,

Cuánta Vitamina D necesitamos los humanos

dragabrielafriasCuando uno vive en una ciudad la exposición a la luz solar se vuelve un poco compleja.

Los dermatólogos nos prohíben la exposición y los científicos, reumatólogos, ortopedistas, endocrinólogos y geriatras nos conminan a tener un aporte cotidiano de vitamina D. ¿Qué hacer?

Trataremos de entender por qué y para qué es importante la vitamina D.

Todos o casi todos sabemos que los huesos requieren aportes de esta vitamina para poder sintetizar el fósforo y el calcio, fundamentales en el crecimiento y calidad de los huesos y los dientes. La disminución de vitamina D afecta la calidad de los huesos, interfiere en la consolidación y el crecimiento del hueso y mejora la calidad de los mismos. Algo que quizá olvidamos es la importancia de la vitamina D en el aparato inmunológico, es decir en la mejora de las “defensas” del cuerpo así como en la función de la glándula para-tiroides que envía la activación del calcio a nivel del riñón. En caso de ausencia o disfunción de este ciclo hormonal se puede llegar a la tetania, complicación muy seria que pone en riesgo la vida.

Se puede obtener vitamina D de tres formas: a través de la piel, con la ingestión de ciertos alimentos y por medio de suplementos.

Los expertos recomiendan un consumo diario de 600 Unidades Internacionales (UI) de vitamina D, la cual se produce naturalmente en el cuerpo después de la exposición a la luz del sol por no mas de 10 a 15 minutos, con protector solar y 3 veces por semana.

Hombres y mujeres mayores de 70 años de edad deben aumentar su consumo diario de vitamina D a 800 UI, que también pueden obtenerse de suplementos o de alimentos ricos en vitamina D, como son las yemas de huevo, el pescado de agua salada, el hígado, la leche enriquecida, quesos, avena, yogur, el cual puede ser en helado, germinado de soya, brocoli, nabo. El Instituto de Medicina recomienda que los adultos no tomen una cantidad superior a las 4,000 UI al día.

Como ya mencionamos la función renal es indispensable en la absorción del calcio. Si nuestra función renal esta deteriorada, sea por enfermedades crónicas: diabetes mellitus, insuficiencia renal crónica, lupus u otras, el metabolismo del calcio se vera afectado. Debemos de tomar en cuenta que algunos otros alimentos pueden alterar esto como es la sal, o los productos des lactosados, ahora de ‘moda’ no siempre bajo indicación médica.

Evitar la osteopenia en la infancia o la osteoporosis, no exclusiva de las mujeres durante la menopausia, depende de varios factores. Y aquí deseo hacer énfasis en que no sólo la menopausia conlleva a la osteoporosis si no también la andropausia. Sin duda la genética es fundamental, la exposición leve a la luz solar, la alimentación y el ejercicio, músculos fuertes protegen y sostienen a nuestros huesos.

Las fracturas patológicas, posteriores a un mínimo traumatismo, en la propia casa del paciente al subirse o bajarse del camión del auto, al golpear sobre una mesa, son cada día mas frecuentes, sin duda relacionadas a nuestro incremento en la longevidad; pero que implican un inmenso deterioro en la calidad de vida personal y en la de la vida familiar.

Informémonos y seamos congruentes y responsables con nuestra vida.


Dra. Gabriela Frías A.

Dermatóloga Certificada
gabifriasdermatologa@gmail.com



0 replies

Comenta

Únete a los comentarios
Deja tu opinión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *