jueves 30 de mayo de 2024

¿Qué hace especiales a los ‘superancianos’? Científicos investigan sus cerebros

¿Qué hace especiales a los ‘superancianos’? Científicos investigan sus cerebros

Comparte esta noticia

superancianos

¿Existen los superancianos? Cuando se trata del envejecimiento, a menudo asumimos que la cognición disminuye a medida que envejecemos. Pensamientos más lentos o confusos, olvidos como el nombre de nuestro profesor de inglés de la secundaria o lo que queríamos comprar en el supermercado, son comunes. Sin embargo, esto no es cierto para todos.

Créditos: The New York Times

Desde hace más de una década, los científicos han estado estudiando a un grupo de personas al que llaman «superancianos» (Super-Agers). Estos individuos tienen 80 años o más, pero poseen una capacidad de memoria comparable a la de una persona de entre 20 y 30 años más joven.

La mayoría de las investigaciones sobre envejecimiento y memoria se centran en el otro lado de la moneda: personas que desarrollan demencia en sus últimos años. Pero, como señaló Emily Rogalski, profesora de neurología en la Universidad de Chicago, «si estamos constantemente hablando de lo que va mal en el envejecimiento, no estamos capturando el espectro completo de lo que sucede en la población de adultos mayores»

Un artículo publicado recientemente en la revista Journal of Neuroscience arroja luz sobre qué hace tan especiales a los cerebros de los superancianos. La investigación se llevó a cabo con 119 octogenarios españoles, incluyendo 64 superancianos y 55 adultos mayores con capacidades de memoria normales para su edad. Los resultados mostraron que los superancianos tenían menos atrofia cerebral que sus pares, conservando mejor la conectividad entre regiones cerebrales importantes para la cognición, como el hipocampo y la corteza entorrinal.

Estos hallazgos están respaldados por la investigación de Rogalski, que demostró que los cerebros de los superancianos se parecen más a los de personas de 50 o 60 años que a los de sus compañeros de 80 años. Además, los cerebros de los superancianos se atrofian a un ritmo más lento que el promedio.

“Al tener dos grupos con niveles bajos de marcadores de Alzheimer, pero con diferencias cognitivas y cerebrales sorprendentes, estamos hablando realmente de una resistencia al declive relacionado con la edad”, afirmó Bryan Strange, profesor de neurociencia clínica de la Universidad Politécnica de Madrid

Aunque no hay cifras exactas sobre cuántos superancianos existen, Rogalski afirmó que son «relativamente inusuales», señalando que «mucho menos del 10 por ciento» de las personas que atiende cumplen los criterios.

Pero cuando conoces a un superanciano, lo sabes, afirmó Bryan Strange, profesor de neurociencia clínica de la Universidad Politécnica de Madrid.

¿Por qué los superancianos tienen estas diferencias?

Según los expertos, aún no se comprende completamente cómo alguien se convierte en un superanciano. Sin embargo, en un estudio español se encontraron algunas diferencias en los hábitos de salud y estilo de vida entre los dos grupos estudiados. En particular, los superancianos mostraban una salud física ligeramente mejor en términos de presión arterial y metabolismo de la glucosa, además de obtener mejores resultados en pruebas de movilidad. Curiosamente, los superancianos no informaron hacer más ejercicio en su edad actual que los adultos mayores típicos, pero eran más activos en la mediana edad. También presentaban una mejor salud mental.

A pesar de estas diferencias, el profesor Strange señaló que había muchas similitudes entre los superancianos y los adultos mayores normales. Según él, «hay muchas cosas que no son especialmente llamativas en ellos». Por ejemplo, no se observaron diferencias significativas entre los grupos en cuanto a dietas, cantidad de sueño, antecedentes profesionales, consumo de alcohol y tabaco, entre otros aspectos.

Los comportamientos de algunos superancianos de Chicago también sorprendieron a los investigadores. Algunos mantenían una rutina regular de ejercicio, mientras que otros nunca lo habían hecho. Algunos seguían una dieta mediterránea, mientras que otros dependían de comidas congeladas preempacadas. Incluso había algunos superancianos que continuaban fumando cigarrillos. A pesar de estas diferencias en hábitos, la doctora Rogalski señaló que un rasgo común entre ellos era su tendencia a mantener relaciones sociales sólidas.

Suscríbete a nuestra lista de envíos
Recibe en tu casilla de correo las últimas noticias y novedades de nuestro portal.

Compartí esta noticia

Artículos relacionados

Últimas noticias

También puede interesarte

¡Te invito a suscribirte a mi Newsletter!

Recibe noticias y artículos exclusivos sobre todo lo que te interesa: tecnología, estilo de vida, ciencia, automovilismo, vinos, y por supuesto, ¡gastronomía deliciosa!