,

¡Quiero a mis hijos felices!

Seguro que los que somos padres, es uno de los sueños que tenemos, desde que nacen, solo les deseamos felicidad. Y seguramente muchos deseándoles solo el “bien”, hemos hecho planes, sacrificios, inversiones, para “garantizar” que sean hombres y mujeres exitosos, y felices.

Pero finalmente llegamos a un punto en que está felicidad, está condicionada a muchas creencias y paradigmas del mundo, acerca de ¿qué es ser feliz? Así vemos que mayormente la sociedad (de la cual todos formamos) establece que una persona exitosa es una persona feliz, y el éxito se mide por: cuánto dinero, cuánto poder o cuánta belleza tengas.

Pero resulta que ninguno de esos 3 factores da una felicidad en el largo plazo, solo satisface superficial y temporalmente el ego y da cierto placer, pero no provee esa plenitud total.

Por otro lado, cuando en este mundo occidental – consumista y materialista, se relaciona felicidad con éxito, pero resulta que investigaciones concluyen que es exactamente al revés, cuando seas feliz, tendrás éxito.

Así que criar hijos felices debiera ser la prioridad, antes de pensar en hacerlos exitosos; pero de nuevo llegamos al lugar de partida. ¿Cómo puedo hacer hijos felices?

La mejor fórmula que conozco y que aplico en mi propia experiencia, es darles todo el amor que pueda; mostrarles afecto desarrollará en ellos una estima sana. Claro que no hay que confundir el darles amor, con el hecho de cumplirles todos sus caprichos, o darles todo convirtiéndolos en unos “inútiles” o inadaptados emocionalmente al mundo. No se trata de ser padres débiles o consentidores.

Es un hecho que hoy muchas veces mamá y papá salen a trabajar, por circunstancias financieras, y como hay “culpas” acerca del poco tiempo que pasamos con los hijos, se trata de redimir a partir de comprarles todo; pero es una mala idea; más que un celular o una tableta, lo que más hace falta a tus hijos eres tú; y si hoy no les podemos dar cantidad de tiempo, si podemos darles calidad. Sobre todo, platicar, interesarte, celebrar, escucharlos, jugar con ellos, será muy valioso para hacerlos felices.

Un aspecto fundamental de los padres es que muchas veces nos esforzamos demasiado en dotarlos de conocimiento a partir de aprendizaje académico; cosa que está muy bien, pero olvidamos que todos los seres humanos tenemos 4 dimensiones: física, mental, emocional y espiritual. ¿Qué haces para estimular y desarrollar la parte emocional de tus hijos?, y ¿Qué hacer para dotarles de un crecimiento espiritual?

Sabemos de estas teorías donde la inteligencia emocional distingue a las personas exitosas de las que no los son; no solo dependiendo de las calificaciones o el grado de “inteligencia” que pueda tener la persona. Así que sobre todo en sus primeros años, habrá que darles todo ese soporte afectivo para su sano desarrollo.

Y el caso de la vida espiritual es notorio como la juventud cada vez se aleja más de la religión, pareciendo que está caduco practicar alguna fe; pero dejar que nuestros hijos crezcan como hierba silvestre, sin ese respaldo puede dañar seriamente su futuro. La religión es más que una ceremonia dominguera, es una base de principios, valores y creencias que hará fuerte a tus hijos en el futuro.

No es fácil ubicar ese sano equilibrio entre el cariño y la disciplina; entre el amor y el consentimiento; entre la ayuda y la responsabilidad; entre la vida académica y el juego… ¿Cómo poder hacer felices a mis hijos? Es una pregunta que me hago todos los días con mis 2 hijas, y concluyo que quiero:

  • Darles todo mi amor para que sean seguras y se sientan valiosas
  • Enseñarles a hacerse responsables de las consecuencias de sus actos
  • Que tengan una vida espiritual profunda que les de paz
  • Darles principios y valores que les permitan tomar las mejores decisiones
  • Que respeten a la naturaleza, los animales y cuiden al planeta
  • Que sepan divertirse, lo hagan libremente con responsabilidad para no caer en libertinaje
  • Que persigan sus sueños, que vale la pena levantarse cada día cuando sabes para que quieres vivir, y lo hagan al máximo
  • Que es bueno tener cosas materiales, pero lo que vale realmente la pena son las experiencias
  • Que todo lo que vale la pena en la vida tiene un precio, y que nada que valga la pena es fácil, rápido ni gratis; pero que todo está al alcance si lo deseas realmente
  • Que siempre podrán contar conmigo cuando se sientan tristes, solas o tengan un fracaso; eso solo es un paso para alcanzar el éxito.

Y por último, nadie tiene la receta, la felicidad no es un estado celestial perfecto; la vida consta de momentos buenos y algunos no tanto; pero así es… ¿Cómo hacer tus hijos felices? Es un tema personal y particular, pero deseo que encuentres esa luz que te permita guiar a tus hijos a un futuro brillante.


Arturo Villegas

Happiness developer
Speaker internacional
Especialista en aumentar la productividad organizacional a través de la felicidad
hola@arturovillegas.com.mx
www.arturovillegas.com.mx
Youtube: arturovillegasmx
+52 (55) 12 04 08 61 ext. 101



0 replies

Comenta

Únete a los comentarios
Deja tu opinión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *