,

Una ciudad feliz

Si crees que vamos a hablar de Disney, estás equivocado. De hecho, hoy cada vez más el estudio científico de la felicidad nos lleva a que se apliquen en ámbitos como las políticas públicas, y el concebir la gestión del gobierno como algo más que ejecutar acciones de combate a la pobreza, vigilar por la seguridad, crear infraestructura y condiciones donde haya inversión y empleo; ahora también la visión de progreso se cuenta al dotar de felicidad a la población.

Ya lo dijo Robert Kennedy, la función del gobierno debe ser procurar “Lo que hace que vivir valga la pena”. Pero la circunstancia que se viven en las grandes orbes, con sus complejidades (tráfico, distancias extremas, contaminación, poca convivencia con la naturaleza, inseguridad) hace que vivir en una ciudad provoque una gran soledad, un cruel aislamiento, altos niveles de estrés y la desintegración de los lazos sociales.

Construir espacios de convivencia donde se forme una comunidad es un requisito estudiado necesario para el bienestar. Hoy se sabe que a mejores relaciones sociales aumenta la felicidad, y también a mayor felicidad mejores relaciones sociales. Entonces ¿será que el municipio o estado puede proporcionar el marco en que las relaciones surjan y se fortalezcan?

Muchos políticos desprecian esta idea e incluso son firmes detractores de esta idea, pero hay esfuerzos concretos de aplicar políticas públicas en conjunto con modelos de bienestar.

Desde que el reino de Bután en Asia modifico la forma de medir y evaluar el desarrollo económico y social de los países que tradicionalmente se evaluaba a través del (PIB) Producto Interno Bruto, y que considero una serie de factores que tiene que ver con el bienestar como: conservación del medio ambiente, promoción cultural, la longevidad, fertilidad, relaciones exitosas de matrimonio y amistad, equidad de género, niveles de altruismo… y todos estos y más factores se incluyeron en el nuevo índice de Felicidad Interna Bruta (FIB).

Muchos países han seguido su ejemplo, el Reino Unido estableció el programa nacional de medición de bienestar (personal, social y ambiental); también Francia detecto la necesidad de medir más allá de la prosperidad económica, igual que organizaciones como la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) trabajando fuertemente en directrices para medir el bienestar.

Y a nivel Estados o ciudades hay casos interesantes como en Vermont en Estados Unidos que han adoptado todo un enfoque de bienestar, así como la ciudad de Bahía en Brasil, y la ciudad de Dragor en Dinamarca.

¿Qué se puede hacer para promover el bienestar en los ciudadanos como autoridad gubernamental? Promover el involucramiento de ciudadanos en actividades altruistas y de voluntariado; creación de espacios donde se de una real interacción como jardines, centros culturales, canchas deportivas; programas de compartir traslados en automóvil y hasta comedores comunitarios que provoquen esa necesaria interacción.

La salud psicológica y emocional en una ciudad debe ser gestionado correctamente y los gobiernos promover una cultura deportiva junto con atención especializada para consuelo, autoayuda y creación de redes de apoyo. Contar con clases públicas de meditación, yoga y la implementación de programas de estilo de vida saludable.

Así actividades que normalmente se hacen sin un fin, con esta visión adquieren una importancia fundamental, actividades como: catas, conferencias, exhibiciones, talleres, cafés, conciertos, coros y eventos deportivos son más que una mera distracción sino que son magníficas formas de provocar la convivencia social.

Y por supuesto involucrar a los ciudadanos en el cuidado y embellecimiento de su ciudad, de sus espacios, fomentando la conservación y con esto elevando la pertenencia y el sentido de orgullo.

Con esto en mente, los alcaldes y gobernadores deberían incluir este tipo de estrategias, y manejarlas como parte de su plataforma política y sus promesas de campaña. Si algún quiere que yo sea más feliz, puede que obtenga mi voto.

Este es un breve adelanto de lo que será mi 7º. libro que desarrollará precisamente cómo implantar un proyecto de felicidad en la gestión pública y se llamará “Proyecto México Feliz”.


Arturo Villegas

Happiness developer
Speaker internacional
Especialista en aumentar la productividad organizacional a través de la felicidad
hola@arturovillegas.com.mx
www.arturovillegas.com.mx
Youtube: arturovillegasmx
+52 (55) 12 04 08 61 ext. 101



0 replies

Comenta

Únete a los comentarios
Deja tu opinión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *