,

Las zonas azules o ¿cómo hacerle para vivir más de 100 años?

¿Qué tienen en común las siguientes ciudades entre sí? Okinawa en Japón, Loma Linda en California, Cerdeña en Italia, Ikaria en Grecia y Nicoya en Costa Rica.

Pues resulta que Dan Beuttner, periodista de National Geographic, ubicó las ciudades que tenían en promedio la tasa más alta de longevidad (mayores de 100 años), se dedicó a estudiarlas a fondo y las nombro “Las Zonas Azules”.

Ciertamente se sacan conclusiones muy interesantes de ¿qué características tienen esos lugares tan distantes entre sí? ¿Será genético el factor que hace que vivan más? ¿Cuál es el factor que los une para que tengan ese promedio de vida en general en su población? ¿Qué hacen que prolongan su vida y no solo la hacen añeja sino con una calidad de vida envidiable?

Y no solo era ubicar que lugares tenían más “centenarios” sino que además estas personas no hubieran desarrollado enfermedades como cardiopatías, obesidad, cáncer o diabetes. ¿Será que esta investigación ubicará el secreto de “la fuente de la eterna juventud” y al fin tendremos las mascarillas adecuadas para no tener arrugas y las cápsulas para evitar la vejez?

Pero los cuestionamientos que desata son más que educativos. ¿Se trata de vivir más o vivir mejor? ¿Se trata de juzgar la cantidad de años en vez de la calidad? Finalmente, como dice la canción “No le quite años a la vida, póngale vida a los años”.

Y si, se descubrieron factores que diferencian a estas zonas.

1. Elegir alimentos frescos y llevar una dieta basada en verduras y frutas (que es naturalmente baja en grasa y azúcares). No es volverse vegetariano pero si minimizar el consumo de carne roja.

En Cerdeña e Ikaria se consume 6 veces más granos que en la dieta típica estadounidense; se come mucho pescado y poca carne roja, dos tazas de café al día y bastante aceite de oliva.

2. Y en este tipo de dieta mediterránea un actor protagónico es el vino. Una a dos copas al día en compañía de amigos, una rica plática y muchas risas.

3. También se come hasta que se está saciado, no hasta que se está lleno o repleto. Comer hasta que el estómago este 80% lleno. Así el sueño y la flojera no invadirá tu cuerpo, por lo que habrá que poner esta recomendación en práctica.

4. Practicar técnicas de manejo del estrés (incluyendo yoga, oración o meditación). Siempre tener un momento para relajarse, nada es tan urgente, nada es tan importante.

5. Realizar ejercicio moderado (como caminar). En estas ciudades el moverse ya sea en bicicleta o caminar, ayuda más que programas de deporte de alto rendimiento o gimnasios, la idea es simplemente no te quedes quieto.

6. Tener un sentido de vida. Una de las ciudades Okinawa, las personas tienen una palabra “Ikigai” (La razón por la que te despiertas cada mañana). En la psicología positiva es un elemento fundamental el tener sentido y propósito en la vida, precisamente esa razón para levantarte.

7. Fe y espiritualidad son base de la cultura y vida de estos habitantes. Trascendencia y legado, generan empatía con un grupo que comparte esta creencia y generan emociones y sentimientos positivos, que conllevan hacia una paz y por ende una vida feliz.

8. El centro de estas comunas es la familia. Son interrelaciones poderosas que dotan de seguridad, de protección, de pertenencia… no solo la familia nuclear sino incluso la comunidad, en donde hay valores como el compartir, el desprendimiento, el cuidado, apoyo y soporte. Tener una pareja en la vida, invertir tiempo y espacio con hijos, cuidar y venerar a los adultos mayores, son factores que coincidieron.

9. Ten una tribu que te acompañe. La población de Okinawa crea moais, que son grupos de cinco amigos que se comprometen entre sí de por vida. Las investigaciones demuestran que el tabaquismo, la obesidad, la felicidad y hasta la soledad son contagiosos. Anda con lobos y aprenderás a aullar.

Así el reto es ¿cómo crear zonas azules en otros lugares?

Empezando por crear esos entornos propicios para la interacción familiar y el acompañamiento social, para de ahí tener prácticas saludables en la alimentación y el movimiento. Pero realmente funcionará.

Como dijo un habitante de Ikaria al preguntarle por qué creía que la gente de ahí vivía tanto: “Es que se nos olvida morir” y se encogió de hombros. Así que olvídate un poco de morir para que tengas tiempo para vivir.


Arturo Villegas

Happiness developer
Speaker internacional
Especialista en aumentar la productividad organizacional a través de la felicidad
hola@arturovillegas.com.mx
www.arturovillegas.com.mx
Youtube: arturovillegasmx
+52 (55) 12 04 08 61 ext. 101



,

Las cinco cosas de las que te arrepientes antes de morir

Se dice que estas conclusiones las tomaron de una enfermera que daba cuidados a enfermos terminales. En sus pláticas y en compartir momentos con ellos, al enfrentar la gente a la muerte de forma inminente, venía a ellos la reflexión y desafortunadamente el arrepentimiento.

En esos momentos, comenta esta persona, siempre surgían estos comentarios que vale la pena trasladarlos a nuestra propia realidad.

1. Ojalá hubiera tenido el coraje de vivir mis propios sueños.

Debe ser muy frustrante llegar a una etapa de la vida madura y voltear a ver hacia atrás para ver que todos los sueños, anhelos, ilusiones, fantasías que se tenían y no se lograron pero solo porque nunca se intentaron complaciendo a otros.

La vida es demasiado preciosa para perder el tiempo cediendo el control a otras personas, llámalos como quieras: padres, mentores, tutores, maestros. No es justo que por cumplir expectativas, tradiciones o imposiciones familiares, culturales o sociales, no cumplas tus sueños y por ende nunca seas feliz.

2. Desearía no haber trabajado tan duro.

A veces vamos como “potros desbocados” tras el éxito financiero, buscamos el status social y el poder en nuestro trabajo. Y muchas veces se alcanza solo para ver que nos costó (porque todo en la vida tiene un precio a pagar) que, fue muchas veces, tiempo.

Tiempo con nuestra familia, con nuestros seres queridos, con nuestros hijos. Muchas veces nos perdimos de momentos especiales (cumpleaños, bodas, graduaciones) que jamás regresarán a cambio de una casa, de una marca de ropa, incluso de una escuela muy prestigiada. La pregunta es ¿valió la pena?

3. Ojalá hubiera sido capaz de expresar mis sentimientos

Cuando, por alguna vergüenza o miedo estúpido, no somos capaces de expresar nuestros sentimientos y dejamos que la vida pase, muchas veces nos convertimos en gente frustrada y amargada. Nosotros mismos nos hicimos el “Harakiri” al ser nuestros verdugos, y no hablar, confesar, dar el paso. Muchas veces no dijimos “perdón”, “te amo”, “no te vayas”, “te extraño”…

Puede que al final la persona no hubiera reaccionado como hubiéramos querido pero lo mejor de la vida es no quedarse con el “hubiera” y estar en paz que hicimos lo que teníamos que hacer, dijimos lo que hacia falta decir y no quedo en nosotros.

4. Ojalá hubiera mantenido contacto con mis amigos.

La rutina, las ocupaciones, el trabajo, los hijos… tantas cosas que hacer y tantas excusas que usar para no tener el contacto con esos seres que escogimos para ser nuestra familia adoptiva. Los abandonamos pensando que siempre estarían allí y, efectivamente ahí estaban, pero un amigo es como una plantita que hay que regar eventualmente para que no se marchite. Algunas veces esas plantas se mueren, no por falta de cuidado, sino por falta de amor.

Al morir, más que cosas o pertenencias, solo quedará lo que hayas sembrado en la vida y eso es las personas que hayas amado y te hayan amado así como las experiencias que hayas pasado juntos. Las relaciones son el fruto del amor en la vida y serás tan rico o no por la calidad de esas relaciones.

5. Me gustaría haber sido más feliz.

Bueno creo que aquí se resumen las anteriores. Tus decisiones, tus egoísmos y tus miedos son las causas que hacen que al final te confieses como una persona que no fue feliz, cuando algunos creemos que esa es la primera y única obligación al venir a una vida que se va a acabar. En tu lecho de muerte, confesar que algo te falto hacer porque no lo intentaste, confesar que no amaste lo suficiente a quienes te amaron, confesar que te falto luchar más por tus sueños.

Al final todo eso hace que no seas feliz y como solo tenemos una vida (bueno al menos eso creo) es importante aprovechar el tiempo, además que no sabemos cuando nos vamos.

Te invito a que vivas sin arrepentimientos y que siempre seas muy feliz. Cómo dice la frase “Solo hay una vida pero si la vives bien, con esa alcanza”.


Arturo Villegas

Happiness developer
Speaker internacional
Especialista en aumentar la productividad organizacional a través de la felicidad
hola@arturovillegas.com.mx
www.arturovillegas.com.mx
Youtube: arturovillegasmx
+52 (55) 12 04 08 61 ext. 101



,

El sexo me vuelve loco (¿y feliz?)

Hay diversas encuestas en todo el mundo acerca del desempeño y calidad de la vida sexual, con la complejidad que, por la naturaleza del tema, las respuestas puedan no ser tan honestas o abiertas, por cuestiones de vergüenza, inseguridad, autocensura, preceptos religiosos o morales…

Muchos estudios llegan a una obvia conclusión: hay una correlación directa entre la sana y plena vida sexual, y la felicidad del individuo y de la pareja.

Ciertamente a veces nos obsesiona más que la calidad, la cantidad pero no siempre la frecuencia y la satisfacción están ligadas.

Con el paso del tiempo, la vida sexual puede caer en monotonía, aburrimiento y tedio por lo que las parejas que se dicen con una vida plena sexual son aquellas que tienen variedad, fantasía y creatividad en la cama (masajes, música, aromas, juguetes, disfraces, jugar roles y personajes) y muchas formas más de refrescar la relación.

La comunicación es vital para la satisfacción, el poder expresar con confianza deseos y necesidades sin que la otra persona se sienta atacada o limitada también ayuda enormemente. La forma más fácil de satisfacer a tu pareja es preguntar qué le gusta y qué no le gusta.

Esta comunicación es vital ya que la satisfacción no necesariamente viene de la frecuencia. De hecho, se realizó un estudio con un grupo que decía tener una vida sexual satisfactoria y se les pidió que durante 3 meses doblaran la frecuencia de encuentros en la cama. Los resultados fueron que disminuyó el gozo y la felicidad sexual y además este estudio no reportó mejora en la calidad de la relación marital.

Obviamente esta información debe filtrarse en función de edades, zonas geográficas, niveles socioeconómicos, etc. Por ejemplo, la encuesta de personas que dice tener poca frecuencia de encuentros sexuales (10% de la muestra) se dice altamente satisfecho en esa calidad de vida sexual. En México en promedio las encuestas dicen que al mes tienen 7 encuentros sexuales, aunque disminuye notoriamente después de los 50 años hasta 3.6 al mes.

Otro dato interesante es que, pese a lo que se dice, los casados tienen más actividad sexual que los solteros (8.2 vs. 5.1 encuentros sexuales por mes) y hablando de la relación sexual ideal, Consulta Mitofsky hizo este estudio donde, para el mexicano, la relación sexual debería ser con música (55%), con vino (62%), con luz (62%) y con su actual pareja (76%), aunque precisamente destaca que para el 15% la relación ideal sería con una pareja distinta a la actual.

Sin embargo, cruzando información de varios estudios se concluye que las parejas que tienen más sexo son las que reportan además mejores niveles de calidad en la relación marital. La duda que queda es si la buena relación marital es lo que hace tener una calidad de vida sexual o es al revés, la calidad de vida sexual apoya a la buena relación marital.

Sea una u otra, todos deseamos tener una calidad de vida sexual plena (por no decir ser un tigre en la cama) y, para ello, curiosamente hay que hacer trabajo fuera del cuarto. Algunos tips útiles son:

  • Crea interacciones positivas con tu pareja (contacto físico – abrazos, decir “te amo”, dar cumplidos, festejar logros del otro, etc.)
  • Crea un clima propicio (descansado, sin estrés, con tiempo, velas, aromas, etc.)
  • Haz sentir bien a tu pareja (encuentra el placer de dar placer al otro)
  • Llena tu vida de cosas positivas (amigos, hobbies, deporte, arte, mascotas, etc.)

En México, el 76% de la gente se reportó como feliz con su vida sexual así que siempre será un área de oportunidad y un elemento que pueda coadyuvar a la plenitud, realización y bienestar de la vida en general. Y. por si las dudas hoy u otro día, aunque no sea viernes, pon velas, música, vino y que pase lo que tenga que pasar…


Arturo Villegas

Happiness developer
Speaker internacional
Especialista en aumentar la productividad organizacional a través de la felicidad
hola@arturovillegas.com.mx
www.arturovillegas.com.mx
Youtube: arturovillegasmx
+52 (55) 12 04 08 61 ext. 101



,

Embajadores de la felicidad

Quiero compartir con ustedes la gran experiencia que tuve el año pasado de haber sido parte de la primera generación de la maestría en Liderazgo positivo que lanzó el Tec Milenio como parte de su revolucionario modelo educativo y abanderado por su Instituto de ciencias de la felicidad.

Fundamentado en este movimiento que ha venido tomando cada vez más fuerza y adeptos de la psicología positiva – que es el estudio científico de las bases del bienestar y de la felicidad, así como de las fortalezas y virtudes humanas – pero que no es otra cosa más que el estudio formal de lo que hace al hombre brillar y tener una vida plena.

¿Estudiar sobre la felicidad? ¿Pensar en dedicar tiempo a conocer? ¿Cómo aplicar el amor y las emociones positivas en la parte personal y profesional? ¿Conocer cómo vivir más satisfactoriamente? Definitivamente los que lo pensaron tenían que estar locos. Y sí… lo están.

Desde finales del siglo pasado con el Profesor Martin Seligman de la Universidad de Pensilvania y antiguo Director de la Asociación Americana de Psicología, que lanza esta cruzada o su compadre Mihaly Csikszentmihalyi (quien fue director del departamento de psicología de la Universidad de Chicago), hasta hoy día, tal vez el maestro más popular de Harvard Tal-Ben Shahar; se dieron a la tarea de estudiar y difundir esta rama de la psicología aunque no dejaban de verlos como bichos raros.

Y a partir de este movimiento fue que Tec Milenio con el Rector Héctor Escamilla y su grupo de alocados seguidores crean un modelo único en el mundo (en serio…) donde el propósito de vida y el bienestar en el largo plazo ha hecho que realicen cosas como crear el instituto de ciencias de la felicidad (http://cienciasdelafelicidad.mx/) dirigido por Enrique Tamés, el congreso de ciencias de la felicidad (ya van por el quinto en 2017) y los programas académicos de preparatoria, licenciatura, maestrías alrededor de la psicología positiva.

Así fue que hace año y medio entré a la convocatoria y, después de varias entrevistas, logré pertenecer al selecto grupo de lo que les llamo “Embajadores de la felicidad”; un grupo de locos que queríamos aprender más de la felicidad, el bienestar, las emociones positiva con diversas especialidades, nacionalidades y con un grupo extraordinario de profesores, los más calificados y reconocidos del mundo.

Tuve el honor de tomar clases con los Messi y Ronaldo’s del mundo de la psicología positiva y, de verdad, fue un placer convivir con gente tan desquiciada. Así pasaron por el aula gente como los Pawelski, Adams Miller, Vázquez, Cameron, Solodkin, Tickell, Tarragona… y varios más que forman este Dream Team.

Y durante estos meses pude conocer tanto la gente de TecMilenio, del Instituto de Ciencias de la Felicidad como, por supuesto, mis maestros, pero sobre todo de mis compañeros. Aprender mucho más que cualquiera de los 150 libros que nos mandaron a leer; aprendí que hay gente buena, gente muy capaz, con ganas de cambiar nuestro mundo, de aplicar lo aprendido para poner nuestro granito o granote, de aplicar en ámbitos completamente diversos lo que estudiamos… a todos ellos gracias por hacerme una mejor persona.

Y, desde luego, con una gran responsabilidad desde nuestras trincheras ser ejemplo, líderes, testimonio, agente de cambio de este movimiento de locos, que, a través de la educación, la asesoría, la investigación, las conferencias, los libros, le digamos a la gente, con bases científicas, que hay formas de encontrar un bienestar, una plenitud, una realización, un equilibrio, y aunque la palabra está muy maleada… formas de que cada quién encuentre esa felicidad.

Porque sí se puede… Y como dice una frase “la vida es tan corta, pero cuando se vive bien, con una basta”, desde esta columna les compartiré muchas lecciones para hacer como dice la canción de Belinda Carlisle “Heaven is a Place on Earth” o “El cielo es un lugar en la tierra”. Así sea.


Arturo Villegas

Happiness developer
Speaker internacional
Especialista en aumentar la productividad organizacional a través de la felicidad
hola@arturovillegas.com.mx
www.arturovillegas.com.mx
Youtube: arturovillegasmx
+52 (55) 12 04 08 61 ext. 101



,

¿Cómo te fue en el día más triste del año?

Esta semana fue el famoso “Blue Monday” o día más triste del año, concepto que nació de una pseudo investigación de la Universidad de Wichita donde una empresa de viajes realizó un estudio con psicólogos para investigar una fórmula matemática para conocer el día más triste del año.

Resultó ser el tercer lunes de enero y, aunque ya pasó, quiero rescatar algunos puntos que se me hacen muy interesantes. ¿Por qué precisamente el tercer lunes de enero?

Resulta que, tradicionalmente, durante el fin de año hacemos una lista de propósitos de año nuevo y, con muchos ánimos, pensamos que ahora sí bajaré de peso, me levantaré a correr todas las mañanas, entraré a tomar esas clases de inglés, haré esa dieta, etc. Conforme avanzan los días, el ánimo y la fortaleza bajan al grado de abandonar esos propósitos.

La idea es construir un hábito a partir de los cambios que quiero hacer para cumplir estas metas. Se dice que para volver un hábito se requiere hacer durante 21 días consecutivos la actividad y es precisamente después de 21 días que nos damos cuenta que no hemos logrado ni siquiera llegar a ese plazo. Como consecuencia, nos deprimimos por nuestra poca capacidad de logro.

Entonces, te dejo tres tips de cómo hacer para lograr tus metas:

1) Así en un mundo donde el resultado es el “rey” y no importa el esfuerzo que se haya hecho, el no lograr estas metas genera frustración, decepción, tristeza y hasta cuadros de depresión. Las expectativas de este cruel y salvaje mundo es “lo lograste = eres un triunfador”, “no lo lograste = eres un perdedor”.

Las expectativas que manejamos pueden ser muy altas si es que tomamos como parámetros el cuerpo de Kim Kardashian o la mansión de David Beckham o el auto de Cristiano Ronaldo. Así que para no tener sentimientos culposos o sentirnos fracasados, debiéramos tener altas expectativas pero ser conscientes que “Roma no se construyó en un día”.

2) También te recomiendo que cuando te marques objetivos involucres a otros que compartan contigo esas metas y los conviertas en “cómplices” que te ayuden, motiven y hasta presionen y viceversa. Y cuando alguien falle, que incluso se conviertan en grupos de apoyo y soporte.

3) Cuando te pongas metas, trata de ser muy específico. No es lo mismo querer comprar una casa (quién no quiere una casa, pero ¿cuál casa?), que “una casa en el fraccionamiento X, en la calle Y, terraza, estilo californiano, 2 pisos, 4 recamaras, garaje para 2 autos, con jardín y un perro que se llamará Max”.

Esto es concreto, preciso, detallado además de una magnífica forma de poder ir de una forma muy enfocada por esa meta. Sobre todo, ponle fecha; te ayudará mucho.

Hay muchas sugerencias acerca de cómo hacer para lograr de una forma efectiva las metas de tu año. Sin embargo, como bien dicen, lo más importante de las metas no es lograrlas sino el todos los días despertarnos con la guía, inspiración y anhelo de ir por ellas. Ya no es solo vivir por vivir sino que ya hay algo por qué hacerlo.

Para los lectores de este portal, si les gusta este tema, les regalo con cariño un acceso a un webinar que hice precisamente donde detallo “Cómo lograr tu año soñado 2017” y que no tengas que pasar un “Blue Monday”.

Es totalmente gratuito y podrás acceder en la siguiente página: www.ArturoVillegas.tv.


Arturo Villegas

Happiness developer
Speaker internacional
Especialista en aumentar la productividad organizacional a través de la felicidad
hola@arturovillegas.com.mx
www.arturovillegas.com.mx
Youtube: arturovillegasmx
+52 (55) 12 04 08 61 ext. 101



,

¿Por qué está de moda la felicidad en el trabajo?

Hoy cada vez más esta palabra “felicidad” ha pasado de un mundo del desarrollo humano y casi de un entorno de gente en una búsqueda espiritual, a un elemento que puede sustentar mucho del crecimiento económico y de la productividad empresarial.

Pero, ¿en qué momento se puso de “Moda”? Hay todo un movimiento que surge en la hoy llamada psicología positiva impulsado por Martin Seligman a finales del siglo pasado, donde manifiesta que se ha dedicado demasiado tiempo a analizar las deficiencias y patologías del ser humano más que dedicar estudios del funcionamiento óptimo de las personas, a descubrir y promover factores que permitan a los individuos y organizaciones vivir plenamente.

Hay detractores de este movimiento que establecen que es un tema subjetivo, que no se puede medir y, por tanto, todo esfuerzo por aplicarse sería en vano. Sin embargo ya hay todo un estudio científico de la felicidad y de cómo impacta no solo por supuesto en la calidad de vida de las personas sino cómo impacta positivamente en las organizaciones de forma contundente.

Si bien es una medida personal que tiene caminos para llegar a ella diferentes para cada persona, hay estudios muy interesantes que muestran algunos patrones que hacen a la gente más o menos feliz. La calidad de las relaciones afectivas de familia y amigos, la vivencia de valores como la gratitud y el optimismo, el tener un porqué que dé un sentido y dirección a la vida, incluso la certeza de tener un trabajo que haga sentirse útil.

Así también hay estudios que tiran por la borda algunos paradigmas acerca de lo que hace feliz como el dinero que, cuando tienes resueltas tus necesidades básicas, deja de ser un elemento que en el largo plazo de esa plenitud y bienestar que se cree. Otros factores que impactan pero no significativamente por increíble que parezca son: las relaciones sexuales, la salud en general o el estar casado o soltero.

El presidente del Instituto Americano de la Empresa, el doctor Arthur C. Brooks, comenta que la mejor manera de aumentar la felicidad personal a través del trabajo es encontrar placer en lo que uno hace. “La clave es trabajar de manera que sus habilidades coincidan con sus pasiones”, dice Brooks. “Tiene que crear valor en su vida y en las vidas de los demás”.

Y ciertamente cuando existe una combinación entre las habilidades, talentos y fortalezas y se une con las pasiones, gustos y diversiones en la vida, tiene como resultado plenitud, realización y bienestar laboral.

Esto es una espiral positiva ya que una persona feliz en su trabajo llevará esa felicidad a su vida personal y viceversa. Y cuando hablamos de productividad, de calidad en el servicio y atención al cliente, de seguridad laboral, de puntualidad y asistencia, de compromiso… tenemos que hablar que una persona que esté feliz en su trabajo.

Y si bien hoy la situación del país hace que ser positivo y optimista no sea tan sencillo, te invito a que no te dejes arrastrar por esas noticias y que trates de ser esa luz en este camino obscuro y dediques tu vida a hacer lo que amas y disfrutas hacer, que te diviertas en tu trabajo y valores tus relaciones para que tengas un camino más seguro hacia tu felicidad.

Tarea: ¿Has pensado qué te hace feliz? Quisiera que pensaras qué de tu trabajo y de tu vida te hace feliz. Anota 50 cosas que amas y disfrutas para que seas consciente de ellas y trata de hacerlas más seguido.


Arturo Villegas

Happiness developer
Speaker internacional
Especialista en aumentar la productividad organizacional a través de la felicidad
hola@arturovillegas.com.mx
www.arturovillegas.com.mx
Youtube: arturovillegasmx
+52 (55) 12 04 08 61 ext. 101