jueves 30 de mayo de 2024

Cómo China utiliza a México para sortear las barreras comerciales con EE.UU

Cómo China utiliza a México para sortear las barreras comerciales con EE.UU

Comparte esta noticia

CHINA

En los últimos años, México ha experimentado un crecimiento significativo en su industria manufacturera, especialmente en el norte del país, donde se han establecido numerosas empresas chinas en parques industriales. Este fenómeno, conocido como nearshoring o deslocalización cercana, ha permitido a China utilizar a México como una «puerta trasera» para ingresar sus productos en Estados Unidos, evitando los aranceles impuestos por Washington en el marco de la guerra comercial entre ambas potencias.

Créditos: BBC

Una de estas empresas es la fábrica de muebles Man Wah en Monterrey, que produce sofás y sillones reclinables de lujo etiquetados como «Hecho en México», pero que en realidad son de origen chino. La planta de producción en México fue construida con capital chino y emplea a cientos de trabajadores mexicanos.

Durante una visita a la fábrica, el gerente general de Man Wah, Yu Ken Wei, explicó que el traslado a México tiene sentido económico y logístico, ya que les permite estar más cerca del mercado estadounidense y evitar los aranceles impuestos a los bienes chinos. La empresa planea expandirse y contratar a más de 1.200 empleados en los próximos años.

El impacto de China en México

La llegada de empresas chinas a México ha tenido un impacto significativo en la economía del país. En particular, se ha observado un notable aumento del 5,8% en las exportaciones en comparación con el año anterior, alcanzando un total de US$52.900 millones. Este incremento se debe en gran medida a la presencia de empresas chinas que han establecido sus operaciones en parques industriales mexicanos, aprovechando la ubicación estratégica del país para acceder al mercado estadounidense.

La Asociación de Parques Industriales de México (Ampip) ha reportado que la demanda de parcelas industriales está en su punto máximo, con cada espacio disponible vendido. Esto refleja el creciente interés de las empresas extranjeras, especialmente chinas, en establecerse en México para aprovechar sus ventajas logísticas y comerciales. La disponibilidad limitada de espacios industriales también ha generado una competencia entre las empresas por asegurar su presencia en estos parques, lo que ha contribuido a dinamizar aún más la economía local.

Además del impacto económico directo, la llegada de empresas chinas ha generado empleo y ha estimulado la inversión en infraestructura y tecnología en México. La creación de nuevos puestos de trabajo y la modernización de las instalaciones industriales han contribuido a fortalecer la base manufacturera del país y a mejorar su competitividad a nivel internacional.

Sin embargo, algunos expertos advierten sobre los riesgos geopolíticos de esta situación. Enrique Dussel, del Centro de Estudios China-México en la Universidad Nacional Autónoma de México, señala que México podría verse atrapado en una lucha más amplia entre Estados Unidos y China, lo que podría afectar las relaciones bilaterales a largo plazo.

A pesar de los desafíos, muchos ven la deslocalización cercana como una oportunidad para México. Juan Carlos Baker Pineda, exviceministro de Comercio Exterior de México, cree que la pregunta no es si la tendencia continuará, sino cuánto pueden beneficiarse México y otros países de esta tendencia.

Para México, la deslocalización cercana representa una ventaja clave en medio de un ambiente de comercio global cada vez más hostil, aunque también plantea desafíos y dilemas geopolíticos que requerirán una cuidadosa gestión en el futuro.

Suscríbete a nuestra lista de envíos
Recibe en tu casilla de correo las últimas noticias y novedades de nuestro portal.

Compartí esta noticia

Artículos relacionados

Últimas noticias

También puede interesarte

¡Te invito a suscribirte a mi Newsletter!

Recibe noticias y artículos exclusivos sobre todo lo que te interesa: tecnología, estilo de vida, ciencia, automovilismo, vinos, y por supuesto, ¡gastronomía deliciosa!