miércoles 17 de abril de 2024

Biden y Trump visitarán la frontera con México el jueves mientras la crisis migratoria gana más peso electoral

Biden y Trump visitarán la frontera con México el jueves mientras la crisis migratoria gana más peso electoral

Comparte esta noticia

Biden

El presidente Joe Biden y su contrincante político, el ex presidente Donald Trump, están programados para realizar visitas simultáneas a la frontera sur con México este jueves. Estos viajes tienen lugar en un momento en que la crisis migratoria se ha convertido en un tema central en el ámbito electoral estadounidense.

Créditos: CNN, The New York TimesTelemundo

Biden se dirigirá a Brownsville, Texas, mientras que Trump tiene planeado visitar Eagle Pass, Texas, a unas 330 millas de distancia. Ambos políticos pronunciarán discursos sobre inmigración en un momento crucial, justo antes del Supermartes del 5 de marzo, cuando más de una docena de estados celebrarán elecciones primarias.

El mandatario se reunirá con agentes de la Patrulla Fronteriza, fuerzas del orden y líderes locales en Brownsville, según lo anunciado por la Casa Blanca. Biden aprovechará la oportunidad para instar a los republicanos en el Congreso a aprobar los fondos necesarios para abordar la crisis fronteriza, incluyendo la asignación de más agentes de la Patrulla Fronteriza y la implementación de tecnología de detección de fentanilo.

Por su parte, Trump planea utilizar crímenes presuntamente cometidos por inmigrantes en Nueva York y otras ciudades como parte de su discurso en Eagle Pass, según fuentes citadas por The New York Times.

La gestión de Biden en cuanto a la crisis migratoria ha sido objeto de críticas, especialmente por parte de los republicanos en el Congreso. A principios de este mes, el Senado rechazó un proyecto de ley bipartidista de seguridad fronteriza y ayuda exterior, mientras que la Cámara de Representantes aprobó un impeachment al secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, por su manejo de la frontera.

A medida que la crisis migratoria continúa siendo un tema candente, el Gobierno federal está considerando tomar medidas unilaterales para endurecer las políticas de asilo y acelerar la deportación de los recién llegados a Estados Unidos.

Estas visitas a la frontera sur por parte de Biden y Trump se producen en un momento crucial para la política estadounidense, donde la crisis migratoria está ganando cada vez más relevancia electoral y contribuyendo a la baja aprobación de Biden entre los votantes.

La opinión de Biden sobre la inmigración

El presidente Joe Biden ha hecho un reconocimiento contundente: el aumento de la inmigración indocumentada durante su mandato representa una amenaza para su reelección. Consciente de la insatisfacción de la mayoría de los votantes respecto a este tema, Biden y sus asesores han trazado una estrategia para reducir su vulnerabilidad política.

La estrategia propuesta implica resaltar ante los votantes el bloqueo por parte de los republicanos del Congreso de un proyecto de ley bipartidista destinado a fortalecer la seguridad fronteriza. Este proyecto de ley, que muchos republicanos apoyaban, fue derrotado a instancias de Donald Trump, en un intento por evitar resolver un problema que ha perjudicado políticamente a Biden.

Si bien esta táctica podría ser útil para destacar la intransigencia republicana, es poco probable que elimine por completo la vulnerabilidad de Biden en cuanto a la inmigración. ¿Por qué? Porque, como presidente, Biden tiene una autoridad significativa para moldear la política migratoria, incluso sin nueva legislación.

Durante su mandato, Biden ha utilizado esta autoridad para flexibilizar la política migratoria, ampliando el asilo, pausando deportaciones y extendiendo una política conocida como parole, que permite la permanencia temporal en el país. Estas acciones, combinadas con su retórica acogedora durante la campaña de 2020, han contribuido al aumento de la migración.

Sin embargo, las recientes consideraciones del gobierno sugieren un cambio de rumbo. Se están evaluando políticas que revertirían parte de la flexibilización inicial de las reglas migratorias. Una de estas políticas limitaría la capacidad de las personas para solicitar asilo si ingresaron inicialmente de manera ilegal a Estados Unidos, en lugar de utilizar el proceso establecido.

La opinión de Trump sobre la inmigración

El expresidente Donald Trump está planeando una expansión generalizada de las políticas de inmigración de línea dura de su anterior administración si es reelegido para un segundo mandato en 2024. Estos planes incluyen la detención de inmigrantes indocumentados que ya se encuentran en EE.UU. y su colocación en campos de detención a la espera de su deportación, según confirmó una fuente con conocimiento del caso a CNN.

Los planes, reportados por el New York Times, implicarían la construcción de grandes campamentos para albergar a los inmigrantes que esperan ser deportados, así como recursos para llevar a cabo arrestos a gran escala de inmigrantes indocumentados en todo el país con la ayuda de fuerzas policiales federales y locales.

En caso de que el Congreso se niegue a financiar la operación, Trump podría recurrir a una táctica utilizada en su primer mandato para asegurar más fondos para el muro fronterizo: redirigir fondos del Pentágono, confirmó la fuente.

La noticia de estas propuestas se produce después de que Trump, en un mitin en Florida, prometiera llevar a cabo «la mayor operación de deportación interna en la historia de Estados Unidos», argumentando que «delincuentes estaban cruzando la frontera entre Estados Unidos y México» y advirtiendo sobre «gente joven y fuerte que tiene malas intenciones».

Trump ha intensificado su retórica dura sobre inmigración en las últimas semanas, y ha expresado públicamente su deseo de revivir muchas de las políticas de inmigración de su primer mandato para restringir tanto la inmigración legal como ilegal. Esto incluye el restablecimiento y ampliación de una prohibición de viajar a personas procedentes de países musulmanes y recuperar una política de la era del covid, conocida como Título 42, para restringir aún más la inmigración al país, basándose en la afirmación de que los inmigrantes podrían portar otras enfermedades infecciosas.

Los planes de Trump, en caso de llevarlos a cabo en un posible segundo mandato, enfrentarían desafíos políticos y legales significativos. Sin embargo, el expresidente ha dejado en claro su determinación de implementar políticas de represión migratoria más espectaculares utilizando todos los poderes federales disponibles, según declaraciones de Stephen Miller, un exalto funcionario del Gobierno de Trump que dirigió la política de inmigración.

Suscríbete a nuestra lista de envíos
Recibe en tu casilla de correo las últimas noticias y novedades de nuestro portal.

Compartí esta noticia

Artículos relacionados

Últimas noticias

También puede interesarte

¡Te invito a suscribirte a mi Newsletter!

Recibe noticias y artículos exclusivos sobre todo lo que te interesa: tecnología, estilo de vida, ciencia, automovilismo, vinos, y por supuesto, ¡gastronomía deliciosa!