Me jubilo y me muero

Pues resulta que el titulo no está lejos de la realidad. La esperanza de vida del mexicano promedio es de 74 años para los hombres y 76 para las mujeres. Por otro lado, la edad de jubilación es de 60 o 65 años dependiendo del método elegido. Y sin embargo, ¿sabes cuánto dura una persona viva después de jubilarse? 3 años.

Entonces las cuentas no cuadran, cómo es posible que la gente se esté muriendo cuando se jubila… y aquí la respuesta es muy sencilla, toda una generación vivió para trabajar (en lugar de trabajar para vivir) y lo que sucede cuando les quitas su trabajo, les quitas su vida.

De hecho, esta problemática es muy interesante, desde muchos puntos de vista; en este país donde nos quejamos de la discriminación que sufren nuestros compatriotas en USA, resulta que aquí se menosprecia y hasta denigra al adulto mayor, y desafortunadamente grandes corporaciones hoy están en problemas dado que el talento que tiene el “expertise” se retira y muchas veces se lleva ese conocimiento vital o “knowhow”, sin tener la empresa cómo transferirlo.

Pero de la misma forma, tampoco aprovechamos ese segmento poblacional que seguramente podría seguir trabajando a plenitud física y mental, aportando a otras organizaciones su experiencia y talento, sin embargo, no se está haciendo y hasta me atrevo a decir, no se quiere hacer. A partir de los 40 años se prefiere contratar jóvenes y menos a los 60 años, simplemente si no emprendieron su propia empresa quedan ociosos, pero lo peor… sintiéndose “inútiles”.

Y una de las formas que podemos darle plenitud a esas personas que llegan a una adultez madura, es que tengan la oportunidad de seguir sintiéndose útiles, aprovechar sus talentos, explotar su conocimiento, convertirlos en coaches, asesores, consultores, maestros… y que puedan tener un final de vida feliz.

Pero para aquellos que llegan a esa etapa, ¿de qué otra forma se puede ser feliz?

1. La relación con la pareja. No tiene que ser sinónimo de edad adulta el perder el romance, el amor, cariño, ternura y una vida sexual plena. Tal vez ya no es un huracán, pero por supuesto el tener una calidad de vida saludable, nos dará pila para poder cumplir y con creces.

2. La familia y amigos. Tejer lazos profundos con seres queridos, con los que nos sentimos a gusto, con los que sientes que cuentas y ellos cuentan contigo, con los que compartes gustos, pasiones, pasatiempos, experiencias, con los que puedes ser tú y no necesitas fingir, será magnífico para un tiempo feliz.

3. Actividades. No solo es contar con un trabajo donde pueda seguir aportando y sintiéndose valioso, sino que siga una vida dinámica, que incluya por supuesto desde actividades físicas que impliquen ejercicio o deporte; tal vez alguna clase de algún instrumento musical, aprender a bailar algún ritmo, o alguna actividad artística; probablemente un idioma, o aprender un oficio, que mantenga ocupada mente, cuerpo, corazón y hasta espíritu.

4. Servicio. Algo de lo más placentero y que puede causar más felicidad es involucrarse en la ayuda, sobre todo a los que menos tienen. Curioso porque pensamos que ellos mismos son un grupo vulnerable, pero creo que debemos dejar de tratar a esta gente como minusválidos o gente “estúpida” y más bien involucrarlos dado que muchas veces no se necesita más que un poco de cariño y un poco de tiempo, cosa que les sobra.

5. La Muerte. Cuando ya se está en cierta etapa donde hay que ir cediendo a nuevas generaciones las posiciones laborales; o cuando ya no se es capaz como antes de cubrir ciertas expectativas de desempeño físico; o se ve lo que se ha logrado y tal vez no cuadre con lo que una vez se soñó; independientemente que se empieza a pensar que la vida se acerca a su ocaso.

Seguramente viene una depresión que causa infelicidad, pero hay que cambiar los esquemas mentales, donde la muerte es más que una limitante para vivir, una forma de motivación, dado que la vida se acaba, y no sabemos cuánto nos vayamos… pues más nos vale vivir cada día como si fuera el último.

La felicidad es para todas las épocas, todas tienen su lado positivo, y todas tienen muchas maneras de hallarla. Estos son solo unos tips pero hay muchos más que puedes ir descubriendo para que la vida, esta hermosa aventura no dependa de ser más joven o más viejo, porque la vida no se cuenta por el número de veces que respiramos, sino por el número de momentos que nos quitaron el aliento.


Arturo Villegas

Happiness developer
Speaker internacional
Especialista en aumentar la productividad organizacional a través de la felicidad
hola@arturovillegas.com.mx
www.arturovillegas.com.mx
Youtube: arturovillegasmx
+52 (55) 12 04 08 61 ext. 101



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *