,

Des-epocada

aliciarabagoUn poco “des-epocada”, sí, en momentos así me siento, como diría la India María: “ni de aquí ni de allá” (los que son de mi generación y mayores lo entenderán). Bueno, yo soy Generación X (nacidos entre 1965-1981) muuuuy embarrada de tintes baby boomers (nacidos entre el 1945-1964) y, sin duda, con pequeños manchones de millennials (1982-1994/95 incluso a veces los sitúan hasta el 2000),

¿Por qué digo que muy embarrada de baby boomer? Pues por mi crecimiento. Mi ejemplo, culturalmente y socialmente, fue esa generación llena de organigramas y posiciones, esa generación en donde el respeto a la edad y a la experiencia era de gran importancia, esa generación que te enseña y tú escuchas atentamente tratando de aprender pero casi nunca opinar, de esa generación llena de esfuerzo por tratar de mejorar en todos los aspectos y obtener algo mejor de lo que ellos tuvieron, de esa generación que actúa y siente como todas pero se preguntaba poco, simplemente seguían, donde muchos cosas no se cuestionaban y las hacían porque “así era y punto”.

Y digo con manchones de “millennial” y ahora “Z” porque convivo a diario con varios y tienen grandes cosas que enseñarnos, grandes ideas, innovación, imaginación etc. Aclarando que ninguna sea mejor que otra pero sí hay momentos en donde creo que hemos olvidado que también nosotros podemos enseñar mucho y no nos damos cuenta.

Yo sí soy de las que cree que si algo funciona y además te beneficia ¿por qué tengo que cambiarlo? Evidentemente creo en la evolución; ya sé que aunque mi vieja máquina de escribir funcione, no me podría aferrar a no usar un teléfono inteligente que hace lo de la máquina y mil funciones más. No, no me refiero a eso, me refiero a que creo que el “por favor, gracias, buenos días, con permiso, saludar, etc.” sigue funcionando pero también creo que no es forzoso que un niño tenga que saludar de beso a cada persona pero sí decir “hola” o “buenas tardes” mirando a los ojos.

Sigo creyendo en el respeto. Creo en la experiencia como algo muy valioso y que los años también te dan esa experiencia y hay que valorarla, creo que hay autoridades, creo en el fracaso y en lo que te deja, creo en el esfuerzo y la satisfacción pero también creo en la comunicación y en la preparación, en cuestionar e informarse y pienso que en ese querer mejorar nos hemos perdido en algunos puntos: ¿qué y cómo paso?

No se en qué momento decidimos que los niños podían dejar de respetar a sus mayores aunque fueran desconocidos o que a los dos años podían decidir en qué mesa de un restaurante se sienta toda la familia o en qué momento la maestra dejó de ser una autoridad en la escuela o que no se le puede decir a alguien que no tire basura porque está mal, porque no lo estás respetando y es libre de hacer lo que quiera con su vida.

Creo que todo se ha vuelto muy relativo y hemos dejado muy abierto el campo de lo que está mal para ti quizá esta bien para mí. Podríamos entrar en una discusión enorme en muchos aspectos pero creo que si me estás leyendo con el afán de entender por la línea que voy, comprenderás a que me refiero: Creo que tenemos que plantearnos que, sin duda, hay cosas que están bien y que están mal (no todo es relativo) y estamos dando por hecho que nuestros hijos lo tienen claro, y no es así, los niños y jóvenes están pidiendo a gritos guía, orientación y ejemplo porque la información la tienen a manos llenas.

No sé si soy la única que me siento “des-epocada” por momentos pero creo que nuestra generación esa que tanto se dice que es una generación sándwich; tiene mucho que enseñar (valores, respeto, voluntad, esfuerzo, etc.) y continuar aprendiendo sin desechar por completo todas esas cosas buenas que aprendimos.

Y aclaró, ¡no dije que sentirme “Des-epocada” fuera malo!


Pedagoga Alicia Rábago

Maestría en Orientación Familiar, Master en Psicología Infantil y en Inteligencia Emocional y Educación
Blog: Edúcalos con Alicia Rábago
Twitter: @AliciaRabago
Mail: educalosparaquelosdemas@gmail.com



0 replies

Comenta

Únete a los comentarios
Deja tu opinión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *