,

¡Fin de año!

dragabrielafrias

Hablar en primera persona no siempre es lo mejor, pero ¿cómo se puede compartir lo que he pasado en este año sin hablar de YO? De lo que quizá todos podemos aprovechar algo.

Al finalizar un año siempre hay tendencia a reflexionar. ¡Me ponen triste estas fechas! O no. Están bien estudiadas y se sabe que mínimo 10 % de la población mundial entra en una profunda melancolía: por que ya no están los padres, por que estamos solos, por que el cielo es gris, porque, porque, porque… Sin embargo, al otro 75 a 90% nos gusta esta época y sus memorias. Los propósitos por cumplir o los que debimos haber cumplido durante el año que culmina.

Y frecuentemente tenemos propósitos similares: tener un hijo, sembrar un árbol, escribir un libro… Suena bastante “old fashion”; hoy en día creo que el mayor número de la población quiere tener más, más, más. Más dinero, más clientes, más coches y así sucesivamente. Los clientes son para ganar más dinero, con lo cual podre comprarme más coches, más zapatos y todo más.

Tuve durante este año el maravilloso regalo de tener dos amigas nuevas, entre las tres sumamos mas de 200 años, pero son mis amigas ‘nuevas’. Una, es pianista de origen judío polaco y la otra es vienesa, mis grandes pasiones: Viena y el piano. Nuestras reuniones consisten en té, pastel y música, literatura, análisis del premio Nobel o de las elecciones o de las conductas que los estadistas (quise decir de los muy pocos a casi nulos estadistas), de los migrantes y la historia de los migrantes a lo largo de estos 21 siglos: los gitanos, los vikingos, los británicos…. Y así todo, con referencias puntuales dando también lugar al conocimiento de las maravillas de la modernidad como el asistir al Carnegie Hall o a la Filarmónica de Berlín desde el sofá de la casa. Leer todo lo que nos interesa como a este joven israelita, historiador Yuval Harari, con su obra ‘Homo Deus’ (on the rise of Homo Deus) que recomiendo ampliamente, y de quien solo deseo subrayar un concepto: el dinero no existe; es papel o un plástico pero no es real y solo promueve algo que él llama la ‘useles class’ inmersa en la inteligencia artificial con una conciencia igual de artificial. Para reflexionar.

2016 sin duda ha sido un año fuerte por decir lo mínimo. No quisiera repetir ni iniciar diciendo que gano Trump, eso fue algo muy rudo para la humanidad pero resulta que ese día yo era la única abuelita feliz: nacieron mis dos nietos en perfecto estado de salud y me convirtieron en ABUELA, lo cual desde el punto filosófico y mental no he podido explicar, es un sentimiento enorme de un inmenso amor y de agradecimiento con la vida, la ciencia y la circunstancia. Los acabo de conocer y ya los amo profundamente ¿será que eso es el verdadero amor a primera vista?

También debo acotar que este año ingrese a mi pequeña familia otro nuevo participante: un joven finlandés, sensible, cauto y de gran altura física y moral, quien contraerá nupcias en próximas fechas con la menor de mis dos hijas y que con su gran respeto y admiración por la naturaleza, como todo buen finlandés, sembré no solo uno, si no dos arboles.

El libro de dermatología esta ya en la imprenta. Ilusión de todo médico que ha tenido alumnos durante mas de 20 años y el cual fue escrito para ellos y con ellos y que pronto tendré el honor de ceder todos los derechos al Centro Médico ABC.

Concluyamos, todos hicimos cosas maravillosas, obtuvimos grandes beneficios, conservamos la salud, nos percatamos de que tenemos tanto y que si hiciéramos una pequeña pausa en este lapso de vida, solo sería para agradecer, a quienes ustedes prefieran, incluyendo a sí mismos, por el buen esfuerzo por la lucha cotidiana, por levantarnos de la cama o de una gran caída que nos enseñará de que trata este maratón llamado vida. Quizá agradezcamos las vicisitudes y controversias que nos permiten analizar cuan importante es tal o cual cosa. Lo que es verdaderamente importante: como la amistad, la familia, la salud y la capacidad de agradecer.

Gracias a ustedes que nos leen, gracias Eddy, gracias Tere y un muy ¡Feliz Año!


Dra. Gabriela Frías A.

Dermatóloga Certificada
gabifriasdermatologa@gmail.com



0 replies

Comenta

Únete a los comentarios
Deja tu opinión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *