viernes 21 de junio de 2024

Cuando los héroes se vuelven villanos: El lado oscuro de los probióticos

Cuando los héroes se vuelven villanos: El lado oscuro de los probióticos

Comparte esta noticia

Créditos: The Epoch Times.

¿Cómo los probióticos pueden hacernos sentir peor?

A menudo, los expertos destacan los probióticos como los valientes guardianes de la salud intestinal, embotellados en un resplandor de beneficios. Sin embargo, como en cualquier historia, el exceso de bondad puede transformar al héroe en un villano.

El intestino, es una bulliciosa metrópolis donde billones de bacterias trabajan en armonía para mantener el cuerpo en equilibrio, pero, cuando un nuevo probiótico entra en escena, esta comunidad intestinal, antes armoniosa, puede sumirse en el caos. Para aquellos que experimentan estas reacciones, la confusión mental se instala, el dolor de estómago se intensifica y el acceso al baño se vuelve urgente mientras el probiótico desata estragos.

A pesar de su aclamación como defensores de la salud intestinal, una investigación reciente revela que los probióticos pueden tornarse problemáticos si se consumen en exceso. No todos los héroes llevan capas, y en este caso, el exceso puede transformar al benefactor en un desafío para la armonía intestinal.

¿Qué son los probióticos?

Los probióticos son microorganismos vivos, en su mayoría bacterias y algunas cepas de levaduras, que proporcionan beneficios para la salud cuando se consumen en cantidades adecuadas. Estos microorganismos son conocidos por su capacidad para mejorar el equilibrio de la microbiota intestinal, también llamada flora intestinal.

La microbiota intestinal es una comunidad compleja de microorganismos que reside en el tracto gastrointestinal. Incluye diversas cepas de bacterias, hongos, virus y otros microorganismos. Mantener un equilibrio adecuado en esta microbiota es fundamental para la salud digestiva y general.

probióticos

Los probióticos pueden encontrarse de forma natural en algunos alimentos y también se pueden consumir en forma de suplementos. Algunos alimentos ricos en probióticos incluyen yogur con cultivos activos, chucrut, kimchi, kéfir, miso y algunos tipos de quesos.

¿Cómo los Probióticos pueden afectar los gases, la hinchazón y la niebla cerebral?

Como ocurre con cualquier ecosistema, el intestino puede enfrentar desafíos al adaptarse a la presencia repentina de una nueva especie o a un cambio significativo en la población.

Uno de estos desafíos es el sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado (SIBO), donde un exceso de bacterias invade esta área, provocando síntomas como gases, hinchazón y malestar abdominal. La bacteria Lactobacillus, conocida por sus beneficios para la salud, puede ser responsable de este sobrecrecimiento en algunas personas.

Doctores señalan que, aunque Lactobacillus se encuentra comúnmente en suplementos de probióticos, agregar más de esta cepa puede empeorar los síntomas en personas con exceso de esta bacteria debido a problemas de motilidad, autoinmunidad o enfermedades tiroideas. Además, estos probióticos tienden a aumentar la histamina, lo que agrava el SIBO.

Un estudio de 2018 vinculó el consumo de probióticos con síntomas como confusión mental, gases e hinchazón. La acumulación de ácido láctico proveniente de los probióticos se asoció con confusión mental, y la interrupción de los probióticos resolvió los síntomas en algunos casos.

Un cardiólogo sugiere que el SIBO puede ocurrir cuando hay un crecimiento excesivo de microbios fecales, como E. coli, en el intestino delgado. Consumir probióticos puede agravar esta situación, ya que introducir más bacterias en un intestino con exceso de estas puede llevar la salud intestinal al límite.

Estudios adicionales respaldan la idea de que el uso de probióticos, especialmente aquellos que contienen ciertas cepas como Bifidobacterium y Lactobacillus, puede aumentar el riesgo de SIBO al promover el crecimiento excesivo de bacterias productoras de gas metano. La recomendación es que ciertas personas eviten estos probióticos para prevenir complicaciones.

Aunque los probióticos son generalmente beneficiosos, su impacto puede variar según la situación individual. Ante la presencia de síntomas como gases, hinchazón o niebla cerebral, es fundamental considerar la posibilidad de desequilibrios en la microbiota intestinal y buscar orientación médica para un enfoque personalizado.

Métodos Alternativos para Promover la Salud Intestinal

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) regula los probióticos de acuerdo con su presentación en el mercado, ya sea como suplemento dietético, ingrediente alimentario o medicamento.

Cuando se comercializan como medicamentos para tratar enfermedades, los probióticos deben cumplir con requisitos rigurosos y demostrar su seguridad y eficacia a través de ensayos clínicos. Por otro lado, cuando se presentan como suplementos, como es común, no se requiere la aprobación previa de la FDA.

Es importante destacar que, aunque los probióticos comerciales están disponibles, no siempre son la solución completa para abordar el malestar gastrointestinal. Además, los medicamentos gastrointestinales, aunque pueden proporcionar alivio temporal, a veces traen consigo efectos secundarios no deseados. Por lo tanto, explorar métodos alternativos para promover la salud intestinal puede ser beneficioso.

En lugar de depender únicamente de probióticos comerciales o medicamentos gastrointestinales, algunos optan por enfoques alternativos que incluyen cambios en la dieta, como la incorporación de alimentos ricos en fibra y prebióticos. Estos últimos son sustancias que alimentan las bacterias beneficiosas en el intestino.

Además, se ha observado que la atención a la salud mental, como la reducción del estrés, también puede desempeñar un papel crucial en el bienestar intestinal. La práctica regular de ejercicio físico y la hidratación adecuada son medidas adicionales que pueden contribuir a mantener un equilibrio saludable en el sistema digestivo.

Mientras que los probióticos y medicamentos gastrointestinales son opciones comunes, la consideración de métodos alternativos, como cambios en la dieta y el estilo de vida, puede ofrecer enfoques más holísticos para fomentar la salud intestinal. Es fundamental consultar con un profesional de la salud para determinar la estrategia más adecuada para cada individuo.

 

También puedes leer: Descubre cómo la desprogramación evolutiva cambia vidas

Suscríbete a nuestra lista de envíos
Recibe en tu casilla de correo las últimas noticias y novedades de nuestro portal.

Compartí esta noticia

Artículos relacionados

Últimas noticias

También puede interesarte

¡Te invito a suscribirte a mi Newsletter!

Recibe noticias y artículos exclusivos sobre todo lo que te interesa: tecnología, estilo de vida, ciencia, automovilismo, vinos, y por supuesto, ¡gastronomía deliciosa!