,

Gracias por venir

Hola amigos, ésta es la primer columna que escribo y en ella quiero, entre otras cosas, presentarme y decirles cómo es que llegué aquí; todo ello con el objeto de ir creando un ambiente de familiaridad y de establecer el inicio y rumbo de esta nueva aventura como columnista.

Pues bien, soy ingeniero de formación y maestro de profesión. Hace algún tiempo que, de regreso a casa, escucho el programa de radio de Eddy Warman y aparte lo sigo en Twitter, en donde en una ocasión publicó una convocatoria con estas dos preguntas: ¿Te especializas en un tema que te apasiona y además te gusta escribir? ¿quieres ser uno de los columnistas de EddyWarman.tv? La invitación pedía a los interesados enviar sus datos personales, la descripción de su especialidad y un ejemplo de sus textos a un correo electrónico.

Siendo admirador y seguidor de Eddy, no podía dejar pasar esta oportunidad y envié la información solicitada. Pasaron algunas semanas y pensé que el texto de prueba no había sido lo suficientemente bueno para ser de los elegidos (“suerte para la próxima, si es que hay próxima…” pensé para mis adentros), pero ¿qué creen? Un buen día recibí con emoción un correo de Tere Chacón dándome la bienvenida al grupo de columnistas del portal de Eddy. Y bueno, aquí estoy. Muchas gracias Tere, muchas gracias Eddy por esta oportunidad.

Decidí nombrar la columna “Entre amigos” pensándolo como un espacio en el cual amigos se reúnen y empiezan a compartir sus experiencias, reflexiones, conocimientos y comentarios sobre alguna temática que surja de alguno o algunos de ellos en ese momento. Ese espacio puede ser en una salida con amigos, en la hora de la comida, en la hora libre en el colegio, en una fiesta o en cualquier otro momento y lugar en donde dos o más amigos puedan estar en un ambiente de confianza, respeto y calidez en el que todos se sienten a gusto. Siendo esto así, comencemos.

Echando un vistazo a las columnas de mis compañeros y amigos del portal de Eddy, encuentro una amplia variedad de interesantes temas y para entablar este primer encuentro entre amigos, quiero retomar el de “¿Cuál es mi misión de vida?” de la psicoterapeuta Blanca Almeida en su columna Cosas de la Vida. Creo que la mayoría en algún momento o en muchas ocasiones nos hemos hecho esta misma pregunta u otras similares. Blanca nos habla de manera clara y concisa sobre ello en un video de poco más de dos minutos que ustedes pueden ver y unirse a esta charla.

Ella nos resume sus planteamientos diciendo que la misión de vida es poner nuestras habilidades y talentos al servicio de otros y que esto nos brinda felicidad. Esto lo relaciono con la frase “es mejor dar que recibir”. El dar algo de lo que uno es a alguien, te llena, te hace sentir útil y te hace ser una mejor persona. Y todavía, esto tiene un plus, te hace trascender al dejar huella o sembrar semilla en los demás, de lo que tu ser es. Creo que lo que dice Blanca es uno de los pilares de nuestra vida. También Ken Robinson, en su libro “El Elemento” nos dice que hay que dedicarnos a aquello que nos apasiona, es decir, estar en nuestro elemento, para de esa forma tener éxito en la vida.

Pienso que las visiones planteadas están más centradas en lo profesional, por decirlo así. Personalmente, agregaría otro pilar a esta base: la familia, el lado humano. Con estos sólidos cimientos estamos cumpliendo la misión de vida y sobre ellos podemos edificar nuestras metas y lograr la mayor felicidad. Se dijo fácil, pareciera que tenemos una receta maravillosa para transitar por la vida pero tiene un ingrediente difícil de conseguir por su alto precio: la energía.

Esto me lleva a pensar en una de las leyes de la naturaleza que hasta nuestros días se sigue cumpliendo: para que cualquier sistema trabaje se requiere energía (y con lo caro que están los energéticos hoy día, p.ej., la gasolina) y de no tenerla, tarde o temprano se detendrá. O dicho en otras palabras, sin la energía para trabajar, todos los sistemas tienden de manera natural al caos y desorden.

Y, ¿cómo se observa esto? Malas notas en el colegio, desintegración familiar, delincuencia, pérdida del empleo, infelicidad y todo aquello que nos impide trabajar en nuestros sueños.

Y, ¿dónde está la energía? Creo que está en la acción, no podemos permitirnos la inactividad porque es ponernos al paso de la corriente que arrastra al devastador caos.

Hasta pronto, y gracias por venir.


Antonio Carlos Martínez

Las cosas buenas pasan pero el trabajo con esfuerzo y dedicación, dando lo mejor de nosotros, es lo que hace que sucedan.

Email: ankar_26@hotmail.com



0 replies

Comenta

Únete a los comentarios
Deja tu opinión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *