miércoles 17 de abril de 2024

Ciudad de México enfrenta crisis de agua: Impactos a corto y largo plazo

Ciudad de México enfrenta crisis de agua: Impactos a corto y largo plazo

Comparte esta noticia

Agua

La Ciudad de México se encuentra inmersa en una crisis de agua sin precedentes, con la escasez del vital líquido afectando a miles de residentes en varias alcaldías. La decisión de las autoridades locales de restringir el abastecimiento en algunas zonas para enfrentar la sequía ha dejado a comunidades enteras luchando por obtener acceso a agua potable, desencadenando una serie de impactos tanto a corto como a largo plazo.

Créditos: Natgeo, CNN

La falta de  liquido potable ha obligado a los residentes a buscar soluciones desesperadas. Desde utilizar cubetas para lavar trastes hasta pagar por el servicio de camiones cisterna particulares, los ciudadanos se enfrentan a dificultades diarias para satisfacer sus necesidades básicas. En algunas zonas, la situación es tan crítica que los vecinos se ven obligados a juntar dinero para costear el suministro de agua a través de pipas, lo que refleja la extrema precariedad de la situación.

Los impactos inmediatos de la escasez de agua son evidentes en la vida cotidiana de los residentes. La falta de acceso al liquido potable no solo dificulta las actividades domésticas básicas, sino que también afecta la salud y el bienestar de la población.

El aumento del riesgo de enfermedades gastrointestinales agudas y crónicas, así como la propagación de enfermedades transmitidas por el agua, representa una amenaza directa para la salud de quienes viven en estas condiciones.

Además de los impactos inmediatos en la salud, la escasez de agua también tiene graves repercusiones a largo plazo. La sobreexplotación de acuíferos subterráneos y la falta de inversión en infraestructura hídrica podrían llevar a un agotamiento irreversible de los recursos hídricos de la región.

Esto no solo afectaría la disponibilidad de agua potable en el presente, sino que también comprometería la capacidad de la ciudad para satisfacer las necesidades futuras de su creciente población.

Expertos advierten que la falta de lluvia, el cambio climático y la sobreexplotación de los acuíferos están contribuyendo a esta crisis, y que se necesitan medidas urgentes para abordar el problema. A pesar de los esfuerzos del gobierno para perforar nuevos pozos y prevenir la situación, la escasez de agua sigue siendo una preocupación apremiante para los residentes de la Ciudad de México.

¿Por qué ocurre esta crisis del agua en la Ciudad de México?

La Ciudad de México se enfrenta a una crisis de agua sin precedentes, con niveles históricamente bajos en las reservas de almacenamiento del Sistema Cutzamala, el cual abastece a 12 alcaldías de la capital y 16 municipios del Estado de México. Actualmente, este sistema se encuentra por debajo del 40% de su capacidad, lo que ha llevado a restricciones en el suministro y recortes en el abastecimiento a los hogares. Según esto, y tal y como lo informó Conagua, el país podría quedarse sin el liquido vital el próximo 26 de junio.

Durante los últimos tres años, el país ha experimentado sequías que han afectado el nivel de sus presas. Según la Subdirección General Técnica de Conagua, hasta el 12 de febrero de 2024, las 210 presas principales en México, que pueden almacenar el 92% del agua de los embalses nacionales, se encuentran al 50% de su capacidad.

Desde 2023, se ha implementado el sistema de tandeo, donde se distribuye el agua por horas, por la mañana o por la noche, o en días específicos, para enfrentar la escasez. Esta medida ha afectado a miles de residentes, quienes se ven obligados a buscar soluciones desesperadas para obtener acceso al vital líquido.

El Sistema Cutzamala, conocido coloquialmente como «El Cutzamala», es responsable de más del 25% del agua que se consume en la Zona Metropolitana de la Ciudad de México. Utiliza el agua captada en cuencas hidrológicas en la parte alta del río Cutzamala y la distribuye desde las presas Tuxpan y El Bosque en Michoacán, así como desde otras ubicaciones en el Estado de México.

Sin embargo, la sequía en el centro del país y la escasez de lluvia han llevado al sistema a enfrentar sus niveles de almacenamiento más bajos en la historia. Según el último reporte del Organismo de Cuenca Aguas del Valle de México (OCAVM), el almacenamiento actual es del 39.3% de su capacidad, representando un déficit del 37% en comparación con el promedio histórico.

Ante esta situación, los gobiernos de la Ciudad de México y el Estado de México han acordado reducir aún más el suministro, con la esperanza de garantizar seis meses más de abasto regular. Sin embargo, las proyecciones futuras no son alentadoras, ya que se estima que, de continuar con el patrón actual de gestión del agua, la capital podría enfrentar el «día cero» de agua en 2028, según alerta la Red de Investigación de Agua de la UAM.

Suscríbete a nuestra lista de envíos
Recibe en tu casilla de correo las últimas noticias y novedades de nuestro portal.

Compartí esta noticia

Artículos relacionados

Últimas noticias

También puede interesarte

¡Te invito a suscribirte a mi Newsletter!

Recibe noticias y artículos exclusivos sobre todo lo que te interesa: tecnología, estilo de vida, ciencia, automovilismo, vinos, y por supuesto, ¡gastronomía deliciosa!