,

La Violencia en nuestro entorno

aliciarabagoÚltimamente, las imágenes que hemos estado viendo en la televisión o en el internet no son muy alentadoras, Muestran muchos desastres naturales que son impactantes y que no nos gustaría vivir pero si a eso le sumamos escenas en donde hay tiroteos, ataques y gritos, es violencia y más violencia y esto no nos ayuda.

Debemos tomar en cuenta que la televisión y el internet son de los factores que más influyen en nuestra formación y, dependiendo del tiempo que se invierta en ellos, podrá hacernos variar desde nuestro lenguaje hasta nuestro comportamiento, sobre todo en edades muy tempranas.

Datos nos revelan que los niños pasan al menos cuatro horas frente a una pantalla (televisión, computadora, gadget) y cada vez desde más pequeñitos. En ocasiones no somos capaces de controlar todo lo que nuestros hijos ven, incluso aunque ellos no lo busquen.

Se dice que por cada 30 minutos de transmisión pueden aparecer hasta 23 escenas violentas que ya nuestro cerebro no alcanza a percibir y lo que va sucediendo es que vamos perdiendo la sensibilidad y las comenzamos a verlo como algo común.

“La agresión es un rasgo que se desarrolla en conjunto con el sistema nervioso a través del tiempo a partir de la infancia. Los patrones de conducta se solidifican y el sistema nervioso se prepara para seguir los patrones de comportamiento en la edad adulta cuando se convierten cada vez más en instructores de la personalidad”, subraya Alia-Klein, investigadora principal de un estudio realizado por la Escuela de Medicina Icahn en el Monte Sinaí.

Hablando de niños y adolescentes los efectos de la violencia pueden ser:

  • Identificación con ciertos tipos de personajes que, por alguna justificación, se comportan de manera agresiva o violenta.
  • Imitar la violencia que observan.
  • Gradualmente, aceptar la violencia como una forma de resolver un problema.
  • Perder sensibilidad ante esas escenas, tornándose inmunes al dolor.

El impacto de recibir toda esa violencia puede reflejarse en la conducta del niño o del joven inmediatamente o más tarde en su desarrollo.

¿Cómo podemos ayudar?

  • Prestando mayor atención a lo que ven.
  • Evitando que vean, películas, series, videojuegos que están catalogados como violentos.
  • Desaprobar la violencia en cualquier momento, señalando que es no es la mejor manera de resolver los problemas.
  • Establecer tiempos y límites para estar al frente de una pantalla.
  • Enfatizar que aunque en las películas haya escenas violentas en donde los actores siguen como si no pasará nada, eso es peligroso.

“Violencia genera violencia”


Pedagoga Alicia Rábago

Maestría en Orientación Familiar, Master en Psicología Infantil y en Inteligencia Emocional y Educación
Blog: Edúcalos con Alicia Rábago
Twitter: @AliciaRabago
Mail: educalosparaquelosdemas@gmail.com



0 replies

Comenta

Únete a los comentarios
Deja tu opinión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *