,

13. Legados y Herencias

Las empresas familiares en épocas críticas: Serie – Legados y Herencias.

salograbinskyEl sistema familia-empresa y patrimonio es un organismo vivo, cambiante y aunque tratamos de mantenerlo estable con reglas y estructuras , hay ciertos fenómenos dentro del ciclo que no son controlables. Uno básico es la declinación física y mental de sus propietarios y ejecutivos clave, además de los familiares sean estos accionistas o no. Este evento es irremediable y termina en el fallecimiento, algo natural en todos los seres vivos, pero que si no se maneja correctamente, puede dar al traste con todos los planes previos.

El fallecimiento o, como está pasando cada vez más frecuentemente, la incapacidad mental del emprendedor son acontecimientos que deben ser planteados y, en lo posible resueltos mediante documentos y acuerdos para no afectar el patrimonio de estos y sus familiares cercanos y especialmente a la empresa en operación. En este artículo voy a enfatizar la importancia capital de que se dejen arreglados los asuntos mediante testamentos, poderes, juicios si son necesarios, y otros documentos para que el negocio no quede acéfalo y haya un vacío de poder que, desgraciadamente, es generalmente llenado por la(s) personas menos indicadas. Obviamente debe imperar la justicia y protección de los familiares cercanos y ser estos razonables, con sentido común y previsión.

Empezando por los testamentos, que son documentos personalísimos, nadie debe influir o coaccionar al testador a que deje algún bien bajo presión y el documento debe ser presenciado por un notario y testigos(si se requieren) y legalizado para que funcione. Mi recomendación es siempre ser justo y no dejarse llevar por el corazón o el hígado, salvo casos aislados. En cuanto a la propiedad accionaria del negocio familiar quisiera que al redactarlo tomen en cuenta que este debe mantener su continuidad a través de las generaciones y los futuros accionistas deben tener tomado muy en cuenta tanto su esfuerzo al trabajarlo como el corazón en continuar la obra del fundador. Los demás familiares debieran recibir otros bienes ya que no tienen (y están en todo su derecho) el interés del testador en mantenerlo y al mezclar ambos herederos surgen conflictos que acaban proyectos y sueños de décadas. Si el patrimonio del testador consiste principalmente en su empresa, esto se complica, pero se pueden buscar arreglos de compraventa de acciones entre los descendientes para que sea justo el reparto y no afecte a la relación familiar ni al futuro del negocio. Puedo atestiguar múltiples casos en los que apoyé y sugerí a mis asesorados en sus legados, herencias y, si se hacen correctamente previendo el futuro se evitan problemas. También he presenciado terribles juicios por testamentos (o falta de éstos) donde el único que gana es el abogado.

Finalmente, hay que afrontar casos de demencia senil y enfermedades que limitan o apagan el razonamiento del dueño y hay que prevenir o ,muy doloroso por cierto, hay que cambiar legalmente su status y poderes para que no se paralice tanto la empresa como el patrimonio.


Salo Grabinsky

gzsalo@gmail.com
Tel. oficina: 55 5294 8407
delverboemprender.com.mx



,

12. El Otro Patrimonio Familiar

Las empresas familiares en épocas críticas: Serie – El Patrimonio.

salograbinskyEn otro artículo vimos la importancia de una empresa en operación en el patrimonio del dueño. Frecuentemente éste constituye casi la totalidad de sus bienes ya que se dedicó a fortalecer a su negocio, comprar equipos e inversiones, descuidando sus finanzas personales. Esto es muy riesgoso ya que los negocios tienen la mala costumbre de quebrar, dejando a la familia en la calle.

El cuidado integral y preservación del patrimonio del emprendedor a través de las décadas es un acto importante y requiere de su control y decisiones frecuentes. Vivimos una etapa crítica en el mundo, ya que hay diferentes tipos de bienes disponibles, regulaciones cada vez más estrictas sobre los fondos de inversión y políticas monetarias confusas y cambiantes.

El otro patrimonio familiar está formado por bienes raíces (casa propia y otros inmuebles ) automóviles, colecciones de monedas, timbres y otros artículos, arte y joyería, así como mobiliario y antigüedades. Por supuesto las inversiones en instrumentos como bonos, fondos y monedas complementan el valor económico de lo que se posee. En principio todo suena lógico y es, en muchas ocasiones el resultado de un proceso ordenado de ahorro que acumula el dueño a través de su vida, sin descartar posibles herencias, premios y regalos. Lo difícil es controlar estas diferentes partidas que se manejan de acuerdo al mercado, a la situación política, social y económica de la región o país donde se encuentren.

Somos testigos de las terribles migraciones que suceden a través de los siglos, por guerras, destierros y discriminación y que dejan a personas inocentes y a sus familiares en la pobreza absoluta. Muchos seres humanos lo perdieron todo.

Los bienes raíces son un ejemplo típico: En primer lugar se debe lograr conseguir una casa o departamento propio para vivir, dejar pagar rentas crecientes o posibles desalojos y que permitan a la familia tener una seguridad relativa. Fuera de éste rubro hay oportunidades que se ofrecen de terrenos, locales, departamentos y otros inmuebles que protegen el valor del patrimonio de crisis y recesión. Muchos amigos lectores consideran que la tierra y sus construcciones no van a bajar a través del tiempo porque están seguras. Yo difiero parcialmente y a las pruebas me remito, basado en experiencias personales y de asesorados.

La crisis del 1982 hizo que las casas y departamentos que se salvaron de las hipotecas e intereses de usura que dejaron a muchos en la ruina efectivamente subieran su valor en pesos de esa época, pero si tomamos en cuenta la hiperinflación de esos años así como el creciente valor del dólar y otras monedas esto resultó en una cuantiosa pérdida de valor en términos constantes. El mercado inmobiliario es muy delicado y hay que saber invertir en él. Les recuerdo que no te puedes llevar tu casa u otros inmuebles a otra parte.


Salo Grabinsky

gzsalo@gmail.com
Tel. oficina: 55 5294 8407
delverboemprender.com.mx



,

11. El Patrimonio I.- La empresa

Las empresas familiares en épocas críticas: Serie – El Patrimonio.

salograbinskyLos negocios de estructura familiar son un sistema de relojería, donde conviven más o menos coordinada pero cada uno en su propia órbita, la familia, la empresa en sí y el patrimonio de los dueños, incluida la propiedad de ésta. Mis amables lectores saben que el sistema es delicado y si alguna de las partes integrantes falla, se puede llevar consigo a las demás.

Vamos a tocar el tema del patrimonio personal del emprendedor y de su familia. La propiedad de la empresa, por medio de acciones y otros activos relacionados es parte integral de este patrimonio e incluso en muchos casos de pequeños y medianos negocios es la parte fundamental. En épocas críticas ese activo se puede debilitar porque depende de la salud y perspectivas de ventas, utilidades y crecimiento de esa organización dinámica que es su negocio. Me temo que es más seguro que se vaya debilitando con el tiempo ante los embates externos y de la propia organización, lo que seguramente bajará el valor del negocio como ente operativo.

Lo importante es ser realistas: Todos vemos a nuestro negocio- bebe con ojos idealistas y color de rosa, aumentando su valor de acuerdo a la sangre, sudor y lagrimas que nos ha costado fundarlo y hacerlo crecer.

Minimizamos su situación diciendo que “ya he vivido otras crisis y salí avante, por lo que está también me hace los mandados”. Por otro lado los dueños ya hastiados de la situación en general y previendo una próxima catástrofe buscan salir de este problema a como de lugar, vendiéndola sin reflexionar a cualquier precio y en condiciones adversas.

Entre estos extremos hay una gama de opciones casi infinita y que requiere mucha atención por los accionistas, ejecutivos y los Consejos de Administración y el Familiar que está directamente obligado a preservar el patrimonio de sus miembros.

A menos que haya una emergencia dentro del negocio (o una gran oportunidad de venta), lo indicado es sentarse, preferiblemente dentro del consejo y con sus asesores de confianza para ver las acciones a tomar y sus diferentes estrategias. Valuar el negocio por los diferentes esquemas que existen y verlo con ojos del comprador, es decir sin sueños guajiros, ayuda a ser realista y esperar a que exista una coyuntura adecuada. En todos los casos vale mucho más el que la empresa esté operando, genere un flujo de fondos aceptable de su actividad y que sus razones financieras y su organización, (como ya lo vimos en los capítulos recientes de esta serie, estén bien gestionados). Un negocio en decadencia o arruinado vale por kilo y eso es terrible para el sueño del emprendedor.

Un asunto aparte pero básico es el que el patrimonio personal conste sólo o en su mayoría con el del negocio, ya que vulnera enormemente el futuro del emprendedor, su cónyuge y demás familiares, sus planes de retiro y… la situación testamentaria. De eso hablamos en el siguiente capítulo.


Salo Grabinsky

gzsalo@gmail.com
Tel. oficina: 55 5294 8407
delverboemprender.com.mx



,

10. Planeación a corto plazo

Las empresas familiares en épocas críticas: Serie – Planeación Estratégica.

salograbinskyExcélsior, empresa centenaria. Muy orgulloso de colaborar más de tres décadas, con este gran periódico. ¡Felicidades!

Seamos claros: Hay varias formas de ver la situación actual. Hay unos que no ven mas que algunas nubes en el panorama de este año 2017, las cuales aunque causen algunos aguaceros, no van a inundar el entorno, o serán manejables. Otros, más pesimistas ven la “calma chicha” que antecede a un huracán con consecuencias impredecibles y, finalmente, los que ven la luz al final del túnel pero no se dan cuenta que es el faro de una locomotora que viene hacia nosotros a gran velocidad.

Bromas aparte, planear los próximos meses tiene algo de realidad y muchos más supuestos que hechos reales. Las variables han cambiado y les prometo, ni el señor Carstens ni nadie sabe predecir el futuro inmediato salvo para decir que vienen épocas complicadas.

Tampoco es correcto quedarse estático y esperar resultados. Lo correcto, a mi juicio es que, en varias reuniones, el área comercial presente las diversas posibilidades de ventas por producto o línea, a los diversos segmentos de mercado que atienden o a sus clientes principales.

Los datos históricos cuentan mucho aunque sean como base para hacer pronósticos y ver, caso por caso, el comportamiento hipotético ante diversos escenarios. No olviden tomar en cuenta los ciclos normales de acuerdo al giro que se manejan. Por ejemplo, el de los juguetes y regalos o el turístico, y deben plantearse la realidad de manufactura más errática.

Muchos negocios se basan en las grandes cadenas de autoservicio, tiendas departamentales o el comercio al menudeo para hacer su planeación a mediano plazo. Creo que los compradores de estos lugares no están mucho mejor que nosotros los humildes mortales en predecir el futuro inmediato pero sus planteamientos nos servirán de otra guía adicional.

Mención aparte están todos los negocios involucrados directamente con el comercio exterior, ya sea como importadores o vendiendo sus productos al exterior. En el primer caso es claro que las recientes apreciaciones del dólar y otras monedas afectan negativamente a los mercados, encareciéndolos y, por ende, reduciendo la demanda. Posiblemente se sustituirán algunos con producción nacional lo cual es sano pero tenemos que estar atentos a la calidad y precio de estos. Mi opinión personal es que los consumidores mexicanos ya estamos acostumbrados, a todos los niveles, a comprar escogiendo de una inmensa variedad de productos de muchas partes y eso no va a cambiar a corto plazo. Nadie quiere en su sano juicio que reaparezca el contrabando y la fayuca.

Los exportadores directos o de partes tiene una situación muy inestable por lo que tendrán que monitorear a sus clientes finales o no a ver sus planes y actuar al respecto. Nada fácil.

En resumen, hay que planear escenarios de todo tipo, consensuarlos en las diferentes áreas de la empresa y llegar a acuerdos temporales y, sobre todo controlar su desempeño. Ser flexibles es básico y la inercia es perjudicial porque provoca una parálisis a todo nivel


Salo Grabinsky

gzsalo@gmail.com
Tel. oficina: 55 5294 8407
delverboemprender.com.mx



,

9. Planeación Estratégica

Las empresas familiares en épocas críticas: Serie – Planeación Estratégica.

salograbinskyPareciera que les hice una broma de mal gusto: ¿ Salo, nos has estado escribiendo que en esta época crítica es casi imposible definir objetivos a un mes o trimestre y mucho menos anual y ahora nos dices que a largo plazo hay que hacer planes y estrategias? Les contesto que sí suena ilógico ahora, pero que este ejercicio debe continuar en forma organizada para lograr ponerse de acuerdo (o no) y analizar el futuro de la empresa y grupo familiar.

Sigue borrosa la bola de cristal y hay que irla limpiando constantemente para entender parcialmente la vorágine mundial y sus efectos en nosotros. Pero quiero informarles que, a mi juicio, el concepto de empresas y grupos familiares sigue siendo un elemento básico de nuestra sociedad y del desarrollo de cualquier país ya que, bien manejado, aporta TRES LINEAMIENTOS BÁSICOS que deben estar siempre balanceados.

a.- Cuidar la ARMONÍA de la familia dueña, internamente y al exterior para tener los vínculos emocionales y unión para solventar cualquier peligro

b.- Asegurar constantemente la CONTINUIDAD de la empresa a través del tiempo, manejándola con reglas y estructuras flexibles y adaptándola a los cambios que seguramente se acelerarán.

c. Finalmente, asegurar la PRESERVACION del patrimonio familiar con decisiones razonables con riesgos calculados y evitar al máximo las oleadas de malas noticias económicas y políticas que nos golpean, con prudencia y buen juicio.

¡Así de fácil!

Para tratar de lograrlo es necesaria mucha información del exterior y de la empresa e inversiones. Con estos instrumentos deben existir reuniones separadas de las operativas y de convivencia familiar, en días y fechas definidos de antemano para analizar el futuro en los tres sistemas de la empresa familiar, mediante comunicación libre, intercambio de ideas y ver, honestamente, qué caminos nos podría deparar el futuro a mediano y largo plazo.

De esas reuniones difíciles pero necesarias nos pueden salir estrategias que, llevadas a cabo, nos permitirían anticipar acontecimientos y salir airosos disminuyendo sus consecuencias.

Voy a citar algunos ejemplos que me he encontrado al facilitar estas juntas: Me quiero retirar en 3 años de la dirección del negocio, pero no tengo descendientes interesados. ¿Qué hago para planear una sucesión adecuada? ¿Mi patrimonio personal no alcanza para cuidar mi nivel de vida a la vejez y dependo mucho de mi sueldo? ¿Con la globalización (o proteccionismo latente en estas fechas) mi compañía no tiene productos adecuados y temo que me van a arrasar los competidores? Hay cientos de cuestiones más y, les aseguro, son vitales y hay que plantear escenarios y en muchos casos empezar a planear desde ahora.

Por lo anterior aunque existen turbulencias a corto plazo, se necesita contar con dos importantes instrumentos: una brújula para saber donde nos enfocamos en el futuro y un ancla para mantener la cordura y unidad familiares en tiempos difíciles.
Una constante planeación estratégica servirá para enfocarnos y prevenir acontecimientos.


Salo Grabinsky

gzsalo@gmail.com
Tel. oficina: 55 5294 8407
delverboemprender.com.mx



,

8. La familia

Las empresas familiares en épocas críticas: Serie – La familia.

salograbinskyAunque sea trillado decirlo, un bastión de unidad y apoyo mutuo en épocas difíciles o crisis es el de la familia nuclear: padres hermanos y la familia extendida. Hay innumerables experiencias en donde uno o varios miembros lograron salvar a un familiar de la guerra, del exterminio y la persecución. En otros casos, la mano extendida de un hermano en mejor posición relativa ayudó a que su gente llegara al país o a la ciudad, empezara a trabajar y luego creciera de manera autónoma… y repitiera el proceso con sus parientes menos favorecidos. El lazo familiar es muy fuerte y logra salvar obstáculos.

Claro está que a través del tiempo y al crecer la familia estos lazos se van diluyendo por razones objetivas (distancia física, poca convivencia o apatía) pero he notado un pequeño renacimiento de esta convivencia a través de reuniones y viajes familiares, buscar la genealogía o simplemente gozar a los amigos-familiares lejanos y ampliar horizontes. Esto es muy recomendable, se los aseguro.

No todo es ideal, sino que se pueden dar disputas y conflictos que pueden separar a las diferentes ramas familiares e incluso alejarlas permanentemente.

En el caso de la empresa familiar, el tener a socios y trabajadores familiares en armonía es indispensable para fijar rumbo y políticas y a que la operación marche de manera organizada y efectiva.

No menos importante es la influencia, buena o terrible de familiares externos que, por rumores, chismes y otras razones ajenas, causan desavenencias cuando debieran apoyar el esfuerzo de sus parientes.

En estas épocas críticas, el sentido de unidad familiar se vuelve más importante dado el grado de incertidumbre generalizado que vivimos. Las noticias y tweets van y vienen, el mundo y México están agitados y las cosas cambian diariamente. Hay una enorme confusión.
Es necesario que la familia se reúna más frecuentemente, en principio para convivir, comunicarse opiniones y ansiedades y ver el panorama general dentro de una óptica más clara que, ojalá, similar.

Por otra parte, aunque hay que ser flexible y adaptable a muchos cambios de manera casi instantánea, los dueños, ejecutivos y accionistas deben fijar reuniones de estrategia, controles y escenarios distintos y estar dispuestos a hacer virajes en sus operaciones, productos, mercados y fuentes de financiamiento de manera rápida y decisiva. No es fácil, pero no hay de otra.

En capítulos posteriores hablaré de reglas, estructuras de dirección y planeación a mediano y largo plazo que, aunque muy borroso el panorama, siguen siendo una brújula para que la empresa sobreviva y aguante el vendaval.

A los miembros disidentes de las directivas de los dueños les recomiendo que, de manera calmada y muy objetiva presenten alternativas válidas y no agiten las aguas, por lo menos en este período especial. Son bienvenidos todos los que, de buena fe y deseando contribuir opinen con hechos, pero por ahora acuérdense del refrán “Calma y nos amanecemos”. Ya hay demasiado alboroto externo.


Salo Grabinsky

gzsalo@gmail.com
Tel. oficina: 55 5294 8407
delverboemprender.com.mx



,

Un viaje con incidentes

salograbinskyHace pocos días hicimos mi esposa y yo un viaje muy interesante, para conocer otras culturas en Asia, visitar sitios arqueológicos espectaculares y de paso, investigar sobre las empresas familiares y los emprendedores en países asiáticos diferentes. Escogimos a Vietnam y Cambodia. Terminamos esta visita en la imponente ciudad de Shanghai en China con su poderío económico y belleza arquitectónica. En unas semanas comentaré sobre estos países y su esfuerzo modernizador y emprendedor.

Lo que nos pasó al final del viaje es algo a lo que todos estamos sujetos: mi esposa hizo un movimiento extraño, resbaló y se fracturó el tobillo amen de otros huesos dislocados y tuvimos que posponer nuestro regreso porque la operaron en un hospital público (área internacional) de Shanghai. Afortunadamente ya estamos en casa en México y esperamos que ella se recuperará de forma paulatina de ese incidente. Muchos amigos y familiares nos apoyaron tanto aquí como en China

Para desahogarme un poco de esta experiencia y de paso sugerir algunos puntos les doy estos comentarios de cómo nos fue, qué hacer (y que hay que cuidar).

a.- Busqué el apoyo del consulado o embajada de México que, aunque limitados de recursos y gente, nos ayudaron sustancialmente. Gracias al cónsul Juan Alberro, la eficiente traductora y amiga Paty Qin y otros que nos apoyaron para entendernos con doctores y enfermeras, transporte y hasta comida occidental. Nuestras misiones en el extranjero son vitales para el país y hay que mejorar sustancialmente sus recursos de todo tipo. Mil gracias.

b.- No salga fuera del país sin adquirir previamente un SEGURO DE VIAJE que cubra gastos médicos, legales, etc. Mi gran agradecimiento (no lo hago como comercial, por supuesto) a la compañía que nos vendió la póliza a un precio ínfimo y que cubrió los montos de la operación, doctores, hospital, etc. de forma muy profesional. Por cierto, guarden todos los recibos, boletos, análisis y reportes porque se los pedirán para apoyarlo. Si quiere más detalles hable con su agente de viajes, tarjetas de crédito, aerolíneas pero asegúrese contra una contingencia tan dolorosa en un país extraño. Si quieren saber con quién compré el seguro tienen que mandarme un correo con su nombre y teléfono y yo personalmente les contesto.

c.- Esté preparado a cubrir costos imprevistos porque la medicina a extranjeros y otros gastos son sustanciales.

d.- Apóyese en amigos que conozcan a alguien en la ciudad o el país donde tuvieron el problema y son de gran utilidad (así como lo calman a uno).

e.- Hágase de paciencia y esté consciente de que hay muchos hilos sueltos y hay que tener un plan.

Hubo varios puntos negros: la dificultad para el manejo de internet por restricciones de ese país, dificultades para comunicarse en inglés con taxistas, empleados etc. La tensión nerviosa y tramites con transportación, aerolíneas y hoteles además de la diferencia de horario con nosotros que no ayudó.

Una experiencia difícil que afortunadamente se va resolviendo . Gracias a todos los que nos apoyaron.


Salo Grabinsky

gzsalo@gmail.com
Tel. oficina: 55 5294 8407
delverboemprender.com.mx



,

Salo Grabinsky, 30 años

Consultor, asesor y conferencista. Escritor de amplia experiencia y con sólida formación académica ha sido constante colaborador en esta revista y distinguido miembro de la comunidad de la Facultad de Contaduría y Administración. En conmemoración de sus 30 años en el mundo editorial, Salo Grabinsky Steider invitó a Emprendedores a su casa para regalarnos esta entrevista.

¿Quién es Salo Grabinsky?

Un puma de corazón. Mucho de lo que hago, lo hago por la FCA y por la UNAM. Todos los que somos parte de la Universidad Nacional debemos sentirnos muy orgullosos y trabajar por ella. Soy ingeniero químico egresado de la UNAM y tengo dos maestrías de la Universidad de Columbia, una en ingeniería industrial y otra en negocios.

Su participación en “Emprendedores”

Mi participación con la FCA ha sido constante y muy larga. Incluso la obra de mi padre fue en su momento referencia obligada para los administradores. Él fue Nathan Grabinsky y con Alfred Klein escribió el libro “El análisis factorial: guía para estudios de economía industrial”, publicado por el Banco de México.

Recientemente la FCA me editó “Las empresas familiares modernas. Textos prácticos para emprendedores”, para conmemorar los 30 años de mi columna “Del Verbo Emprender”. Es una selección de artículos míos donde explico que las empresas familiares son un sistema que va más allá́ del negocio.

La empresa familiar debe ser parte de un proyecto y a veces los emprendedores se emocionan al ver cómo, a partir de la nada, crece su empresa. Pero están tan ocupados que no advierten cuando pierden facultades ni se preparan para una sucesión.

Estos son los temas que más abordo en Emprendedores. Desde sus inicios, también hace ya casi treinta años, soy colaborador en este proyecto tan importante y que no tiene, hasta donde sé, igual en México.

Su trayectoria

Cuando terminé mis estudios, a mi regreso de Estados Unidos y de España en los años setenta, se me invitó a dar clases de finanzas en la Facultad de Contaduría y Administración de la UNAM. Fue entonces que comencé a escribir pequeños artículos para complementar la información que daba a mis alumnos. Después salió́ mi primer libro, “Sistemas Financieros”, en el que fui coautor en 1973. Se vendió todo el tiraje.

Lamentablemente, como trabajaba en Naucalpan y ya entonces trasladarse desde allá́ a Ciudad Universitaria era muy difícil, no pude continuar las clases. Seguí́ con mi carrera y casi 15 años después, en 1986, retomé la escritura con mi columna “Del verbo emprender” en el periódico Excélsior y el año pasado cumplí́ 30 años de incesante actividad como autor. En todos estos años, la FCA ha sido sumamente importante para mí. Por ejemplo, cuando se editó mi segundo libro, “El perfil del pequeño empresario”, todas las ganancias las regalé a la FCA, que en ese momento dirigía el Doctor Alfredo Adam Adam.

Del papel a la empresa

Mi llegada a Excélsior se dio porque en una cena de amigos coincidí con Juan José Kochen, otro puma de corazón. Él trabajaba en el periódico y le di a leer mis “Memorias del pequeño empresario”. Como le gustaron, decidió incorporar mi trabajo a la sección nanciera del periódico y decidió que mi columna se llamaría “Del Verbo Emprender”. Así comenzó mi carrera como periodista de negocios.

Del Verbo Emprender me permite relatar historias y dar consejos sobre casos y situaciones reales a emprendedores, a las pymes y a las empresas familiares. Son estas empresas las que han sido mi área de especialización durante casi treinta años. Escribir esta columna me dio a conocer en infinidad de lugares, no solo a través de Excélsior, sino por otros medios impresos que reproducían mis textos, a veces sin siquiera anotar mi nombre, lo que no me importaba: estaba en mis 15 minutos de gloria y hasta hoy, mientras me publiquen, como me publiquen, soy feliz.

Comencé a dar lo que llamé “Charlas para pequeños empresarios” y se me empezó a llamar como conferencista y asesor. Esto también me trajo problemas, sobre todo con mis socios porque comencé a creerme el rey del mundo. En ese momento yo era el director general de una empresa constructora y decidí dejarla para dedicarme a lo que descubrí era mejor para mí. Vendí mis acciones –las vendí mal, por cierto– y en 1987 abrí mi empresa consultora Grabinsky, Álvarez y Asociados, S.C. Mi socia original, contadora de la UNAM, no siguió con el proyecto. No siempre las personas pueden arriesgar el ingreso que tienen como empleados y dejarlo todo para emprender un negocio propio. Pero quedamos en muy buenos términos y recuperó su inversión inicial en poco tiempo.

Desde entonces hago lo que me gusta: dar consultoría, escribir, editar libros y asesorar empresas. Esto ha sido muy gratificante. He sido publicado en múltiples periódicos y revistas en México y en el extranjero. He conocido muchas historias de éxito y también muchas de muy tristes fracasos.

Ni abogado, ni cura, ni rabino

Una noche, dos años después de iniciarme como consultor, recibí una llamada que fue determinante en mi carrera. En ese momento contaba ya con una cartera de 20 o 25 empresas a las que daba consultoría administrativa y financiera. La llamada era de uno de mis clientes. Él, desesperado porque su esposa lo había abandonado, buscaba mi consejo. Obviamente le recomendé consultar a un abogado, pero él insistió en que quería que yo interviniera para arreglar las cosas con su mujer. Acepté.

Me reuní con ambos y los escuché. Ella, enojada, quería dejarlo en la ruina a como diera lugar. Exigía el negocio del que vivían, aun cuando no contaba con estudios suficientes o conocimientos básicos para mantenerlo a flote.

Eventualmente pude proponerles que se divorciaran, que ella se quedara con la casa y al cuidado de las hijas. Él se quedaría al frente del negocio y le pasaría una cantidad mensual. También seguiría procurando y visitando a las hijas. Aceptaron. Este fue mi primer divorcio, sin ser abogado, cura o rabino. Solo soy un simple ingeniero, pero un ingeniero al que la gente escucha.

Me di cuenta de que todas las empresas que asesoraba eran familiares y que cualquiera de ellas, por problemas ajenos al negocio –a las ventas, a los costos, a la producción, a la liquidez–, podía tronar por un problema familiar: por una situación de mamá y papá, diferencias con los suegros, entre hermanos, entre padres e hijos, con la familia política, peleas, enfermedades y hasta la muerte. Es por eso que extendí mi consultoría para asesorar a estos empresarios en sus asuntos familiares, con relación a sus negocios.

El nacimiento de una empresa editorial

El primer libro sobre empresas familiares hecho por un latinoamericano es “La empresa familiar” y lo escribí yo a partir de mi sentido común y experiencia. Un éxito total con más de 70 mil ejemplares vendidos que publicó de nuevo Nacional Financiera. Fue un libro muy querido y su versión en inglés muy bien recibida, igual que otros de mis libros en Sudamérica. Pero con “La empresa familiar” tomé una decisión: lo publicaría yo y para esto cree mi sello editorial, que también se llama “Del Verbo Emprender” y la fusioné con Salinsky, Alvarez y Asociados. Nuestros libros se venden muy bien. Lo más interesante es que el dinero que se obtiene, se reinvierte para hacer más libros. Solo hago excepciones en casos muy especiales, como cuando la FCA edita mis libros.

Hago las cosas así porque me di cuenta de que solo un papá puede cuida bien a sus hijos. Las personas que escribimos muchas veces padecemos la indiferencia de las editoriales que deciden si nos publican una vez más o no, o que piensan que tienen derecho a cambiar lo que queremos decir. Eso no me gusta y por eso he comprado los derechos de otros libros míos, para editarlos y distribuirlos yo. También edito libros de otros autores, incluida mi esposa.

Una cuestión de estilo

Yo escribo exactamente como hablo, de lo que sé y de cómo veo las cosas. Esto me distingue de otros autores de negocios y pocos pueden afirmar haber visto lo que yo en mi carrera. Siempre uso un lenguaje llano, coloquial. Uso muchos refranes y chistes. Los refranes mexicanos son excelentes para explicar mil cosas. Escribo en primera persona y directamente para mis lectores y esto parece gustarle a la gente. Sobre todo, creo que he entendido y atendido una necesidad que otros no habían visto o no querían ver: hablar de cómo vive, sobrevive, sufre y a veces fracasa, un emprendedor.

Huevos con tocino

Me involucro muchísimo en las asesorías que doy porque solo así funcionan. Hay que estar ahí. Es como los huevos con tocino. En este platillo la gallina participa, pero el cerdito se involucra. Yo me involucro hasta emocionalmente. Esto es difícil porque mi trabajo me ha hecho ser testigo de muchas cosas, entre ellas, la miseria humana.

Además, así he visto cómo es importante que abordemos muchos temas que aunque son fundamentales para el funcionamiento de las empresas, pocas veces se habla de ellos. Por ejemplo, el envejecimiento y padecimientos como la demencia senil o el Alzheimer; que son tristes cuando afectan a un empleado, pero que son gravísimos cuando afectan al emprendedor o empresario y este no se da cuenta de que sus decisiones ya no son convenientes para nadie.

La persona que inicia un pequeño negocio en casa, entre todas las tareas que hace para sacarlo adelante, difícilmente puede imaginar llegar a eso, pero sí pasa y pueden hacerse las cosas bien. Las empresas familiares, desde su inicio, necesitan estructurarse y organizarse para el futuro, pero como esto casi no se hace, la mayoría no sobrevive ni siquiera una segunda generación.

Yo no me ocupo de la etapa del gobierno corporativo pero sí de las dos primeras: la patriarcal -cuando inicia el negocio y su fundador acapara todo el poder y las decisiones y la segunda, la de los hermanos, cuando los hijos se hacen cargo del negocio.

Hombre de familia

Mi familia es fundamental en mi vida. Mi esposa, Gina Zabludosvksy es una gran mujer. La admiro profundamente. Hemos sabido darnos amor, compañía, apoyo y cariño. Nos complementamos. Ella es una universitaria de gran y merecido prestigio. Ha investigado y escrito muchísimo sobre las mujeres y su papel en las empresas en México y Brasil. Aunque no nos es fácil trabajar juntos, lo hemos hecho. En 1993 escribimos el libro “Mujeres y sus empresas”. También dimos juntos una conferencia en París, en la OCDE. Mi mujer y mis dos hijos son lo mejor que me ha pasado. Estoy muy orgulloso de ellos.

Melómano y novelista

Todo lo que hago es un juego que me mantiene tan ocupado como preocupado, pero que también me da mucha variedad. Y sigo aprendiendo, por ejemplo, literatura. Voy a talleres y clases particulares y al Deportivo Israelita. Estudio literatura porque también me gusta escribir novelas y hasta he ganado algunos premios. He escrito “La turbulencia”, “Los audaces” y “De ilusos e ilusiones”.
Cuando enfermé de polio, aprendí a tocar el piano yo solo y de puro oído. ¡Me encanta la música! Mis compositores preferidos son Mahler, Beethoven, Sibelius –su segunda sinfonía es mi favorita por mucho, con esa me voy a morir yo–, Verdi, Bizet. Me gusta la radio por Internet, ahí sigo la ópera desde el Met y muchas cosas más.

Precisamente, Salo Grabinsky nos dio esta charla teniendo como fondo música que él seleccionó, y no nos deja ir sin darnos un último regalo: toca el piano para nosotros.

Mtra. Verónica Torres Sandoval
Académico. Facultad de Contaduría y Administración, UNAM
v@unam.mx

Salo Grabinsky

gzsalo@gmail.com
Tel. oficina: 55 5294 8407
delverboemprender.com.mx



,

7. La toma de decisiones

Las empresas familiares en épocas críticas: Serie – Finanzas.

salograbinskyCuando un emprendedor(a) empieza un proyecto hay dos situaciones muy importantes:

1.- La primera etapa la llamo la “época heroica” donde, con poca experiencia o información real sobre su mercado, tiene que luchar para sobrevivir. El reto es enorme y posiblemente quiera tirar la toalla en muchas ocasiones dadas las exigencias y problemas a que se enfrenta. No se preocupen amigos emprendedores, la naturaleza es muy sabia y los organismos vivos, como las empresas recién formadas o se adaptan al medio ambiente y sobreviven o… a otra cosa.

2.- Lo más importante de esa época es que los individuos se ven forzados a tomar una serie de decisiones, muchas operativas menores, que se vuelven repetitivas (ajustar máquinas, ver medidas, temperatura, fijar lotes, etc.) pero otras son totalmente inesperadas, cuya resolución a ese problema hace que la decisión a tomar tenga amplias repercusiones.

El punto importante es que se aprende, a fuerzas, a decidir el destino de la empresa y de lo acertada que sea, depende todo el proyecto.

Todos los que hemos creado negocios y los hicimos crecer sabemos cuales fueron nuestras decisiones clave, las correctas y los errores, pero si el promedio de aciertos es mayor a las fallas, seguiremos vivos.

Regresando a nuestro tema actual de empresas en épocas críticas tenemos que, dados los confusos y a veces contrapuestos informes (chismes, rumores, sesudos análisis de expertos, etc.) con los que somos literalmente arrasados diariamente, el definir un campo de acción y decidir por este se vuelve un ejercicio difícil. ¿Subir los precios en prevención de un alza por la devaluación y su efecto y probablemente perder clientes a la competencia o esperarse a que otros lo hagan y perder utilidades brutas? ¿Pedir prestamos para nuevos equipos con un panorama incierto de demanda y oferta?

En fín, el mundo no se acaba pero sí estamos a ciegas preparándonos para escenarios desconocidos y a los que debemos hacer frente. Por cierto, quedarse pasmado y no hacer nada es, en sí, tomar una decisión clave.

Les aseguro que en épocas criticas se debe ser totalmente flexible, estar preparado para cambios súbitos y continuos del entorno económico, socio político y de otras regiones que nos afectan directamente. Información seria y de fuentes confiables, puesta rápidamente en una tabla comparativa ayuda (y esto debe ser muy ágil). Juntas cortas, efectivas son indispensables para operar y si existe un Consejo efectivo, no va a ser extraño citar a períodos extraordinarios de éste y su ágil dictado de políticas para ser implementadas.

Finalmente, es muy conveniente buscar el consenso para que la decisión sea responsabilidad de todos o una mayoría pero les recuerdo que la empresa familiar no es una organización democrática y si hay que decidir algo importante y no hay acuerdo, el presidente del Consejo, director o simplemente el dueño(a) lo debe hacer, ejerciendo su liderazgo.

No hay de otra.


Salo Grabinsky

gzsalo@gmail.com
Tel. oficina: 55 5294 8407
delverboemprender.com.mx



,

6. La liquidez

Las empresas familiares en épocas críticas: Serie – Finanzas.

salograbinskyUn adelanto: En cada crisis económica que hemos padecido en las últimas décadas, profundas y por varios años, existen síntomas previos que, desgraciadamente anuncian el principio del huracán.

En primer lugar se siente un endurecimiento del crédito. Las instituciones bancarias empiezan a ser más estrictas en el otorgamiento o renovación de líneas de crédito. Trabajan prioritariamente con sus grandes clientes, que manejan saldos muy importantes en sus cuentas de cheques, tienen depósitos en resguardo y ,sobre todo, son conocidos de muchos años.

En segundo lugar muchos de los clientes principales y sobre todo menores se alargan, por diversas razones en sus pagos, sin que lleguen a ser morosos… pero sí jineteros. Es un fenómeno común y tal vez aislado, pero cuando la mayoría de su cartera se va atrasando, algo raro está pasando y las advertencias deben ser tomadas en serio por los ejecutivos clave y el Consejo de Administración.

Los proveedores ajustan sus políticas de precios y crédito, a plazos cortos, exigen anticipos sustanciales antes de surtir y, si son importaciones en divisas, piden más garantías antes de embarcar. De nuevo, no hablo de una instancia en particular sino en una tendencia preocupante para la logística de suministros dentro del ciclo productivo que puede atrasarse o quedar paralizado.

Una más de las posibles llamadas de alerta es la política monetaria del país y también la norteamericana. Si empiezan a subir las tasas de interés los bancos reaccionan aumentándolas o cambiando sus reglas y el crédito se hace más difícil de obtener y pagar.

En esta época crítica que puede durar meses o incluso años, la sorpresa más desagradable que puede haber es que, por las causas anteriores y otras variables la salud financiera y la liquidez empeoren y exista un problema de flujo de efectivo a corto plazo.

La liquidez de una empresa, de una familia o de una país es la “Reina Máxima”, ya que nos permite enfrentar los golpes incesantes que vienen por doquier sin sentir mayor perjuicio para el sistema. Incluso, al garantizar que se tienen suficientes reservas monetarias líquidas se abren oportunidades de encontrar ofertas y hacerse fuertes con adquisiciones, compras estratégicas, etc.

Al final de cuentas nuestro objetivo es la supervivencia de la empresa en estos ciclos como el actual de inflación, recesión potencial e incertidumbre.
Una atención muy especial debe ser el control de inventarios para tener lo estrictamente necesario y estratégico y salirse de aquellos obsoletos y/o de lento movimiento. Otro rubro crítico es el de la cobranza que debe ser monitoreada para que esté dentro de los parámetros fijados por el consejo.

A nivel personal ,el análisis de su patrimonio debe ser un ejercicio constante (Esto lo veremos en un artículo posterior de esta serie).

Simple y llanamente, la inmensa mayoría de las bancarrotas se debieron a la falta de liquidez, aunque detrás de ésta hay muchos factores que no se cuidaron con tiempo.


Salo Grabinsky

gzsalo@gmail.com
Tel. oficina: 55 5294 8407
delverboemprender.com.mx