,

¿Qué carajo significa tu trabajo?

La entrega anterior hablábamos de encontrar un sentido para la vida, ahora quisiera referirme a encontrar ese sentido en el trabajo. En la magnífica entrevista que le hacen a Simon Sinek acerca de los millennials, una de las cosas que se comenta es la constante búsqueda que tienen de significado en el trabajo, de sentir que forman parte de algo más grande.

Y es que todos independientemente que cuando le preguntemos a nuestros colaboradores ¿qué quieres de la empresa? Y contesten en coro – ¡Más Dinero! Y efectivamente primero habrá que resolver necesidades básicas y otorgar condiciones dignas, planes de compensación atractivos, prestaciones “superiores a la ley”, más una serie de beneficios como auto, caja y fondo de ahorro, viajes, y muchas más… pero al final la cuestión fundamental es ¿como obtener la lealtad, orgullo y pertenencia con nuestro personal?

Jack Welch, ex CEO de GE dice “hay que encontrar la forma de comprometer la mente y el corazón de nuestros colaboradores”, y sin embargo todos los esfuerzos están dirigidos a convencer a la mente, que somos una empresa líder, innovadora, con ese plan de prestaciones más atractivo que la competencia, bla, bla, bla… todos los mensajes llegan a la mente. ¿Y el corazón?

Ciertamente muy pocos invierten tiempo en enamorar al personal, y la única forma de enamorarlos y comprometer su corazón es usar su cultura, su historia, su filosofía como ese elemento que propicie tener ese lazo emocional.

Muchas empresas lo hacen, desde la historia de sus fundadores, basta platicar con alguien que trabaje en Bimbo para escuchar como hablan no solo con respeto sino con veneración de los miembros de la familia Servitje, o que tal FEMSA cuyo legado de la filosofía de vida de Don Eugenio Garza Sada lo deja plasmado en su “ideario Cuahutemoc” y se convierte hasta el día de hoy en fundamento de las relaciones con los colaboradores de este grupo.

No solo es su historia de la que se sientan orgullosos, o incluso de la vida y obra de sus fundadores; sino de esa cultura que se convierte en muchas cosas: desde una guía inspiracional, un marco de referencia de comportamientos, hasta una brújula de cuál es el sueño de la organización y hacia dónde va.

Hablando de sueños está la mejor empresa del mundo para venderlos, que es Disney, y que además es líder en estándares de calidad en el servicio y atención al cliente; y que basa precisamente su estrategia en venderle a Disney antes que a los niños o a los papás, a los colaboradores. Y cuando les vende la empresa, les hace creer en los sueños del fundador.

Walter tenía un sueño, como todos los que hemos creado una empresa. No hay ninguna empresa en el mundo que se haya creado sin un sueño. Y el sueño de la empresa fue que Walter soñó en “construir el lugar más feliz sobre la tierra”. Y en 1971 abre por primera vez y para siempre ese lugar en Anaheim en California.

Pero lo maravilloso de Disney es que hace que todos crean en el sueño que se convierte en la cultura corporativa o filosofía organizacional. Y es increíble y espectacular, sin duda la mejor que he escuchado y es “hacerte pasar el día más feliz de tu vida”. Cuando escuchas esa misión, quieres ser parte de ella, te inspira y motiva, al final te compromete.

Quisiera preguntarte si estás haciendo lo necesario para enamorar a tus colaboradores, y si estás usando a tu historia, la leyenda de los fundadores y todo lo que es la cultura como un elemento para que tus colaboradores vean en este sueño, un porqué y un para qué, y con esto encuentren también ese sentido del trabajo que hagan.

Tener sentido es un anhelo lo compartimos todas las generaciones, ¿cuál es el sueño de tu organización? Quieres ayuda en crear un proyecto de alineación a la cultura y que se convierta en la manera de enamorar a tus colaboradores… contáctame.


Arturo Villegas

Happiness developer
Speaker internacional
Especialista en aumentar la productividad organizacional a través de la felicidad
hola@arturovillegas.com.mx
www.arturovillegas.com.mx
Youtube: arturovillegasmx
+52 (55) 12 04 08 61 ext. 101



,

Dólares, botox y el verdadero sentido de la vida

En esta sociedad actual hemos alcanzado como jamás en la historia, un avance en muchos aspectos, derechos civiles, igualdad social, niveles de desarrollo, ciencia y tecnología, esperanza de vida saludable y más…, pero resulta que hay en las calles una gran mayoría de personas que viven frustradas y amargadas, insatisfechas con sus vidas, sus trabajos y relaciones.

Esta gente se encuentra más que nunca deprimida; más interconectada pero más aislada; buscando placeres que le den una recompensa inmediata, anteponiendo el gozo a una verdadera y profunda felicidad.

Podemos navegar como zombies viviendo un sin fin de días, todos iguales, luchando por sobrevivir sin tener un porque pararse de la cama, yendo a trabajar muchas veces a lugares que se odian, por un mal entendido sentido del deber; pero que finalmente sirve para subsistir. Aplica eso de que el fin justifica los medios y el trabajo se convierte simplemente en una herramienta para ganar dinero.

¿Será que estamos errando la fórmula? La sociedad actual se rige buscando afanosamente poder, dinero y belleza, como elementos de éxito, que finalmente nos de esa felicidad. Nuestra esperanza la tiene el que usemos un Rolex, o vistamos un conjunto de Prada, o tengamos los labios de Scarlett Johansson. Y si bien esos momentos se disfrutan, la felicidad se diluye rápidamente. ¿Y entonces?

Tal vez te hayas sentido alguna vez angustiado, pensando a donde va tu vida, y no hayas encontrado un sentido, ni obteniendo una trascendencia; andando un camino que no lleva a ningún lugar.

A todos nos llega ese momento de confrontación donde pareciera que la vida se ha gastado simplemente, y no ha valido la pena. Y entonces viene la infelicidad.

Muchas veces estos momentos valen la pena, para primero concientizarnos de la gran oportunidad que tenemos de estar vivos; de la experiencia increíble que es vivir a través de encontrar una misión. Cuando nos damos cuenta que la vida es única, inédita e irrepetible; y que tenemos el poder de dirigirla a donde nos conduzcan nuestros sueños, porque nosotros tenemos el volante, encontramos entonces ese sentido de vida.

Se tienen historias de grandes magnates que lograron resultados financieros increíbles durante la 1ª. parte de su vida, pero la describen como vacía y poco gratificante; mientras que la 2ª. parte de su vida la deciden dedicar a obras de caridad y filantrópicas. Una forma de encontrar valor a la vida es reconocer el impacto que tiene cuando somos capaces de dar a los demás un poco de nosotros.

Verse vinculado a objetivos más grandes que uno mismo, hace que la experiencia de involucrarse en un proyecto, sea motivante e incluso inspirador. Cuando las metas son auto concordantes (que tienen un significado e interés profundo para cada persona) se tiene una mayor probabilidad de que dichas metas se conviertan en fuentes de bienestar duradero.

Así no es solo tener metas y objetivos precisos, incluso tampoco el lograrlos el que nos de esa plenitud y felicidad. Al establecer metas, lo importante es el aprendizaje que se da en el camino a la meta, y no el éxito o fracaso de la misma. Mientras más significado tengan estas metas en un proyecto de vida personal, más plenitud se tendrán todos los días, y no necesariamente será una bolsa Loui Vuitton, un auto Ferrari, o una mascarilla facial de oro.

Gozar de cada paso en este andar por la vida, garantiza en gran medida que sea digna de disfrutarse. Cuando sabes a dónde vas, y este camino te motiva, inspira y tiene un significado, seguramente las cosas superfluas quedarán a un lado. Bien dicen que la felicidad no es la meta, es el camino…


Arturo Villegas

Happiness developer
Speaker internacional
Especialista en aumentar la productividad organizacional a través de la felicidad
hola@arturovillegas.com.mx
www.arturovillegas.com.mx
Youtube: arturovillegasmx
+52 (55) 12 04 08 61 ext. 101



,

¿Hacer ejercicio aumenta la felicidad?

Ciertamente estamos en una era donde el sedentarismo provocado por trabajos donde por horas estamos sentados, y de ahí viajar horas sentado en automóvil, para pasar fines de semana tan cansados que no dan ganas de hacer ejercicio.

Y todavía en las conferencias que imparto por toda América latina pregunto ¿porqué no haces ejercicio?, y casi en coro contestan… porque no tengo tiempo.

Y ciertamente ojalá fuera una razón, para que entonces gestionándote de forma más efectiva, encontraras el tiempo, pero lamentablemente es más un pretexto, y aún con más tiempo, no sería una solución.

Y el problema es que México es el 1er. Lugar mundial de obesidad infantil, y el 2º. Lugar en obesidad mórbida. De hecho hace poco la OMS (Organización Mundial de la Salud) declaro a la diabetes, como una pandemia en este país, enfermedad que es provocada precisamente por estos malos hábitos y estilo de vida no adecuado.

Ante esto, deberíamos de haber lanzado masivamente políticas, campañas, reglamentaciones… para educarnos en ¿cómo comer de forma balanceada? Y desde luego incentivar de mil formas que la gente haga ejercicio. Desafortunadamente todos los esfuerzos han sido tímidos, nada creativos y en vano.

Por cierto, estás campañas no son exclusivas del gobierno, los empresarios deberían estar coadyuvando para que todos nuestros colaboradores tengan un mínimo de cultura nutrimental, y una asesoría de cómo implementar un programa personalizado de cultura física. Esto no por buenos seres humanos, sino por ser una forma de elevar la productividad laboral.

Sin embargo, más valdría que todos hiciéramos algo más por tener actividad física, por muchos motivos. Ciertamente hoy se vive una cultura fitness donde es “cool” hacer algún ejercicio, estar en un gimnasio, y ya hay de muchos presupuestos y en todas las zonas. Pero si aun así fuera un asunto económico, hay muchas aplicaciones que descargas gratis que te llevan programas de acondicionamiento para hacer en tu recámara. Así que adiós pretextos.

Seguro tú te has lanzado a esta meta, pero en algún momento la has abandonado. Aquí se trata de un proceso de cambio de hábitos, que necesariamente tiene que tener constancia para que se logre. Dicen que, durante 21 días, pero más o menos, debes encontrar esa consistencia. Encuentra esa motivación a partir de tu salud, tu figura, tu humor, tu energía, tu creatividad, hasta tu desempeño sexual.

Y desde luego que, en todo proyecto de cambio, es complicado lograr eliminar el mal hábito y para ello te sugiero uno o más cómplices, que te acompañen en el logro del resultado, para que entre varios se motiven y se convierta en un grupo de apoyo.

Si adquieres este nuevo estilo de vida, no te sentirás más cansado, al contrario, estarás más activo y de buen humor, se incrementan los niveles de serotonina, la llamada hormona de la felicidad, además será una magnífica oportunidad de incrementar tu vida social, tener más amigos, y porque no hasta generar más negocio a partir de esas relaciones.

Incluso si decides practicar algún deporte, verás cómo además es una magnífica forma de reforzar valores como: disciplina, coraje, entrenamiento, pasión, esfuerzo, trabajo en equipo, liderazgo… que son elementos valiosos para llevarlos a la vida profesional y hasta la personal.

Ciertamente los viajes, el comer en la calle, el tener una oferta basta de comida “chatarra”, los viejos hábitos, pero siempre habrá una forma: Si te cuesta mucho levantarte temprano, acuéstate más tarde; si no tienes tiempo para ir al gym, hazlo en tu casa; si tienes mascota paséala todos los días; empieza a usar más bicicleta en vez de auto cuando puedas; usa las escaleras en vez de elevadores; deja tu auto en el lugar más lejano del estacionamiento donde vas… pero sobre todo, disfruta de tus pequeños avances que vas logrando.

Pero al final, el mayor cambio que verás es que estarás más activo, más energético, con más ganas. Si cambias tu actitud, cambias tu realidad, y tu sentido del humor, así como tu alegría serán tu huella distintiva. Definitivamente no es solo por salud, o por vanidad; sino porque te hará sencillamente más feliz.


Arturo Villegas

Happiness developer
Speaker internacional
Especialista en aumentar la productividad organizacional a través de la felicidad
hola@arturovillegas.com.mx
www.arturovillegas.com.mx
Youtube: arturovillegasmx
+52 (55) 12 04 08 61 ext. 101



,

¿Cómo retener a los millennials en la empresa?

Adelanto que no es a “punta de billetazos”. Y es que esta pregunta es una constante en las áreas de Recursos humanos en las organizaciones. En algunas de ellas sus índices de rotación son escandalosos y, simplemente, por ahí se fugan muchos miles y millones de pesos. Por eso es “urgente” encontrar la respuesta a esa pregunta.

Hasta el día de hoy se trata de compensar esta “lealtad” a cambio de ofrecer un plan de beneficios que puede incluir sueldos atractivos, comisiones y bonos, vacaciones y aguinaldos por arriba de ley, auto de la empresa, vales de despensa, caja y fondo de ahorro, computadora, oficina, tarjetas corporativas y varias prestaciones más que, ciertamente, son atractivas pero no suficientes.

Es que cualquier cosa que represente un beneficio económico, o sea dinero, tiene un grave problema: nunca será suficiente. Y así pasamos de firmar un contrato que nos da muchas cosas pero, al cabo de algunos meses, la magia desaparece, la emoción disminuye y ya no es suficiente.

Por el lado de la empresa, con estos beneficios se pretende comprar el compromiso, lealtad y orgullo por la empresa. Lamentablemente terminan por darse cuenta que, por más dinero, beneficios y prestaciones, lo que se tiene no es una relación laboral sino una transacción laboral.

Entonces, ¿qué hacer? Bueno, ciertamente el problema de la fuga de talento de la organización es un asunto serio y toma relevancia hoy día con estas nuevas generaciones de chavos recién egresados que se les llama “millenials”, que son muy impacientes, y no crean lazos duraderos con las empresas (el promedio de permanencia en las organizaciones se dice que es de alrededor de 2 años), lo que además complica la situación de las empresas.

Bueno, hoy se necesitan liderazgos cercanos, no paternalistas pero si empáticos. Esos líderes autocráticos ya quedaron obsoletos y en el siglo pasado. Hoy se necesitan líderes que sobre todo escuchen, entiendan y comprendan a su personal. Si hay departamentos con alta rotación, sin ver ni preguntar, cuestiono el liderazgo de la persona que dirige esa área.

Otro asunto tiene que ver con flexibilidad y confianza. Son 2 valores supremos que esta nueva generación requiere. No podemos tener gente joven lejos de su celular y de sus redes sociales. Simplemente estos chicos necesitan esos vínculos digitales y la empresa así lo debe de entender. Claro esto sin demeritar la calidad de trabajo o servicio así como el resultado final que debe cubrir los requisitos y necesidades.

La flexibilidad llega hasta una cuestión de que “ya no les gusta estar en una oficina” y en una administración por resultados ya no toleran estar simplemente haciendo “horas nalga” en la oficina sin hacer nada. Hoy se puede habilitar estrategias de “home office” para trabajar desde su casa, o incluso de cero horarios, no hay llegadas ni salidas, solo cumplimiento de metas.

Y así se tiene que revolucionar la empresa, las reglas estrictas, la burocracia, los liderazgos insensibles, la nula oportunidad de crecimiento, los retos incluso que sean más presentes y claros. Para poder retener a una persona necesitamos no solo darle sino también retarlas y esa es una parte importante en la vida de los “millenials”, que sientan que su organización les pone metas, proyectos, retos, que sacarán lo mejor de ellos.

Y finalmente para ellos es importante que su empresa tenga una razón, un porqué, un para qué… para que entonces ellos reconozcan un sentido, y esto normalmente tiene que ver con causas, con visiones, con sueños. Hay que vender este sueño a nuestros colaboradores y entonces si, saber que contamos con su lealtad, y con su compromiso.


Arturo Villegas

Happiness developer
Speaker internacional
Especialista en aumentar la productividad organizacional a través de la felicidad
hola@arturovillegas.com.mx
www.arturovillegas.com.mx
Youtube: arturovillegasmx
+52 (55) 12 04 08 61 ext. 101



,

Las claves ocultas de la felicidad

Ciertamente las librerías hoy están llenas de temas que dan recetas, acerca de todo tipo de temas: Las claves del éxito de Toyota, 8 claves para empezar tu negocio desde cero, los 33 secretos del poder, los 7 hábitos de la gente altamente efectiva, libertad financiera en dos pasos, y muchos más… Mercadológicamente son titulares poderosos, porque la gente siempre busca respuestas aunque no siempre sea tan fácil.

Y en el tema de la felicidad, puede haber una gran cantidad de propuestas, sin embargo siempre serán versiones parciales, ya que la felicidad es una medida personal, y el camino que cada uno elige es tan particular que dar una receta es casi una locura. Sin embargo, hay material que vale la pena recuperar porque son al final tips y sugerencias para que cada uno encuentre su propia versión de ser feliz.

Recientemente encontré un archivo que hizo el actor Richard Gere, que todos recordamos por papeles como en Mujer Bonita, al lado de Julia Roberts, y como sabes este actor y activista, además es Budista y discípulo del Dalai Lama. Ha desarrollado una serie de pensamientos que comparto contigo.

1) Despiértate con una sonrisa.
Dicen que cuando estés contento sonrías y estés triste sonríe. Cambiarán radicalmente las cosas. Y que mejor empezar el día con una sonrisa, y dedicarle varias a los demás. Ya no estamos acostumbrados a que nos sonrían, hasta lo vemos con ojos de extrañeza ¿qué le pasa a esa persona? ¿Está loca o qué? Pero quién lo hace puede hacerte el día.

2) Olvida la edad cronológica, es solo un número.
Ciertamente hay muchas presiones sociales en torno a la edad. Expectativas que ni siquiera tienen que ver contigo las cargas, “cuando te casas” para no quedarse solterona; o que tal “ya llegue a los treintas” y no soy millonario; o llegar a los cuarentas y ver algunas canas o arrugas. Bien dice la canción “no le quites años a tu vida, póngale vida a los años”.

3) Aprende a ver en cada bache, una lección por aprender.
Ciertamente la vida no es solo arcoíris, dicen que para apreciar las estrellas debe estar oscuro. La vida no es justa, a veces es cruel, pero lo cierto es que si no hubiera tropiezos en la vida, ¿cómo creceríamos?, ¿cómo conoceríamos nuestras capacidades y potencialidades?, ¿cómo estaríamos motivados para querer más? Así que lo mejor es ver un fracaso sin sentirse un fracasado, y aprender para que no vuelva a suceder.

4) Procura estar al lado de las personas a las que amas.
Ciertamente este mundo totalmente material y consumista hace que el éxito lo basemos en lo que tenemos material, pero muchas veces cuando lo obtenemos, nos damos cuenta lo triste que es no poder disfrutarlo con las personas que amamos, porque las dejaste de ver. Lo mejor de la vida siempre pasa al lado de tus seres queridos, dales esa prioridad.

5) No contamines tu cuerpo.
Un llamado a recuperar buenos hábitos alimenticios en este mundo de “fast food”, de inmediatez, de come lo que sea, de comeré cuando pueda. Y hay una gran conciencia por alimentos orgánicos, por recuperar el consumo de frutas y verduras, disminuir la ingesta de refrescos y alimentos industrializados. De tomar más agua, de tener un respeto por tu cuerpo dándole lo que necesita, a la hora y en la cantidad adecuada.

6) Haz todos los días algo diferente.
Ciertamente en la vida, y más en las relaciones de pareja, puede llegar la rutina, la monotonía, el hartazgo, y para evitarlo siempre será bueno darle sorpresa, innovación, variedad. Romper paradigmas y darle a las relaciones una refrescante carga de diversión, humor. Desde rutinas de que comer, por donde irse al trabajo, hasta la vida sexual, y los lugares para trabajar.

7) Se agradecido.
En este espacio me he referido anteriormente a lo maravilloso que es aplicar el agradecimiento en nuestras vidas, es una herramienta que nos ayuda a valorar no solo lo maravilloso que nos pasa en la vida, sino todos esos pequeños momentos que pasan todos los días que hacen que la felicidad sea verdaderamente no la meta sino el camino.

Al final, hay muchos consejos y tips, pero ¿cuál es el efectivo? Y la única respuesta y el gran secreto de la felicidad es que no hay recetas. Prueba el que creas que te funciona, y sino te funciona, pues tan cierto como decía Anita la huerfanita “mañana saldrá el sol”, es que tendrás una nueva oportunidad para ser más feliz.


Arturo Villegas

Happiness developer
Speaker internacional
Especialista en aumentar la productividad organizacional a través de la felicidad
hola@arturovillegas.com.mx
www.arturovillegas.com.mx
Youtube: arturovillegasmx
+52 (55) 12 04 08 61 ext. 101



,

Cómo crear una gerencia de felicidad

Muchas de las empresas TOP-100 Fortune están habilitando esta nueva posición CHO (Chief Happiness Officer) por alguna buena razón. Ya dejo de ser una moda y hoy es una tendencia en el mundo corporativo, y aquí te explico por qué.

Las áreas de Recursos Humanos que están quedando obsoletas (siguen manejando como del siglo pasado), son departamentos meramente operativos, donde se maquila la nómina, y se contrata y despide el personal. Muchos de estos procesos se están subcontratando (outsourcing) y RRHH se vuelve un área no estratégica y prescindible.

Una nueva visión es que el área de factor humano toma un rol estratégico, donde un valor fundamental será capturar el mejor talento para la organización, motivarlo y retenerlo; además de explotar todo su potencial al máximo, para entregar alto valor a la organización.

Aquí es donde el concepto del bienestar, la plenitud, el equilibrio de nuestros colaboradores surge, conceptos modernos y novedosos que hoy toman fuerza.

La teoría es muy simple, un colaborador que disfrute, ame y se divierta en su trabajo, tendrá un alto rendimiento, creará un mejor clima laboral, generará mejores sinergias con sus compañeros, incluso se ejercerán mejores liderazgos, y una serie de resultados que optimizan finalmente la rentabilidad del negocio.

Pero implantar un proyecto de “felicidad” en el trabajo es mucho más que tener una visión socialmente responsable, o un proyecto que busca motivar al trabajador, o un programa de “engagement” para retener el talento contratado.

Y es que hay muchos estudios científicos que se han venido desarrollando donde establece que un colaborador feliz es un mejor colaborador. Así mismo una
“empresa exitosa”, debe estar necesariamente conformada de “personas exitosas”, y se ha identificado que el ser humano encuentra el éxito no con dinero, poder o belleza (cánones de esta época). El verdadero éxito se tiene cuando se es “Feliz”. Bien lo dice Albert Schweitzer “El éxito no es la clave de la felicidad. La felicidad es la clave del éxito”.

Ciertamente se requiere líderes que entiendan y arropen estas iniciativas… y no piensen “estamos muy ocupados para eso, ahora estamos trabajando, ya habrá oportunidad”.

El 1er. Paso es que haya un real compromiso de apoyo de la alta dirección. Si el líder y toda la alta dirección no se comprometen con apoyar con tiempo, presupuesto y prioridad un proyecto de felicidad organizacional, quedará en un mero intento que hasta será contraproducente. Hay que tener la voluntad y compromiso de implantarlo.

Un 2º. Paso es incorporar la felicidad a la cultura organizacional. Desde la cultura es que se gestan los cambios perdurables en el tiempo, así que el CHO (Chief Happiness Officer) deberá de utilizar como medio el colocar la felicidad como un valor corporativo, insertarlo no solo en procesos, normas, estándares, prácticas, sino que sea parte de la cultura y diseminarla en todos los niveles.

Pero de nuevo insistir, este no es un proyecto para obligar a los trabajadores a sonreír todo el tiempo, o de los jefes de tolerar comportamientos excesivos, o de crear un clima de relajo y libertinaje.

Hoy empresas de clase mundial (Zappos, Disney, Virgin, Southwest Airlines, Google) entienden perfectamente la necesidad de implantar estas estrategias de crear un clima organizacional óptimo y la empresa sea facilitadora de iniciativas para que cada persona se reconozca como plena, satisfecha, realizada… en una palabra feliz.

Este es un resumen de un mini libro que acabo de lanzar que se llama “Chief Happiness Officer – Cómo crear una gerencia de la felicidad”, te invito a que te pongas en contacto conmigo regalarte una copia, a mi mail: hola@arturovillegas.com.mx

Éxito en tu labor de hacer rentable tu empresa a través de crear equipos altamente productivos a partir de crear un clima organizacional feliz.


Arturo Villegas

Happiness developer
Speaker internacional
Especialista en aumentar la productividad organizacional a través de la felicidad
hola@arturovillegas.com.mx
www.arturovillegas.com.mx
Youtube: arturovillegasmx
+52 (55) 12 04 08 61 ext. 101



,

La nueva chamba del gobierno: tener ciudadanos felices

Resulta por demás curioso índices y rankings que emiten cada año agencias gubernamentales, organizaciones privadas e instituciones educativas, que tratan de medir ¿qué países son los más felices del mundo?

Esto podría traer suposiciones como que los más felices son los más desarrollados, y entonces siempre ganarían las súper potencias como Estados Unidos, Alemania, Inglaterra… pero no es cierto esto, e incluso hay estudios muy serios que inician después de la II guerra mundial, donde se ve que el ingreso bruto del norteamericano ha crecido casi n veces, pero su felicidad ha permanecido estancada.

Y es que las metodologías que intentan medir este intangible, varía entre todos los entes que la evalúan como la entienden. Recientemente la misma ONU (Organización de las Naciones Unidas) a través de su programa de desarrollo, emitió su índice anual (que hace desde el 2012) donde los ganadores vuelven a ser los países nórdicos. Este año le toca liderar a Noruega, dejando atrás al gran campeón Dinamarca.

Y aunque la lista también consistentemente la terminan países africanos (Burundi, Tanzania y República Centroafricana). Esto seguramente por las variables que mide que son: el PIB (Producto Interno Bruto), ayudas sociales, esperanza de vida, libertad, generosidad, falta de corrupción.

No es el único intento, el Happy planet index, para el orgullo latinoamericano ubica con lugares mucho más altos a países como Costa Rica quién lideró la lista, o hasta Panamá o el mismo México, dado que sus indicadores fueron más orientados a la expectativa de la calidad de vida, la percepción subjetiva de la felicidad, y la huella ecológica; vemos que cambia radicalmente.

Así permanece este debate muchas veces “absurdo” y hasta morboso, de analizar sobre metodologías para medir felicidad, pero muchas amarradas a la tiranía de desarrollo y bienestar del PIB, que no deja de ser un promedio que “oculta” la gran desigualdad que hay nuestros países latinos; el cuál mide parámetros de índole económico y de producción, más que evaluar relaciones sociales, vacaciones, tiempo libre, ambiente político, equidad de género o seguridad.

De hecho, el reino de Bután fue el gran reformador al acuñar un índice que sustituye al PIB, por el INF (Índice Nacional de la Felicidad), como eje rector de la política nacional, que incluye un sano balance entre: sus raíces y la modernidad; su espiritualidad y su vida; la naturaleza y la ecología; y otros factores que han revolucionado las políticas públicas obsesionadas por indicadores como salud, educación y empleo… cuando hay algo supremo y por encima de todo esto.

Así ¿será que los gobernantes, los candidatos y sus planes y programas de gobierno deben voltear a ver estos nuevos factores como la nueva forma de conquistar un voto, y de construir su plataforma en las políticas públicas?

Baste decir que en la constitución política de nuestro país, no está mencionado en ningún lugar la palabra felicidad; mientras que en la de Estados Unidos establece ciertos derechos “inalienables” como la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad. Simón Bolivar mencionó “El sistema de gobierno perfecto es aquél que produce mayor suma de felicidad posible”, y el 81% de la población del Reino Unido está de acuerdo que la máxima prioridad de su gobierno debe ser proveerles de felicidad.

Con esto diría yo que es básico que la administración pública, los programas de gobierno, y las promesas de campaña se empiecen a manejar enfocadas a darnos a los ciudadanos menos grilla, tranzas, rollo y corrupción, y más bienestar, plenitud, realización y por ende más felicidad.


Arturo Villegas

Happiness developer
Speaker internacional
Especialista en aumentar la productividad organizacional a través de la felicidad
hola@arturovillegas.com.mx
www.arturovillegas.com.mx
Youtube: arturovillegasmx
+52 (55) 12 04 08 61 ext. 101



,

Las zonas azules o ¿cómo hacerle para vivir más de 100 años?

¿Qué tienen en común las siguientes ciudades entre sí? Okinawa en Japón, Loma Linda en California, Cerdeña en Italia, Ikaria en Grecia y Nicoya en Costa Rica.

Pues resulta que Dan Beuttner, periodista de National Geographic, ubicó las ciudades que tenían en promedio la tasa más alta de longevidad (mayores de 100 años), se dedicó a estudiarlas a fondo y las nombro “Las Zonas Azules”.

Ciertamente se sacan conclusiones muy interesantes de ¿qué características tienen esos lugares tan distantes entre sí? ¿Será genético el factor que hace que vivan más? ¿Cuál es el factor que los une para que tengan ese promedio de vida en general en su población? ¿Qué hacen que prolongan su vida y no solo la hacen añeja sino con una calidad de vida envidiable?

Y no solo era ubicar que lugares tenían más “centenarios” sino que además estas personas no hubieran desarrollado enfermedades como cardiopatías, obesidad, cáncer o diabetes. ¿Será que esta investigación ubicará el secreto de “la fuente de la eterna juventud” y al fin tendremos las mascarillas adecuadas para no tener arrugas y las cápsulas para evitar la vejez?

Pero los cuestionamientos que desata son más que educativos. ¿Se trata de vivir más o vivir mejor? ¿Se trata de juzgar la cantidad de años en vez de la calidad? Finalmente, como dice la canción “No le quite años a la vida, póngale vida a los años”.

Y si, se descubrieron factores que diferencian a estas zonas.

1. Elegir alimentos frescos y llevar una dieta basada en verduras y frutas (que es naturalmente baja en grasa y azúcares). No es volverse vegetariano pero si minimizar el consumo de carne roja.

En Cerdeña e Ikaria se consume 6 veces más granos que en la dieta típica estadounidense; se come mucho pescado y poca carne roja, dos tazas de café al día y bastante aceite de oliva.

2. Y en este tipo de dieta mediterránea un actor protagónico es el vino. Una a dos copas al día en compañía de amigos, una rica plática y muchas risas.

3. También se come hasta que se está saciado, no hasta que se está lleno o repleto. Comer hasta que el estómago este 80% lleno. Así el sueño y la flojera no invadirá tu cuerpo, por lo que habrá que poner esta recomendación en práctica.

4. Practicar técnicas de manejo del estrés (incluyendo yoga, oración o meditación). Siempre tener un momento para relajarse, nada es tan urgente, nada es tan importante.

5. Realizar ejercicio moderado (como caminar). En estas ciudades el moverse ya sea en bicicleta o caminar, ayuda más que programas de deporte de alto rendimiento o gimnasios, la idea es simplemente no te quedes quieto.

6. Tener un sentido de vida. Una de las ciudades Okinawa, las personas tienen una palabra “Ikigai” (La razón por la que te despiertas cada mañana). En la psicología positiva es un elemento fundamental el tener sentido y propósito en la vida, precisamente esa razón para levantarte.

7. Fe y espiritualidad son base de la cultura y vida de estos habitantes. Trascendencia y legado, generan empatía con un grupo que comparte esta creencia y generan emociones y sentimientos positivos, que conllevan hacia una paz y por ende una vida feliz.

8. El centro de estas comunas es la familia. Son interrelaciones poderosas que dotan de seguridad, de protección, de pertenencia… no solo la familia nuclear sino incluso la comunidad, en donde hay valores como el compartir, el desprendimiento, el cuidado, apoyo y soporte. Tener una pareja en la vida, invertir tiempo y espacio con hijos, cuidar y venerar a los adultos mayores, son factores que coincidieron.

9. Ten una tribu que te acompañe. La población de Okinawa crea moais, que son grupos de cinco amigos que se comprometen entre sí de por vida. Las investigaciones demuestran que el tabaquismo, la obesidad, la felicidad y hasta la soledad son contagiosos. Anda con lobos y aprenderás a aullar.

Así el reto es ¿cómo crear zonas azules en otros lugares?

Empezando por crear esos entornos propicios para la interacción familiar y el acompañamiento social, para de ahí tener prácticas saludables en la alimentación y el movimiento. Pero realmente funcionará.

Como dijo un habitante de Ikaria al preguntarle por qué creía que la gente de ahí vivía tanto: “Es que se nos olvida morir” y se encogió de hombros. Así que olvídate un poco de morir para que tengas tiempo para vivir.


Arturo Villegas

Happiness developer
Speaker internacional
Especialista en aumentar la productividad organizacional a través de la felicidad
hola@arturovillegas.com.mx
www.arturovillegas.com.mx
Youtube: arturovillegasmx
+52 (55) 12 04 08 61 ext. 101



,

Las cinco cosas de las que te arrepientes antes de morir

Se dice que estas conclusiones las tomaron de una enfermera que daba cuidados a enfermos terminales. En sus pláticas y en compartir momentos con ellos, al enfrentar la gente a la muerte de forma inminente, venía a ellos la reflexión y desafortunadamente el arrepentimiento.

En esos momentos, comenta esta persona, siempre surgían estos comentarios que vale la pena trasladarlos a nuestra propia realidad.

1. Ojalá hubiera tenido el coraje de vivir mis propios sueños.

Debe ser muy frustrante llegar a una etapa de la vida madura y voltear a ver hacia atrás para ver que todos los sueños, anhelos, ilusiones, fantasías que se tenían y no se lograron pero solo porque nunca se intentaron complaciendo a otros.

La vida es demasiado preciosa para perder el tiempo cediendo el control a otras personas, llámalos como quieras: padres, mentores, tutores, maestros. No es justo que por cumplir expectativas, tradiciones o imposiciones familiares, culturales o sociales, no cumplas tus sueños y por ende nunca seas feliz.

2. Desearía no haber trabajado tan duro.

A veces vamos como “potros desbocados” tras el éxito financiero, buscamos el status social y el poder en nuestro trabajo. Y muchas veces se alcanza solo para ver que nos costó (porque todo en la vida tiene un precio a pagar) que, fue muchas veces, tiempo.

Tiempo con nuestra familia, con nuestros seres queridos, con nuestros hijos. Muchas veces nos perdimos de momentos especiales (cumpleaños, bodas, graduaciones) que jamás regresarán a cambio de una casa, de una marca de ropa, incluso de una escuela muy prestigiada. La pregunta es ¿valió la pena?

3. Ojalá hubiera sido capaz de expresar mis sentimientos

Cuando, por alguna vergüenza o miedo estúpido, no somos capaces de expresar nuestros sentimientos y dejamos que la vida pase, muchas veces nos convertimos en gente frustrada y amargada. Nosotros mismos nos hicimos el “Harakiri” al ser nuestros verdugos, y no hablar, confesar, dar el paso. Muchas veces no dijimos “perdón”, “te amo”, “no te vayas”, “te extraño”…

Puede que al final la persona no hubiera reaccionado como hubiéramos querido pero lo mejor de la vida es no quedarse con el “hubiera” y estar en paz que hicimos lo que teníamos que hacer, dijimos lo que hacia falta decir y no quedo en nosotros.

4. Ojalá hubiera mantenido contacto con mis amigos.

La rutina, las ocupaciones, el trabajo, los hijos… tantas cosas que hacer y tantas excusas que usar para no tener el contacto con esos seres que escogimos para ser nuestra familia adoptiva. Los abandonamos pensando que siempre estarían allí y, efectivamente ahí estaban, pero un amigo es como una plantita que hay que regar eventualmente para que no se marchite. Algunas veces esas plantas se mueren, no por falta de cuidado, sino por falta de amor.

Al morir, más que cosas o pertenencias, solo quedará lo que hayas sembrado en la vida y eso es las personas que hayas amado y te hayan amado así como las experiencias que hayas pasado juntos. Las relaciones son el fruto del amor en la vida y serás tan rico o no por la calidad de esas relaciones.

5. Me gustaría haber sido más feliz.

Bueno creo que aquí se resumen las anteriores. Tus decisiones, tus egoísmos y tus miedos son las causas que hacen que al final te confieses como una persona que no fue feliz, cuando algunos creemos que esa es la primera y única obligación al venir a una vida que se va a acabar. En tu lecho de muerte, confesar que algo te falto hacer porque no lo intentaste, confesar que no amaste lo suficiente a quienes te amaron, confesar que te falto luchar más por tus sueños.

Al final todo eso hace que no seas feliz y como solo tenemos una vida (bueno al menos eso creo) es importante aprovechar el tiempo, además que no sabemos cuando nos vamos.

Te invito a que vivas sin arrepentimientos y que siempre seas muy feliz. Cómo dice la frase “Solo hay una vida pero si la vives bien, con esa alcanza”.


Arturo Villegas

Happiness developer
Speaker internacional
Especialista en aumentar la productividad organizacional a través de la felicidad
hola@arturovillegas.com.mx
www.arturovillegas.com.mx
Youtube: arturovillegasmx
+52 (55) 12 04 08 61 ext. 101



,

El sexo me vuelve loco (¿y feliz?)

Hay diversas encuestas en todo el mundo acerca del desempeño y calidad de la vida sexual, con la complejidad que, por la naturaleza del tema, las respuestas puedan no ser tan honestas o abiertas, por cuestiones de vergüenza, inseguridad, autocensura, preceptos religiosos o morales…

Muchos estudios llegan a una obvia conclusión: hay una correlación directa entre la sana y plena vida sexual, y la felicidad del individuo y de la pareja.

Ciertamente a veces nos obsesiona más que la calidad, la cantidad pero no siempre la frecuencia y la satisfacción están ligadas.

Con el paso del tiempo, la vida sexual puede caer en monotonía, aburrimiento y tedio por lo que las parejas que se dicen con una vida plena sexual son aquellas que tienen variedad, fantasía y creatividad en la cama (masajes, música, aromas, juguetes, disfraces, jugar roles y personajes) y muchas formas más de refrescar la relación.

La comunicación es vital para la satisfacción, el poder expresar con confianza deseos y necesidades sin que la otra persona se sienta atacada o limitada también ayuda enormemente. La forma más fácil de satisfacer a tu pareja es preguntar qué le gusta y qué no le gusta.

Esta comunicación es vital ya que la satisfacción no necesariamente viene de la frecuencia. De hecho, se realizó un estudio con un grupo que decía tener una vida sexual satisfactoria y se les pidió que durante 3 meses doblaran la frecuencia de encuentros en la cama. Los resultados fueron que disminuyó el gozo y la felicidad sexual y además este estudio no reportó mejora en la calidad de la relación marital.

Obviamente esta información debe filtrarse en función de edades, zonas geográficas, niveles socioeconómicos, etc. Por ejemplo, la encuesta de personas que dice tener poca frecuencia de encuentros sexuales (10% de la muestra) se dice altamente satisfecho en esa calidad de vida sexual. En México en promedio las encuestas dicen que al mes tienen 7 encuentros sexuales, aunque disminuye notoriamente después de los 50 años hasta 3.6 al mes.

Otro dato interesante es que, pese a lo que se dice, los casados tienen más actividad sexual que los solteros (8.2 vs. 5.1 encuentros sexuales por mes) y hablando de la relación sexual ideal, Consulta Mitofsky hizo este estudio donde, para el mexicano, la relación sexual debería ser con música (55%), con vino (62%), con luz (62%) y con su actual pareja (76%), aunque precisamente destaca que para el 15% la relación ideal sería con una pareja distinta a la actual.

Sin embargo, cruzando información de varios estudios se concluye que las parejas que tienen más sexo son las que reportan además mejores niveles de calidad en la relación marital. La duda que queda es si la buena relación marital es lo que hace tener una calidad de vida sexual o es al revés, la calidad de vida sexual apoya a la buena relación marital.

Sea una u otra, todos deseamos tener una calidad de vida sexual plena (por no decir ser un tigre en la cama) y, para ello, curiosamente hay que hacer trabajo fuera del cuarto. Algunos tips útiles son:

  • Crea interacciones positivas con tu pareja (contacto físico – abrazos, decir “te amo”, dar cumplidos, festejar logros del otro, etc.)
  • Crea un clima propicio (descansado, sin estrés, con tiempo, velas, aromas, etc.)
  • Haz sentir bien a tu pareja (encuentra el placer de dar placer al otro)
  • Llena tu vida de cosas positivas (amigos, hobbies, deporte, arte, mascotas, etc.)

En México, el 76% de la gente se reportó como feliz con su vida sexual así que siempre será un área de oportunidad y un elemento que pueda coadyuvar a la plenitud, realización y bienestar de la vida en general. Y. por si las dudas hoy u otro día, aunque no sea viernes, pon velas, música, vino y que pase lo que tenga que pasar…


Arturo Villegas

Happiness developer
Speaker internacional
Especialista en aumentar la productividad organizacional a través de la felicidad
hola@arturovillegas.com.mx
www.arturovillegas.com.mx
Youtube: arturovillegasmx
+52 (55) 12 04 08 61 ext. 101