,

Más Likes para tus hijos

aliciarabago¡Wow! Todo en esta vida son procesos, crecimiento, evolución, cambios, crisis, movimiento y energía pero, cuando se habla de adolescentes, todo eso generosamente se multiplica por mucho, incluso la magnitud que tome en momentos pareciera que cuando hay un adolescente ( o dos o tres) en casa, es momento de ponerse en pie de guerra y resistir.

Yo que amo lo que hago debo decir que la etapa de la adolescencia me intriga, me hace abrir mis ojos pero, sobre todo, me sensibiliza a la empatía. Me parece que es una etapa, sin duda, de muchísimos cambios (físicos, psicológicos, emocionales, sociales), unos mejores llevados que otros, así como una etapa de acompañamiento y de enorme crecimiento; es una etapa espectacular en donde se está aprendiendo a confiar en uno mismo a través de nuevas decisiones, muchas que seguramente nos enseñarán muchas cosas.

Es verdad que creo que los primeros años de vida marcan el camino a seguir pero los adolescentes, a su manera, te piden a gritos que permanezcas ahí, quizá callado, sin opinar, incluso si puedes, sin respirar pero ¡que sigas ahí! Y nosotros, en nuestro afán por “respetar su libertad, dejarlos crecer, evitar problemas y discusiones”, en muchas ocasiones nos apartamos y decidimos que ya no nos necesita pues creo, sin temor a equivocarme, que los adolescentes son los que más necesitan de nuestra presencia, nuestro estar ahí, nuestro “escucho cuando desees que escuche”. Y como madre o padre, soy congruente con lo que has escuchado durante muchos años porque sé que me estas probando. “Te demuestro que aunque todo tu ser te diga que no me importas o que no te quiero, eeres lo más importante que tengo; te hago sentir que ahí estoy y ahí seguiré incluso cuando en ocasiones ni tú lo permitas”.

Hoy los adolescentes piden ser aceptados más que nunca y, en este mundo con tantas exigencias, es complicado no perder mucha autoestima y sufrir en ese proceso. Tú, papa/mamá, quédate ahí, aguanta en pie de guerra como un valiente, recuerda cuando te tocó a ti pasar por ello, comprende pero no complazcas en todo, negocia pero no cedas a todo, escucha pero que no se pierda el respeto, acércate pero ¡no pierdas el objetivo!

¡Permanece!


Pedagoga Alicia Rábago

Maestría en Orientación Familiar, Master en Psicología Infantil y en Inteligencia Emocional y Educación
Blog: Edúcalos con Alicia Rábago
Twitter: @AliciaRabago
Mail: educalosparaquelosdemas@gmail.com



2 replies
  1. mima
    mima says:

    Hermosa y profunda síntesis aceca de cómo vivir y sobrevivir a la delicada fase de la adolescencia desde ambos lados de la barricada !!!

    Responder
  2. Eugenie Martinez Sacre
    Eugenie Martinez Sacre says:

    Excelente reflexión, etapa de cambios en donde como padres tenemos que desarrollar la empatía con nuestros hijos a su máxima potencia , comprender, escuchar y muchas veces callar. Felicidades!!!

    Responder

Comenta

Únete a los comentarios
Deja tu opinión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *