miércoles 29 de mayo de 2024

OEA condena intrusión en Embajada de México en Ecuador

OEA condena intrusión en Embajada de México en Ecuador

Comparte esta noticia

OEA

El Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) aprobó el miércoles una resolución condenando la violación de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas y los actos de violencia contra el personal diplomático mexicano en Ecuador. La resolución fue aprobada con 29 votos a favor, uno en contra (Ecuador) y una abstención (El Salvador). La delegación mexicana estuvo ausente en la votación.

Créditos: CNN

La resolución condena enérgicamente la intrusión en las instalaciones de la Embajada de México en Ecuador y los actos de violencia contra el personal diplomático. Esta votación se produce luego de que la Policía de Ecuador capturara al exvicepresidente Jorge Glas, quien se encontraba en la Embajada de México en Quito. Posteriormente, el Gobierno mexicano anunció la ruptura de relaciones diplomáticas.

Alejandro Dávalos, vicecanciller de Ecuador, respondió a la aprobación de la resolución ante la OEA, argumentando que la concesión de asilo diplomático en casos de delitos comunes constituye un acto ilícito por parte del Estado que lo concede.

“No es lícito conceder asilo a personas que, al tiempo de solicitarlo, se encuentren procesadas ante tribunales ordinarios competentes y por delitos comunes, o menos aun cuando estén condenadas por tales delitos y por dichos tribunales, sin haber cumplido las penas respectivas. Por tanto, la concesión de asilo diplomático cuando se trata de delitos comunes y de condenas y procesos penales ante tribunales ordinarios competentes, como es el presente caso, constituye un acto ilícito del Estado que lo concede y genera su responsabilidad internacional, y, además, apoyo, elevación a la justicia del Estado ecuatoriano, promoviendo la impunidad que es imperativo evitar”, dijo Dávalos ante la OEA.

Por su parte, México ha defendido su decisión de conceder asilo a Glas, afirmando que se basa en principios humanitarios y de respeto al debido proceso. La Cancillería mexicana ha refutado las acusaciones de Ecuador, señalando que el asilo concedido a Glas está fundamentado en la Convención sobre Asilo Diplomático de 1954.

El caso ha generado tensiones entre ambos países y ha llevado a una escalada diplomática. Honduras ha convocado a una reunión de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) para abordar la situación.

La votación en la OEA y las declaraciones de los representantes de Ecuador y México evidencian las diferencias en cuanto a la interpretación de las normas internacionales sobre asilo político y las relaciones diplomáticas entre ambos países.

¿Por qué ocurrió este incidente que rechaza la OEA?

Ecuador invadió la embajada de México en Quito para detener al exvicepresidente Jorge Glas, quien había recibido asilo político. Esta acción provocó una ruptura inmediata de las relaciones diplomáticas entre ambos países. Las tensiones entre México y Ecuador se intensificaron desde el 17 de diciembre, cuando Glas solicitó refugio en la sede mexicana.

La canciller mexicana, Alicia Bárcena, anunció la ruptura de relaciones y la denuncia de Ecuador ante la Corte Internacional de Justicia. El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, calificó el hecho como una «violación flagrante al derecho internacional y a la soberanía de México».

La decisión de conceder asilo a Glas generó controversia, ya que enfrenta un proceso por corrupción en Ecuador. La Segcom ecuatoriana afirmó que «ningún delincuente puede ser considerado un perseguido político» y que Glas «ha sido condenado con sentencia ejecutoriada».

Suscríbete a nuestra lista de envíos
Recibe en tu casilla de correo las últimas noticias y novedades de nuestro portal.

Compartí esta noticia

Artículos relacionados

Últimas noticias

También puede interesarte

¡Te invito a suscribirte a mi Newsletter!

Recibe noticias y artículos exclusivos sobre todo lo que te interesa: tecnología, estilo de vida, ciencia, automovilismo, vinos, y por supuesto, ¡gastronomía deliciosa!