,

La Ginebra; si no fuera bebida sería perfume

sandrafernandezMuchos de ustedes saben de mi debilidad por esta bebida. Si no es vino, será Ginebra mi segunda opción y si no tuviera más de 40% de alcohol y no fuera Sommelier, seria, literal, mi perfume de todos los días. Seco, verde, cítrico y esa mezcla un poco bipolar entre misterio y exotismo puro.

Hace unas semanas tuve un encuentro por demás delicioso. No solo por el placer de beber esta bebida con notas a pino y té verde, sino por el placer intelectual de conocer a Desmond Payne, actual Master Distiller de Beefeater Gin. Un ícono en la industria, un maestro en toda la extensión de la palabra. Él no lo sabe, pero haberlo conocido fue parte importante de mi vida este año que acaba de terminar.

2015 fue mi año de estudio profundo de destilados, vermouths y coctelería. Ginebra, Ron, Vodka, Whisky, Cognac, Brandy, Licores tradicionales y exóticos fueron mi encomienda personal por muchos meses. Cuando además lo estudias entendiendo el entorno social, histórico y geográfico de estos maravillosos brebajes es imposible no conectarse con el mundo claro-oscuro detrás de cada bebida y en este caso la Ginebra tuvo su época loca también, un periodo en Inglaterra conocido como el Gin Craze.

Así que, conocer al creador de la Ginebra que más premios ha obtenido en el mundo desde su creación en 1802, fue como personalizar miles de horas de estudio y degustación.

Una de las cosas más importantes a entender es que dentro de las Ginebras hay diferentes estilos, el estilo más clásico y tradicional, más puro y puntiagudo es el estilo “London Dry”. Muy importante comentar que “London Dry” es un estilo no una Denominación de Origen, por lo tanto no significa que se deba crear específicamente en la ciudad de Londres. Significa, entre otras cosas, que no debe poseer menos de 0.1 gramos de azúcar por litro, debe guardar un mínimo porcentaje de alcohol, no hay ningún tipo de aditivo o saborizante fuera de los elementos naturales, el junípero o enebro que es el botánico indispensable en todas las Ginebras (si no lo lleva no es Ginebra, punto), en este estilo debe ser el botánico más destacado seguido de los cítricos.

Esto lo menciono por que hoy día con el boom exitosísimo de esta bebida encontramos otros maravillosos ejemplares con mil y un botánicos más que muchas veces colocan al junípero en un espectro secundario de aromas.

En este orden de ideas, hablando de las grandes invenciones de la Ginebra moderna, están seis creaciones más de Mr. Payne, entre ellas Beefeater 24 London Dry Gin, una esencia perfumada con los botánicos clásicos y un elemento sorpresa, Te Verde Sencha del Japón. La naturaleza expresada a través de enebro de la Toscana recolectado específicamente para él, naranjas de Sevilla, raíz y semilla de angélica, almendra, regaliz, semilla de cilantro, toronja y sencha de cosechas y selecciones específicas que envuelven en una maravillosa fragancia todos los aceites y componentes esenciales que se remojan por 24 horas, de ahí el nombre de este producto. Después de esta maceración, inicia la destilación, que se hace en pequeños alambiques de cobre usados en perfumería lo cual permite la extracción más fina y delicada que se incorporará a una botella sin igual; rectangular, con un fondo rojo que destella como un cálido y suave sol a contra luz y un diseño texturizado sobre relieve en el vidrio que marca un distintivo único.

Siendo nuestro México un país multicolor y multisabor no es difícil tener alcance a un sinfin de posibilidades para experimentar y, desde ya, nuestros geniales bartenders no cesan en crear el coctel perfecto para Beefeater 24.

 

Sandra Fernández

@sandravinos

2 replies

Comenta

Únete a los comentarios
Deja tu opinión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *