viernes 21 de junio de 2024

Vladimir Putin amenaza con graves consecuencias si la OTAN emplea armamento contra territorio ruso

Vladimir Putin amenaza con graves consecuencias si la OTAN emplea armamento contra territorio ruso

Comparte esta noticia

vLADIMIR

El presidente ruso, Vladímir Putin, ha lanzado una advertencia contundente a Europa, señalando «graves consecuencias» en caso de que los países de la OTAN permitan a Ucrania el uso de armamento occidental contra objetivos en territorio ruso. Estas declaraciones se produjeron durante una rueda de prensa al término de su visita a Uzbekistán.

Créditos: Forbes

Putin destacó la responsabilidad de los representantes de los países de la OTAN, especialmente en Europa, instándolos a considerar las implicaciones de sus acciones. «Deben recordar que, por regla general, se trata de Estados con territorios pequeños, pero densamente poblados», afirmó el presidente ruso, sugiriendo que la densidad poblacional podría aumentar las posibles víctimas en caso de conflicto.

El líder ruso Vladimir Putin advirtió sobre una posible escalada y sus repercusiones, preguntando cómo reaccionaría Estados Unidos ante un escenario de graves consecuencias en Europa. Putin hizo referencia a la paridad nuclear entre ambas superpotencias y cuestionó si la OTAN deseaba un conflicto global.

La referencia de Putin al pasado encuentro con Jens Stoltenberg, cuando este ocupaba el cargo de primer ministro de Noruega, añade una capa de complejidad y sugiere un elemento personal en su respuesta a las declaraciones del secretario general de la OTAN.

Vladimir Putin, al recordar este encuentro, probablemente intenta señalar una discrepancia entre la posición actual de Stoltenberg y su historial diplomático previo. Este enfoque podría estar destinado a socavar la credibilidad de Stoltenberg y cuestionar la coherencia de sus declaraciones. Putin podría estar implicando que, durante su tiempo como primer ministro de Noruega, Stoltenberg habría entendido mejor los matices y las complejidades de las relaciones internacionales, incluidas las implicaciones de un posible conflicto con Rusia.

Al destacar que las armas de alta precisión de largo alcance no pueden ser lanzadas sin el empleo de satélites espías occidentales, Putin también está señalando la necesidad de tecnología y logística avanzadas para llevar a cabo tales ataques. Esta afirmación sugiere que Rusia está plenamente consciente de las capacidades tecnológicas de sus adversarios y que cualquier acción de este tipo sería detectada y contrarrestada.

El presidente ruso subrayó que la elección de los objetivos solo puede ser realizada por «especialistas altamente cualificados» y destacó que los misiles de crucero Storm Shadow pueden recibir instrucciones de vuelo «sin presencia alguna de soldados ucranianos».

Estas declaraciones de Vladimir Putin subrayan las crecientes tensiones entre Rusia y la OTAN, con Ucrania en el centro del conflicto y Europa en una posición delicada ante la amenaza de posibles repercusiones en caso de escalada militar.

El conflicto entre Vladimir Putin y la OTAN

El conflicto entre Vladimir Putin y la OTAN se ha intensificado debido a una serie de factores que han aumentado las tensiones entre ambas partes. Hasta ahora, la OTAN ha mantenido una postura de apoyo a Ucrania, limitándose principalmente a entrenar a sus fuerzas militares y suministrar armamento defensivo. Sin embargo, los Estados miembros de la OTAN temen que un enfrentamiento directo con las fuerzas rusas en Ucrania pueda desencadenar una escalada masiva, lo que ha generado una situación de estancamiento y preocupación en la región.

Por un lado, Vladimir Putin y sus principales ministros han lanzado regularmente amenazas de que Rusia podría recurrir al uso de su arsenal nuclear en caso de un conflicto mayor. Estas declaraciones han contribuido a aumentar la tensión y a crear un ambiente de incertidumbre en la región.

Por otro lado, la OTAN ha estado llevando a cabo su mayor ejercicio militar desde la guerra fría, conocido como el plan Steadfast Defender. Este ejercicio, que cuenta con la participación de los 31 Estados miembros de la OTAN, tiene como objetivo mejorar la capacidad de defensa colectiva y la preparación de la alianza. Sin embargo, para Rusia, este ejercicio representa una clara muestra de fuerza por parte de la OTAN y una amenaza directa a su seguridad nacional.

El plan Steadfast Defender pretende simular un «escenario de conflicto emergente con un adversario cercano», una referencia apenas disimulada a Rusia. Esto ha generado preocupaciones adicionales en Moscú y ha llevado al Kremlin a denunciar estas maniobras como una provocación por parte de la OTAN.

En este contexto, la OTAN se enfrenta a varios desafíos importantes. Por un lado, la necesidad de demostrar unidad y capacidad militar en medio de disputas internas sobre el suministro de armas a Ucrania y el cumplimiento de las directrices de gasto en defensa. Por otro lado, la alianza se encuentra ante la difícil tarea de garantizar el suministro adecuado de equipos y municiones en caso de un conflicto prolongado, lo que pone en evidencia sus limitaciones en términos de capacidad de fabricación y abastecimiento.

Suscríbete a nuestra lista de envíos
Recibe en tu casilla de correo las últimas noticias y novedades de nuestro portal.

Compartí esta noticia

Artículos relacionados

Últimas noticias

También puede interesarte

¡Te invito a suscribirte a mi Newsletter!

Recibe noticias y artículos exclusivos sobre todo lo que te interesa: tecnología, estilo de vida, ciencia, automovilismo, vinos, y por supuesto, ¡gastronomía deliciosa!