,

Los 8 comportamientos más valorados en el mundo profesional

Se ha comprobado que al conocer una persona sólo tenemos 10 segundos para crear una primera impresión sobre ésta, pero como bien sabemos esa primera impresión no tiene segundas oportunidades y mucho dependerá de los que proyectemos para definir en muchos casos hasta nuestro futuro personal o profesional.

El cerebro humano tiende a juzgar y este mecanismo hace que difícilmente conozcamos a una persona sin evaluar o interpretar su comportamiento.

Sin embargo, creemos que cuando juzgamos, lo hacemos al conversar con la persona.

Diversos estudios revelan que en realidad nos llevamos una impresión en aspectos no tan evidentes como los gestos, expresiones o lenguaje corporal que nos dan una completa idea de la persona en nuestras mentes.

Recientemente llevamos a cabo un estudio con ejecutivos de nivel directivo y superior, para conocer cuáles son los comportamientos inconscientes que más tienen peso al revelar la personalidad de una persona en el mundo laboral.

1. Contacto visual

9 de cada 10 ejecutivos coincide que el contacto visual es un factor clave de la persona y que a través del contacto visual pueden determinar muchas cosas.

Una persona que mantiene el 100% del tiempo contacto visual es interpretada como agresiva, cuando por el contrario una persona que tiene muy poco contacto visual se considera desinteresada o apenada.

La mayoría de ejecutivos menciona que manteniendo contacto visual aproximadamente 60% de una conversación genera interés, confianza y una relación amistosa.

La clave para el contacto visual es mantener un buen balance.

2. Saludo de mano

Más del 80% de los ejecutivos asocia un saludo de manos “suave” con falta de confianza.

Científicamente se ha comprobado que a pesar de que la forma de saludo tiene varios factores que influencian en domo lo hacemos, sí se puede identificar más de la persona por la manera en que saluda.

Un apretón de manos firme se interpreta como una persona más extrovertida y segura.

3. Cómo se tratan a los meseros y recepcionistas

Entre las características más importantes, los ejecutivos valúan en tercer lugar como se tratan a las demás personas.

No por nada, una de las estrategias de entrevistas de trabajo más comunes a niveles directivos es hacerlo en un restaurante para conocer más a fondo como interactuamos con los demás.

Claramente las acciones revelan más de la persona, como qué tan respetuosos, indiferentes o despectivos nos comportamos con los demás y que mejor que en un entorno de una comida, en donde podemos comportarnos de manera extraordinaria con nuestros acompañantes, mientras enfrente de ellos también demostramos como somos con los demás.

4. Que tan seguido revisamos nuestro teléfono

De acuerdo al 67% de los ejecutivos, es frustrante estar teniendo una conversación con alguien mientras saca y revisa su teléfono.

Es interpretado como una falta de respeto, atención y hasta de liderazgo, mientras no sea una emergencia.

Es mucho más conveniente dejar el teléfono fuera de la vista para aumentar la calidad y cantidad de interacciones cara a cara que pudiéramos tener.

5. Hábitos repetitivos y de nervios

Hay ciertas características que automáticamente son interpretadas como un símbolo de nerviosismo como tocarse la cara, las uñas o partes del cuerpo, y más allá del nerviosismo es leído como una falta de control de la persona a nivel profesional.

No quiere decir que los grandes líderes no se pongan nerviosos, la gran diferencia es el manejo de éstos.

Típicamente, cuando los nervios nos controlan, nuestra mente se enfoca a eso, en lugar de estar en la conversación termínanos proyectando una falta de interés, aunque no sea así en realidad.

6. Puntualidad

Definitivamente algo que habla de nosotros es la puntualidad y una persona que llega tarde, generalmente proyecta falta de respecto, así como un desinterés.

Al contrario de estas percepciones, muchos consideran que el no ser tan puntual también genera una percepción de una persona muy solicitada y hasta relajada en ocasiones.

Es importante no tomar tan enserio la falta de puntualidad por un minuto de retraso – investiguemos antes la falta de puntualidad en lugar de llegar a conclusiones.
<di

7. Tiempo en que tardamos para hacer preguntas

Un indicador clave a nivel profesional es el tiempo en el que la persona pasa el tiempo hablando de el/ella misma.

Es una manera de proyectar la personalidad, ya quien no deja hablar o interactuar al otro, tiende a absorber demasiado a los demás.

Las personas que sólo hacen preguntas son generalmente calladas, humildes y generosas.

Se debe buscar un buen balance de las conversaciones que tengamos a nivel profesional, no importando si el interlocutor tenga un grado más alto o bajo que nosotros.

8. Nuestra letra

Hay muchos estereotipos que relacionan nuestro tipo de letra con la personalidad, desde que tan fuerte apoyamos la pluma, hasta las características de nuestra forma de escribir.

Para muchos la letra dice que tan perfeccionistas, ordenados, seguros o no podríamos ser.

Mucho no está comprobado científicamente, sin embargo, puede ser buena idea utilizar la computadora para alguna nota o mensaje para ir por un camino neutral.

En realidad, nuestras pequeños comportamientos marcan la diferencia y más si es una impresión que puede ser decisiva en nuestras vidas, por lo que nunca está demás que generemos una impresión no sólo de manera consiente, sino contemplando todos los detalles y estos ochos definitivamente serán decisivos en nuestras carreras profesionales.

 


Rony Jerusalmi

Facebook: Goldfarb Consultants México
Twitter: @goldfarbMX
Sitio web: www.goldfarb.com.mx



0 replies

Comenta

Únete a los comentarios
Deja tu opinión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *