sábado 13 de julio de 2024

Cabrón, chispa y casual

Por: Eddy Warmanadas
Ibogaína: ¿Medicamento o droga?

Ibogaína: ¿Medicamento o droga?

¡La Ibogaína, ese nuevo chico en el bloque de las drogas y medicamentos, promete ser el caballero de brillante armadura contra las adicciones! Pero, ¿es realmente un héroe o solo otro fiasco en el mundo de las terapias adictivas?

Desde Gabón, Camerún y la República del Congo llega este alucinógeno al mercado, con la promesa de aliviar la agonía de la abstinencia y disminuir el consumo de drogas como la heroína, el crack y la cocaína. ¡Qué emoción! Pero, ¡alto ahí! ¿Qué hay de los efectos secundarios? ¿Los usuarios están listos para el viaje lleno de angustia, alucinaciones, ansiedad, paranoia y hasta un posible paro cardíaco? Parece que la FDA tenía razón al suspender su investigación en los 90s.

Aunque algunos informes sugieren que entre un tercio y dos tercios de los adictos tratados con Ibogaína logran dejar sus hábitos, ¿qué pasa con los riesgos a largo plazo? ¿Qué hay de esas clínicas no reguladas en el extranjero donde los pacientes buscan tratamiento desesperadamente? ¿Es realmente un camino hacia la cura o simplemente un salto a lo desconocido?

Los datos duros de la OMS muestran que aproximadamente 100,000 personas mueren cada año en los Estados Unidos debido a la adicción a los opioides. Entonces, ¿la Ibogaína es la respuesta que estaban buscando desesperadamente? ¿O es solo otro capítulo en la saga interminable de lucha contra las adicciones?

Mientras los legisladores presionan al gobierno y las compañías farmacéuticas invierten millones en investigación, debemos recordar que la línea entre el tratamiento y la adicción es más delgada de lo que parece. ¿Qué pasa con esos pacientes con ‘personalidad adictiva’, ansiosos por abrazar cualquier nueva sustancia que prometa alivio?

Además, es crucial comprender los síntomas de la adicción, que van desde cambios de comportamiento y problemas de salud física hasta problemas en las relaciones y dificultades laborales. Estos signos pueden manifestarse de manera diferente en cada individuo, pero es fundamental reconocerlos y buscar ayuda cuando sea necesario.

La Ibogaína comenzó a utilizarse en Estados Unidos y América en el siglo XIX, cuando exploradores franceses y belgas la descubrieron y la vendieron como estimulante en Francia. Sin embargo, su uso en el tratamiento de adicciones y enfermedades fue suspendido por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) a finales de la década de los noventa. La suspensión del uso de la Ibogaína y otros alucinógenos en el tratamiento de adicciones y enfermedades fue ordenada debido a preocupaciones sobre sus efectos secundarios y riesgos para la salud pública.

Suscríbete a nuestra lista de envíos
Recibe en tu casilla de correo las últimas noticias y novedades de nuestro portal.

Comparte esta noticia

Artículos relacionados

¡Te invito a suscribirte a mi Newsletter!

Recibe noticias y artículos exclusivos sobre todo lo que te interesa: tecnología, estilo de vida, ciencia, automovilismo, vinos, y por supuesto, ¡gastronomía deliciosa!