lunes 4 de marzo de 2024

Balenciaga: renace el maestro de la puntada perfecta

Balenciaga: renace el maestro de la puntada perfecta

Comparte esta noticia

San Sebastián, origen, sentido, respeto, equipo de producción, serie de televisión, Cristóbal Balenciaga, lujo, moda, belleza, Alberto San Juan, directores, actores, Teatro Victoria Eugenia, reina Victoria Eugenia, Bina Daigeler, vestidos, sombreros, estilo, trabajo artesanal, Disney +, París, posguerra, nazis, aliados, espías, madrileño, Goya, cine de comedia, drama, perfil psicológico, Getaria, Alberto Iglesias, Maison Balenciaga, prêt-à-porter, Gabrielle Chanel, Colette, musa, funeral, Prudence Glynn, San Sebastián de los 70, entrevista, icono vasco, belle époque, Coco Chanel, Christian Dior, Givenchi, Wladzio d’Attainville, Ramón Esparza, católico, 90 decorados, profesionales, figurantes, Mitxel Esquiaga, Marco, trajes de época, estudios.

‘Cristóbal Balenciaga’ es la nueva serie de Disney +. Durante su lanzamiento en el Teatro Victoria Eugenia de San Sebastián, algunas de las expresiones del equipo de producción fueron: “San Sebastián es el origen”, “Hacerlo aquí cobra mucho sentido” y “Es el sitio donde más respeto impone”. 

Por: Irma Aguilar* IG @irmaa.aguilar desde San Sebastián

*Periodista mexicana especializada en gastronomía. Publica en medios españoles como la Guía Repsol, la calificadora gastronómica de España y El País. En México es colaboradora del Grupo Debate y el periódico Reforma y el portal EddyWarman.TV

Una oda al lujo, la moda y la belleza. Una mirada profunda que nos muestra a un Cristóbal Balenciaga lleno de matices, y que a su vez, nos ayuda a entender al artista.

Un actor impecable que lo ha resucitado con maestría: Alberto San Juan. Tres directores: Aitor Arregi, Jon Garaño y Jose Mari Goenaga. Seis capítulos, una edición impoluta, un derroche de estilo y trabajo artesanal. Vestidos y sombreros a tutiplén y una historia que va in crescendo, son los ingredientes de ‘Cristóbal Balenciaga’, la nueva serie de Disney +, y la primera que se produce en España.

San Sebastián, origen, sentido, respeto, equipo de producción, serie de televisión, Cristóbal Balenciaga, lujo, moda, belleza, Alberto San Juan, directores, actores, Teatro Victoria Eugenia, reina Victoria Eugenia, Bina Daigeler, vestidos, sombreros, estilo, trabajo artesanal, Disney +, París, posguerra, nazis, aliados, espías, madrileño, Goya, cine de comedia, drama, perfil psicológico, Getaria, Alberto Iglesias, Maison Balenciaga, prêt-à-porter, Gabrielle Chanel, Colette, musa, funeral, Prudence Glynn, San Sebastián de los 70, entrevista, icono vasco, belle époque, Coco Chanel, Christian Dior, Givenchi, Wladzio d’Attainville, Ramón Esparza, católico, 90 decorados, profesionales, figurantes, Mitxel Esquiaga, Marco, trajes de época, estudios.
Directores, actores y equipo de la ambiciosa serie de Disney +, posan en el Teatro Victoria Eugenia (San Sebastián), que lleva el nombre de la princesa inglesa casada con Alfonso XIII, bisabuelo del actual rey Felipe VI. Crédito: ©️Iñigo Ibáñez.

La presentación por todo lo alto fue en San Sebastián en el Teatro Victoria Eugenia, que además de emblemático y clave en la historia cinéfila de este rincón cantábrico, lleva el nombre de una de sus clientas ilustres y referencia estilística de principios del siglo pasado: la reina Victoria Eugenia de Battemberg.

Los asistentes nos deleitamos no solo con el pase de actores por la alfombra roja, sino también con las réplicas de los balenciaga colocados estratégicamente en la entrada del recinto, el escenario. Su creadora, Bina Daigeler —junto con Pepo Ruiz Dorado —, se refirió al placer de diseñarlos y en esta ciudad, “lo mejor”.

Los aplausos llovieron para el actor Alberto San Juan

 

Los aplausos llovieron y se intensificaron para el actor Alberto San Juan, cuyo reto fue tan grande que le impidió “seguir el ritmo de la fiesta: el festival de jazz, el de cine o el concurso de merluza en salsa verde”, dijo, provocando una risotada general.

Y es que el madrileño, “es muy conocido en el cine de comedia, aunque también ha hecho drama. De hecho, su primer Goya -tiene dos-, lo ganó con la película ‘Bajo las estrellas”, me comenta el director Jose Mari Goenaga.

Goenaga explica para Eddy Warman, que San Juan se dio a conocer a finales de los 90, “aunque da la sensación de que no se ha reconocido su calidad histriónica como debería;  pero igual y le faltaba un papel como Balenciaga para brillar por todo lo alto al desarrollar un perfil psicológico tan complejo”.

Al director de ‘Cristóbal Balenciaga’, le asombra de San Juan los registros, la sencillez y la capacidad de aprendizaje para coser a la manera del couturier.  Pasar de un instante a otro, y sin hablarlos, del francés al vasco —y con acento de Getaria, su lugar de nacimiento, una pequeña localidad marinera e idílica, que alberga el museo con su apellido—. También admira su transformación de un hombre de 40 años hasta casi uno de 80.

“A título personal y más en lo privado, lo más alucinante es la poca guerra que ha dado. Seguramente estaba asustado ante el reto, podría haber entrado en pánico o qué sé yo, pero en ningún momento nos hizo partícipes de sus angustias.

Ha defendido el papel en todo momento muy bien y estado cuatro meses de rodaje muy metido en el personaje. Tenerlo siempre listo para las secuencias ha sido un regalo. Es súper profesional, disciplinado, con un talento bestial”, dice Goenaga.

Viaje a un Paris del pasado

Tras los agradecimientos, también a la Diputación de Guipúzcoa, el Festival de Cine de San Sebastián y el Festival Crossover, las luces se apagaron y la música de Alberto Iglesias inundó la atmósfera. Es otro vasco con presencia internacional y multipremiado.

Las imágenes de los tres capítulos exhibidos, nos llevaron a un París a donde el maestro de la puntada perfecta (1895-1972) llegó con sus socios Nicolás Bizcarrondo y Virgilia Mendizábal tras la Guerra Civil Española (1936).

Se muestra un salón en la Maison Balenciaga en el 10 de la avenida Georges V que luce abandonado con las ventanas abiertas y el viento jugueteando con las cortinas, esas por donde el genio se asomaba para controlar hasta el mínimo detalle. Era un perfeccionista obcecado, tanto, que decidió cerrar antes que doblegarse al prêt-à-porter.

En otras escenas, aparece una modelo espigada corriendo de prisa hacia la pasarela. Es Colette, su musa. O se narra el funeral de Gabrielle Chanel donde Prudence Glynn, la primera editora de moda del diario británico The Times le propone entrevistarlo. “Es tiempo de hablar sobre el desencuentro entre ella y usted. La moda dejó de ser lo que era. Llegó el momento de vislumbrar un poco más allá del misterio”, le dijo. Meses después, el paisaje de lluvia y neblina transportan al San Sebastián de los 70. Acepta ser entrevistado.

Cristóbal Balengiaga: el hombre, la marca y la serie

Dicha entrevista y otra más es todo lo que existe de él. No hay rastro de su voz, tan solo algunas fotografías. El guión se basó en testimonios de quienes lo conocieron, además de estudiosos y expertos de su trabajo. La serie fue hilada con esos retazos y la imaginación de los tres directores y Lourdes Iglesias.

El icono vasco, de madre costurera y padre pescador, formado como sastre que evolucionó a arquitecto de la moda, concibió vestidos globo, túnicas, chaqueta torera y manga japonesa; se sumergió en la pintura de Velázquez, Goya, Zurbarán y estudió minuciosamente a Courregès, Lanvin, Schiaparelli.

Es en San Sebastián donde su carrera despega, abre la primera tienda, lo busca la crema y nata de la Europa de la belle époque y coincide con Coco Chanel en 1917. Entablaron una relación a ratos tirante e incómoda debido al choque titánico de egos. También convivió con Christian Dior y Givenchi.

Tuvo dos grandes amores, y colaboradores, Wladzio d’Attainville y Ramón Esparza. Era católico, familiar y con pocos amigos. Es todo lo que se sabe.

La serie tiene 90 decorados, trabajaron 100 profesionales y participaron 2 mil figurantes, entre ellos, el periodista Mitxel Esquiaga. “Aparezco apenas una fracción de segundo en una entrevista a Dior. Estuve también en el rodaje de uno de los desfiles y fue espectacular”, dice. Mi compañero de profesión, es una especie de amuleto para el trío de directores que acumulan varios Goya y tiene amistad con ellos, incluso le dicen que les da suerte y está claro: lo han invitado a participar en el rodaje de su nueva producción, Marco.

Lo de Balenciaga, confiesa, le ha servido para ver desde dentro una producción de semejante envergadura. Todos esos trajes de época le maravillaron. “Se notaba que había presupuesto”. Le impresionó ir a los estudios, “el cuartel general”, a una prueba de vestuario y ver el orden de la ropa en distintas décadas.

Suscríbete a nuestra lista de envíos
Recibe en tu casilla de correo las últimas noticias y novedades de nuestro portal.

Compartí esta noticia

Artículos relacionados

Últimas noticias

También puede interesarte

¡Te invito a suscribirte a mi Newsletter!

Recibe noticias y artículos exclusivos sobre todo lo que te interesa: tecnología, estilo de vida, ciencia, automovilismo, vinos, y por supuesto, ¡gastronomía deliciosa!