viernes 12 de julio de 2024

Sir Winston Churchill: El mejor británico

Sir Winston Churchill: El mejor británico

Comparte esta noticia

Churchill, líder británico, Segunda Guerra Mundial, Guerra Fría, Reina Isabel II, Primer Ministro, gourmand, buenos vinos, puros cubanos, Churchill: Walking with Destiny, War Rooms, International Churchill Society, pintor, soldado, ensayista, historiador, biógrafo, albañil, orador, corresponsal de guerra, aventurero, patriota, soñador, pragmático, estratega, monárquico, demócrata, egocéntrico, hedonista, romántico, coleccionista de mariposas, amante de los animales, editor de periódicos, espía, humorista, piloto, jinete, novelista, llorón, winston churchill

Winston Churchill es conocido como el líder británico que lideró al Reino Unido durante la Segunda Guerra Mundial y la Guerra Fría. Tuvo una estrecha relación con la Reina Isabel II, siendo «su primer Primer Ministro.» Además fue un gran gourmand, amante de la buena mesa, los buenos vinos y los puros cubanos.

Créditos: «Churchill: Walking with Destiny», War Rooms (Londres) e International Churchill Society

La mayoría recordamos a Winston Churchill como aquel líder británico, dos veces Primer Ministro, que lideró al Reino Unido durante la Segunda Guerra Mundial contra la tiranía nazi. Pero pocos saben que también fue pintor, soldado, ensayista, historiador, biógrafo y hasta albañil…

Andrew Roberts, en su magistral biografía de Churchill «Churchill: Walking with Destiny», complementa la lista anterior de su vida multifacética, con otros oficios y calificativos como: “orador, corresponsal de guerra, aventurero, patriota, soñador, pragmático, estratega, monárquico, demócrata, egocéntrico, hedonista, romántico”. En verdad, dice Roberts,  “era todo eso”, además de coleccionista de mariposas, amante de los animales, editor de periódicos, espía, humorista, piloto, jinete, novelista y llorón”. Este último, era el apodo que le daban el Duque y la Duquesa de Windsor.

Un gran gourmand

Crédito: International Churchill Society.

Es inevitable no recordar a Churchill fumando puros cubanos de la marca Romeo y Julieta (se dice que fumaba 11 al día); al igual que bebiendo Hine Vieux Cognac V.S.O.P. y Champagne Pol Roger durante las comidas, el momento ideal para discutir asuntos políticos con los invitados a su mesa.

¡Era un gran gourmand! De hecho, en los War Rooms en Londres se encuentran una exhibición de sus placeres gastronómicos favoritos. Durante la guerra, Churchill y el rey Jorge VI se reunían en los War Rooms  todos los martes a la 1:30 p.m. a comer, mientras discutían el curso de la fatídica guerra, entre otros temas de interés.

Su comida favorita incluía ostras frescas, sopa, sardinas, y un suculento estofado de venado asado en salsa de trufa; seguido de queso Stilton, tarta horneada y helado.

Muchas veces iniciaba su día con una copa de vino al desayuno, y disfrutaba de un vaso de whisky, brandy u oporto después de cada comida.

El «mejor británico»

En una encuesta realizada por la BBC del Reino Unido en 2002, Churchill fue proclamado como «el mejor británico», por todos los esfuerzos que realizó para sostener al pueblo británico durante la Segunda Guerra Mundial. Otros participantes de la encuesta fueron Shakespeare, la princesa Diana y hasta Charles Darwin.

Sin lugar a dudas en la década de los 30, pasada la Primera Guerra Mundial, Churchill fue “la voz” en contra del apaciguamiento de Alemania y del Partido Nacional Socialista Obrero (Nazi). Y aunque nadie quería escuchar sus advertencias, casi como una profecía, en 1939 Gran Bretaña le estaba declarando la guerra a Alemania.

Cuando Churchill se convirtió en Primer Ministro en el 40, aportó una nueva visión ante el esfuerzo bélico que realizaba el Reino Unido, desde la Batalla de Inglaterra hasta el Día de la Victoria en Europa (VE) cinco años después.

Y es que sus discursos conmovedores y su constante empatía y cercanía con el público, le ayudaron a encender el patriotismo británico en la lucha contra la opresión nazi.

7 datos memorables que tienes que saber sobre la vida de Winston Churchill

Churchill, líder británico, Segunda Guerra Mundial, Guerra Fría, Reina Isabel II, Primer Ministro, gourmand, buenos vinos, puros cubanos, Churchill: Walking with Destiny, War Rooms, International Churchill Society, pintor, soldado, ensayista, historiador, biógrafo, albañil, orador, corresponsal de guerra, aventurero, patriota, soñador, pragmático, estratega, monárquico, demócrata, egocéntrico, hedonista, romántico, coleccionista de mariposas, amante de los animales, editor de periódicos, espía, humorista, piloto, jinete, novelista, llorón, winston churchill
Crédito: Getty Images.
  1. Su familia pertenecía a la aristocracia norteamericana e inglesa. Churchill nació en la residencia familiar del Palacio de Blenheim ubicado en Woodstock, Inglaterra, el 30 de noviembre de 1874. Su madre, Jennie Jerome, era de la alta sociedad de Brooklyn; mientras que su padre, Randolph Churchill, era Lord y segundo hijo de John Spencer-Churchill, séptimo duque de Marlborough.

 

  1. Hizo la carrera militar. En diciembre de 1894, se graduó como cadete de caballería en la Real Academia Militar de Sandhurst. Unos meses después, fue nombrado segundo teniente en el regimiento de Húsares de la Reina del Ejército Británico. También fue Teniente Coronel durante la Primera Guerra Mundial en Francia.

 

  1. En 1908 contrajo matrimonio con Clementine Hozier, hija de Sir Henry Hozier y Lady Blanche. Estuvieron casados durante 56 años, y permanecieron juntos hasta la muerte de Churchill el 24 de enero de 1965.

 

  1. En 1901, después de ganar su primera elección, Churchill ocupó su asiento en la Cámara de los Comunes en febrero de 1901. Otro de sus ascensos políticos fue durante la Primera Guerra Mundial, el Primer Ministro David Lloyd George nombró a Churchill Primer Lord del Almirantazgo (jefe civil de la Marina Británica), pero renunció de manera forzada tras la desastrosa campaña de Gallipoli, considerada un fracaso militar por la mala planeación y ejecución y en número de bajas. En 1939, fue llamado nuevamente a servir en el gobierno como Primer Lord del Almirantazgo hasta que se convirtió en Primer Ministro en mayo de 1940.

 

  1. Fue Primer Ministro por segunda vez entre 1951 y abril de 1955, fecha en la que renuncia y es reemplazado por Anthony Eden.

 

  1. En 1953 fue galardonado con el Premio Nobel de Literatura por su obra, que incluye libros y discursos. 10 años después el propio presidente Kennedy le otorga la ciudadanía americana.

 

  1. Hasta 1964 fue miembro del parlamento. Un año después, falleció en Londres, y se celebró un funeral de Estado en su nombre. Se reporta que un millón de personas se congregaron a lo largo de la ruta para ver pasar la procesión del funeral, el 30 de enero de 1965.

 

Su estrecha relación con la Reina Elizabeth II

Churchill, líder británico, Segunda Guerra Mundial, Guerra Fría, Reina Isabel II, Primer Ministro, gourmand, buenos vinos, puros cubanos, Churchill: Walking with Destiny, War Rooms, International Churchill Society, pintor, soldado, ensayista, historiador, biógrafo, albañil, orador, corresponsal de guerra, aventurero, patriota, soñador, pragmático, estratega, monárquico, demócrata, egocéntrico, hedonista, romántico, coleccionista de mariposas, amante de los animales, editor de periódicos, espía, humorista, piloto, jinete, novelista, llorón, winston churchill
Crédito: International Churchill Society.

La muerte de la Reina Isabel II en 2022 cerró una era que comenzó en 1926, cuando Churchill era Canciller del Exchequer. Ahora, sus nombres ostentan el título de “los dos mejores británicos del siglo pasado.”

Churchill, era un hombre, descrito por su propia esposa, como el “monárquico número uno”. De ahí su notable amistad con la Reina, que incluía una gran afinidad por los caballos y una gran conexión por la Commonwealth.

Curiosamente, la Reina murió en su amado Castillo de Balmoral, donde, por casualidad, tuvo su primer encuentro con Churchill en 1928. A este encuentro se siguieron muchas experiencias que compartieron en la finca escocesa que ahora son poco conocidas.

De acuerdo con International Churchill Society, Sir Winston Churchill fue el «primer Primer Ministro» de la Reina, y fue la primera persona que conoció cuando descendió las escaleras del avión después de un vuelo desde Kenia en 1952, tras la muerte de su padre, el Rey Jorge VI.

Desde ese momento, la relación de la joven monarca y el Primer Ministro, quien era ya un adulto mayor, evolucionó y se convirtió en “un amor genuino y profundo” por parte de él; y en un “enorme respeto y gratitud por su sabiduría y guía”, por parte de ella.

En la boda de la Princesa Isabel con el Príncipe Felipe en 1947, por ejemplo, Churchill elogió a la novia por su “inequívoca gracia y comprensión y la misma sencillez humana que ha hecho que la Casa Real sea querida por la gente de este país” y predijo que millones darían la bienvenida a la boda como un destello de color en el difícil camino que el país estaba recorriendo entonces.

Elizabeth II llegó al Trono en 1952, un momento en que una humanidad se encuentra atormentada, con incertidumbre, entre una catástrofe mundial y una edad de oro que prosperaba en las artes, las letras y la ciencia. Pero se debía luchar por una paz verdadera y duradera entre las naciones.

Y no pasó mucho tiempo antes de que Churchill considerara cómo podría ayudar a la joven monarca.

Churchill siempre estuvo presente en la vida de la Reina

Churchill siempre estuvo presente en la vida de la Reina, en especial cuando comenzaron a surgir problemas durante los primeros años de su reinado, los cuales fueron cedidos a Churchill “sin pensarlo dos veces” por parte de la monarca.

El primero tenía que ver con el cambio de nombre de la Casa Real, que por protocolo debía ser el de su esposo Felipe: Mountbatten. Esto molestó profundamente tanto a al príncipe como a Churchill.

Cabe destacar que la casa de Elizabeth era Sajonia-Coburgo-Gotha, pero el sentimiento anti-alemán que se respiraba en Gran Bretaña durante la Primera Guerra Mundial, hizo que el Rey Jorge V, abuelo de la Reina Isabel II, adoptara el nombre de Windsor.

En señal de protesta contra Churchill, el príncipe Felipe pidió que la nueva Casa fuera Edimburgo, lo que no habría funcionado mejor que Mountbatten. Churchill se molestó aún más por esa “afirmación insensible”, y convenció a la joven Reina de que su abuelo deseaba que fuera la Casa de Windsor. Asunto resuelto.

A Churchill tampoco le gustaba la idea de que la Reina y el príncipe vivieran en Clarence House, e insistió en que trasladaran su hogar al palacio oficial: el Palacio de Buckingham. Felipe no estaba de acuerdo, pero la joven Reina cedió. Siempre supo que su papel era seguir los consejos de Churchill: “el monárquico número uno” y su Primer Ministro.

Churchill siempre disfrutó de sus reuniones semanales con la Reina. Su comprensión inmediata de los asuntos de estado fue notable. No necesitaba explicación sobre ningún punto y tomaba decisiones una vez Churchill le presentaba documentos y alternativas. Comprendía los problemas de gobierno.

Durante una visita al Castillo de Windsor en 1953, la Reina ofreció a Churchill la Orden de la Jarretera, un regalo de la soberana.  Aunque prefería permanecer como el Señor Churchill, justificaba la idea de la Reina, recordando que el padre del primer Duque de Marlborough también había sido Sir Winston Churchill.

Durante la Coronación, un año después, Sir Winston vistió su túnica de la Orden de la Jarretera, con la estrella de la Jarretera de Lord Castlereagh, prestada por el Marqués de Londonderry, entre otras condecoraciones.

Problemas de salud de Churchill se convierten en preocupaciones para la Reina

Churchill, líder británico, Segunda Guerra Mundial, Guerra Fría, Reina Isabel II, Primer Ministro, gourmand, buenos vinos, puros cubanos, Churchill: Walking with Destiny, War Rooms, International Churchill Society, pintor, soldado, ensayista, historiador, biógrafo, albañil, orador, corresponsal de guerra, aventurero, patriota, soñador, pragmático, estratega, monárquico, demócrata, egocéntrico, hedonista, romántico, coleccionista de mariposas, amante de los animales, editor de periódicos, espía, humorista, piloto, jinete, novelista, llorón, winston churchill
Crédito: Churchill Book Collector.

Lastimosamente, poco después de la Coronación, Churchill sufrió un derrame cerebral. Su salud, su recuperación y pensar en un posible retiro, se convirtieron en las preocupaciones de la Reina, hasta que Churchill finalmente renunció en 1955.

Sin embargo, un año antes de su retiro, Churchill deseaba llevar a cabo una reunión entre los líderes de Gran Bretaña, Estados Unidos y la Unión Soviética, en ese entonces eran las únicas tres potencias nucleares. El objetivo era llegar a un acuerdo sobre la reducción de armas y así evitar una latente guerra nuclear. Una vez más, la Reina fue ser persuadida para intervenir en una disputa seria en el Gabinete.

Y es que Churchill no se daba cuenta de que, aparte de la ambivalencia estadounidense, los rusos nunca entrarían en este tipo de conversaciones hasta que la sucesión de Stalin se hubiera resuelto, algo que tardaría años.

No obstante, a su regreso a Londres, Churchill envió un telegrama a Moscú proponiendo una reunión entre él y un líder ruso senior. Cunado lo anunció al Gabinete, Lord Salisbury, amenazó con dimitir si el Primer Ministro perseguía este plan. Le siguió Harry Crookshank, Líder de la Cámara de los Comunes. Y aunque la mayoría del Gabinete apoyó la postura estadounidense, también pensaron que era hora de que Churchill se retirara. No obstante, los rusos resolvieron el problema, de manera inadvertida, llamando a reuniones multilaterales, lo que hizo redundante la propuesta original de Churchill.

Finalmente, en marzo de 1955, Churchill envió un mensaje a la Reina para decirle que renunciaría. La noche antes de su jubilación, la Reina y el Príncipe Felipe lo invitaron a cenar. Hubo uno recepción de cincuenta invitados, incluidos ministros del gabinete, el Duque y la Duquesa de Norfolk, y algunos amigos y familiares.

Churchill, líder británico, Segunda Guerra Mundial, Guerra Fría, Reina Isabel II, Primer Ministro, gourmand, buenos vinos, puros cubanos, Churchill: Walking with Destiny, War Rooms, International Churchill Society, pintor, soldado, ensayista, historiador, biógrafo, albañil, orador, corresponsal de guerra, aventurero, patriota, soñador, pragmático, estratega, monárquico, demócrata, egocéntrico, hedonista, romántico, coleccionista de mariposas, amante de los animales, editor de periódicos, espía, humorista, piloto, jinete, novelista, llorón, winston churchill
Crédito: The Standard UK.

Al día siguiente, Churchill se puso su abrigo y su sombrero de copa, y se dirigió al Palacio de Buckingham para su audiencia de despedida. International Churchill Society asegura que la Reina pensaba ofrecer un ducado a Churchill, sin embargo, se había verificado con anterioridad que no lo aceptaría: prefería permanecer en la Cámara de los Comunes por el resto de su vida.

Tras su retiro, Churchill se fue de vacaciones a Sicilia. Al abordar el avión, le entregaron una carta escrita por la Reina que decía lo siguiente:

“(…) Sería inútil pretender que él [Anthony Eden] o cualquiera de los sucesores que algún día lo sigan en el cargo podrán, para mí, ocupar el lugar de mi primer Primer Ministro, a quien tanto mi esposo como yo debemos tanto y por cuya sabia guía durante los primeros años de mi reinado siempre estaré profundamente agradecida.” La Reina siempre supo que contaría con “su consejero sabio (…)”

En respuesta, Sir Winston dijo que la carta de la Reina siempre sería una de sus posesiones más preciadas.

Durante sus últimos años, y mientras pudo, Churchill estuvo presente en la ceremonia de la Jarretera, aunque “sus piernas se sintieran temblorosas.” También almorzó por última vez con la Reina y sus compañeros, los Caballeros de la Jarretera en el Castillo de Windsor en 1960. En el décimo aniversario de la adhesión de la Reina, Churchill la felicitó, y ella le agradeció una vez más “por el sabio consejo y la amistad que sabía que su padre valoraba tanto.”

Tras un derrame masivo en 1965, quedó claro que Churchill estaba en sus últimos días. La Reina asistió a la iglesia de San Lorenzo, en Norfolk, en donde rezó por su alma, hasta que falleció una semana después, el 24 de enero.

La Reina decretó que a Sir Winston se le concediera un Funeral de Estado en la Catedral de San Pablo. Toda la Familia Real Británica, Reyes y Reinas de Europa estuvieron presentes, al igual que el entonces presidente francés Charles de Gaulle y el expresidente Eisenhower. El cuerpo de Churchill fue llevado por el Támesis y luego en tren a Oxfordshire, para su entierro final.

En 2005, la Reina otorgó la Orden de la Jarretera a la hija de Churchill, Lady Soames. Su Majestad le dijo a Mary Soames que le estaba dando el mismo collar que había usado Sir Winston. Mary dijo que eso no podía ser porque ese collar estaba expuesto en Chartwell. La Reina le dijo que lo sabía y que había arreglado cambiar el collar por otro.

Queda mucho por contar acerca de Churchill. Siempre será recordado por ser un líder para el Reino Unido. Fue un hombre de múltiples talentos y pasiones. Gracias a su estrecha relación con la Reina Isabel II, siempre supo brindarle su sabiduría y guía. También fue un gran amante de la buena vida, disfrutando de vinos exquisitos, puros cubanos y deliciosos platos. Definitivamente, su impacto en la historia británica lo consagraron como un personaje digno de admirar.

Suscríbete a nuestra lista de envíos
Recibe en tu casilla de correo las últimas noticias y novedades de nuestro portal.

Compartí esta noticia

Artículos relacionados

Últimas noticias

También puede interesarte

¡Te invito a suscribirte a mi Newsletter!

Recibe noticias y artículos exclusivos sobre todo lo que te interesa: tecnología, estilo de vida, ciencia, automovilismo, vinos, y por supuesto, ¡gastronomía deliciosa!