lunes 17 de junio de 2024

Jacarandas florecen en enero y desatan preocupación entre especialistas

Jacarandas florecen en enero y desatan preocupación entre especialistas

Comparte esta noticia

Créditos: Wired, Muyinteresante, National Geographic 

Es pleno enero y las jacarandas han comenzado a desplegar su vibrante espectáculo de flores en las calles de la Ciudad de México, pintando de tonos morados y violetas el paisaje urbano.

A primera vista, este fenómeno podría interpretarse como una celebración de la primavera, una explosión de colores que alegra la vista de los habitantes y turistas por igual. Sin embargo, detrás de esta aparente belleza, se esconde una importante preocupación que en los últimos días ha inundado las redes sociales.

Y es que, estos árboles, considerados símbolos icónicos de la Ciudad de México, y cuya floración es esperada con entusiasmo, están programados para florecer en marzo y abril, coincidiendo con el inicio de la primavera, pero en los últimos días se han presentados reportes en redes sociales sobre su floración temprana, despertando las alertas de especialistas al ser un posible indicador de que algo inusual está sucediendo en el entorno natural.

¿Por qué florecen las jacarandas en enero?

Según los expertos, este inusual comportamiento de las jacarandas puede ser interpretado como una respuesta directa a cambios en las temperaturas, patrones de lluvia u otros factores ambientales.

Su floración, como en otras plantas, se debe principalmente a factores endógenos y ambientales, por lo que esta anticipación de su floración sugiere que las condiciones climáticas normales están siendo alteradas, posiblemente debido a fenómenos como el cambio climático.

La gravedad de esta situación radica no solo en lo que representa, sino también en que este desajuste en el ciclo natural de las jacarandas podría tener consecuencias más amplias para el ecosistema local, llegando a afectar de manera significativa a otras especies vegetales y animales que dependen de patrones climáticos regulares. 

JACARANDA
Tomada de: El Sol de México

Por ejemplo, algunas plantas podrían no recibir la polinización adecuada, y los insectos, como las mariposas y las abejas, que dependen de la floración de las jacarandas como fuente de alimento, podrían sufrir las consecuencias, llegando a generar un desajuste en los ciclos biológicos e impactando en cascada en toda la cadena alimentaria. 

“Si se producen diferencias en el momento de floración, afectará a todo el resto de la cadena que depende de que esta floración ocurra en un momento específico. Entonces, para el árbol, tal vez el efecto no sea tan grande como lo será para todos los demás seres y procesos que dependen de él”, agregó Marcelo R. Pace, del Instituto de Biología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), para Wired.

Los modelos climáticos sugieren que la Ciudad de México podría experimentar cambios significativos en las próximas décadas, con un aumento proyectado en las temperaturas y alteraciones en los patrones de lluvia. Este escenario plantea preocupaciones adicionales sobre cómo las plantas y animales nativos se adaptarán a condiciones ambientales en constante evolución.

Importancia de las jacarandas

Las jacarandas son árboles pertenecientes al género Jacaranda, que forma parte de la familia de las Bignoniáceas. Son conocidas por sus vistosas y llamativas flores de color púrpura o violeta, que se agrupan en grandes racimos.

La jacaranda tiene su origen en Brasil, pero hacia finales del siglo XIX, encontró su camino hacia México junto al jardinero japonés Tatsugoro Matsumoto, quien le propuso al presidente Álvaro Obregón sembrar estos hermosos árboles en las calles.

Sin embargo, su valor va más allá de su atractivo estético, pues diez árboles de jacaranda tienen la capacidad de absorber la cantidad de CO₂ emitida por mil 400 autos en un solo día. Además, estos coloridos árboles desempeñan un papel significativo en diversos aspectos, siendo símbolos icónicos en lugares como la Ciudad de México, marcando la llegada de la primavera y siendo parte integral de la identidad visual y cultural de la región.

Como componentes del ecosistema, las jacarandas proporcionan hábitat y refugio para una variedad de especies de aves, insectos y otros organismos, contribuyendo así a la biodiversidad, desempeñando un papel crucial en la regulación del ciclo del agua, previniendo la erosión del suelo y mejorando la calidad del agua.

Las jacarandas han sido reconocidas por sus propiedades farmacológicas y antisépticas, siendo utilizadas para tratar diversas afecciones como acné, sífilis, heridas superficiales, varicela, llagas y dolores óseos.

Suscríbete a nuestra lista de envíos
Recibe en tu casilla de correo las últimas noticias y novedades de nuestro portal.

Compartí esta noticia

Artículos relacionados

Últimas noticias

También puede interesarte

¡Te invito a suscribirte a mi Newsletter!

Recibe noticias y artículos exclusivos sobre todo lo que te interesa: tecnología, estilo de vida, ciencia, automovilismo, vinos, y por supuesto, ¡gastronomía deliciosa!