,

Proactividad: La bola de cristal camaleón y Donald Trump

¡Hola amigos! Una vez más, gracias por el favor de su atención y bienvenidos a esta tercera charla.

Siendo este un encuentro entre amigos, forzosamente, tarde o temprano tenía que tocarse uno de los temas que anda en boca de chicos y grandes a nivel mundial… Sí, adivinaron: Donald Trump.

Lo primero que hay que decir es que, en términos generales, las múltiples declaraciones que ha hecho este personaje desde antes de tomar la presidencia de los Estados Unidos, han generado innumerables reacciones de rechazo y descontento, todo lo cual ha generado un clima de tensión e incertidumbre, hablando sólo de México.

Por otro lado, no pretendemos aquí echarle más leña al fuego ni mucho menos ponernos a hacer un repaso de hechos, sino más bien tomar este tema como ejemplo o pretexto para recordar una herramienta tecnológica que todos tenemos y que bien puede ayudarnos en problemas como este o de cualquier otra índole: la bola de cristal camaleón. Tal vez alguien se pregunte y diga: ¿cómo está eso de que todos tenemos esa herramienta? porque yo no tengo nada, ¿y dónde la venden? ¿cuánto cuesta?

Revelemos el misterio y después verán que no había tal. Por principio de cuentas, deben ustedes saber que la bola de cristal camaleón tiene como fuerza motriz la proactividad, por lo que toda la gente sólo la conoce como proactividad. ¡Acabáramos! Pero eso no es todo, mis queridos amigos; aún hay más, como alguien famoso decía.

En nuestra cotidianeidad, las leyes de la naturaleza son tan obvias (como lo deja claro aquella trascendente frase “se cayó pa’ bajo”) que, por regla general, no las cuestionamos. Sin embargo, sí buscamos comprenderlas para evitarnos sorpresas desagradables y en su lugar, ponerlas a nuestro favor, como lo comentamos en la columna anterior cuando hicimos referencia a la Entropía.

En esta ocasión, aparece en escena la tercera ley de Newton, que en términos comunes nos dice que a cada acción siempre se opone una reacción igual. Ejemplo simple: Trump odia a los mexicanos, los mexicanos odian a Trump. No hay porque sorprendernos, las leyes de la naturaleza así trabajan. Afortunadamente, se pueden cambiar las cosas.

Stephen Covey nos dice que, en esencia, la proactividad es lo que nos hace humanos y nos permite afirmar que somos los arquitectos de nuestro propio destino. Podemos aceptar esto si tomamos en cuenta lo que menciona Ale Diener en su columna “¡Tú tienes la libertad de elegir la virtud o el vicio!”,  los seres humanos tenemos facultades exclusivas como la inteligencia, la voluntad y la libertad que nos permiten mejorarnos si así lo decidimos.

¿Y qué podemos ver con la bola de cristal camaleón? Accionada por la proactividad, el mayor invento de la humanidad nos permite visualizar para un determinado contexto actual, los distintos escenarios futuros dados por el efecto de las acciones del presente, para así transformarnos como el camaleón y hacer que suceda lo que queremos. Desafortunadamente, el mal uso de la bola de cristal camaleón y la ignorancia hacia las leyes de la naturaleza, nos han asestado duros golpes…

Ahora, tres recomendaciones finales. Primera; para poder ver los escenarios futuros, debemos prepararnos en el conocimiento del ambiente, situación o problema actual. Segunda; manejar la bola de cristal camaleón no es para nada sencillo, por lo que el consejo es empezar aplicando el dicho el buen juez por su casa empieza. Y tercera; para lograr efectos profundos o de mayor alcance, hacer equipo con quienes también usan la bola de cristal camaleón para los mismos fines que tú, porque de esta manera, tendrás representantes leales y capaces de llevar tus objetivos a mayor escala.

Creo firmemente que la bola de cristal camaleón es una vía que puede lograr muchas cosas, desde el ámbito personal, como lo destacan Ale Diener en su columna “¿Eres papá proactivo o reactivo?” hasta lo que Arturo Villegas, ambos compañeros columnistas de eddywarman.tv, llama “Make México Chingón Again”. ¡Hasta pronto!


Antonio Carlos Martínez

Las cosas buenas pasan pero el trabajo con esfuerzo y dedicación, dando lo mejor de nosotros, es lo que hace que sucedan.

Email: ankar_26@hotmail.com



0 replies

Comenta

Únete a los comentarios
Deja tu opinión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *