,

Qué es y para qué sirve la microbiota intestinal

dragabrielafriasEl intestino humano tiene una población numerosa de micro organismos, principalmente bacterias. Los cien billones de bacterias que componen esta comunidad viva forman juntas, lo que hoy en día es considerado por los expertos como un “nuevo órgano” cuyas funciones específicas son claves en el mantenimiento de nuestra buena salud.

A este grupo se le denomina microflora o microbiota. Hay especies nativas y especies en tránsito. Las bacterias nativas se adquieren al nacer y las otras de los alimentos y bebidas. La población microbiana se estima en 100 billones de bacterias de unas 500 a 1000 especies distintas.

La relación del ser humano con esta flora es de simbiosis es decir el ser humano proporciona habitat y nutrición; y la microbiota contribuye a la fisiologia mediante varios mecanismos como son:

  1. Nutrición y metabolismo que incluye recuperación de energía.
  2. Funciones de protección previniendo la invasión de los propios agentes infecciosos
  3. Re-epitelizacion del epitelio intestinal. Protección inmunológica a través del desarrollo y modulación del sistema immune y mediante señales que emiten las celulas epiteliales y los receptores de membranas que ellas tienen.
  4. ¡70% de nuestras células inmunes y más de 100 millones de neuronas conectadas con el cerebro viven en nuestro intestino!

La microbiota intestinal se considera un nuevo factor implicado en la regulación del peso corporal y de las enfermedades asociadas a la obesidad, dada su influencia en las funciones metabólicas e inmunológicas del huésped.

Como ya se mencionó, la microbiota intestinal y algunos probióticos también regulan las funciones inmunológicas del individuo protegiéndolo frente a infecciones y procesos de inflamación crónica. En cambio, los desequilibrios en el ecosistema intestinal (disbiosis) y la endotoxemia pueden ser factores inflamatorios responsables del desarrollo de resistencia a la insulina y del aumento del peso corporal.

En función de las relaciones establecidas entre la microbiota intestinal, el metabolismo y la inmunidad, el uso de estrategias dietéticas destinadas a modular la composición de la microbiota, basadas en probióticos y prebióticos, podría contribuir al control de los trastornos metabólicos de forma más eficaz.

Los alimentos probióticos son alimentos con microorganismos vivos adicionados que permanecen activos en el intestino y ejercen importantes efectos fisiológicos.

La obesidad se produce, entre muchos otros factores como consecuencia de un desequilibrio positivo y prolongado entre la ingesta y el gasto energético que conlleva un aumento excesivo de la grasa corporal. Las hormonas y los péptidos sintetizados en las células entero-endocrinas de la mucosa del tracto gastrointestinal y los órganos y tejidos periféricos, así como en el sistema nervioso central y entérico, son fundamentales en la regulación del apetito y el peso corporal.

Algunos estudios también han demostrado que las alteraciones en la composición de la microbiota intestinal asociadas a la obesidad (genética o inducida por la dieta) en animales pueden revertirse mediante la transferencia por vía oral de la microbiota de ratones flacos o bien mediante la administracion de prebioticos por lo menos a corto plazo.

Las bacterias intestinales comensales disponen de un conjunto de enzimas y transportadores especializados en la digestión de polisacáridos complejos, que de otro modo serían inaccesibles para los seres humanos.

Algunos de los alimentos que contienen probióticos:

  • Yogur
  • Kefir
  • Choucrout
  • Pepinos encurtidos o pickles
  • Sopa de miso
  • Te de kombucha (china)

CONCLUSIONES

La microbiota, hasta el momento actual, se ha identificado como un grupo INDIVIDUAL de bacterias, que puede servir inclusive para identificarnos, algo así como las huellas digitales.

Dicha flora se ve alterada desde el nacimiento y dependiendo de la ingesta de alimentos, podemos incrementarla y producir un verdadero desequilibrio tanto en su cantidad como en sus funciones.

Lo que ‘comemos’ la mayoría de los citadinos está, sin duda, con una profunda ausencia de higiene y promueve un desequilibrio tanto en las hormonas que regulan la obesidad, aunado al estado inmunológico, de lo cual es fácilmente comprensible el desarrollo de Diabetes Mellitus.


Dra. Gabriela Frías A.

Dermatóloga Certificada
gabifriasdermatologa@gmail.com



0 replies

Comenta

Únete a los comentarios
Deja tu opinión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *