Esterilización: ¿Por qué mutilar un órgano sano?

INformando con Ale DienerAnulan la capacidad reproductora de la mujer o el hombre, sin que ello afecte la potencia sexual, ya que no se alteran las estructuras vasculares, ni nerviosas.

Las últimas semanas hemos hablado de los anticonceptivos hormonales. Hoy voy a hablar de los métodos esterilizantes. Éstos, justamente, anulan la capacidad reproductora, tanto del varón como de la mujer, pero no su potencia sexual.

Es el método anticonceptivo de menor índice de fallos, si se realiza correctamente; pero produce esterilidad permanente y supone mutilar una función corporal.

Las técnicas de esterilización existentes, son: esterilización quirúrgica, que consiste en la sección del conducto deferente masculino, lo que se llamó vasectomía; o la trompa de falopio femenina, la salpingoclasia, o la ligadura de trompas, que de ligadura no tiene nada que ver, porque se cortan las trompas.

Sí se puede intentar la recanalización en una vasectomía, con una probabilidad de éxito del 40 a 60 por ciento normalmente, pudiendo llegar hasta un 80 por ciento en algunos casos. Sin embargo, no siempre el éxito en la recanalización supone recuperar la fertilidad, debido a factores inmunológicos en el varón y en la mujer, por la cicatriz en la fina trompa, que impide el paso del embrión, con aumento de embarazos ectópicos. Es decir, si logran la recanalización después de una ligadura de trompas, lo más probable es que quede una cicatriz y esa cicatriz no va a permitir que el bebé, el embrión, pueda continuar su camino hacia el útero, y entonces es cuando se pierden esos embarazos.

Es un tema bien importante que podemos de alguna forma reflexionar, porque en la actualidad ustedes saben que vivimos enamorados de este monstruo de la comodidad; y la comodidad después nos puede costar más cara. ¿Quién nos dice que no vamos a enviudar? Tal vez nos podemos divorciar. ¿Quién nos dice que no vamos a querer más hijos? ¿Quién nos dice que no se nos va a morir un hijo y queremos tener más? ¿Por qué mutilar un órgano sano? ¿Por qué, como médicos que están preparados para curar, quieren practicar este tipo de esterilizaciones, cuando son justamente mutilar una parte sana del cuerpo, cuando son para curar? ¿Por qué no buscamos las alternativas? ¿Por qué no nos ponemos a pensar que hay alternativas buenas, sanas, y que nos van a dar mayor bienestar?


Alejandra Diener

Facebook – Alejandra Diener
Twitter – @AleDiener
Sitio web – www.informandoyformando.org



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *