miércoles 17 de abril de 2024

Haití declara el estado de emergencia y toque de queda tras la fuga de miles de presos

Haití declara el estado de emergencia y toque de queda tras la fuga de miles de presos

Comparte esta noticia

Haiti

El gobierno de Haití ha declarado el estado de emergencia y ha implementado un toque de queda nocturno en Puerto Príncipe, tras un devastador ataque a dos cárceles que dejó al menos una decena de muertos y permitió la fuga masiva de reclusos.

Créditos: CNN, Clarín

La medida de emergencia abarca el departamento Ouest, que incluye la capital, Puerto Príncipe, y estará vigente desde este domingo hasta el miércoles 6 de marzo, según un comunicado oficial.

Los disturbios se desataron cuando bandas criminales atacaron dos prisiones durante el fin de semana, liberando a aproximadamente 4.000 delincuentes. Estas bandas, que controlan gran parte de la capital, buscan derrocar al gobierno y han exigido la renuncia del primer ministro Ariel Henry, quien se encontraba fuera del país en ese momento.

Las autoridades haitianas han atribuido la violencia a las bandas armadas y han advertido sobre actos criminales cada vez más violentos perpetrados por estas organizaciones.

La medida de emergencia

El ministro de Economía, Patrick Michel Boisvert, actuando como primer ministro en ejercicio, ha firmado la medida de emergencia mientras el primer ministro Henry estaba en Kenia, negociando un acuerdo para el despliegue de fuerzas policiales extranjeras respaldadas por la ONU, con el fin de restaurar el orden en el país caribeño.

Haití, ya enfrentando una grave crisis política, humanitaria y de seguridad desde el asesinato del presidente Jovenel Moïse en 2021, se encuentra ahora en medio de una situación aún más tensa con la fuga masiva de presos.

Las fuerzas de seguridad se han visto abrumadas por la violencia de las bandas que han tomado el control de vastas áreas del país, incluida la capital. Se estima que menos de un centenar de presos permanecen en la prisión de la capital después de la fuga.

El gobierno ha asegurado que se tomarán todas las medidas necesarias para restablecer el orden y detener a los responsables de estos actos criminales, así como para localizar a los presos evadidos.

Las bandas criminales en Haití

Las bandas criminales en Haití tienen raíces profundas que se remontan a décadas atrás. La historia de las pandillas en el país está marcada por una combinación de factores sociales, económicos y políticos que han contribuido a su surgimiento y crecimiento.

Durante gran parte de su historia, Haití ha enfrentado desafíos económicos significativos, incluida la pobreza generalizada, el desempleo y la falta de oportunidades económicas para gran parte de su población. Estas condiciones han creado un terreno fértil para la delincuencia organizada, ya que muchas personas, especialmente los jóvenes, se ven obligadas a recurrir a actividades ilegales para sobrevivir.

Además, la inestabilidad política y la debilidad institucional en Haití han exacerbado los problemas de seguridad. Los sucesivos golpes de estado, la corrupción generalizada y la falta de una fuerza policial y judicial efectiva han creado un vacío de poder que ha sido aprovechado por las bandas criminales para consolidar su influencia y control sobre ciertas áreas del país.

La presencia de armas de fuego ilegales también ha sido un factor importante en el fortalecimiento de las pandillas en Haití. Durante años, el país ha sido inundado por armas contrabandeadas, tanto de fabricación nacional como extranjera, lo que ha facilitado la proliferación de grupos armados y ha aumentado la violencia en las comunidades.

Además, las rivalidades políticas y los conflictos entre facciones han alimentado el surgimiento de grupos armados vinculados a diferentes líderes políticos y partidos, lo que ha contribuido aún más a la fragmentación del panorama de la delincuencia en Haití.

A pesar de los esfuerzos de la Policía Nacional de Haití, que cuenta con una nueva unidad antipandillas, la fuerza simplemente no tiene la capacidad ni el entrenamiento para enfrentar la magnitud de la crisis. Con casi 100 pandillas en crecimiento en el área metropolitana, la situación se agrava.

La población civil sufre las consecuencias. Más de 300.000 personas se han quedado sin hogar debido a la guerra entre bandas criminales, mientras que el control de las pandillas en las carreteras clave ha ralentizado drásticamente el transporte de alimentos y combustible, lo que ha llevado a un aumento exorbitante en los precios de los alimentos básicos.

En medio del caos, la ira popular crece. Desde las calles hasta los campos de Jeremie, la gente clama por un cambio. El primer ministro Ariel Henry, quien asumió el cargo en 2021, ha prometido restablecer el orden y celebrar elecciones, pero hasta ahora ha fracasado en su intento. Mientras tanto, los oportunistas políticos aprovechan la situación, alimentando aún más la discordia y la inestabilidad.

Suscríbete a nuestra lista de envíos
Recibe en tu casilla de correo las últimas noticias y novedades de nuestro portal.

Compartí esta noticia

Artículos relacionados

Últimas noticias

También puede interesarte

¡Te invito a suscribirte a mi Newsletter!

Recibe noticias y artículos exclusivos sobre todo lo que te interesa: tecnología, estilo de vida, ciencia, automovilismo, vinos, y por supuesto, ¡gastronomía deliciosa!