viernes 12 de julio de 2024

Pesticidas en productos agrícolas: Revelaciones preocupantes sobre la seguridad alimentaria

Pesticidas en productos agrícolas: Revelaciones preocupantes sobre la seguridad alimentaria

Comparte esta noticia

Pesticidas

Aproximadamente el 95% de las fresas no orgánicas y verduras de hojas verdes como espinacas y col rizada, así como coles y mostazas, uvas, duraznos y peras analizadas por el gobierno de los Estados Unidos contenían niveles detectables de pesticidas, según la Guía del Comprador de 2024 sobre Pesticidas en Productos Agrícolas.

Créditos: CNN

Las nectarinas, manzanas, pimientos dulces y picantes, cerezas, arándanos y judías verdes completaron la lista de las 12 muestras de productos más contaminadas. Esta lista, conocida como el «Dirty Dozen» por la Environmental Working Group (EWG), una organización de defensa del medio ambiente y la salud que ha producido el informe anual desde 2004.

Los pesticidas han sido vinculados en estudios con una variedad de problemas de salud, desde partos prematuros y malformaciones congénitas hasta un aumento en el daño genético y enfermedades como el cáncer y trastornos cardíacos.

Según estudios, los trabajadores agrícolas que usan o están expuestos a estos químicos están en mayor riesgo de sufrir efectos adversos para la salud. Un metaanálisis de 2022 encontró que los trabajadores expuestos a pesticidas tenían casi cinco veces más probabilidades de tener daño en el ADN, mientras que un estudio de febrero encontró que los niños expuestos a una edad temprana mostraban un peor neurodesarrollo desde la infancia hasta la adolescencia.

Sin embargo, no todas las noticias son malas. Los aguacates, maíz dulce, piñas, cebollas y papayas encabezaron la lista «Clean Fifteen» de productos cultivados de forma convencional con la menor cantidad de pesticidas rastreables. Cerca del 65% de las frutas y verduras en este grupo no tenían residuos de pesticidas detectables, según el informe publicado el miércoles.

Los cultivos que crecen cerca del suelo, como las fresas, las espinacas y otras verduras de hojas verdes, están particularmente sujetos a las plagas. Cada año, una lista rotativa de productos nacionales e importados es probada por el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos y la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos. Los empleados del Programa de Datos de Pesticidas del USDA lavan, pelan y frotan frutas y verduras como lo harían los consumidores, mientras que los trabajadores de la FDA solo cepillan la suciedad de los productos. Luego, las frutas y verduras se prueban para más de 250 pesticidas diferentes y los resultados se publican en línea.

Para 2024, los investigadores de la EWG examinaron datos de pruebas sobre 47,510 muestras de 46 frutas y verduras no orgánicas, con la mayoría de las pruebas provenientes del USDA. Un análisis de esos datos encontró rastros de 254 pesticidas en todas las frutas y verduras analizadas, con 209 de esos químicos en productos de la lista «Dirty Dozen».

«Sobre la base de nuestros hallazgos, estamos haciendo recomendaciones para una mayor regulación de los pesticidas, como la adopción de umbrales más estrictos para el uso de pesticidas en el cultivo de alimentos», dijo Alexis Temkin, toxicóloga sénior de la EWG.

Riesgos de los pesticidas

El uso generalizado de pesticidas en la agricultura plantea varios riesgos para la seguridad alimentaria y la salud humana. Uno de los riesgos principales es la presencia de residuos de químicos en los alimentos que consumimos. A pesar de las regulaciones establecidas por las autoridades, los residuos de pesticidas pueden persistir en frutas, verduras y otros productos agrícolas, lo que puede representar una amenaza para la salud, especialmente cuando se consumen en grandes cantidades o de manera regular.

Otro riesgo importante es la contaminación del agua y del suelo debido al uso de pesticidas. Estos productos químicos pueden filtrarse en los cuerpos de agua subterránea y superficial, lo que afecta tanto a los ecosistemas acuáticos como a las comunidades que dependen del suministro de agua para consumo humano y agrícola.

Además, el uso excesivo e indiscriminado de pesticidas puede provocar la aparición de cepas de plagas resistentes, lo que hace que los pesticidas sean menos efectivos y requieran dosis más altas o el uso de productos más tóxicos. Esta resistencia puede tener consecuencias graves para la agricultura y la seguridad alimentaria, ya que dificulta el control de las plagas y puede llevar a la disminución de los rendimientos de los cultivos.

 

Suscríbete a nuestra lista de envíos
Recibe en tu casilla de correo las últimas noticias y novedades de nuestro portal.

Compartí esta noticia

Artículos relacionados

Últimas noticias

También puede interesarte

¡Te invito a suscribirte a mi Newsletter!

Recibe noticias y artículos exclusivos sobre todo lo que te interesa: tecnología, estilo de vida, ciencia, automovilismo, vinos, y por supuesto, ¡gastronomía deliciosa!