jueves 30 de mayo de 2024

¿Ya no es seguro beber leche? Brote de gripe aviar en ganado lechero eleva las alertas

¿Ya no es seguro beber leche? Brote de gripe aviar en ganado lechero eleva las alertas

Comparte esta noticia

leche

En las últimas semanas, un brote persistente de influenza aviar ha afectado al ganado lechero en varios estados de EE.UU., con informes que indican la presencia del virus H5N1 en vacas.

Créditos: BBC

Aunque el virus generalmente no se transmite de los bovinos a los humanos, un caso inusual en Texas, donde un trabajador agrícola dio positivo por gripe aviar, ha generado inquietudes adicionales sobre la seguridad de los productos lácteos.

El estudio realizado por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) ha generado una gran preocupación al revelar la presencia de rastros del virus H5N1 en aproximadamente el 20% de las muestras de leche pasteurizada en Estados Unidos. Este hallazgo, aunque sorprendente, plantea importantes interrogantes sobre la seguridad de uno de los productos lácteos más consumidos en el país.

Esta bebida pasteurizada, sometida a un proceso de calentamiento para eliminar microorganismos dañinos, se consideraba tradicionalmente segura para el consumo humano. Sin embargo, la detección de rastros del virus de la gripe aviar en una proporción significativa de muestras desafía esta percepción y suscita preocupaciones sobre la eficacia del proceso de pasteurización.

La presencia del virus H5N1 en la leche pasteurizada plantea una serie de interrogantes sobre cómo pudo haber ocurrido esta contaminación. ¿Fue el proceso de pasteurización insuficiente para eliminar completamente el virus? ¿Hubo una contaminación posterior durante el almacenamiento o el transporte? ¿Podría haber otros vectores de contaminación en la cadena de suministro lácteo que aún no se han identificado?

Además de la preocupación por la seguridad alimentaria, este hallazgo también plantea cuestiones sobre la transmisión y el control de enfermedades infecciosas en la industria láctea. ¿Están surgiendo nuevas cepas del virus de la gripe aviar que pueden resistir los métodos de procesamiento convencionales? ¿Se necesitan medidas adicionales de control de calidad y seguridad en la producción y distribución de productos lácteos para prevenir futuras contaminaciones?

La leche cruda causa alerta

La leche cruda, que no ha sido sometida a la pasteurización, también está bajo escrutinio. Aunque no se han reportado casos confirmados de gripe aviar transmitida a través de la leche cruda, los riesgos asociados con su consumo son bien conocidos. Un reciente incidente en el condado de Schuyler, Nueva York, donde una persona se enfermó después de beber leche cruda contaminada con Campylobacter, una bacteria que causa enfermedades gastrointestinales, subraya los peligros potenciales de este producto no tratado.

A pesar de los riesgos evidentes para la salud asociados con el consumo de leche cruda, una minoría considerable de personas en Estados Unidos sigue prefiriendo este producto, alegando posibles beneficios para la salud. Para algunos, el atractivo radica en la creencia de que la leche cruda conserva nutrientes y enzimas naturales que se pierden durante el proceso de pasteurización. Argumentan que estos componentes pueden mejorar la digestión, fortalecer el sistema inmunológico y ofrecer otros beneficios para la salud.

Sin embargo, los defensores de la pasteurización advierten que los riesgos de enfermedades transmitidas por alimentos asociadas con la leche cruda, como la listeria y la E. coli, superan con creces cualquier posible beneficio. La pasteurización, al calentar la leche a temperaturas específicas para eliminar bacterias y virus patógenos, ha demostrado ser un método eficaz para garantizar la seguridad alimentaria y prevenir enfermedades transmitidas por alimentos.

La leche cruda, en contraste, puede albergar una variedad de microorganismos peligrosos que pueden causar enfermedades graves, especialmente en personas con sistemas inmunológicos comprometidos, niños pequeños, mujeres embarazadas y adultos mayores. La ausencia de un proceso de pasteurización deja la leche vulnerable a la contaminación por patógenos presentes en el ambiente, en el equipo de ordeño, o incluso en la propia ubre de la vaca.

Los brotes de enfermedades asociados con el consumo de leche cruda son bien documentados, y las autoridades sanitarias y expertos en seguridad alimentaria han emitido advertencias contra su consumo. Aunque algunos defensores de la leche cruda argumentan que la educación sobre prácticas seguras de producción y consumo podría mitigar estos riesgos, los datos muestran que el potencial de enfermedades graves supera cualquier presunto beneficio para la salud.

La controversia sobre la seguridad de la leche cruda ha generado un debate político en varios estados, donde se han planteado propuestas para restringir o prohibir su venta. Sin embargo, en última instancia, la elección entre la leche cruda y la pasteurizada recae en el consumidor. Aun así, los expertos en seguridad alimentaria instan a la precaución y recomiendan optar por la leche pasteurizada como medida para minimizar el riesgo de enfermedades asociadas con productos lácteos contaminados.

Suscríbete a nuestra lista de envíos
Recibe en tu casilla de correo las últimas noticias y novedades de nuestro portal.

Compartí esta noticia

Artículos relacionados

Últimas noticias

También puede interesarte

¡Te invito a suscribirte a mi Newsletter!

Recibe noticias y artículos exclusivos sobre todo lo que te interesa: tecnología, estilo de vida, ciencia, automovilismo, vinos, y por supuesto, ¡gastronomía deliciosa!