sábado 13 de julio de 2024

¿Cómo es un día en la vida de un Presidente de EE.UU.?

¿Cómo es un día en la vida de un Presidente de EE.UU.?

Comparte esta noticia

Ocupar el puesto de presidente de los Estados Unidos exige tanto tiempo que apenas queda margen para actividades ajenas a las responsabilidades del cargo. Prácticamente cada instante del día del comandante en jefe está dedicado al servicio del país, ya sea participando en reuniones de gabinete y ruedas de prensa, o manteniendo encuentros con líderes extranjeros.

Sin embargo, a pesar de esta agenda tan cargada, las 45 personas que han ocupado el puesto de POTUS (President of the United States) (presidente de los Estados Unidos), a lo largo de la historia, los presidentes han encontrado maneras creativas de equilibrar sus deberes públicos con sus pasiones privadas.

Algunos han sido conocidos por sus habilidades artísticas, como la pintura o la escultura, mientras que otros han disfrutado de deportes como el golf o el tenis. Incluso algunos han mantenido hobbies más sorprendentes, como la colección de mariposas o la práctica de la magia.

Estas actividades personales no solo les han brindado a los presidentes un escape de la presión del cargo, sino que también les han permitido conectarse con el público de una manera más personal y auténtica. Al compartir sus intereses y aficiones, los líderes de la nación han logrado humanizarse y acercarse más a los ciudadanos que representan.

 John Quincy Adams: Un Baño de Libertad en el Potomac

Durante su tiempo como secretario de Estado de James Monroe y antes de su propia presidencia, John Quincy Adams encontró un refugio en el río Potomac. En su diario de julio de 1818, Adams describió su rutina matutina, que incluía un baño desnudo en Tiber Creek, un afluente del Potomac que fluía justo al sur de la Casa Blanca. Con el sol naciente, Adams se despertaba entre las 4 y las 5 de la mañana, caminaba 2 millas hasta el arroyo y disfrutaba nadando sin ropa.

Adams continuó bañándose desnudo en el Potomac durante su presidencia, dedicando entre 20 minutos y una hora cada día a esta práctica. Sin embargo, su médico le aconsejó reducir su consumo de energía, ya que Adams había pasado años recibiendo advertencias sobre no esforzarse demasiado. A pesar de esto, Adams no abandonó completamente su hábito, y en 1846, a los 78 años, regresó al Potomac para darse un último baño desnudo antes de su muerte, que llegó menos de dos años después.

Su historia nos recuerda que, incluso en los momentos más ocupados, es importante encontrar tiempo para disfrutar de la vida y encontrar momentos de tranquilidad.

El Desayuno Presidencial de William Howard Taft

William Howard Taft, conocido por ser uno de los presidentes más corpulentos de la historia, no escatimaba en su consumo de alimentos, especialmente en el desayuno. Cada mañana, Taft comenzaba su día con un entrenamiento prescrito por un médico y supervisado por un entrenador personal en su habitación privada. Esto era seguido por un desayuno que se servía puntualmente a las 8:30 am.

El plato habitual de Taft para el desayuno consistía en un generoso filete de 12 onzas, acompañado de abundantes tostadas con mantequilla y una taza de café cargado con grandes cantidades de nata y azúcar.

A medida que Taft envejecía, finalmente redujo la cantidad de filete en su desayuno a solo 6 onzas. Aunque seguía siendo una porción sustancial, esta disminución reflejaba los esfuerzos del presidente por mantener su salud y su figura a medida que avanzaba en años. A pesar de las demandas de su cargo, el presidente se aseguraba de comenzar cada día con una comida abundante y satisfactoria.

Calvin Coolidge: Un Presidente con un Toque de Innovación

Calvin Coolidge, que se convirtió en presidente después de la muerte de Warren G. Harding, fue conocido por varias peculiaridades que lo distinguieron de sus predecesores. Durante su mandato, la Casa Blanca se convirtió en un refugio para animales inusuales, como burros y mapaches, gracias a su amor por los animales.

Coolidge también se destacó por su enfoque innovador para mantenerse en forma y saludable. En lugar de seguir las tradiciones, decidió instalar un caballo mecánico dentro de la Casa Blanca. Cada tres veces al día, Coolidge montaba este caballo para perder peso y mejorar su función hepática. Sin embargo, esta práctica no pasó desapercibida para la prensa, que se burló implacablemente de Coolidge.

Para evitar más burlas y críticas, Coolidge cambió a una máquina de vibración eléctrica que supuestamente reducía la cintura. Esta máquina era una alternativa más tradicional y menos extravagante para mantener su figura.

La Pasión de Franklin D. Roosevelt por los Sellos

Franklin D. Roosevelt siempre había sido apasionado por las estampillas desde su infancia. Sin embargo, no fue hasta la década de 1930, durante su presidencia, que el coleccionismo de estampillas se convirtió en una tendencia nacional.

Mientras la fiebre por los sellos se extendía por todo el país, la Casa Blanca publicaba con frecuencia imágenes de FDR admirando y examinando sus sellos. Se decía que Roosevelt pasaba tiempo todos los días ampliando y revisando su colección, y que incluso se unió a clubes de sellos, participó en subastas de sellos y esbozó posibles diseños.

Aunque era un líder político de gran influencia, Roosevelt demostró que incluso los presidentes pueden tener intereses personales y pasiones que los unen a los demás.

La Rutina Matutina de Harry Truman

Harry Truman, el 33º Presidente de los Estados Unidos, comenzaba cada mañana con una rutina intensa. A las 5 de la mañana, Truman se vestía con traje y corbata y salía a caminar 2 millas a un ritmo de aproximadamente 120 pasos por minuto, similar al ritmo de una marcha rápida tradicional en el ejército estadounidense.

Después de regresar a la Casa Blanca, Truman tomaba un trago de bourbon, recomendado por su médico, y un desayuno ligero antes de comenzar su jornada laboral. Esta rutina matutina era una parte integral de su día y le ayudaba a mantener su energía y concentración.

Cuando Truman pasaba tiempo en su ciudad natal de Independence, Missouri, su rutina matutina se ajustaba ligeramente. Allí comenzaba a las 7:30 am con un trago de bourbon y un vaso de jugo de naranja, seguido de una caminata rápida por el vecindario. Esta rutina le permitía mantener su forma física y mental, incluso en sus días libres.

La Adicción a los Cigarros de John F. Kennedy

John F. Kennedy, el 35º Presidente de los Estados Unidos, tenía un hábito diario de fumar cigarros que era difícil de romper. Fumaba de cuatro a cinco puros cada día, lo que sumaba más de 4.000 puros durante su presidencia.

Sus marcas preferidas incluían Monticello y Upmann, la última de las cuales eran puros cubanos. Estos cigarros eran su debilidad, y aunque esto causó problemas cuando Estados Unidos implementó un embargo comercial contra Cuba, Kennedy planeó con anticipación.

Un día de 1961, Kennedy llamó a su secretario de prensa, Pierre Salinger, a su oficina y le ordenó que comprara 1.000 puros Upmann Petit a la mañana siguiente. Salinger recorrió Washington, DC, de tienda en tienda, y regresó a la Oficina Oval con 1.200 cigarros para satisfacer la solicitud. Poco después, Kennedy firmó una prohibición de venta de productos cubanos en EE.UU., lo que significaba que su suministro de cigarros Upmann se vería afectado.

El Estilo Poco Convencional de Lyndon B. Johnson

Lyndon B. Johnson era conocido por su enfoque poco tradicional a la política. Una de sus prácticas más inusuales era celebrar reuniones con sus asesores mientras estaba sentado en el baño.Esto formaba parte de lo que se conocía como el «tratamiento Johnson», una estrategia de persuasión basada en la adulación, la intimidación y otras tácticas poco comunes.

Johnson iba más allá, incluso haciendo instalar teléfonos en varios baños de la Casa Blanca. Esto le permitía continuar con las reuniones mientras se bañaba, con sus asistentes parados afuera de la ducha para mantener las conversaciones.

Muchas mañanas, LBJ comenzaba el día invitando a sus asistentes a su dormitorio privado, donde realizaba asuntos oficiales mientras aún estaba en la cama con su esposa, Lady Bird Johnson. Este entorno íntimo y poco convencional era parte de su enfoque único para hacer negocios.

La Dulce Adicción de Ronald Reagan

Ronald Reagan fue un gran fumador de pipa durante gran parte de su vida, hasta que decidió dejar de fumar en 1966, a los 55 años. Para ayudarlo a satisfacer su fijación oral y superar el hábito, Reagan encontró un sustituto inesperado: las Goelitz Mini Jelly Beans (que más tarde se convirtieron en Jelly Belly).

Reagan se convirtió en un fanático tan devoto de estos dulces que Goelitz envió un envío especial de 3,5 toneladas de gomitas rojas (muy cereza), blancas (coco) y azules (arándanos) recién creadas a Washington, DC, para su primera toma de posesión presidencial en 1981. Después de mudarse a la Casa Blanca, Reagan siempre tuvo frascos de gomitas al alcance de la mano, comiéndolas sin importar dónde estuviera haciendo negocios.

De hecho, el Presidente emitió una orden permanente de 720 bolsas de gomitas cada mes para ser distribuidas en muchos edificios gubernamentales de la capital del país. Esta adicción a las gominolas se convirtió en una parte integral de la vida y el estilo de Reagan en la Casa Blanca.

Créditos: History Facts

También puedes leer: Alerta: Tatuajes y el riesgo de Cáncer Aumentan un 21%

 

Suscríbete a nuestra lista de envíos
Recibe en tu casilla de correo las últimas noticias y novedades de nuestro portal.

Compartí esta noticia

Artículos relacionados

Últimas noticias

También puede interesarte

¡Te invito a suscribirte a mi Newsletter!

Recibe noticias y artículos exclusivos sobre todo lo que te interesa: tecnología, estilo de vida, ciencia, automovilismo, vinos, y por supuesto, ¡gastronomía deliciosa!