viernes 12 de julio de 2024

“Ábrete, Sesame”

“Ábrete, Sesame”

Comparte esta noticia

El restaurante Sesame, invita a sus comensales a descubrir un tesoro de sabores del sudeste asiático. Bajo la dirección de la chef Josefina Santa Cruz, cada plato, desde rollitos vietnamitas hasta dumplings, ofrece una vivencia sensorial única, maridada con vinos frescos y vibrantes. Súmate a la experiencia y déjate sorprender! 

La frase «Ábrete, sésamo», corresponde a un encantamiento o hechizo mágico de la famosa historia de «Ali Baba y los cuarenta ladrones». Ali descubre que al pronunciar esta frase ante la entrada de una cueva secreta, la puerta se abre, revelando un tesoro escondido. Es así como esta expresión se ha convertido a lo largo de los siglos, en un enunciado popular que simboliza la apertura de algo valioso.

Y es que el restaurante Sesame, ubicado en la Calle Colima 183, en la Roma Norte de Ciudad de México, siempre expone a sus comensales sus más valiosos tesoros culinarios y de vinos,  bastante innovadores y llenos de autenticidad.

En el menú, no solo los sabores de la India, China y Japón permanecen vibrantes; también los del sudeste asiático. Muchas veces nos sentimos deambulando por la cocina callejera de Hanoi o Bangkok, entre rollitos, dumplins y Pad Thais…repletos de intensos sabores, especias y aromas, tradición e historia.

Descubre el mejor restaurante de cocina asiática en Ciudad de México, de la mano de Eddy:

Carpaccio de res estilo Vietnam.

Las entradas, por ejemplo,  son un viaje sensorial que preparan al paladar para los sabores que llegarán con los platos fuertes. Imperdible el Carpaccio de res estilo Vietnam: láminas de res bañadas con salsa vietnamita, hecha a base de vinagre de arroz, salsa de pescado, azúcar, jengibre, ajo y chile de árbol. Encima lleva echalotes fritos, hierbabuena, cilantro y nuez de la india.

La responsable de la experiencia sensorial en Sesame es la chef Josefina Santa Cruz, que siempre recomienda, antes que nada, deleitarnos con rollitos vietnamitas, frescos y crocantes,  rellenos de vegetales y camarón. Y es que, en general, la combinación de sabores exóticos, texturas y técnicas escogidas por la chef Josefina para cada plato, son muy asertivas, equilibradas y sorprenden nuestras papilas. Ya verán de qué les hablo…

Es importante resaltar que una experiencia gastronómica, siempre va de la mano de un  ambiente acogedor y relajado, que siempre te invite a disfrutar de momentos tranquilos y placenteros, mientras pones tus cinco sentidos al servicios de los platillos que vas a disfrutar. De ahí que el espacio, cuidadosamente diseñado de Sesame, refleja la personalidad del lugar, creando un oasis gastronómico en medio de la agitada vida de la ciudad.

Menú Sesame que despierta los sentidos: maridajes inolvidables

Entradas

Nuestra experiencia en Sesame inició con unos Edamames salteados con ajo, jengibre y té limón, terminados con soya y furikake de shiso; un Rollo Hanoi en papel de arroz con camarón, pepino, zanahoria, fideos de soya, albahaca y hierbabuena con salsa spicy; y por supuesto el  Carpaccio de res estilo Vietnam que mencioné anteriormente.

Le siguieron los Dumplings Sharyuk, hechos con pasta de harina de trigo, rellenos de camarón con jengibre, y un toque de aceite de ajonjolí; acompañados con salsa de ajonjolí y salsa Ponzu con chile.

La siguiente entrada fueron unos Aros de calamar fritos con mayonesa spicy, reducción de soya dulce, salsa siracha, rabos de cebolla cambray y «bonito flakes».

Finalizamos la primera tanda con un Bun de pork belly. Estos panecitos de harina de trigo cocinados al vapor van con pork belly glaseado con salsa de soya, jengibre, raíz de té limón y azúcar, acompañado pepino encurtido, salsa siracha y rabos de cebolla cambray.

En el caso de las entradas, escogió Casa de Quesada Eszencia Rosé 2021 , un blend de Merlot y Tempranillo, proveniente del Valle de Santa María de Gallardo en Aguascalientes, miembro de la familia de la vinícola Casa de Quesada, que produce vinos desde 1888.

Su color llama la atención: recuerda al de las fresas jugosas. Su aroma recuerda a toronja roja, mandarina, dulce de fresa, cereza en almíbar, frambuesa, granada, y eucalipto, así como a almendras tostadas. Su acidez es fresca y equilibrada, con un buen retrogusto frutal. Además, su contenido de alcohol es de 11.9%, y ganó premio en el Concurso de vinos México Selection 2023.

Platos fuertes

Ahora, vamos con los fuertes: Pad Thai o tallarines de arroz salteados en aceite de ajo, jengibre y té limón, con camarón y germen de soya. La salsa de tamarindo, salsa de pescado y páprika complementan de manera increíble la preparación. Tentáculo de pulpo servido sobre puré de papa, acompañado de germen de soya y hongo shiitake, con una salsa de kimchi; y Huachinango Saigón frito con verduras al wok, salsa de chiles y especias.

Los vinos seleccionados para enaltecer los sabores de estos platillos fueron dos. Comenzamos con un vino blanco que cautiva por su equilibrio y personalidad. Se trata de Estoico 2021, una mezcla de 60% viognier y 40% chardonnay, provenientes de una parcela muy particular dentro de los viñedos de la bodega. ¿Sabes por qué?

Porque en la parte más alta del terreno, se encuentran plantados estos varietales. Los suelos en donde crecen son los más pobres, lo cual hace que las viñas luchen y se fortalezcan, obteniendo los nutrientes necesarios para producir pocos racimos de uva, pero de calidad y personalidad increíbles, que permiten que encontremos gran mineralidad y una rica acidez.

Estoico 2021 se cría en madera de roble francés y roble americano durante seis meses, para aportar complejidad y profundidad al vino. Su color es  dorado pajizo con aromas frescos y elegantes, entre los que se destacan manzana verde, pera, limón amarillo,piña en almíbar, guayaba, notas de miel de abeja y manzanilla. También se perciben aromas terciarios de vainilla, miel maple y nueces tostadas. Es intenso en boca, con buen cuerpo y un final largo que te invita a seguir disfrutando. En cuanto a premios, recibió medalla de plata en el Concurso Mundial de Bruselas en 2023.

De la misma manera, un  ejemplar 100% Viognier de la misma casa vitivinícola, fue invitado a la mesa de Sesame. Se trata de  Indómito Viogner, criado en  en lías por 12 meses en barricas de roble francés. Su color es dorado pajizo. Sus aromas evocan a frutas tropicales y elegantes, yogurt de durazno, limón eureka, toronja blanca, guayaba y jugo de piña, así como flores blancas, miel, almendras tostadas, caramelo suave y vainilla. Su estructura, acidez media, final largo y retrogusto lo hicieron merecedor de una Great Gold en el Concurso Internacional de vinos Virtus 2024.

Postres

sabores del sudeste asiático, chef Josefina Santa Cruz, vivencia sensorial, maridajes vibrantes, Calle Colima 183, Roma Norte, tesoros culinarios, sabores de la India, cocina callejera, Hanoi y Bangkok, tradición e historia, Carpaccio de res, entradas sensoriales, rollitos vietnamitas, ambiente acogedor, oasis gastronómico, maridajes inolvidables, vinos Casa de Quesada, experiencia gastronómica, aromas frescos, platos fuertes
Helado de albahaca.

De postre, el Pastel de zanahoria, queso mascarpone, cardamomo salsa de mango y palomitas caramelizadas; junto con el Helado de albahaca con stracciatella, trocitos de chocolate semi-amargo, servido sobre moronas de galleta de chocolate, ralladura de limón eureka y nuez de la india, deslumbraron los sentidos de la mano de Indómito Syrah Viognier 2020 (¿acaso para el postre disfrutamos de un vino que contiene una cepa blanca y una tinta?) Así es: está compuesto en un 91% de Syrah y 9% de Viognier.

Lo anterior lo convierte en un vino complejo, equilibrado entre madurez y frescura, que fue criado en barricas de roble francés y roble americano por 16 meses; y que se decanta y sirve a 16°C.

Al abrir la botella, se desprenden aromas muy intensos a frutas rojas frescas y negras, y a flores de jazmín y de violeta; acompañados de notas de pimienta blanca, clavo de olor, canela (propios de una cepa como Syrah), y carne ahumada. Sus taninos son suaves, para nada abrumadores, es balanceado, equilibrado y expresivo a tal punto que recibió una calificación de 90 puntos en la cata 2023 realizada por la Guía Peñín. Y su final, aporta un toque dulce y natural.

Así que ya sabes: Sesame no solo revela sus tesoros como la cueva de Alí Baba, sino también una cuidada selección de vinos que hacen de cada visita una verdadera aventura sensorial, mágica y deslumbrante.

Suscríbete a nuestra lista de envíos
Recibe en tu casilla de correo las últimas noticias y novedades de nuestro portal.

Compartí esta noticia

Artículos relacionados

Últimas noticias

También puede interesarte

¡Te invito a suscribirte a mi Newsletter!

Recibe noticias y artículos exclusivos sobre todo lo que te interesa: tecnología, estilo de vida, ciencia, automovilismo, vinos, y por supuesto, ¡gastronomía deliciosa!