miércoles 17 de abril de 2024

Cabrón, chispa y casual

Por: Eddy Warmanadas
Cocaína rosa: mala “de malolandia”

Cocaína rosa: mala “de malolandia”

Cocaína rosa, 2CB, “tusi”, por su pronunciación en inglés “two si bi”. Hasta Peso Pluma la hizo popular, menciona “la tusi lavada” en su canción Lady Gaga refiriéndose al proceso de eliminar algunos químicos de la droga para facilitar su consumo.

Siempre les digo a mis oyentes antes de concluir mi programa de radio todas las noches,  que tomen poco y que eviten fumar… Ahora les digo, ¡no a la cocaína rosa, y  por favor eviten que los chavos la consuman!

“Tusi” es mala “de malolandia”, es entre 10 y 15 veces más poderosa y maligna que su par, la cocaína blanca. Además es más costosa. En los antros de lujo preferidos por los jóvenes en México, puede llegar a costar hasta 500 euros, 9.200 pesos aproximadamente; mientras que un gramo de cocaína blanca se vende a entre 60 y 80 euros, aproximadamente.

Debido a la naturaleza ilegal y clandestina de esta droga sintética, es difícil determinar con precisión los principales países productores. Se trata de laboratorios clandestinos, difíciles de rastrear por las autoridades, que cambian constantemente de producción y distribución. Lo que se sí se sabe es que surten a ciudades y países que se caracterizan por sus “happenings” de festivales y fiestas.

Esta semana,“tusi” es noticia. La droga de lujo de la élite que produce alucinaciones vívidas, que los traficantes mezclan con un llamativo colorante rosa y esencia a a vainilla, fresa o yogurt para hacerla más agradable; la sustancia de moda “trendy”, “chic” y VIP entre los jóvenes de la alta sociedad, cobró la vida de Ryan, un chico de 14 años en Madrid, España.

Ryan murió de un paro cardiorespiratorio. Su familia asegura que vio un vídeo en redes sociales en donde supuestamente, dos chicos que habían estado con él le añadían dos gramos de “tusi” a una supuesta bebida energética, sin que él lo supiera. Pero no existe constancia de ese vídeo en la investigación, y falta conocer los resultados de la autopsia e informe toxicológico.

Es importante que sepan que cuando los chavos salen “de fiesta”, van a bares y discotecas prestigiosos, piden dos o tres botellas de brandy, vodka, ginebra, tequila, mezcal, y ni las abren: quedan intactas. Porque van es a consumir “tusi”, o más bien, un cocktail de drogas.

 “Tusi” no contiene cocaína en su composición

Contrario a lo que se piensa, “tusi” no contiene cocaína en su composición. La ketamina es uno de sus principales componentes, es anestésica y sedante, altera el tiempo y el espacio. También contiene MDMA (éxtasis) y cafeína, que producen estimulación.

Además, de acuerdo con muestras estudiadas por Energy Control, organización que presta el servicio de análisis de sustancias psicoactivas en España,  encontró en algunas muestras presencia de oxicodona, fentanilo, otros opioides como benzodiazepinas; analgésicos, otros estimulantes  como metanfetaminas, y otros depresores como clonazepam que potencializan los efectos de sedación y a la vez de sobreexitación.

Esto significa que “tusi” es un sorteo de drogas y medicamentos, porque no sabes qué te va a tocar.  Desconoces qué sustancias estás ingiriendo porque su composición varía considerablemente, no es un producto regulado ni contiene una fórmula estándar.

Lo que siento es que es una paradoja para el sistema nervioso de estos chicos, que buscan sentirse calmados, y al mismo tiempo, eufóricos. La cocaína rosa genera sensaciones intensas de felicidad y bienestar, aumenta tu energía y te pone “alerta”. Al ser psicodélica, ves los colores más brillantes, los sonidos son más intensos y tu sentido del tacto se agudiza. Además, aumenta tu empatía y sociabilidad, y te permite “conectar” emocionalmente con otros.

La otra cara de “tusi” no es color rosa

La otra cara de “tusi” no es color rosa. Es más bien tenebrosa. Genera miedo, ansiedad y paranoia. También naúseas, malestar estomacal y vómito antes de que genere efecto. Tendrás distorsiones visuales y confusión mental, y sentirás que el tiempo pasa más lento o más rápido. Presentarás cambios bruscos en el estado de ánimo, hasta puedes pasar a un estado de tristeza profunda después de la felicidad extrema. Esto sumado a algo más grave: aumenta de manera sobrenatural tu frecuencia cardiaca y presión arterial.

Por eso los chavos que consumen “tusi” duran entre dos y tres días sin poderse levantar de la cama. Y aunque la recuperación es terrible, el enganche es inmediato.

Cada vez hay más jóvenes y menores de edad esnifando cocaína rosa.  Se está convirtiendo en un problema de salud pública, y los efectos son desastrosos. Además de causar una adicción inmediata, genera una dependencia psicológica sin precedentes.

Es necesario endurecer políticas integradas que abarquen educación, salud mental, desarrollo social y económico, y acceso y disponibilidad a este tipo de drogas.

Hablamos de legislación y control serios en la producción, distribución y venta de estas sustancias ilegales; y de establecer y hacer cumplir políticas de zonas libres de drogas alrededor de las escuelas, universidades, bares, y discotecas, frecuentados por jóvenes que van en busca de “la vida en rosa,” que nada tiene que ver con la felicidad.

Suscríbete a nuestra lista de envíos
Recibe en tu casilla de correo las últimas noticias y novedades de nuestro portal.

Comparte esta noticia

Artículos relacionados

¡Te invito a suscribirte a mi Newsletter!

Recibe noticias y artículos exclusivos sobre todo lo que te interesa: tecnología, estilo de vida, ciencia, automovilismo, vinos, y por supuesto, ¡gastronomía deliciosa!