martes 5 de marzo de 2024

Estas personalidades se convirtieron en una marca

Estas personalidades se convirtieron en una marca

Comparte esta noticia

Pablo Meyer, Eddy Warman de Noche, Personal brand, Marcas personales, Características, Implementar, Éxito y fracaso, Audiencia, Imagen, Valores, Habilidades, Reputación, Redes sociales, Consistencia en la comunicación, Expertise, Autenticidad, Monetización, Gestión de reputación, Desafíos y fracasos, Éxito duradero

Pablo Meyer estuvo de visita en nuestro programa Eddy Warman de Noche, hablando sobre personal brand o marcas pesonales. Además de compartir las características para implementar un buen personal branding, nos platicó sobre casos de éxito y fracaso de diferentes personalidades, y nos compartió este interesante artículo,publicado a continuación. 

Antes de seguir leyendo, te invito a descubrir en este video,  cómo individuos excepcionales han moldeado su identidad única en la esfera pública, conectando con su audiencia a través de imagen, valores, habilidades y reputación:

Las personalidades que se convierten en marca, también conocidas como «personal brands”, se refieren a individuos que han desarrollado una presencia distintiva y reconocible en el ámbito público, a menudo asociada con su imagen, valores, habilidades y reputación.

Actualmente, las marcas ya no se limitan a logotipos y eslóganes ingeniosos de productos o servicios. A menudo, se personifican a través de figuras públicas que han trascendido su ámbito original y se han convertido en íconos culturales.

Deportistas, músicos, actores y empresarios utilizan su propia personalidad como estrategia de mercadotecnia, construyendo imperios comerciales que abarcan desde ropa deportiva hasta automóviles y joyas.

Sin embargo, este matrimonio entre la persona y la marca no siempre es un camino sin obstáculos, como lo demuestran los casos de éxitos rotundos y lamentables fracasos.

7 características de marcas personales

Pablo Meyer, Eddy Warman de Noche, Personal brand, Marcas personales, Características, Implementar, Éxito y fracaso, Audiencia, Imagen, Valores, Habilidades, Reputación, Redes sociales, Consistencia en la comunicación, Expertise, Autenticidad, Monetización, Gestión de reputación, Desafíos y fracasos, Éxito duradero
Crédito: Querido dinero

1. Identidad y valores personales

Las personalidades que se convierten en marca suelen definir cuidadosamente su identidad y valores personales. Estos pueden incluir características únicas, creencias, y principios que les ayudan a destacarse y conectar con su audiencia.

2. Presencia en redes sociales

En la era de las redes sociales, la construcción de una marca personal frecuentemente implica una fuerte presencia en plataformas como Instagram, X y LinkedIn, entre otras. Estas plataformas ofrecen a las personalidades la oportunidad de compartir contenido, interactuar con seguidores y construir una comunidad en línea.

3. Consistencia en la comunicación

La coherencia en la comunicación es crucial para construir una marca personal sólida. Esto implica mantener un tono y estilo consistentes en todas las interacciones, ya sea en entrevistas, publicaciones en redes sociales o eventos públicos.

4. Habilidades y expertise

Las personalidades que se convierten en marca a menudo son reconocidas por sus habilidades, conocimientos o logros en un área específica. Ya sea en el ámbito empresarial, deportivo, artístico o de otra índole, su expertise contribuye a la construcción de su marca personal.

5. Autenticidad

La autenticidad es clave en la construcción de una marca personal. La audiencia tiende a conectarse más con personalidades que muestran autenticidad y transparencia en su comunicación y acciones.

6. Monetización de la marca personal

Algunas personalidades logran monetizar su marca personal a través de acuerdos de patrocinio, colaboraciones, la venta de productos o servicios, y otras formas de emprendimiento.

7. Gestión de reputación

La gestión de la reputación es esencial para mantener una marca personal sólida. Las personalidades deben ser conscientes de cómo sus acciones pueden afectar su reputación y trabajar para construir y mantener la confianza de su audiencia.

Lo bueno y lo malo de las marcas personales

Construir una marca personal exitosa implica equilibrar la autenticidad con la gestión cuidadosa de la imagen pública.

Aquellos que logran establecer una marca sólida basada en valores genuinos pueden cosechar numerosos beneficios, mientras que aquellos que no lo hacen corren el riesgo de enfrentar consecuencias negativas.

Comenzamos hablando de lo bueno de las marcas personales:

Reconocimiento y autenticidad

Cuando una personalidad se convierte en una marca auténtica y genuina, puede generar un fuerte reconocimiento y conexión con su audiencia. La transparencia y la autenticidad son clave para construir una marca personal positiva.

Influencia y credibilidad

Una personalidad que se establece como experta en su campo puede ganar influencia y credibilidad. Esto puede traducirse en oportunidades profesionales, colaboraciones y seguidores leales.

Oportunidades de negocio

Una marca personal sólida puede abrir puertas a diversas oportunidades de negocio, como patrocinios, acuerdos de colaboración, conferencias y consultoría.

En contraste, lo malo de las marcas personales se resumen en tres puntos:

Imagen irrelevante o negativa

Una personalidad que no gestiona adecuadamente su marca personal puede caer en la irrelevancia o desarrollar una imagen negativa.

Pérdida de confianza

La confianza es fundamental en la construcción de una marca personal. Si la audiencia percibe inconsistencias, engaños o falta de integridad, puede perderse la confianza, afectando la reputación a largo plazo.

Limitación de oportunidades

Una marca personal mal gestionada puede limitar las oportunidades profesionales y de colaboración. Las empresas y otros profesionales pueden dudar en asociarse con alguien cuya marca está en declive.

Casos de éxito de marcas personales: cifras hablan por sí solas

En ocasiones, los ingresos de estas personalidades son más importantes por el tema de patrocinios o mercancías que lo que perciben de sueldo.

Estos son solo dos ejemplos de muchos que demuestran la importancia de crear su propia marca como individuo y lo atractivo que resulta desde el punto de vista de mercadotecnia.

El futbolista de Portugal Cristiano Ronaldo, reportó un ingreso total de $136 millones de dólares este año. Asimismo, su ingreso como jugador fue de $46 millones de dólares, en tanto tuvo ingresos adicionales de $90 millones de dólares.

De la misma manera, el tenista de Suiza Roger Federer tuvo un ingreso total de $95.1 millones de dólares el último año en tanto su ingreso como jugador fue de $1 millón de dólares y $95 millones de dólares de ingresos adicionales.

Algunas personalidades han logrado una simbiosis perfecta entre su imagen y el mundo de los negocios, generando ingresos adicionales significativos a través de patrocinios y productos brandeados.

Ejemplos notables personalidades incluyen al jugador de baloncesto norteamericano Michael Jordan, cuya línea de ropa y calzado Air Jordan se ha convertido en un fenómeno global; o la cantante estadounidense Taylor Swift, quien ha expandido su influencia desde la música hasta la industria de la moda y los accesorios.

Estas figuras públicas suelen diversificar sus activos en diversas categorías, desde moda y accesorios hasta automóviles, joyas y relojes.

Este enfoque estratégico permite la creación de un ecosistema de productos que refuerzan la imagen de la marca y generan fuentes adicionales de ingresos.

Desafíos y fracasos de marcas personales

El riesgo inherente a esta estrategia es evidente en casos donde las acciones y declaraciones de las personalidades impactan negativamente en su marca.

Algunos ejemplos infames incluyen a O.J. Simpson, cuya destacada carrera como jugador de fútbol americano y promotor de la marca Hertz, quedó eclipsada por su participación en un infame caso de asesinato.

Un ejemplo adicional es el golfista Tiger Woods quien llegó a estar en la cima del deporte y popularidad pero que calló estrepitosamente al hacerse público sus problemas maritales y de infidelidad.

Otro caso emblemático es el del expresidente Donald Trump, cuya marca hotelera e inmobiliaria alcanzó nuevas alturas antes de su entrada a la política, momento en el que la polarización de su figura afectó negativamente a sus empresas.

Asimismo, Kanye West, con su línea de tenis Yeezy de Adidas, enfrentó pérdidas significativas.  Sus declaraciones antisemitas, terminaron costándole cientos de millos de dólares tanto a él como persona como a la marca Adidas, que acabó con un inventario millonario que al día de hoy no saben cómo deshacerse de él.

Algunas personalidades se encuentran en la cuerda floja. El motivo: sus acciones y declaraciones recientes alteran su imagen comercial.

Elon Musk, conocido por su papel en Tesla y SpaceX, ha generado controversia con comentarios ultraconservadores, lo que podría afectar su estatus comercial; sobre todo en la marca Tesla que representa un enfoque sustentable por ser de autos eléctricos preferidos por gente liberal.

Cuando las marcas personales se convierten en un éxito duradero

Ciertos individuos han logrado mantener una imagen positiva a lo largo del tiempo, respaldando marcas de manera exitosa.

Lionel Messi, Cristiano Ronaldo, Michael Jordan, Tom Brady y Roger Federer son ejemplos de figuras que han resistido el paso del tiempo y continúan siendo embajadores exitosos de marcas globales.

Cuando las parejas construyen marcas personales

Pablo Meyer, Eddy Warman de Noche, Personal brand, Marcas personales, Características, Implementar, Éxito y fracaso, Audiencia, Imagen, Valores, Habilidades, Reputación, Redes sociales, Consistencia en la comunicación, Expertise, Autenticidad, Monetización, Gestión de reputación, Desafíos y fracasos, Éxito duradero
Crédito: Telva

La dinámica de poder en las parejas también juega un papel crucial en la construcción de marcas.

Ejemplos como David y Victoria Beckham, Tom Brady y Gisele Bündchen, y Beyoncé y Jay-Z, demuestran cómo la combinación de dos personalidades fuertes puede potenciar aún más la influencia comercial.

Incluso en décadas anteriores, la combinación de personalidades famosas ha dejado una marca duradera en la cultura popular.

Joe DiMaggio y Marilyn Monroe fueron un ejemplo clásico de cómo el matrimonio de una estrella del deporte y una estrella de Hollywood pudo crear una narrativa poderosa.

En resumen, la transformación de personalidades en marcas es una estrategia poderosa que puede llevar al éxito comercial o, en el peor de los casos, a una caída abrupta.

La clave radica en la gestión cuidadosa de la imagen pública, ya que una vez que se mezcla con la marca, la línea entre el triunfo y el fracaso se vuelve aún más estrecha.

Suscríbete a nuestra lista de envíos
Recibe en tu casilla de correo las últimas noticias y novedades de nuestro portal.

Compartí esta noticia

Artículos relacionados

Últimas noticias

También puede interesarte

¡Te invito a suscribirte a mi Newsletter!

Recibe noticias y artículos exclusivos sobre todo lo que te interesa: tecnología, estilo de vida, ciencia, automovilismo, vinos, y por supuesto, ¡gastronomía deliciosa!