Las zonas azules o ¿cómo hacerle para vivir más de 100 años?

¿Qué tienen en común las siguientes ciudades entre sí? Okinawa en Japón, Loma Linda en California, Cerdeña en Italia, Ikaria en Grecia y Nicoya en Costa Rica.

Pues resulta que Dan Beuttner, periodista de National Geographic, ubicó las ciudades que tenían en promedio la tasa más alta de longevidad (mayores de 100 años), se dedicó a estudiarlas a fondo y las nombro “Las Zonas Azules”.

Ciertamente se sacan conclusiones muy interesantes de ¿qué características tienen esos lugares tan distantes entre sí? ¿Será genético el factor que hace que vivan más? ¿Cuál es el factor que los une para que tengan ese promedio de vida en general en su población? ¿Qué hacen que prolongan su vida y no solo la hacen añeja sino con una calidad de vida envidiable?

Y no solo era ubicar que lugares tenían más “centenarios” sino que además estas personas no hubieran desarrollado enfermedades como cardiopatías, obesidad, cáncer o diabetes. ¿Será que esta investigación ubicará el secreto de “la fuente de la eterna juventud” y al fin tendremos las mascarillas adecuadas para no tener arrugas y las cápsulas para evitar la vejez?

Pero los cuestionamientos que desata son más que educativos. ¿Se trata de vivir más o vivir mejor? ¿Se trata de juzgar la cantidad de años en vez de la calidad? Finalmente, como dice la canción “No le quite años a la vida, póngale vida a los años”.

Y si, se descubrieron factores que diferencian a estas zonas.

1. Elegir alimentos frescos y llevar una dieta basada en verduras y frutas (que es naturalmente baja en grasa y azúcares). No es volverse vegetariano pero si minimizar el consumo de carne roja.

En Cerdeña e Ikaria se consume 6 veces más granos que en la dieta típica estadounidense; se come mucho pescado y poca carne roja, dos tazas de café al día y bastante aceite de oliva.

2. Y en este tipo de dieta mediterránea un actor protagónico es el vino. Una a dos copas al día en compañía de amigos, una rica plática y muchas risas.

3. También se come hasta que se está saciado, no hasta que se está lleno o repleto. Comer hasta que el estómago este 80% lleno. Así el sueño y la flojera no invadirá tu cuerpo, por lo que habrá que poner esta recomendación en práctica.

4. Practicar técnicas de manejo del estrés (incluyendo yoga, oración o meditación). Siempre tener un momento para relajarse, nada es tan urgente, nada es tan importante.

5. Realizar ejercicio moderado (como caminar). En estas ciudades el moverse ya sea en bicicleta o caminar, ayuda más que programas de deporte de alto rendimiento o gimnasios, la idea es simplemente no te quedes quieto.

6. Tener un sentido de vida. Una de las ciudades Okinawa, las personas tienen una palabra “Ikigai” (La razón por la que te despiertas cada mañana). En la psicología positiva es un elemento fundamental el tener sentido y propósito en la vida, precisamente esa razón para levantarte.

7. Fe y espiritualidad son base de la cultura y vida de estos habitantes. Trascendencia y legado, generan empatía con un grupo que comparte esta creencia y generan emociones y sentimientos positivos, que conllevan hacia una paz y por ende una vida feliz.

8. El centro de estas comunas es la familia. Son interrelaciones poderosas que dotan de seguridad, de protección, de pertenencia… no solo la familia nuclear sino incluso la comunidad, en donde hay valores como el compartir, el desprendimiento, el cuidado, apoyo y soporte. Tener una pareja en la vida, invertir tiempo y espacio con hijos, cuidar y venerar a los adultos mayores, son factores que coincidieron.

9. Ten una tribu que te acompañe. La población de Okinawa crea moais, que son grupos de cinco amigos que se comprometen entre sí de por vida. Las investigaciones demuestran que el tabaquismo, la obesidad, la felicidad y hasta la soledad son contagiosos. Anda con lobos y aprenderás a aullar.

Así el reto es ¿cómo crear zonas azules en otros lugares?

Empezando por crear esos entornos propicios para la interacción familiar y el acompañamiento social, para de ahí tener prácticas saludables en la alimentación y el movimiento. Pero realmente funcionará.

Como dijo un habitante de Ikaria al preguntarle por qué creía que la gente de ahí vivía tanto: “Es que se nos olvida morir” y se encogió de hombros. Así que olvídate un poco de morir para que tengas tiempo para vivir.


Arturo Villegas

Happiness developer
Speaker internacional
Especialista en aumentar la productividad organizacional a través de la felicidad
hola@arturovillegas.com.mx
www.arturovillegas.com.mx
Youtube: arturovillegasmx
+52 (55) 12 04 08 61 ext. 101



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *