jueves 30 de mayo de 2024

Un chatbot que preserva la esencia de un ser querido fallecido

Un chatbot que preserva la esencia de un ser querido fallecido

Comparte esta noticia

CHATBOT

La pérdida de un ser querido es un proceso emocionalmente devastador que deja un vacío difícil de llenar, pero ¿será este chatbot la respuesta?. En un esfuerzo por conservar los recuerdos y la esencia de aquellos que ya no están físicamente presentes, James Vlahos, residente de Oakland, California, se embarcó en un viaje personal hacia la innovación tecnológica.

Créditos: BBC

Cuando a su padre le diagnosticaron un cáncer terminal en 2016, James se enfrentó a la dolorosa perspectiva de perderlo. Decidido a aprovechar al máximo el tiempo que les quedaba juntos, James inició un proyecto de historia oral con su padre. Horas y horas de conversaciones grabadas capturaron la vida, las experiencias y la sabiduría de su progenitor.

Sin embargo, el deseo de James de mantener viva la memoria de su padre pronto se fusionó con su interés en la inteligencia artificial. Se preguntó si podría crear algo más que un simple registro de audio: ¿y si pudiera interactuar con una versión digital de su padre incluso después de su fallecimiento?

Así nació la idea de convertir las grabaciones en un chatbot con inteligencia artificial, capaz de responder preguntas y mantener conversaciones utilizando la voz y el conocimiento de su padre. Esta innovadora iniciativa no solo permitió a James continuar interactuando con su padre en cierto sentido, sino que también sentó las bases para una aplicación más amplia llamada Hereafter AI.

Hereafter AI, lanzada en 2019, ofrece a los usuarios la posibilidad de crear chatbots personalizados de sus seres queridos fallecidos, utilizando grabaciones de audio y video para preservar su legado y su esencia única. Si bien esta tecnología ha sido recibida con interés y admiración, también ha generado debate y reflexión sobre el impacto emocional y ético de recrear a los seres queridos a través de la inteligencia artificial.

Empresas como DeepBrain AI en Corea del Sur han llevado la idea aún más lejos, utilizando la IA para crear avatares virtuales de personas fallecidas, replicando no solo su voz, sino también su apariencia y gestos. Si bien esta tecnología ofrece una manera innovadora de mantener viva la memoria de los seres queridos, plantea preguntas importantes sobre la naturaleza del duelo y la relación entre la tecnología y la humanidad.

La creciente industria de la «tecnología del duelo» refleja un cambio significativo en la forma en que la sociedad contemporánea aborda el proceso de duelo y la preservación de la memoria de los seres queridos. En un mundo cada vez más digitalizado, donde la tecnología desempeña un papel fundamental en casi todos los aspectos de la vida, no es sorprendente que también influya en cómo enfrentamos la pérdida y honramos a quienes ya no están con nosotros.

Esta evolución se manifiesta en una variedad de innovaciones, desde chatbots y avatares de inteligencia artificial hasta aplicaciones y plataformas en línea diseñadas para ayudar a las personas a procesar su duelo y mantener vivo el recuerdo de sus seres queridos. Estas herramientas digitales ofrecen nuevas formas de conexión y consuelo, permitiendo a las personas interactuar con versiones digitales de aquellos a quienes han perdido, escuchar sus voces, recordar sus historias y compartir sus recuerdos.

Sin embargo, a pesar de los beneficios que estas tecnologías pueden ofrecer, los expertos advierten que no pueden reemplazar el apoyo humano y emocional necesario para superar el duelo de manera saludable. El duelo es un proceso profundamente personal y emocional que requiere compasión, empatía y apoyo mutuo. Si bien la tecnología puede proporcionar un medio de expresión y conexión, no puede replicar la calidez, la comprensión y el consuelo que provienen de las interacciones humanas genuinas.

Es importante recordar que el duelo es un proceso natural y necesario que implica enfrentar y procesar emociones difíciles, adaptarse a la pérdida y encontrar formas significativas de recordar y honrar a quienes hemos perdido.

Si bien la tecnología puede ser una herramienta útil en este proceso, no debe sustituir el cuidado y el apoyo proporcionado por amigos, familiares, comunidades y profesionales de la salud mental. Al reconocer y respetar el papel único que desempeña la tecnología en el duelo, podemos integrarla de manera efectiva como parte de un enfoque más amplio y compasivo hacia el proceso de duelo y la preservación de la memoria de nuestros seres queridos.

En última instancia, estas innovaciones tecnológicas plantean interrogantes sobre cómo equilibrar el avance tecnológico con las necesidades emocionales y espirituales humanas más profundas. La tecnología puede ofrecer consuelo y conexión, pero también es importante recordar la importancia de la compasión, el apoyo mutuo y el proceso natural de duelo en la experiencia humana.

¿Qué es un Chatbot?

Un chatbot es un programa informático diseñado para simular una conversación con seres humanos a través de mensajes de texto o voz. Utilizando inteligencia artificial y procesamiento del lenguaje natural, los chatbots pueden interpretar preguntas, proporcionar respuestas relevantes y llevar a cabo diversas tareas basadas en las instrucciones recibidas.

Estos programas son utilizados en una variedad de aplicaciones, desde servicio al cliente en línea y asistencia técnica hasta comercio electrónico y entretenimiento. Los chatbots pueden ser programados para responder preguntas comunes, realizar transacciones, ofrecer recomendaciones personalizadas y mucho más, lo que los convierte en herramientas versátiles para la interacción humana automatizada.

Suscríbete a nuestra lista de envíos
Recibe en tu casilla de correo las últimas noticias y novedades de nuestro portal.

Compartí esta noticia

Artículos relacionados

Últimas noticias

También puede interesarte

¡Te invito a suscribirte a mi Newsletter!

Recibe noticias y artículos exclusivos sobre todo lo que te interesa: tecnología, estilo de vida, ciencia, automovilismo, vinos, y por supuesto, ¡gastronomía deliciosa!