 3 años de edad, el niño aprende a ser autónomo e intenta trabajar en su autocontrol. Si los padres dificultan el desarrollo de estas áreas, por ejemplo resolviendo por ellos lo que el niño puede hacer por si solo sin dificultad, o por el contrario esperan que haga cosas que le serían imposibles, entonces se crea la sensación de vergüenza.

Dejarlo equivocarse, probar y asumir que hay cosas que resultan más complicadas y que en ocasiones se tiene que intentar una o más veces hará que el niño comience a tratar de encontrar nuevas alternativas en lugar de sentir que no tiene la capacidad para controlar al mundo y a sí mismo.

Si los padres no permitimos y ayudamos a desarrollar estás habilidades, llegados a la adultez, en vez de ser seguros de sí mismos, este tipo de personas sienten que los demás los analizan detalladamente y los tratan con desconfianza y/o desaprobación.

A la edad de 3 a 6 años el amor se demuestra incentivando la independencia, apoyando la iniciativa, la curiosidad y la creatividad. Si los padres no permiten que el niño actúe de manera autónoma en esta fase y responden con castigos desmesurados al comportamiento del pequeño, se desarrollará en él el sentimiento de culpa.

La vida adulta de una persona con este tipo de carencias se caracteriza por la falta de enfoque y resolución para trazarse metas reales y alcanzarlas.

Durante la edad escolar se desarrollan la diligencia y el amor al trabajo. Enseñarle al niño a confiar en sus capacidades y tratar de desarrollarlas le dará el deseo de seguir estudiando al ver que puede lograr buenos resultados a base de su trabajo y esfuerzo, y saberse seguro y productivo.

Se trata de lograr niños que crean en su capacidad no en escolares que solo esperan buenas calificaciones, niños deseosos de aprender no niños hacedores de resultados sin sentido.

Como vemos en ninguna etapa aparecen la necesidad de cosas materiales: el último juguete, el más moderno gadget, la ropa más costosa, no. A lo largo de la infancia lo que el niño necesita es atención, tiempo y cariño, que no cuestan nada económico pero si un compromiso enorme de tú tiempo y tú amor y créeme no hay nada mejor pagado que ver crecer a tu hijo seguro y feliz.

 

Pedagoga Alicia Rábago

Maestría en Orientación Familiar, Master en Psicología Infantil y en Inteligencia Emocional y Educación
@AliciaRabago
educalosparaquelosdemas@gmail.com

,

Quiénes son la mala influencia… ¿sus amigos o tu hijo? – Alicia Rábago

Pon atención en cómo puedes ir manejando la atmósfera de amistades en tus hijos.

,

¿Cómo me acerco a mis hijos?

aliciarabagoEn muchas ocasiones con el correr de la vida vamos viendo que conocemos cada día menos a nuestros hijos, van creciendo y al no necesitarnos tanto también nos vamos involucrando menos en sus actividades y gustos; perdemos un poco el hilo que nos tenía en un contacto permanente, por ejemplo, sabíamos que caricaturas veían porque muchas veces las vimos juntos, sabíamos perfectamente quién era su mejor amigo porque hablaba mucho sobre él o lo invitaba a casa, qué música le gustaba y qué tareas le habían dejando porque participábamos activamente, pero evidentemente con el paso de los años nos requieren menos y nosotros nos hacemos un lado, si queremos retomar esa relación que tanto nos gustaba con nuestros hijos, siempre hay forma de hacerlo.

Antes que nada debemos de analizar nuestro comportamiento, quizá no estamos respetando sus momentos y queremos que nos platique todo como lo hacía cuando era más pequeño, esto no será lo mismo pero puede haber una buena línea de comunicación, siempre que se acerque a platicar algo pon toda tú atención en el tema y pregunta, no siempre los hijos te cuentan cosas para que les des una respuesta o consejo, quizá solo quiere conversar contigo, analiza tus reacciones puede que el niño se acerque a contarte algo y de entrada tú actitud corporal le dice “estoy muy ocupado, ahora no”, o un gesto de tu cara le dice “no me interesa lo que dices”, esto le hace que se detenga en lo que estás contado, es importante que si se acerco a ti aprendas a escuchar no solo a oír, si no a escuchar su percepción puede ser muy diferente a la tuya y hablando puedes expresar lo que piensas o sientes de una forma que no se sienta ni cohibido ni agredido.

Algo que sucede en muchos hogares es que al haber 2 o más hijos se les quiere tratar igual y no es así, cada hijo siente, piensa y actúa diferente como cualquier ser humano que hay, aprender a conocerlos te dará un gran ventaja.

Si hay algo que continuamente tus hijos te reclaman, analiza un poco, por ejemplo: “es que cuando te enojas, gritas muy feo y no escuchas”, piensa si tienen razón siempre es buen momento de cambiar para mejorar, si no es así, habla con ellos y trata de entender su perspectiva y que entiendan la tuya. Hablando se entiende la gente.

Si te habías alejado un poco de su mundo porque ahora ya no ve esas caricaturas, y ve series que no te gustan para nada, o escucha música que te parece horrorosa, tendrás que involucrarte más, piensa que a veces lo haces por gente desconocida, por tú hijo también; quizá más adelante a él le llegue a gustar la música que tú escuchas, busca momentos que puedas compartir.

Y finalmente recuerda que atravesamos por etapas en la vida y recordarte atravesando por la que ahora atraviesa tu hijo quizá te ayuda abrir un poco más tu mente y estar más perceptivo a comprender y aprender con él.

 

Pedagoga Alicia Rábago

Maestría en Orientación Familiar, Master en Psicología Infantil y en Inteligencia Emocional y Educación
@AliciaRabago
educalosparaquelosdemas@gmail.com

,

Amistad: Divino tesoro o piedra en el camino

aliciarabagoSon de esos temas un poco complicados de tratar porque ¿a quién no le gusta tener y que sus hijos tengan amigos? Como seres sociales es importante que desde pequeños los niños aprendan a socializar.

Es más, el objetivo más importante de la etapa preescolar y de asistir al jardín de niños es socializar. Y entonces la pregunta siguiente es ¿y por que ahora hay que estar pendiente de la influencia de las amistades? Bueno, siempre hay que estar pendiente porque según con el grupo de pares que se empiece a juntar tu hijo podrás ver aprendizajes y comportamientos nuevos de él.

Primero pensemos que existen unos factores que hacen que se forme una amistad a cualquier edad:

  • Que haya proximidad y contacto frecuente para iniciarla
  • Que existan semejanzas y afinidades
  • Se busca complementariedad
  • Que se presenten intercambios satisfactorios

A hacer amistades sanas también se aprende y desde que somos pequeños puede existir muchas presión de parte de los amigos para hacer o tomar decisiones en las cuales no estamos muy de acuerdo y es ahí que como padres debemos de estar muy cercanos y ayudar a nuestros hijos a darse cuenta de cuando un amigo puede ser una buena influencia y cuando no.

A partir de los 7/8 años, los niños comienzan a buscar relaciones más de uno a uno. “Mi mejor amigo” es una frase que escucharás mucho en está etapa, ya un poco más adelante serán más capaces de manejar 2 o más amigos aunque sigan teniendo un mejor amigo. Lo importante es que como padres vayamos viendo que tipo de relación se establece, porque es verdad que encerrarse en un solo amigo y no abrir el círculo para conocer a más compañeros no es algo que a nadie le venga bien.

Los ejemplos positivos: son los compañeros que son buenos o leales, que influyen a que desarrolles habilidades o cualidades, son los que te dan motivos de inspiración y pueden influir en toma de decisiones.

Una influencia negativa: es la que te hace ver o hacer cosas que van en contra de tus valores y tus principios y no respeta tus puntos de vista, te sientes incómodo porque en ocasiones sin darte cuenta vas perdiendo hasta tu libertad, es aquel que te causa problemas.

Es necesario que nuestros hijos conozcan lo que es tener un amigo que nos hace crecer y aquel que no nos genera nada bueno, ya que llegando a los 12 años será una etapa en la que busquen a los amigos para compartir confidencias, aficiones, aprobaciones y si duda buscarán identificarse con alguien. Orientemos a nuestros hijos para que esa búsqueda sea lo más cercano de lo que queremos para ellos.

Qué podemos hacer:

  • Trate de conocer a los amigos que hacen, (invítelos a su casa a comer para poder ver sus comportamientos, hable con ellos y darles su espacio).
  • Si puede, conozca a los padres de los amigos de sus hijos.
  • Permítales compartir actividades en lugares seguros para desarrollar otras destrezas.
  • Con sus hijos propicie momentos y espacios en donde ellos puedan hablar de sus amigos, platicar sobre que tipo de relación tienen con ellos, sus hobbies, qué les gusta, qué les molesta para poder hablar de la amistad y de lo importante es no ceder a presiones que no desean.
  • Nunca sobra así que hable de entornos peligrosos y situaciones que se pueden presentar, pregúnteles como las enfrentarían y a como poder evitar verse involucrados en ellas.
  • Permita que sus hijos vean como se comporta usted con sus amigos con respeto y amabilidad, recuerde que el ejemplo arrastra.
  • Y también hable sobre sus amistades y situaciones que usted haya tenido que vivir para que ellos puedan entenderlo desde otra perspectiva

Se dice que los amigos son grandes tesoros pero yo me atrevería agregar “Los buenos amigos son grandes tesoros”. Hay que cuidarlos como a todo lo que se quiere.

 

Pedagoga Alicia Rábago

Maestría en Orientación Familiar, Master en Psicología Infantil y en Inteligencia Emocional y Educación
@AliciaRabago
educalosparaquelosdemas@gmail.com

,

Aprender a quererse – Autoestima

aliciarabago¿El problema es cuánto y cómo?

Este es un tema de gran relevancia y del cual se habla en todas etapas de la vida, no solo los padres se preocupan por mejorar la autoestima de sus hijos, si no todos nos interesa conocernos y sacar lo mejor que tenemos; lo que si es importante aclarar es que la autoestima se forma desde una edad muy temprana y en el entorno familiar y la relación que existe entre los miembros de la misma.

La palabra autoestima se divide en auto: persona en sí misma y estima: valoración, por lo tanto será ese sentimiento valorativo hacia nuestro ser, nuestra manera de percibirnos a nosotros mismos, de saber como somos, de conocer todos nuestros rasgos corporales, mentales y espirituales que conforman nuestra personalidad.

Los bebés van conociendo todo lo anterior a través de sus padres para poco a poco irse formando una percepción de cómo son.

En esta parte no debemos olvidar que tan importantes serán esas etiquetas o juicios de valor que hagamos sobre nuestro hijo, o las comparaciones que hacemos entre nuestros hijos.

Algunos elementos que se relacionan con la formación de la autoestima son:

  • La observación y la aceptación de cada persona hacia sí mismo.
  • Las creencias que cada uno de nosotros tenemos acerca de la imagen que los demás tienen de nosotros.
  • Poder aumentar la confianza en nuestras propias capacidades personales.

Es importante decir que la calidad de vida de cada persona está notablemente influenciada por la forma como cada persona se percibe y se valora así mismo, ya que esto tendrá mucho que ver en como se relaciona con su entorno.

Después de haber leído lo anterior podemos decir que los padres desempeñamos un papel fundamental en esta creación de la imagen que nuestros hijos tengan de ellos mismos. Somos capaces de impedir que nuestros hijos perciban una imagen negativa de si mismos y enseñarles a desarrollar un autoconcepto que le de una imagen realista de su persona para que se quiera y acepte como es con sus defectos y virtudes.

Una sana autoestima aumente las probabilidades de éxito social, académico y
su habilidades personales y sociales y su autoconcepto, es decir, la autoestima, determina su desarrollo afectivo, social e intelectual.

Para poder ayudar a nuestros hijos a desarrollar una buena autoestima, debemos empezar por saber ¿qué tal la tenemos nosotros? Recuerda que nuestros hijos serán un reflejo de lo que hay en nuestra casa.

 

Pedagoga Alicia Rábago

Maestría en Orientación Familiar, Master en Psicología Infantil y en Inteligencia Emocional y Educación
@AliciaRabago
educalosparaquelosdemas@gmail.com