,

¿Eres mamá o papá cuervo?

aliciarabagoSin duda todos los padres ven a sus hijos con ojos de amor y aquí quizá podemos incluir algunos abuelitos que disfrutan mucho de sus nietos y para ellos son los niños más perfectos que existen.

Esto, en la actualidad, se ve muy reflejado en las conductas de los hijos. Por supuesto que no estoy pidiendo que no adores, idolatres y veas a tú hijo como lo mejor pero que esto no nuble tú pensamiento y tú objetividad porque, sin temor a equivocarme, todos los seres humanos tenemos imperfecciones que podemos mejorar. Si como padres no llevamos a nuestros hijos a la autorreflexión sobre que hay cosas que se pueden mejorar, saldrá al mundo y se dará cuenta que no era tan perfecto como sus “papis” le dijeron y, créeme, el golpe con la realidad no será lo más agradable.

Es necesario que como padres valoremos todas las aptitudes, habilidades y actitudes de nuestros hijos, independientemente de si están guapos, listos, hermosos, cariñosos y todos los demás adjetivos que podamos asignarles. Pero si además ayudamos a que conozcan sus defectos o debilidades para trabajar con ellas, estaremos ayudando mucho más que si les hacemos creer que “por su linda cara” todo se lo merecen.

El mundo no es sencillo y es indispensable que los niños de hoy, incluso algunos adolescentes y quizá por ahí uno que otro adulto, seamos capaces de tolerar frustraciones, resolver conflictos no esperados, esforzarnos por algo que deseamos, tomar decisiones que no nos gustan, cumplir con situaciones o compromisos que quizá no sean los más agradables. Sin embargo, así es la vida, hay que hacerlos y aprender de ellos lo más que se pueda.

En está cultura actual de evitar todo el dolor, sufrimiento o esfuerzo, según nosotros innecesario, lo único que estamos haciendo es formar niños que cuando tengan que ser adultos no sepan afrontar ninguna complicación o no sepan resolver ningún conflicto porque nunca tuvieron la necesidad de enfrentarse a nada que los hiciera tratar de resolverlo.

Recuerda que los seres humanos guardamos en nuestro cerebro diferentes maneras de reaccionar frente a un conflicto y si nuestro hijos aprenden que esa manera de reaccionar es haciendo que mis padres me lo resuelvan, nuestra labor como padres no estará completa. Yo se que esos seres a los que más adoras y son tú mundo no los quieres ver sufrir por nada y mientras puedas hacerlo lo tratarás de hacer, pero la paternidad requiere que seamos conscientes de que tenemos que prepararlos para vivir sin nosotros, para enfrentar un mundo que nos pone a prueba, para tomar decisiones que a veces no son las correctas y tenemos que volver a intentar una y otra vez si es necesario para conseguir nuestras metas y nuestros sueños.

Convencida estoy que todos los padres buscan la felicidad para sus hijos y parte de esa felicidad es hacer de esa personita una independiente, autónoma y capaz. Verlos a veces caerse nos rompe el corazón pero te aseguro que verlos cumplir sus metas y sentirse orgullosos por haberlas logrado hace que no quepas de la felicidad y que te llenes de una emoción indescriptible.

Seamos unos papás cuervos que se pavonearan de sus cuervitos cuando aprendan a volar sin nosotros.


Pedagoga Alicia Rábago

Maestría en Orientación Familiar, Master en Psicología Infantil y en Inteligencia Emocional y Educación
Blog: Edúcalos con Alicia Rábago
Twitter: @AliciaRabago
Mail: educalosparaquelosdemas@gmail.com



0 replies

Comenta

Únete a los comentarios
Deja tu opinión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *