viernes 21 de junio de 2024

Extrema Derecha en Europa: ¿Presagio para Trump en 2024?

Extrema Derecha en Europa: ¿Presagio para Trump en 2024?

Comparte esta noticia

En junio de 2016, Gran Bretaña votó a favor de abandonar la Unión Europea (UE) en medio de una revuelta populista que presagiaba la sorprendente victoria electoral de Donald Trump unos meses después. Ahora, en junio de 2024, los candidatos de extrema derecha han obtenido amplias victorias en las elecciones al Parlamento de la UE, muchos de los cuales comparten el nacionalismo populista de Trump, su hostilidad hacia los inmigrantes, su mordaz mensaje económico y su desdén por las élites gobernantes y las instituciones globalistas.

La victoria de Trump hace ocho años tuvo más que ver con las deficiencias de la campaña de la demócrata Hillary Clinton que con el Brexit. Sin embargo, el presidente Joe Biden debería estar preocupado. La última campaña en Europa ha puesto a prueba con éxito un mensaje que mezcla un potente cóctel político: la ira pública por lo que se percibe como una migración fuera de control, el dolor de los votantes ante los altos precios y el costo que supone para las personas la lucha contra el cambio climático. Trump está golpeando con fuerza estos temas en los estados disputados que decidirán la carrera hacia la Casa Blanca.

 

La lección de las elecciones europeas es que, en una época de inflación, los políticos en altos cargos son vulnerables ante un electorado descontento. Cuando Biden llegue a la cumbre del G7 en Italia esta semana, se unirá a un cuarteto de otros cuatro líderes occidentales políticamente disminuidos.

El presidente francés, Emmanuel Macron, y el canciller alemán, Olaf Scholz, aún no se recuperan de su reprobación en unas elecciones europeas que premiaron a partidos de extrema derecha que se hacen eco del oscuro pasado del continente. Los bajos índices de aprobación del primer ministro canadiense, Justin Trudeau, significan que ni siquiera podría liderar su Partido Liberal en las elecciones previstas para finales del próximo año. Se espera que el primer ministro británico, Rishi Sunak, sea barrido en las elecciones generales del mes que viene tras 14 años de gobierno conservador.

El auge de la Extrema Derecha

Una gracia salvadora para Biden podría ser que las elecciones estadounidenses no son un enfrentamiento tradicional entre un outsider insurgente y un presidente en funciones impopular. Trump es, en muchos sentidos, un miembro de la clase política que cuenta con un controvertido legado en la Casa Blanca y arrastra una pesada carga como expresidente condenado y procesado en dos ocasiones. Y el nacionalismo populista no está en auge en todas partes.

Biden lideró una campaña electoral de mitad de mandato sorprendentemente exitosa contra las influencias de «Make America Great Again» («Hagamos a Estados Unidos grande de nuevo», el slogan de Trump) en el GOP en 2022. El previsible regreso al poder del Partido Laborista en Gran Bretaña el mes que viene contrarrestaría la tendencia ascendente de los partidos de derechas. Y Polonia acaba de rechazar ocho años de gobierno populista inspirado en Trump.

Macron reaccionó al auge del partido de extrema derecha de Marine Le Pen con una audaz apuesta que dejó atónitos a los comentaristas que veían su discurso postelectoral en los estudios de televisión. Disolvió el Parlamento y convocó nuevas elecciones. La Agrupación Nacional es una evolución del ultraderechista Frente Nacional, contrario a la inmigración, que nunca ha logrado superar el sistema electoral de dos vueltas del país para ganar la presidencia. Le Pen ha moderado ahora algunas políticas para atraer a un grupo más amplio de votantes.

Macron, que lidera un partido centrista que fue derrotado en las elecciones europeas, puede estar apostando a que la mayor participación en las elecciones legislativas podría invertir la tendencia. También podría surgir en el Parlamento una coalición postelectoral contraria a la extrema derecha. Pero si el partido de Le Pen gana las elecciones a dos bandas que culminan semanas antes de los Juegos Olímpicos de París, Macron podría verse obligado a nombrar primer ministro a Jordan Bardella, estrella de la extrema derecha de 28 años, en un incómodo acuerdo de cohabitación. Los cínicos se preguntan si Macron espera en secreto que un gobierno de extrema derecha pueda ser tan desastroso que empañe las esperanzas de Le Pen de sucederle en 2027.

Macron dijo a los votantes que su apuesta se basaba en la confianza «en la capacidad del pueblo francés para tomar la decisión más justa para sí mismo y para las generaciones futuras». Está implícitamente suplicando a los votantes abatidos por la economía que salven los valores fundacionales de su país, facturando su anuncio como un acto de «confianza en nuestra democracia». Es algo similar a la advertencia de que la democracia estadounidense está en grave peligro y necesita ser salvada por los votantes, que Biden enunció al lado de Macron la semana pasada durante las conmemoraciones del 80 aniversario del desembarco del Día D en Normandía.

Por eso la Casa Blanca seguirá los resultados de las elecciones francesas del 7 de julio aún más de cerca que las contiendas del domingo en la UE.

Tambien puedes leer: ONU Respalda Plan de Alto el Fuego: Biden Busca Impulso Electoral

Suscríbete a nuestra lista de envíos
Recibe en tu casilla de correo las últimas noticias y novedades de nuestro portal.

Compartí esta noticia

Artículos relacionados

Últimas noticias

También puede interesarte

¡Te invito a suscribirte a mi Newsletter!

Recibe noticias y artículos exclusivos sobre todo lo que te interesa: tecnología, estilo de vida, ciencia, automovilismo, vinos, y por supuesto, ¡gastronomía deliciosa!